Posts Tagged ‘trastorno de acumulación’

Atención a acumuladores es tardía


AUTORIDADES ASISTEN AL PACIENTE RECIÉN ANTE DENUNCIA DE FOCO INFECCIOSO

Especialista en Síndrome de Diógenes -acumulador de objetos- cree que la intervención en estos casos se efectúa tarde, debería hacerse antes de tener que allanar una casa para limpiarla, ya que los operativos son traumáticos para el paciente.

5277058731a65

Habitación de niña de 10 años. Foto: Publicación Síndrome de Diógenes / Defensoría del Vecino

En lo que va del año la Intendencia de Montevideo efectuó cinco o seis limpiezas en casas de personas con síndrome de Diógenes, luego que recibiera denuncias de vecinos por mal olor, presencia de roedores o incendios provocados por el biogas generado de los residuos orgánicos que suelen acumular estas personas en sus casas.

«Una mañana me despertó el timbre, abrí, me llamó la atención la cantidad de gente que había, entre ellos un policía pegado a la puerta y un camarógrafo al que le pedí, con la mano en el corazón, que no me filmara, que me daba mucha vergüenza, pero no le importó», contó una paciente con síndrome de Diógenes, cuando la Intendencia efectuó el operativo para limpiar su casa, con una orden judicial debido a que ese domicilio fue considerado, por la comuna, un foco insalubre para la zona.

«Cuando llegué a la calle había una ambulancia en la que me llevaron y, una vez adentro, no me dejaron salir, les dije que era un secuestro, me inyectaron, la ambulancia arrancó y ya no supe más nada, cuando desperté estaba en una cama del Hospital Vilardebó», aseguró la mujer, quien dijo que su «casa fue saqueada, era como que yo había muerto y todo se había tirado. Nada podrá resarcirme de tanto estrago».

En estos operativos intervienen la División Salubridad y la de Limpieza de la Intendencia, la Defensoría del Vecino, servicio de escribanía para labrar el acta, seccional Policial, ambulancia de ACRI (Atención en Crisis) del Hospital Vilardebó para determinar la internación de la persona con síndrome de Diógenes y luego trasladarla al hospital psiquiátrico, según la publicación Síndrome de Diógenes. Impactos en el sujeto, la comunidad y los abordajes estatales

de la Defensoría del Vecino, presentada la semana pasada en el Ministerio de Salud.

Los trabajadores de Salubridad «siempre son atentos con las personas en el operativo, pero la prensa o la gente de la comunidad genera estas situaciones de prepotencia. Igual se puede mejorar», dijo Rosana De Boni, miembro de la Defensoría del Vecino, que integra la comisión interinstitucional, junto a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) y la Intendencia, que trabaja en la prevención y tratamiento de estos casos.

«Este protocolo de intervención está diseñado para aquellas situaciones extremas, no solo que la acumulación pasó los muros de la casa sino los olores, la filtración del lixiviado y la concentración de biogás», afirmó Esteban Acosta de ASSE, psicoterapeuta de personas con trastorno de acumulación, quien agregó que la intervención la admite «como necesaria en casos extremos, pero estos son menos del 5% del total».

El especialista explicó que esta intervención es dañina para el paciente, «la persona que siente que los objetos son una prolongación de sí o que incluso lo más importante de sí están en esos objetos imaginate cómo se ponen, por lo tanto tiene que ser atendido porque si no algún día va a pasar algo, alguien va a morir».

Acosta considera que para no dañar al paciente, habría que actuar con anticipación. Sugirió que debería haber una reglamentación que estableciera que los médicos de las emergencias móviles comunicaran a Salud Pública si ven en una visita a un domicilio a una persona con problemas de acumulación. Esto permitiría «llegar tempranamente, con persuasión, antes de patear la puerta y entrar», afirmó Acosta.

El psicoterapeuta posee un grupo de psicoterapia y autoayuda para personas con el Síndrome de Diógenes en el Hospital Maciel. Desde agosto de 2011 han pasado 14 pacientes por el grupo y todos han mejorado su trastorno de acumulación. Cree que el tratamiento en grupo es mejor que la terapia individual. Acosta expresó que sus pacientes se han ofrecido para invitar a personas, con este síndrome, al grupo.

Dos testimonios

Irene: «Vino un médico a mi casa y se asustó»

«Yo no quería asustar a nadie, pero una vez vino un médico a mi casa y se asustó. `¿Esto qué es?` Dijo», contó Irene, una paciente con síndrome de Diógenes que participa de los grupos de psicoterapia y autoayuda para personas con trastorno de acumulación del Hospital Maciel.

«Yo hasta ese momento no me había dado cuenta del estado de mi casa», aseguró la mujer. «Al poco tiempo vino el del Censo y me preguntó: `¿Esta propiedad es vivienda o depósito?` Yo vivo y hago mi vida en eso, postergo mi vida en función de que voy a ordenar, a limpiar, pero no lo hago y tampoco hago otras cosas, los años pasan casi sin que me dé cuenta».

Paciente: «No es un delito guardar, sí sacar objetos»

«Nosotros también somos vecinos y si la costumbre que tenemos fuera una enfermedad mental esto no les daría derecho a avasallar nuestra privacidad y nuestras libertades porque el allanamiento solo es posible si en la casa hay presunción de delito, guardar no es delito y despojar a las personas de sus pertenencias sí lo es. Deberían tratarnos como pacientes y no como delincuentes», afirmó una paciente con síndrome de Diógenes, que participa del grupo de psicoterapia y autoayuda del Hospital Maciel, según surgió de la disertación del psicoterapeuta Esteban Acosta, durante la presentación del libro Síndrome de Diógenes. Impactos en el sujeto, la comunidad y los abordajes estatales de la Defensoría del Vecino.

http://www.elpais.com.uy

Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: