Posts Tagged ‘Sergio Pereira’

“El cliente es fundamental; es el que da vida a la explotación sexual”


Entrevista a Sergio Pereira, director del Programa de Atención a las Víctimas de Explotación Sexual

sergio-pereira_299173

La red de explotación sexual que funcionaba en Melo y Punta del Este, y que fue desarticulada la semana pasada después de tres meses de investigación, tenía como víctimas a siete adolescentes que serán atendidas por el Instituto del Niño y el Adolescente (INAU). En ese organismo funciona desde hace un año el Programa de Atención a las Víctimas de Explotación Sexual, que ya ha trabajado con 56 menores en similar situación. Sergio Pereira, su director, destacó que casos como este –en el que uno de los procesados es Javier Moya, un conocido empresario– o el de “la casita del parque” –por el que fue encarcelado el exsecretario general de la Intendencia de Paysandú, Horacio De los Santos– ponen de relieve el rol “fundamental” del cliente.
¿Cómo trabajará el INAU con las adolescentes involucradas en la red de explotación?
Por ahora no han sido derivadas por el juzgado para trabajar con ellas, pero al INAU le corresponde diagnosticar la situación de las chiquilinas derivadas y a partir de ahí se verá cómo se trabaja.
¿En qué consiste la intervención?
En general la gente piensa en internación. Nosotros estamos pensando en acompañar la situación de las chiquilinas, ver por qué estaban viviendo esta situación de explotación. A partir de ahí, empezar a trabajar con ellas para cambiar eso y que vayan construyendo un proyecto personal. Se va a tener que pensar distinto para las que estaban involucradas hace dos años y para alguna que se puede haber sumado hace unos meses. Con el tiempo el daño es mayor, y la construcción de eso como proyecto personal también se va instalando con más fuerza. Y más si hay algún progenitor involucrado, como aparentemente hay, porque ahí la situación está reafirmada por su familia.
¿Y qué desafío supone eso?
Un desafío muy grande porque implica transmitirle que lo que estaba haciendo su familia era perjudicial para su desarrollo como persona, y que nosotros entendemos que eso vulnera más sus derechos.
¿Cuánto tiempo puede llevarle al INAU esa intervención?
Nuestro programa empezó a trabajar en febrero de 2013, pero evidentemente hay situaciones que llevan más de un año y que hay que atender con paciencia y tolerancia a la frustración. Muchas veces vuelven a la situación de la que al principio parecía que querían salir definitivamente. Recaen por algún motivo. Es lo que conocen, les ha dado cierta identidad como personas. Lo hemos vivido en algunos procesos este año.
¿Cuántas personas explotadas atendió el INAU en 2013?
Entre chicas, varones y personas tras, el programa atendió 56 personas el año pasado, de las cuales 26 fueron del interior. Todas menores. No todas las atendimos directamente; en algunos casos asesoramos a los equipos que trabajan en territorio. INAU tiene dos equipos: uno instalado en Montevideo (con cuatro educadoras, un asistente social, y una psicóloga en proceso de integración) y dos equipos para ir al interior. Uno de estos irá mañana (por hoy) a trabajar a Cerro Largo.
¿Los casos de explotación sexual vienen en aumento?
Lo que está en aumento es la posibilidad de visualizarlo cada vez más, de parte de los equipos que trabajamos en esto y de la población en general. Las ONG que trabajan desde hace años ven que las situaciones existen hace mucho y que la gente ahora está más atenta y alerta para denunciar.
¿Entonces el fenómeno no aumentó?
No puedo decir que no, pero pensamos que no.
En este caso sucedió algo no muy habitual, y es que se castigó más a quien recibió los servicios de la adolescente, que al proxeneta detrás. Por ser conocido, recibió más condena social.
Sí, también me parece que esto ha sido consecuencia de la sensibilización y las campañas que ha impulsado el comité, que hizo Unicef el año pasado y luego también la fundación Visionair, diciendo que esto existe porque existen clientes. Ha ido entrando de a poco y también en los medios de comunicación se nota un aprendizaje. También el caso de (Horacio) De los Santos, en Paysandú, ha puesto de relieve que los clientes en muchos casos son personas de mucho dinero. Por suerte la gente se indigna con eso.
¿Qué es más grave, el delito del proxeneta o el del explotador?
Existe el proxeneta porque existe el cliente explotador. No es que el proxeneta no tenga importancia, pero el cliente es fundamental; es el que da vida a esta problemática.
Algunos especialistas resaltan que los clientes suelen ser “padres” o “vecinos”. ¿Por qué?
Eso refiere a que no pensemos solo en estas personas adineradas que ahora salen en la prensa o en los camioneros y otras personas… Pueden ser también aquellos que uno no quiere imaginarse. Muchas veces en los pueblos hay jubilados que viven solos, y de repente alguna gurisita sale de su casa con dinero o con un kilo de algo. No quiero decir que todos los jubilados sean explotadores. Digo que muchas veces son personas que están en el almacén haciendo los mandados al lado de uno.

http://www.elobservador.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: