Posts Tagged ‘Reforma educativa’

Mejora educación y capacitación elevaría 37% el PIB en largo plazo


BID

Mayores resultados en pruebas PISA y capacitación a trabajadores son la clave

educacion-y-pruebas-pisa_1388755837

Una reforma educativa que logre que Uruguay aumente 50 puntos en las pruebas del Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus iniciales en inglés) en 10 años, complementada por un esfuerzo similar que capacite trabajadores que ya se encuentran en el mercado laboral, haría que el Producto Interno Bruto (PIB) interno per cápita uruguayo aumente 37,2% por encima de lo esperado en 2050, establece un estudio reciente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En una misma aproximación, el hecho que Uruguay solo logre la reforma educativa –que mejore 50 puntos en las PISA– daría un PIB per cápita para 2050 17,4% por encima del nivel esperado de no darse ese cambio. En la última prueba (2012), Uruguay obtuvo una puntuación de 443. El promedio de los países desarrollados es de 500 puntos.

El libro “¿Cómo repensar el desarrollo productivo? Políticas e instituciones sólidas para la transformación económica”, preparado por el Departamento de Investigación y el Departamento de Instituciones para el Desarrollo del BID, proyecta que el PIB per cápita en Uruguay de US$ 13.400 –cifra de 2010–, será de US$ 25.800 en 2050 si el ritmo de crecimiento del país se mantiene en un promedio de 2% anual.

Sin embargo, con una eventual reforma educativa orientada a resultados, el PIB por habitante será de US$ 30.300, y con la reforma y un programa de capacitación a trabajadores que ya estén en el mercado laboral, la cifra aumentará a US$ 35.400. Se supone una vida laboral de 40 años y reformas paulatinas, afectando a una cantidad considerable de personas. Los expertos señalan que aumentar 50 puntos en las pruebas PISA es ambicioso pero alcanzable, ya que representa casi el aumento que se dio en Brasil y México en la sección de comprensión lectora de la prueba entre 2003 y 2009.

Las aproximaciones se basan en el modelo desarrollado por los doctores en Economía Eric Hanushek y Ludger Woessmann en 2011. Ellos, detalla el libro del BID, demuestran en diversos estudios que lo que influye en el crecimiento económico es la calidad de la formación de la fuerza laboral que “depende de los niveles de habilidades adquiridos tanto dentro como fuera del sistema educativo (a través de la familia, la capacitación informal, el aprendizaje basado en el trabajo, etcétera)”.

El estudio señala que “la literatura especializada más reciente sobre el impacto de la educación en el crecimiento pone de relieve la distinción entre cantidad y calidad/pertinencia de la educación en el país. Es decir, distingue entre la cobertura de un sistema o los años de estudios de la población y las habilidades cognitivas adquiridas”. De acuerdo a Hanushek y Woessmann, las diferencias de ingreso per cápita entre los países de la región y el resto del mundo se explican entre la mitad y dos terceras partes por el capital humano medido por pruebas internacionales.

Además, cuarta parte de los cambios en los ingresos de los países se explica por medidas de la asistencia escolar sin que se consideren las habilidades adquiridas. En base a esto, concluyen que “los niveles de habilidades, más que los logros educativos, explican las diferencias salariales individuales, la distribución del ingreso y el crecimiento económico”.
Los autores justifican sus planteos en el marco de una región que invierte 4,7% de su PIB en educación –similar al guarismo uruguayo–, comparada con un registro de 12% en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Destacan además que en la región los esfuerzos se han enfocado en ampliar la cobertura construyendo más escuelas y logrando que más personas tengan educación, pero que todo esto no ha logrado  que mejore la productividad de la fuerza laboral y por ende, que la velocidad de desarrollo se acerque a la de los países del primer mundo. El estudio establece que las diferencias se dan porque las deficiencias educativas más críticas están en el ámbito de la pertinencia y la calidad.

http://www.elobservador.com.uy/noticia/288085/mejora-educacion-y-capacitacion-elevaria-37-el-pib-en-largo-plazo/

Descentralizar mejora la educación


MANUEL TRAJTENBERG

Se desempeña como Director del Sistema Nacional de Educación Superior de Israel. Es especialista en economía de la innovación, crecimiento económico, patentes, organización industrial, y políticas de investigación y desarrollo.

52d32e9e817f1

Fue director del Consejo Económico Nacional en la Oficina del Primer Ministro de Israel y en 2012 fue nombrado Director de la Comisión Gubernamental para el Cambio Social y Económico, como consecuencia de protestas sociales masivas. En apenas 24 horas organizó un equipo de varias personas que trabajó sin descanso durante 50 días y elaboró un extenso documento que ha supuesto el mayor éxito en la solución de varios de los reclamos.

-Desde su rol como director del Sistema Nacional de Educación Superior de Israel ¿Cuál sería un buen cambio a tomar para conseguir un mayor acceso a la educación terciaria?

-Hay dos puntos muy importantes: hay que considerar que hay diferentes sectores de la población y hay distintas orientaciones culturales, religiosas, socioeconómicas y hay que adaptar los sistemas educativos a ese tipo de diferencias. No se puede pensar que los individuos se adaptan de la misma manera a los patrones de la educación. Israel tiene una sociedad muy heterogénea, entonces hay que tener sensibilidad cultural. El segundo punto es que no hay que confundir educación terciaria con educación académica como uno la conoce, con los títulos tradicionales, sino que hay muchos campos de capacitación que no necesariamente llevan a un título académico clásico. Hacen falta también cauces diferentes de educación superior para los diferentes grupos por ejemplo hace falta desarrollar toda clase de talento para la economía, no solo el académico. Lo que ha ocurrido en varios países es que intentaron empujar a todos al mismo molde y eso no anda.

-Uruguay tomó para su reforma de la salud el modelo de Israel, ¿qué cree que podría tomar de Israel en materia educativa?

-Lo que ocurrió en Israel es que la educación estaba concentrada en siete universidades de investigación de muy alto nivel. En los últimos 20 años se empezaron a crear colegios de educación superior que están orientados mucho más a la enseñanza que a la investigación. Además, se instalaron en la periferia geográfica del país donde antes no había institutos de educación. Eso le hizo muy bien al país porque lo que hacía falta era diversificar el tipo de instituciones que ofrecen educación superior. No todos tienen que encaminarse a un premio nobel, cuando tú necesitas educar hace falta que haya buenos maestros descentralizados para llegar así a más gente. Esto cambió mucho a Israel y yo lo recomiendo.

-En apenas 24 horas organizó un equipo de 20 personas que trabajó sin descanso durante 50 días y elaboró un extenso documento que ha supuesto el mayor éxito de las protestas sociales que recorrieron Occidente el año pasado ¿qué proponía ese documento?

 

-Explotó en Israel una protesta social de la clase media. El gobierno de Israel creó entonces una comisión que trabajó siete semanas para elaborar un informe que apuntara a solucionar el problema. El documento planteaba todos los problemas que salieron a relucir en ese momento desde la vivienda, el costo de la educación a los niños pequeños y las posibles soluciones. Planteaba lo macro y también lo concreto. El gobierno adoptó de inmediato la mitad de las recomendaciones que le hicimos y otras, más complicadas como un plan de vivienda, están en proceso. Las medidas que se tomaron inmediatamente fue una reforma del sistema de impuestos que lo hace más progresivo, es decir, disminuye la desigualdad. También se hizo una reforma del sistema de educación que incluyo educación universal y gratuita a chicos de 3 a 5 años. Eso causó un gran alivio a la clase media joven que tienen niños de esas edades y se le complicaba tremendamente mandar a los chicos a lugares privados. Hoy en día se sabe además que la formación de 3 a 5 años es muy importante para la formación cognitiva de los chicos. Hay una tendencia a pensar que a esa edad los chicos tienen que jugar con la muñequita y no, hay que darle muchos estimulos para desarrollar la capacidad cognitiva, entonces necesitas lugares que estén bien preparados para eso. El futuro de esos chicos se está jugando ahí.

-¿Qué fue lo más difícil de ese proceso?

-Había manifestaciones todo el tiempo, llegó a tener medio millón de personas en las calles. En ese momento había 7.5 millones. Entonces había que hacer algo que colmara las expectativas pero sin traicionar los principios económicos. Había mucha presión por ejemplo para que yo recomiende aumentar el déficit inflacionario y yo me opuse rotundamente porque vos no podes tirar la disciplina fiscal porque hay presión en la calle, pero al mismo tiempo tenes que plantear cambios reales.

-¿Y entonces de donde salió el dinero?

-La reforma impositiva que yo propuse aumentó los impuestos. Yo no rompí el presupuesto. La realidad es que cuando hay problemas así no se resuelve abriendo la canilla y habilitando más dinero presupuestal. Generalmente es al revés. Los problemas de fondo, generalmente, son por el orden de prioridades y la administración.

-¿Cree que parte de su estrategia es aplicable a otros países, como Uruguay?

-Hay ciertos principios que son generales. En el mundo Occidental hay un principio generalizado de que el crecimiento económico ha traído más desigualdad que igualdad. Eso explotó manifestaciones en varios países. Yo creo que el sistema tiene que buscar maneras para que los frutos del crecimiento económico sean mejor repartidos.

-¿Qué valor e importancia cree que tienen las manifestaciones sociales para lograr cambios?

-En teoría el sistema democrático parlamentario ofrece la posibilidad de incluirlas, en la práctica hay momentos donde eso falla. El debate Parlamentario no expresa en tiempo real lo que ocurre más abajo. Las manifestaciones esas tienen un papel que es sacar a relucir las tendencias que están subyacentes y que la política no le da lugar, no piensa que es tan serio. Es muy importante que sean pacificas y que se sepan cuáles son los límites. Deben saber que los cambios no van a ser ahora sino que generan el proceso político. Las manifestaciones exitosas son aquellas que se vuelven parte del aparato político.

-Hoy con los medios digitales y tecnológicos el soberano ha adquirido más voz y fuerza, ¿no cree?

-Sí y no. Yo creo que lo que cambió es la velocidad. Fuera de eso, el principio es el mismo que circulaba antes. No hay que creer que la tecnología creó algo nuevo, sino que logró la forma de hacerlo más rápido y potente.

-¿A qué otros gobiernos ha asesorado?

-He asesorado a otros gobiernos europeos pero no de manera oficial. A quien asesoré fue al gobierno de Ecuador, hace un año más o menos.

-¿Cómo ven desde Israel a América Latina?

-Como un éxito de transformación interna. En la última década vemos que la democracia se ha afianzado, no del todo, pero mucho más que antes. Y se está convirtiendo en algo que se sostiene a sí mismo. También ha tenido un gran crecimiento económico que en muchos países, como Brasil, ha ido acompañado de la reducción de la pobreza. Yo lo veo con mucho optimismo.

http://www.elpais.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: