Posts Tagged ‘persona’

Buscando soluciones al consumo problemático


DROGAS, ALCOHOL Y PSICOFÁRMACOS

Uno de las mayores preocupaciones que existen en la actualidad en nuestro país es el consumo problemático de las drogas, el alcohol y los psicofármacos. En ese contexto, LA REPÚBLICA consultó al licenciado en psicología Marcelo Aprile.

ConsumoProblematico-620x400

El especialista indicó acerca de la temática que “los fenómenos adictivos hacen referencia a una situación que afecta a la persona que tiene consumos problemáticos, pero a su vez tiene componentes familiares y sociales.

Debido a estas características decimos que los fenómenos adictivos tienen un origen multifactorial y por lo tanto no podemos pensar en soluciones y tratamientos reduccionistas”, agregando que “de acuerdo a estas características nos obligamos a pensar, evaluar, diagnosticar y ofrecer un tratamiento adecuado y adaptado a cada particularidad.

El psicólogo explicó que “muchas veces cuando nos enfrentamos a situaciones de consumo de sustancias, lo primero que tendemos a pensar es cual es la manera más rápida de abandonar el hábito del consumo y se pone poco énfasis en el sufrimiento que padece tanto el usuario como los demás involucrados”.

En este marco, Aprile asegura que “es muy necesario cuando recibimos a un paciente tener la capacidad de escuchar con calidez y optimismo, ya que estamos recibiendo a una persona que viene sufriendo su propio encierro y esclavitud y además atesora el consumo como su gran refugio”.

En su reflexión añade que “el recurso adictivo es una forma defensiva que encuentra la persona para hacer frente a un sufrimiento emocional e identitario. Para desmontar esta estructura defensiva hay un marco terapéutico que es multidisciplinario.

El abordaje es médico, social, psicológico individual y familiar más herramientas terapéuticas específicas que trabajan en las distorsiones cognitivas y en cómo hacer frente a la compulsión, ya que no se trata solo de voluntad, esta es necesaria pero no es suficiente para cambiar”.

Buscando el equilibrio

El profesional indicó además que “el usuario problemático de sustancias vive en una situación de precariedad basal, como si se encontrara en una balanza, el óptimo estado será buscar el equilibrio. Los platos estarán siempre y por momentos se podrán inclinar con firmeza hacia un lado u otro. El acompañamiento terapéutico es fundamental en el inicio y las herramientas adquiridas muy necesarias para poder equilibrar los platos a lo largo de la vida”.

En ese contexto, vale la pena recordar que los menores de 18 años consumen mayormente marihuana y esto tiene una repercusión directa sobre su rendimiento escolar a diferencia de las personas mayores de 25 años que consulta mayoritariamente por consumo problemático de alcohol y cocaína.

“Las adicciones configuran una problemática compleja socio sanitaria. A mayor inserción laboral y educativa (el individuo continua cumpliendo ciertas obligaciones en los ámbitos laborales y educativos), habrá menos repercusión y menos daño individual, familiar y social”, enfatizó.

En el marco de esta problemática y con la participación de 15 destacados especialistas en distintas áreas es que se realiza el curso denominado “Fenómenos adictivos: clínica y abordaje del consumo problemático de drogas”, que cuenta con el apoyo de la Junta Nacional de Drogas y el Sindicato Médico del Uruguay. El comienzo de esta capacitación presencial será el 6 de mayo y se extenderá hasta el 11 de noviembre.

http://www.republica.com.uy/consumo-problematico/514897/

Uruguaya combate el ébola en África


INFORMA PELIGROS DE LA ENFERMEDAD A FAMILIARES Y VECINOS DE LAS VÍCTIMAS

Una antropóloga uruguaya recorre África desde 2006 con el objetivo de evitar la propagación del virus del ébola. Su tarea es dialogar con los familiares de las víctimas sobre la enfermedad en entierros y en búsquedas de afectados en barrios.

546935cb71e2a

Falero asiste a una niña en una de sus recientes misiones. Foto: Médicos sin Fronteras

En el año 2006 decir “ébola” no significaba nada en el mundo. Pero a Fernanda Falero (45), “una ciudadana del mundo”, le llamaba la atención la letalidad con la que morían decenas de personas en África. Por eso, empezó a estudiar la enfermedad.

“El ébola es una enfermedad tan brutal, particular y shockeante que paraliza. La vida va de una manera, esto ocurre de repente y todo cambia a una gran velocidad”, asegura a El País desde Mali.

La desinformación existente sobre la enfermedad, afirma, genera el contagio irrefrenable. “Es increíble lo que ocurre en la comunidad. En una familia se pueden morir de 10 a 15 miembros. Después, en la comunidad se pueden perder hasta 200 personas”, cuenta. Según la Organización Mundial de la Salud, ya murieron 5.000 personas por este virus.

Su vida.

Falero estudió antropología en Uruguay, luego hizo un postrado en la Universidad de Liverpool y un doctorado en la de Manchester, en Inglaterra. Las tesis que eligió para recibirse fueron sobre el ébola.

Con ese conocimiento, se involucró a Médicos Sin Fronteras con el objetivo de combatir la enfermedad. Ha sido enviada a Uganda, Congo, Nigeria, Angola y, ahora, Mali.

Trabaja en un comité en Bamako, la capital de este país, junto al Ministerio de Salud y distintas organizaciones no gubernamentales.

Su protocolo es informar sobre la enfermedad y entender los miedos de los habitantes de una comunidad.

Cuando reciben la información de que una persona tiene síntomas de la enfermedad en un barrio, acuden al lugar con un equipo multidisciplinario. Médicos, psicólogos y Falero — quien auxilia como “comunicadora de salud”— llegan a un hogar para llevarse al contagiado. Antes de ingresar en la casa, Falero le explica los pasos que se van a dar y porqué.

Muchas veces los médicos están “desesperados” por llevarse a la persona afectada y así cortar la propagación de virus. “Dale, vamos, vamos, hay que cortar la transmisión, te dicen”, narra Falero. Incluso, hay veces que los médicos llegan en una ambulancia con los trajes especiales, ingresan a una casa, se llevan a la persona que sufre de los síntomas y le dicen a la familia que en tres días va a tener novedades. Luego, le comunican de su muerte.

La presencia de Falero tiene el cometido de “humanizar” la relación con la gente. “Yo les digo: Tranquilos, vamos a hacerlo de una forma humana. Hablemos con la gente, expliquemos y escuchemos. “No hay tiempo, te dicen. Sí que hay tiempo. Es importante establecer ese puente (…) Si no incluis a la gente como parte de la solución a sus problemas, esto no funciona”, relata.

Cuando tienen una persona identificada con los síntomas de este virus (aparición repentina de fiebre, erupción rojiza de la piel, ojos rojos, entre otras), Falero le empieza a explicar cómo se puede contagiar y qué es lo que van a hacer con su familiar. Luego, empiezan a vestirse delante de ellos y le transmiten lo que va a pasar. “Esto es super importante que se haga desde el inicio. De esta forma, se puede evitar el pánico y que empiecen a decir cosas que no son. Llegan a decir: Los blancos vienen a robarnos los órganos”, cuenta.

Luego que una persona sobrevive, la comunidad suele “estigmatizarla”. En ese sentido, la presencia de asistentes sociales es importante. Además, esa persona se transforma en “comunicador” de la enfermedad.

Vida y muerte.

Antes de que ocurriera esta epidemia, estuvo cerca del caso de un niño que sufría todos los síntomas y parecía que “se iba”, pero que terminó curado. “Todos esperaban lo que se suponía, pero no. Empezó a estar bien y se curó. Fue emocionante, porque todos pensábamos que se iba, que era uno más”, cuenta.

Por el desconocimiento que había en ese momento, no se supo el motivo que produjo esa reacción. “Ahora hay investigadores pensando en esto, pero antes era un tema pequeño”.

En varios países africanos los funerales son “los puntos de amplificación más grandes” de los virus, porque “tocan a los muertos como parte de los ritos”. “Lo que toques de un fluido de un muerto es altamente infeccioso”, afirma. Por ello, Falero asiste a los entierros para informar sobre los riesgos que existen al hacerlo. Su idea es “respetarlos”, pero también evitar el contagio, afirma la uruguaya. “Mi objetivo es hacer el puente cultural”, concluye.

http://www.elpais.com.uy/informacion/uruguaya-combate-ebola-africa.html

8 señales de que NO eres saludable


Puede que te veas muy bien, que estés en tu peso ideal, que te ejercites más de tres días a la semana, que te encante comer vegetales y, aún así, ser una persona no saludable. El organismo siempre avisa cuando algo no anda bien, el problema es que muchas veces estos indicios suelen pasarse por alto porque la persona desconoce qué representan. Descubre aquí 8 señales de que NO eres saludable. 

señales-de-que-no-eres-saludable-751x377

  • Orina muy amarilla

El color de la orina puede ayudar a identificar el estado de los riñones. Cuando éstos funcionan correctamente la orina es transparente, de lo contrario, la orina suele ser muy amarilla. Cuando la orina no es transparente lo más probable es que no exista una hidratación óptima y los riñones estén trabajando forzadamente. Incrementar el consumo de agua diario es el mejor remedio para este problema, si eso no ayuda lo mejor es visitar al médico.

  • Te enfermas con más frecuencia

Si antes podías pasar un año sin gripe y ahora no puedes oler un estornudo porque tienes congestión nasal, puede que no seas tan saludable. Por lo general, cuando las personas se resfrían con facilidad es necesario fortalecer el sistema inmune y chequear que nada malo está pasando en él. Visita al médico para que indique cuáles exámenes de sangre necesitas y recete un tratamiento en base a sus resultados. La falta de vitaminas está muy asociada a los resfriados constantes.

  • Labios resecos

La mejor forma de saber que tu cuerpo necesita vitamina B12 es mirar las comisuras de tus labios. Cuando éstas lucen resecas, cuarteadas y peladas significa que, en lugar de un hidratante labial, necesitas una dosis de vitamina. La B12 es muy importante para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y la puedes encontrar en alimentos como guisantes, lentejas, pasas, papas, espinacas, jugo de tomate, patilla y harina integral, entre otros.

  • Dormís mal

Tener insomnio una noche es algo que le puede ocurrir a cualquiera, pero tener insomnio más de tres días a la semana no es normal. El insomnio aumenta los niveles de cortisol y el exceso de este esteroide en la sangre se relaciona con presión arterial alta, glicemia alta en sangre, osteoporosis, retención de líquidos y debilidad muscular, entre otros. Consulta nuestros consejos para dormir mejor y recupera el ritmo de tu cuerpo.

insomnios-e1407371455554

  • Manifestaciones cutáneas

El acné y cualquier alergia cutánea de presencia regular son indicios de que eres una persona poco saludable. Muchas personas creen que estas señales aparecen por la falta de hidratación de la dermis o por una reacción alimenticia. Sin embargo, la mayoría de las veces se trata del estrés pasando factura y el cuerpo intentando defenderse. El acné y los puntitos blancos en los párpados o en el contorno de los ojos están muy relacionados a niveles altos de triglicéridos y grasa en el hígado: ¡alerta!

  • Cansancio y fatiga

Si eres de esas personas que duerme 10 horas y se despierta como si no hubiera dormido en toda la noche, presta atención. El cansancio injustificable después de dormir suele relacionarse con el mal funcionamiento de la glándula tiroides, la cual puede no estar produciendo la cantidad de hormonas tiroideas que el organismo necesita. El cansancio constante y la fatiga son el principal síntoma de hipotiroidismo, enfermedad que es más común en mujeres que en hombres.

  •  Eres más baja que antes

Si notas que tu altura ha perdido algunos centímetros, puede que seas propensa a sufrir de osteoporosis. Esta enfermedad que desgasta los huesos es más común en las mujeres y modifica la estatura porque es responsable de la curvatura de la columna vertebral.

  • Han crecido tus pies

La acromegalia es una enfermedad silente que se manifiesta principalmente por cambios en el aspecto físico. El más notorio de estos cambios es el crecimiento de los pies, los cuales pueden pasar, por ejemplo, de talla 38 a 42. Por ser una patología poco frecuente a veces se pasa por alto el diagnóstico. La acromegalia es producto de un tumor en la hipófisis que estimula la producción de la hormona del crecimiento.

http://uy.emedemujer.com/bienestar/salud/senales-de-que-no-eres-saludable/

Muere más gente por suicidios que por guerras y catástrofes


INFORME

Cada 40 segundos alguien se quita la vida en alguna parte del mundo

suicidio_236048

Si usted lee a una velocidad normal, cuando termine este artículo se van a haber registrado unos seis suicidios contando desde este momento.

Envenenamiento, ahorcamiento o disparos de arma de fuego son las formas más recurrentes para que más de 800 mil personas se suiciden en el mundo cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los suicidios son un problema de salud pública que está oculto a pesar de que se cobran la vida de más personas que los homicidios, los conflictos bélicos y los desastres naturales juntos.
La agencia sanitaria de Naciones Unidas presentó ayer el primer informe sobre el suicidio, que revela que cada 40 segundos una persona se quita la vida en el mundo.

En números absolutos esto quiere decir que las 800 mil personas que anualmente deciden poner fin a sus vidas, y lo logran, es más que el conjunto de las 500 mil que son víctimas de un homicidio, de las 200 mil que mueren a causa de un conflicto bélico o de las fallecidas por un desastre natural.
“El suicidio es un problema oculto, en relación con el cual hay malentendido: pensar que el mayor número de suicidios se cometen en los países ricos. Esto no es verdad. El 75% de los suicidios ocurren en los países en desarrollo”, señaló en rueda de prensa Shekar Saxena, director del departamento de Salud Mental de la OMS.

Las cifras del informe de la OMS están basadas en estimaciones de los datos con los que cuenta la organización, que sabe que en la realidad hay muchos más casos que no se cuentan.

Precisamente, uno de los principales problemas es el estigma y el tabú que rodea al tema, y el hecho en que al menos en 35 países hay leyes que prohíben o penalizan el acto de quitarse la vida.
“Esto es muy peligroso porque es un impedimento para buscar ayuda. Porque la persona que piensa en suicidarse no busca ayuda por el miedo a las consecuencias directas para ella o para su familia”, explicó Saxena.

“Hay casos absurdos en los que, por ejemplo, una persona que ha tomado una sobredosis de droga acaba en la cárcel, en lugar de en un centro de salud”, afirmó, a su vez, Ella Arensman, presidenta de la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio.

Ante esta realidad, la OMS pidió a los gobiernos que deroguen dichas leyes y que, en cambio, ejecuten planes de prevención del fenómeno.

Solo 28 países en el mundo cuentan con un plan estratégico para prevenir el suicidio de su población, y únicamente unos 60 recopilan datos de los suicidios cometidos.

Ejemplos peligrosos

Asimismo, la OMS cree que los medios de comunicación deberían hacer una cobertura “más responsable” de los casos de suicidios.

“Está probado que cuando se publicita de manera sensacionalista un suicidio, las personas vulnerables que están pensando en quitarse la vida, pasan a la acción, porque se sienten identificadas con el problema y con la solución tomada por la persona famosa que acaba de morir”, señaló Arensman.

“Existe un gran factor de incitación. ¿Si no informamos de cada persona que muere de cáncer, porque lo hacemos de cada una que se tira al tren?”, reflexionó la experta.

Con respecto a las causas del suicidio, en los países desarrollados esta práctica se relaciona con desórdenes mentales, provocados especialmente por el abuso del alcohol, y con la depresión.
Sin embargo, la principal causa de los suicidios en los países de ingreso bajos y medios, donde se registra el mayor número casos, es la presión y el estrés por problemas socioeconómicos.

Además, muchos casos de suicidio se dan en personas que han tenido que superar un conflicto bélico, un desastre natural, violencia física o mental, abuso o aislamiento.

Asimismo, los índices de suicidio son también altos entre las personas que sufren discriminación, como los refugiados, inmigrantes, homosexuales o reclusos.

También está probado que el intento de suicidio es el primer factor de riesgo para que una persona vuelva a tratar de quitarse la vida una segunda vez y lo consiga.

Aunque los índices de suicidio son más altos entre las personas mayores de 70 años, este es la segunda causa de muerte en la población de entre 15-29 años.

Generalmente, más hombres que mujeres se suicidan. En los países ricos, tres veces más hombres que mujeres cometen suicidio. (Agencias)

 

¿Cuánto es el tiempo ideal de sueño para la siesta?


SALUD

Día domingo después de un contundente almuerzo: el escenario ideal para tenderse en un lugar cómodo a dormir una agradable siesta. Para algunas personas, 10 minutos son perfectos, en tanto que otras sienten que menos de una hora no es suficiente. ¿Quién tiene la razón? Antes de responderlo es importante saber que las siestas son un descanso necesario.

52473bbb39485

Emol /GDAlun oct 21 2013 10:15

“Desde el punto de vista de nuestro reloj biológico, nosotros estamos programados como humanos para dormir siestas”, señala el neurólogo Walter Avdaloff, director del Instituto del Sueño Neurodiagnos de Chile.

En este sentido, el experto explica que existen las denominadas “ventanas fisiológicas del sueño”, que en otras palabras son momentos en que las personas tienen mayor propensión a quedarse dormidas.

“Esas ventanas ocurren dos veces al día: en la noche, en torno a las 12 de la noche, y en el día, cerca de las 2 de la tarde”, agrega.

De esta manera, las siestas se ubicarían en esta segunda “ventana fisiológica”, con un claro objetivo: “lograr una recuperación de las energías y del descanso, para poder tener una jornada de trabajo más extensa en la tarde”.

Sin embargo -sostiene el especialista-, en la actualidad el hábito de dormir a media tarde ha dejado de tener una connotación positiva producto de la globalización de las actividades.

“Antiguamente, se dormía siesta como una cosa absolutamente rutinaria, y el comercio e incluso las actividades escolares tenían dos jornadas (…) La gente se iba a su casa, almorzaba y dormía siesta”, recuerda.

 

Algo que difícilmente podría replicarse hoy en día debido a la extensión de las ciudades, a no ser de que las oficinas habilitaran lugares para ello o se establecieran “siestarios”, iniciativas que ya se han concretado en algunas capitales como Buenos Aires, París e incluso Santiago, pero con costo.

Walter Avdaloff también resalta que, como el objetivo principal de las siestas es la recuperación, no es recomendable que una persona “se obligue” a dormir.

“La siesta sólo se duerme si la persona está cansada y la necesita. Por lo tanto, si alguien no está cansado, se siente bien y quiere dormir siesta a la fuerza, no es aconsejable”, indica.

Asimismo, es importante tener en cuenta que para algunas personas no son recomendables las siestas.

Es el caso de los adultos mayores, a quienes dormir a media tarde podría perjudicar su sueño nocturno que muchas veces ya está afectado por las patologías del sueño propia de la edad, como las apneas o síndrome de piernas inquietas.

La duración ideal

Hace algunas semanas “The Wall Street Journal” publicó un artículo titulado “The perfect nap” (“La siesta perfecta”), en el que Sara Mednick, profesora asistente de psicología en la Universidad de California, señaló que la duración ideal de una siesta, está en directa relación con lo que cada persona necesita.

Así, distinguía tres categorías:

1- Para un golpe rápido de energía: 10 a 20 minutos.

2- Para mejorar la memoria cognitiva (recordar datos, lugares, rostros, etc.): 60 minutos.

3- Para la creatividad y la memoria emocional: 90 minutos, los que equivalen a un ciclo completo de sueño.

Por su parte, Illene Rosen, sostuvo que por lo general hablar de “10 a 20 minutos de siesta es en realidad un tiempo óptimo en términos de relación precio-calidad”.

Para Walter Avdaloff es un poco más. “La siesta no debería ser de más de 30 minutos de duración.

Esas siestas de dos horas no son recomendables”, manifiesta, y explica que el peligro de aquellas muy extensas es que provocan dolor de cabeza, decaimiento, y la persona se siente “embotada y lentificada”.

“Con 30 o 45 minutos se logra perfectamente el efecto de recuperación”, reitera.

Para evitar caer en los brazos de Morfeo por mucho tiempo, el neurólogo recomienda poner un despertador.

Otras opciones son:

– Dormirse con un objeto en la mano, para que después de cierta cantidad de minutos desde que la persona se quedó dormida, éste caiga y la despierte.

– Tomarse una taza de café justo antes de comenzar la siesta, ya que la cafeína no influirá en un descanso corto, pero sí ayudará a disminuir los efectos de la denominada “inercia del sueño”, esa especie de “borrachera” que algunas personas sienten después de la siesta.

– Dormir en posición semisentada, lo cual ayuda a que el despertar sea más fácil, ya que no se cae en un sueño profundo.

http://www.elpais.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: