Posts Tagged ‘música’

Cómo influye la música en el aprendizaje infantil


Música-para-bebé-751x377

Usualmente coloco música mientras mi hijo hace las actividades escolares, y aunque sólo es instrumental, utilizo diferentes tipos de géneros como reggae, clásica, new age, jazz, etcétera. Hoy mientras estudiaba matemáticas, de fondo se escuchaba una sonata de Vivaldi y me pregunté ¿cómo influye la música en el aprendizaje de los niños?

Recientes investigaciones demuestran que la música contribuye al desarrollo saludable de los pequeños porque fomenta la autoestima, el desarrollo social, emocional e intelectual y los ayuda a desarrollar las destrezas del intelecto como la imaginación, la memoria, la atención, la comprensión de conceptos, etc. Un estudio realizado en la Universidad de Londres, dirigido por el profesor Sue Hallan del Instituto de Educación, afirma que además de los beneficios mencionados anteriormente, la música clásica ayuda a los niños a escuchar y a concentrarse más.

La influencia de la música es conocida desde tiempos inmemorables. La música tiene un gran poder, además de ofrecer una experiencia placentera de aprendizaje, estimula la imaginación y la creatividad en los niños.

María Alejandra Tinoco lleva 10 años en el campo de la educación y su experiencia con la música como docente de aula de niños en edad escolar ha sido completamente satisfactoria. “Durante los últimos años he hecho uso de la música como una herramienta en pro del proceso de la enseñanza, los niños que han sido estimulados a través de la música han fortalecido todas sus áreas de desarrollo. Hubo aumento en los niveles de concentración, motivación, cooperación e incluso la conducta.” Tinoco afirma que llega un momento que los niños mismos piden que les coloquen música. “Mi sugerencia es que no sólo la música clásica sea utilizada como estímulo, sino que se saque provecho y se integren diferentes ritmos y/o tipos de música dentro del aula como estrategias para reforzar el aprendizaje”.

Por su parte, el Maestro Eduardo Marturet, director de la Orquesta Sinfónica de Miami, opina que “para los niños es fundamental crecer en un ambiente que desarrolle un balance entre los dos hemisferios del cerebro. La música estimula la actividad del hemisferio derecho responsable de procesar la información de manera holística y global. Es intuitivo en vez de lógico, no analiza la información sino que la sintetiza.”

Incorporar música en las actividades diarias de nuestros hijos les servirá como vehículo para el desarrollo integral. La música es importante dentro en la educación infantil y por lo tanto deberíamos aplicarla como estrategia, realizando las tareas del colegio de una forma diferente, menos estresante y que se convierta en un proceso motivador y consciente. Las investigaciones demuestran que el género musical no importa, lo que realmente importa es la complejidad, pues aumenta la actividad cerebral. Por lo tanto, al colocar música clásica, pop, jazz, blues o cualquier otro género se puede estimular beneficiosamente el cerebro de los niños.

“Sin música la vida sería un error” Friedrich Nietzsche (1844-1900) Filósofo alemán.

Fabiola Borges es una periodista venezolana que vive en Panamá. Sus intereses se orientan hacia los temas familiares y los desarrolla en su blog Mommy bitácora. @fabiborges

 

La música comprimida daña tus oídos


l ingeniero y fundador de la Semana del Sonido, Christian Hugonnet, explica por qué escuchar demasiado tiempo este tipo de música genera problemas auditivos y sociales

listening-to-music-on-the-couch-music-hd-wallpaper-1920x1080-4692-580x360

Cuando Los Beatles comenzaron a hacer música en la década de 1960, los técnicos de sonido se encontraron con un problema: la batería era demasiado fuerte como para mezclarla con las guitarras. Para equilibrar los instrumentos, decidieron tomar los niveles más bajos y “empujarlos” hacia arriba. Llamaron a esta técnica compresión dinámica, la cual se convirtió en una suerte de estándar del rock, sobre todo en Inglaterra. Hoy en día, formatos como el mp3 también comprimen la música aunque con otra técnica. No obstante, cualquiera sea el método, las consecuencias son siempre negativas para los oídos.

El concepto de música comprimida implica equilibrar los niveles más bajos con el más alto. Así, en lugar de tener varios niveles, se escucha siempre en el mayor. Pero con el tiempo no solo la música y los instrumentos se comprimieron, sino también las palabras y los avisos publicitarios, entre otros. Eso “es un gran problema”, dijo Christian Hugonnet, ingeniero en sonido y fundador de la Semana del Sonido en Francia. En su visita a Uruguay, en el marco del evento que por primera vez se celebró en el país, el experto dictó una conferencia sobre el impacto de la música comprimida en la salud humana.

Según explicó Hugonnet a El Observador, el problema de escuchar este tipo de música o sonido en general es que uno se termina acostumbrando a oír un nivel de sonido muy alto todo el tiempo. Entonces, “cuando escuches un sonido muy bajo, no lo entenderás”, explicó.

De hecho, cerca de 20% de las personas padecen una enfermedad auditiva por escuchar la música continuamente en un nivel alto. Esto mata a las células internas del sistema auditivo, las cuales “explotan y no son reemplazables”, advirtió Hugonnet, que recomendó cuidar la forma en que se escucha sonido en general, sobre todo en la juventud. “Un sonido alto no es tan duro para el sistema auditivo, siempre y cuando tengas un período de descanso”, resumió.

Al impacto negativo en la salud se le suma un problema cultural, dijo el ingeniero, quien se dedica a crear conciencia sobre la importancia del entorno sonoro en todos los aspectos de la vida humana. “Al estar acostumbrado a escuchar este tipo de música, cuando uno escucha música clásica o acústica, sin amplificación, no entiende o no le gusta. Es una lástima”, opinó Hugonnet.

Sin lugar para el silencio

La música comprimida también afecta el trabajo artístico del compositor, que deja de utilizar sutilezas dinámicas en sus obras, es decir, variedad de niveles. “Estas desaparecerán si la gente no las quiere”, dijo.

Otra consecuencia de esta oda a los niveles altos es la ausencia de silencio. “Una vez que comprimís dinámicamente, no hay tiempo para el silencio”, dijo el ingeniero, quien añadió que eso hace que “la gente se vuelva más boba”. Es que sin silencio, sin pausas, no hay tiempo para reflexionar o al menos entender lo que se escucha.

Creo que la gente debería saber cuándo la música está comprimida y cuándo no”, dice Hugonnet

Para afrontar el problema, el conocimiento es clave. El experto propone no solo educar sobre el impacto de la música comprimida en los oídos y la vida social, sino algo mucho más concreto: etiquetar los CD y demás productos musicales. “Creo que la gente debería saber cuándo la música está comprimida y cuándo no”, explicó.

“Hay que llevar esta consciencia al mundo”, y por eso traer la Semana del Sonido a Uruguay es algo “muy bueno”, dijo Hugonnet, quien pretende que el evento continúe expandiéndose a otros países. Francia, México, Canadá, Colombia, Argentina y Cuba, son algunos de los países que ya participan. Para el ingeniero, la idea es que el evento sea internacional por una simple razón: “Tu problema no es solo tuyo, es el problema de todos en esta Tierra”.

Los niveles de la voz humana

Hugonnet desciende de forma abrupta el volumen en el que está hablando y dice susurrando: “Los susurros son en 40 decibeles (dB)”. “Una forma de hablar templada sucede en unos 50 dB”, continúa, subiendo apenas el volumen. Y agrega aún más fuerte: “70 dB es esto. Es cuando querés ser escuchado, es el nivel que se usa por lo general en una conversación”. Al demostrar cómo son los 80 dB ya está gritando y los 90dB no los demuestra, pero son fáciles de imaginar. El sonido de ambiente de las ciudades suele ubicarse entre los 60 y los 80 dB, dice, por eso las personas suelen hablar a 60 o 70 dB.

http://www.cromo.com.uy

Jóvenes con discapacidad participan de programa de accesibilidad a la música


MÚSICA PARA TODOS

La Asociación Uruguaya de Músicos (AUDEM) realizó en su sede el lanzamiento del proyecto “Música para todos”, un programa que permite la accesibilidad a la música a jóvenes con discapacidad y necesidades especiales en sus procesos de aprendizaje.

ajaj-e

En ese marco actuaron en vivo los jóvenes participantes quienes interpretaron cuatro piezas musicales, y demostraron su ductilidad en el manejo de los instrumentos musicales.

Por primera vez en el año 2011 se declaró el Año Universal de la Accesibilidad, y a raíz de ello la Asociación Uruguaya de Músicos gestó el proyecto “Música para todos”, en ese marco se generó un espacio de “oportunidades mediante una atención personalizada y diferenciada de acuerdo a los potenciales de cada alumno”.

Oportunidad de expresarse sin ser músico profesional

El ministro de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich, remarcó la “importancia de la música en estos tiempos y la preocupación existente que se ve en todo el territorio por explorar los caminos de la música”.

Destacó la experiencia que se desarrolló en Mercedes con la propuesta “Jazz a la calle”, actividad que impulsa la Escuela Universitaria de Música en todo el interior con el grupo Sonantes, y la trayectoria de la Orquesta Juvenil del SODRE.

Por su parte, el presidente de la Asociación Uruguaya de Músicos, Domingo Ruberano, el programa permite “la oportunidad de expresarse sin ser músico profesional”.

Ruberano definió a la música como una “herramienta fundamental en el desarrollo intelectual de los seres humanos”.  

En tanto que la intendenta de Montevideo, Ana Olivera, dijo que “se trata de un ejemplo que nos debe enorgullecer como sociedad, porque saca lo mejor de uno”.

Olivera manifestó que la propuesta “promueve el ejercicio de derechos, de hacer y de ejercer”.

http://www.lr21.com.uy

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: