Posts Tagged ‘mujeres’

Víctimas y debes en los asesinatos de mujeres


El asesinato de una mujer impacta en otras personas, también víctimas de esa violencia. El País se contactó con algunas de ellas, quienes dieron testimonio de carencias a nivel estatal para prevenir estos delitos y reparar sus consecuencias.

30094-620-282

En muchos de los asesinatos de mujeres por parte de sus parejas, hubo señales que la Justicia, la Policía, los servicios de salud y de educación no registraron.

Denuncias sin seguimiento adecuado de la Policía, ni decisiones judiciales acordes a la magnitud del riesgo que corría la denunciante. Integrantes del cuerpo médico o docentes que no percibieron situaciones de abuso, o no las comunicaron, también se repiten.

Del mismo modo, hay carencias de apoyo para las otras víctimas: los seres cercanos a la mujer asesinada que siguen adelante con sus vidas.

Uno de los casos más dramáticos es el que relata Rosa, quien cuatro años atrás sufrió el homicidio de una hija y dos nietas por parte del mismo hombre, quien luego se suicidó.

Hacía 13 años que el asesino y su hija vivían juntos; el hombre mató a su esposa y una hija de 12 años que tenían en común y otra hija de la mujer de 15. Las tres fueron halladas por Rosa y su nieta mayor. “Pienso que nadie, ni siquiera la Policía puede haber olvidado el suceso, todas las piezas de la casa eran sangre, ellas fueron ultimadas con arma de fuego y arma blanca”, relata la mujer.

Para Rosa “quien pasa por esto jamás lo olvida”, y recomienda a las madres “estar atentas a las señales” de sus hijas y “alerta a movimientos extraños”, porque a veces “las muchachas por miedo, o temor a una ruptura, tapan todo”.

“Si te dicen que no te metas, cuidado, metete más porque ahí hay una situación de peligro. No hay que callarse, hay que hablar y hablar, así se previenen estas tragedias”, afirma.

En Primaria y Secundaria no se percibió previamente la situación de violencia que las niñas vivían. Tampoco el personal de salud que atendió a las menores y su madre. Rosa cuenta que el día de los asesinatos, su hija llamó a la Policía pidiendo ayuda y que un móvil concurrió a la casa, pero que su propia hija le dijo a un funcionario que no había problema, porque el esposo se había ido. Y el patrullero se retiró.

Rosa dice que para quienes sufren pérdidas como la de ella, “todo el apoyo que puedan recibir es muy poco. Hace falta más apoyo y atención para detectar las cosas antes”.

“Hace falta un grupo de gente especializada en violencia doméstica y asesinatos que se dedique a esas víctimas”, lo que es necesario “para que no lleguen a pasar lo que nos toca a las mujeres que hemos perdido familiares”, destacó.

Agrega que es necesario hablar en las escuelas y liceos, “que los chiquilines sepan qué es violencia”. “Y eso puede venir por parte de las autoridades, porque por más que tengamos médicos y remedios es muy difícil continuar, a veces la cadena es tan pesada que no la podemos sujetar”.

Rosa recuerda que ella sufrió violencia por parte de una expareja y su madre y abuela también, por lo que su hija fue la cuarta generación familiar víctima de este flagelo que afecta a miles de uruguayas, en ese caso con el peor desenlace posible.

Ataques.

El próximo 14 de diciembre se cumplirán tres años de la muerte de Liliana Volpi Busconi —una profesora de Química de 33 años y madre de una niña de cuatro— a manos de su pareja que la ultimó de cinco puñaladas, en la ciudad de Salto.

Esa madrugada fue atacada dentro de su casa por el padre de su hija. El hombre terminó por desangrar a la víctima ante los desesperados gritos de dolor y en presencia de algunos vecinos.

Hoy, su madre Blanca Busconi, una profesora de Derecho ya jubilada, carga con el dolor de la pérdida de su hija y asumió la responsabilidad de criar a su nieta. Dice que quien podría haber evitado esa muerte era la Policía. Expresa que además de las innumerables denuncias radicadas en Violencia Doméstica anteriormente, en su última hora de vida, Liliana llamó por lo menos seis veces a esa dependencia desesperada y pidiendo auxilio, temiendo lo peor.

Blanca ejerció casi 40 años la labor de docente en liceos de Salto “creyendo en lo que era la Justicia”. “Ahora no creo en la Justicia y tampoco creo en la objetividad, la Policía no estuvo en el momento que la necesitamos porque ella (por su hija) no precisaba jueces en esos momentos, necesitaba alguien que la defendiera”, dice.

La mujer le pedía a su esposo que se fuera de la casa. Estaba cansada de “remarla” sola con todos los gastos y la crianza de los hijos. Él no tenía trabajo. La tarde-noche del 8 de agosto de 2002, en Fray Bentos, le quitó la vida a su pareja con un disparo de arma de fuego: salió de su casa, cruzó hasta la plaza y se autoeliminó descerrajándose un tiro en la boca. Dejó huérfanos a dos niños: un varón de 11 y una pequeña de 4.

A partir de allí comenzó un camino muy difícil para Sonia, su abuela, quien se dedicó a la crianza de los niños, pero con las dificultades económicas de siempre.

Doce años después, los ahora jóvenes siguen con apoyo de psicólogos, “lo que ha sido de enorme ayuda”, cuenta Sonia, con 74 años a cuestas. “No ha sido fácil, pero la vamos luchando”, agrega.

En Rocha, desde el año 2009 al 2014, hubo ocho homicidios de mujeres en situación de violencia doméstica, y en tres de los casos el autor material se suicidó.

El último de estos episodios ocurrió el 5 de diciembre de 2012, cuando Sonia Bonilla (44 años y madre de dos hijos) falleció como consecuencia de heridas de arma blanca.

Estuvo por 10 años con su pareja y se estaba separando; lo había denunciado por amenazas a la Policía. Un hijo menor de edad la encontró con varias heridas de arma blanca. El asesino se entregó a la Policía.

Emblemático.

Un caso emblemático es el de Flor de Lis, quien fue asesinada por su esposo el 12 de noviembre de 1989, pocos días después de una audiencia judicial de divorcio en la que integrantes de organizaciones de mujeres le pidieron al juez que no dijera la dirección de Flor, lo cual el magistrado desoyó.

Por supuesto que no fue el primer caso, pero sí el que provocó la primera manifestación coordinada por organizaciones feministas contra la violencia doméstica (ver foto), que comenzó a hacer más visible esta problemática y las carencias del Estado en su respuesta.

Uruguay con números rojos en la región

Uruguay es de los primeros países de la región en muertes de mujeres por su pareja o ex pareja en relación a su cantidad de habitantes.

Mañana martes, se conmemora el Día Mundial de la No Violencia hacia las mujeres, con diferentes actividades. La que concentrará más gente será la marcha que organiza Mujeres de Negro desde Plaza Independencia a la explanada de la IMM, bajo la consigna “Por mujeres sin miedo”.

También mañana, el Gobierno y Naciones Unidas difundirán los resultados de la primera Encuesta Nacional de Prevalencia de violencia basada en género y generaciones. Cepal adelantó que el 45,4% de las mujeres dijeron haber padecido algún incidente de violencia por parte de su pareja o ex pareja.

http://www.elpais.com.uy/informacion/victimas-debes-asesinatos-mujeres.html

En Uruguay el cáncer de ovario afecta a más de 230 mujeres al año.


Hasta el 90% de las mujeres que desarrollan cáncer de ovario no tienen antecedentes familiares. La presentación y el diagnóstico tardíos de mujeres con esta enfermedad es común, debido a la falta de especificidad de los síntomas.

articulos2_42149

La gran mayoría de las mujeres tienen cáncer de ovario en etapa avanzada al momento del diagnóstico.

Con un diagnóstico más temprano de reducirían las tasas de recurrencia del cáncer de ovario, produciendo beneficios significativos en especial para las mujeres y para la sociedad misma.

En Uruguay, médicos y estudiantes del Hospital Pereyra Rossell brindarán información durante toda la jornada del miércoles 21 de mayo en la terminal Tres Cruces sobre los síntomas de la enfermedad y la importancia detectarla en forma temprana.

El cáncer de ovario tiene la tasa de supervivencia más baja de todos los cánceres ginecológicos, y se caracteriza en todo el mundo por la falta de conocimiento de los síntomas y el diagnóstico de la etapa tardía. El riesgo de que una mujer fallezca por cáncer de ovario es más alto que en otros tipos frecuentes de cáncer.

En el mes de mayo se celebra en el mundo la lucha contra el Cáncer de Ovario. En este día, las organizaciones de pacientes todo el mundo se unen para concientizar sobre la importancia de la prevención e informar sobre los síntomas de la enfermedad.

Montevideo, Uruguay
UNoticias
VA

 

Conductoras embarazadas tienen más chances de sufrir accidentes


CIENCIA

El período de mayor riesgo se ubica en un determinado momento de la gestación, de acuerdo a las conclusiones del análisis del historial de manejo de más de 500 mil mujeres en Canadá.

51b25a0393b95

Las conductoras que están embarazadas enfrentan un riesgo mayor de sufrir graves accidentes automovilísticos con respecto a la población en general, afirma un estudio publicado este lunes en Canadá.

El análisis fue difundido por la asociación médica de ese país y se basa en una muestra de 507.262 mujeres que dieron a luz en la provincia de Ontario durante cinco años, entre 2006 y 2011, combinada con el historial de manejo de cada una.

El estudio buscó determinar los efectos que pueden tener los cambios fisiológicos y de modos de vida que acompañan a la gestación en este ámbito.

Según los resultados de la investigación, liderada por el profesor Donald Redelmeier, de la universidad de Toronto, las mujeres que tienen entre cuatro y seis meses de embarazo muestran 42% más de probabilidad de sufrir un accidente que en otros momentos de sus vidas.

“Nuestro estudio sugiere que los accidentes automovilísticos graves son frecuentes durante el segundo trimestre de embarazo”, señaló el experto.

Al mismo tiempo, Redelmeier apuntó que los accidentes en automóvil son la primera causa de muerte fetal, ligada a los traumatismos que sufre la madre.

http://www.elpais.com.uy/

Nacen cinco hijos cada dos mujeres


PRESENTACIÓN DE ATLAS SOCIODEMOGRÁFICO

El promedio de nacimientos en Uruguay es de cinco hijos por cada dos mujeres, lo cual supera el umbral de reemplazo poblacional, según el atlas sociodemográfico presentado este miércoles en la Torre Ejecutiva. La investigación toma la fecundidad entre 1996 y 2011, la desigualdad social y las diferencias en el comportamiento reproductivo a lo largo del ciclo fértil de la mujer.

Ministro De Desarrollo Social, Economista Daniel Olesker

El fascículo 3 del Atlas sociodemográfico y de la desigualdad del Uruguay resume los principales resultados del procesamiento de los censos 2011.

El objetivo del estudio es generar y difundir conocimiento acerca de la situación demográfica y poblacional que prioriza el análisis territorial de las desigualdades generacional por género, por condición étnico racial, por lugar de residencia y de las limitaciones de las personas, entre otras.

Carmen Varela, coautora de la publicación que contiene siete capítulos, explicó los principales resultados arribados, los objetivos trazados, la estrategia metodológica utilizada, las tendencias recientes que se observan en el país y cómo evolucionó la fecundidad.

Asimismo, hizo hincapié en el comportamiento de las adolescentes, de las mujeres en la mitad del ciclo reproductivo (34 años) y de las que atraviesan el final de la etapa reproductiva (45 y 49 años).

El trabajo identifica los cambios y las continuidades en la fecundidad uruguaya entre 1996 y 2011, ante lo cual se puede concluir que la población uruguaya crece levemente pese al descenso de la fecundidad, superando el umbral necesario para el reemplazo poblacional. La condición de bienestar o privación social de los hogares en que viven las mujeres se correlaciona con el promedio de hijos que tienen.

Agrupando los distintos niveles educativos y de bienestar, la descendencia final de las mujeres puede situarse en promedio por debajo del reemplazo o con un hijo por encima de tal umbral. Por otra parte, la fecundidad de las adolescentes ha disminuido en el período de estudio, pero continúa siendo elevada en comparación a valores alcanzados a mitad de siglo XX y en comparación regional.

Se observa una resistencia a la baja a partir de la alta fecundidad de los estratos más desaventajados; las jóvenes con menos años de educación y las que viven en hogares con más carencias son madres en edades más tempranas.

Respecto de la incidencia de la educación, la especialista indicó que son madre una de cada 4 adolescentes con 6 años de enseñanza formal.

De igual modo, aclaró que no se debe asociar el embarazo adolescente solo a las mujeres menos educadas, porque también influyen otros factores.

Las mujeres menos educadas de 45 y 49 años llegan a tener más de 3 hijos y las más educadas de la misma edad, por el contrario, no alcanzan el nivel de reemplazo poblacional.

En este trabajo, sus creadores se plantearon cambios y permanencias; las mujeres efectivamente tienen hijos en todos los territorios y estratos sociales, culminan su vida reproductiva con un promedio final de cercano a los 2 hijos y medio (por encima del reemplazo).

“Es esperable que, en los próximos años, las mujeres continúen finalizando su etapa reproductiva con valores por encima del reemplazo”, adelantó Varela.

El trabajo presentado este miércoles contó con la colaboración del Instituto Nacional de Estadística (INE), el Programa de Población de la Facultad de Ciencias Sociales, del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y de la Administración de la Universidad de la República, el Ministerio de Desarrollo Social, el Fondo de Población de las Naciones Unidas y la Comisión Sectorial de Población de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

También estuvieron presentes el subdirector de la OPP, Jerónimo Roca, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, y la directora del INE, Laura Nalbarte, y el secretario técnico de la comisión sectorial de población de Naciones Unidas, Juan José Calvo.

http://www.republica.com.uy

Hipertensión es más peligrosa en mujeres que en hombres


ES EL PRIMERO QUE TOMA EN CUENTA LAS DIFERENCIAS POR SEXO

Un estudio con 100 voluntarios de ambos sexos con hipertensión sin tratar detectó que las mujeres tienen hasta 40% más problemas vasculares que los hombres, por lo que deberían tratarse más agresivamente.

52cb28c203adf

La presión arterial elevada es uno de los problemas de salud pública más extendidos en la actualidad. En Uruguay al menos uno de cada tres personas tiene hipertensión, similar a la prevalencia mundial.

Si bien la incidencia de esta enfermedad es similar en ambos sexos, ellas sufren un mayor deterioro en su organismo. Por esto, deberían ser tratadas precozmente y en forma más agresiva que los hombres.

Esto es lo que propone un estudio sobre esta patología, que por primera vez toma en cuenta las diferencias por sexo de los afectados. Los resultados se publicaron en la edición de diciembre de la revista Therapeutic Advances in Cardiovascular Disease.

Ajustar la terapia.

“La comunidad médica pensaba que la presión arterial elevada era la misma para ambos sexos y los tratamientos se basaban en esta premisa”, dice el doctor Carlos Ferrario, profesor de cirugía del Centro Médico Wake Forest Baptist y quien dirigió la investigación.

Según explica, este es “el primer estudio que considera el sexo como un elemento a tener en cuenta en el tratamiento de la hipertensión”.

Según explica, este es “el primer estudio que considera el sexo como un elemento a tener en cuenta en el tratamiento de la hipertensión”.

Más aún, la enfermedad cardíaca es la primera causa de muerte femenina en Uruguay. Además, la tasa de fallecimientos en mujeres por esta causa es “francamente superior” respecto a los hombres, aseguró a El País Mario Zelarrayán, director ejecutivo de la Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular.

Según Ferrario, esta discrepancia entre hombres y mujeres no se entiende si se piensa que han sido tratados de la misma forma.

La doctora Mónica Acevedo, cardióloga de la División de Enfermedades Cardiovasculares de la Universidad Católica de Chile, destaca que el doctor Ferrario es un reconocido investigador en hipertensión.

Según ella, aunque el trabajo es bueno, el número de pacientes es pequeño. “Son 100, de los cuales 39 son mujeres. Pero tiene un mérito, y es que da luces para seguir investigando y empezar a comparar distintas combinaciones de medicamentos para ver cuál le sirve más a ellas”, afirma esta profesional.

El cardiólogo de Clínica Las Condes de Chile, Patricio Venegas, afirma que después de la menopausia, “los problemas cardíacos aumentan mucho en ellas. Pero, además, vemos que ellas son menos diagnosticadas y menos tratadas cuando tienen hipertensión”.

Uno de los problemas más graves de la hipertensión en Uruguay es que la mitad de quienes la padecen, “no lo saben”, comentó Zelarrayán. Mientras que las personas que saben que tienen la enfermedad, solo el 15% está “correctamente tratado”. “Es un porcentaje extremadamente bajo”, puntualizó el doctor.

Mauricio Fernández, cardiólogo de la Clínica Alemana de Chile, aseguró que las personas deben chequearse en forma periódica para controlar la presión, el colesterol y el riesgo de diabetes.

CAUSAS DE HIPERTENSIÓN

Sal

Este problema está “fuertemente influido” por la excesiva ingesta de sal. Los uruguayos consumen el doble de de lo permitido, según la Comision Honoraria para la Salud Cardiovascular. Su sitio web ofrece una guía con recetas para ponerle menos sal a las comidas que se preparen.

Sedentarismo

La población uruguaya no realiza ejercicios físicos suficientes. Según estimaciones de la comisión, si bien el sedentarismo está disminuyendo, la mayoría no practica deporte.

Tabaquismo

El 23% de la población uruguaya es fumadora, según informó el Ministerio de Salud Pública en marzo del año pasdo. Esto equivale a entre 500 y 600 mil personas. Se trata de otra gran causa de la hipertensión arterial.

Colesterol

Sus altos índices provienen, en parte, de alimentos animales como yema de los huevos, carnes, pescados y productos lácteos enteros.

Estrés

Es la respuesta del cuerpo a distintos estímulos intensos como temperaturas frías, ruidos y conflictos. La persona puede aumentar el gasto cardíaco si lo padece.

http://www.elpais.com.uy

Si algo no va bien, no dudes, pide ayuda.


p5p6p7p8

PUNTO FINAL A LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES


p1p2p3p4

Congreso internacional de Mujeres de Negro


EN LA INTENDENCIA DE MONTEVIDEO

Im

 

 

 

Bajo el lema “Ninguna mujer es campo de batalla”, con la participación de la intendenta Ana Olivera, quedó inaugurado ayer este congreso, al que concurren más de veinte ONG que presentarán entre el 19 y el 24 de agosto distintas ponencias sobre la problemática de género.

Están presentes Israel, Italia, Palestina, Congo, Colombia, Armenia, Guatemala, Argentina, Serbia, Estados Unidos, Suecia; también Naciones Unidas y miembros de etnias indígenas. En todos los casos, se pone el foco sobre esta forma de violencia mortal y las dificultades que tienen las mujeres para denunciarlo y recibir justicia, sin ser luego discriminadas por la sociedad.

En nuestro país, el colectivo se muestra en alerta por el aumento que han tenido las muertes de mujeres a manos de parejas o ex parejas, que ya ascienden a 22 en 2013.

El caso de Argentina, por ejemplo, es relevante, además, por lo llamativo de lo que ocurre: han aumentado en forma exponencial las denuncias de mujeres incendiadas por sus parejas o ex parejas después del connotado caso de un miembro de una banda de rock. Otros países se referirán a las leyes de legalización del aborto y su regulación, como es el caso de la “Mujeres” chilenas.

Para las representantes de Colombia, la pacificación es un tema primordial. Cabe recordar que la violencia de género se volvió un arma más para los grupos enfrentados en situaciones bélicas, como los Balcanes o África, donde las mujeres fueron violadas y mutiladas para mostrar dominio sobre el vencido y buscando el exterminio de la otra etnia.

Entre el público se encontraban referentes políticos y de la salud, como Mónica Xavier, E. Murro, María Julia Muñoz y Ana Lía Piñeyrúa.

http://www.republica.com.uy

Pibas de los astilleros


Paola Fierro, soldadora en el astillero y dique de la Armada.
Paola Fierro, soldadora en el astillero y dique de la Armada. 

Dos mujeres forman parte del grupo de operarios que construye la segunda barcaza para Montes del Plata.

Una estaba empleada en una panadería, la otra en una mutualista. Ninguna de las dos tenía el menor conocimiento previo de las tareas que se realizan en un astillero ni soñaba con desempeñarlas, algo que en nuestro país todavía es inusual para una trabajadora.

Dos carteles detienen la marcha. Zona militar: regístrese. Un par de hombres de uniforme observa la entrada. Para llegar hasta el astillero del Cerro hay que hacer un trecho. Alcanzar la zona de la grada (el espacio de armado de la barcaza, fuera del agua), colocarse lentes protectores y un casco blanco, y luego recién meterse en la cosa. Hay operarios soldando, otros pintando, algunos moviendo las grúas enormes que trasladan el material de acero que formará, en pocos meses, la estructura de la nave. Luego, como consecuencia de ese trabajo, habrá una barcaza de 1.100 toneladas, con 90 metros de eslora (largo, de proa a popa), 16 de manga (ancho), casi seis metros de puntal (la altura del cuerpo del buque desde la quilla hasta la cubierta) y una profundidad de bodega de tres metros. Esa estructura resistirá una carga de 5.000 toneladas (cerca de 170 camiones). La nave carece de propulsión propia; para moverla hay que remolcarla.

Y la nave va

La industria naval abarca las actividades de construcción, transformación, reparación y mantenimiento de embarcaciones. También la fabricación de motores, hélices, turbinas y todo tipo de bienes de equipo y accesorios diseñados específicamente para su uso en embarcaciones y otros artefactos flotantes, además de actividades de investigación y diseño.

A fines de julio de 2012 se terminó la construcción de la primera barcaza para Montes del Plata, que llevó cinco meses de armado. Se estima que en el momento de mayor actividad trabajaron en el proyecto alrededor de 120 personas, de las cuales 80% eran uruguayas. El proyecto actual ha llegado a emplear a unos 80 operarios y el porcentaje de mano de obra nacional es levemente inferior, según datos aportados por la Dirección de Artesanías, Pequeñas y Medianas Empresas del Ministerio de Industria, Energía y Minería.

La segunda barcaza para el transporte de madera de la empresa Montes del Plata es armada por la firma Galictio Tiferey, con mayoría de capitales españoles y un socio uruguayo. La tarea es realizada por 53 operarios, incluyendo a dos mujeres.

Otros colores

Paola Fierro tiene 31 años y vive en el Cerro de Montevideo. Despachaba panes con grasa y margaritas detrás del mostrador de la panadería del barrio. Se enteró por una amiga del llamado a operarios para la construcción de barcazas.

Se animó a pensar “¿Por qué no?”, se anotó y, como quién no quiere la cosa, quedó preseleccionada. Luego recibió capacitación en soldadura mediante un curso de ocho horas diarias, dio una prueba ante la mirada de un supervisor y quedó adentro.

La primera mujer soldadora en la industria naval en Uruguay; no es poca cosa. Para encarar este desafío le pidió apoyo a su madre, ya que debía dejar sus estudios de diseño y encarar una nueva vida.

En la prueba de ingreso, que determinó la continuidad de la experiencia, tuvo que juntar dos chapas dejando una abertura de cinco milímetros y colocar un respaldo cerámico para unirlas. “Ahí tenés que hacer la raíz [así le llaman a la unión] y luego el relleno”, cuenta Paola mientras señala una chapa terminada por ella para explicar el procedimiento, que ahora es parte de una tarea cotidiana.

El arranque en el ambiente no fue fácil. Algunos de sus amigos pensaban que no iba a durar mucho en la tarea, que el “capricho” se le iría ni bien pisara el astillero, que el trabajo era demasiado pesado para una mujer, y otro montón de “ques”.

Leticia Zinola tiene 39 años. Vive en la Unión y para llegar al Cerro combina todas las mañanas el 109 con el 76. Supo de la existencia de Galictio Tiferey por boca del esposo de una amiga, que le comentó sobre el llamado a operarios. Para ella la etapa más dura fue la de asistir al curso de capacitación laboral brindado por la empresa, porque para eso tuvo que reestructurar la jornada familiar y dejar con alguien a sus dos hijas y a un sobrino que tiene a su cargo.

Antes realizaba servicios auxiliares en la Médica Uruguaya; ahora su tarea es pintar la barcaza.

Las dos compartían el miedo a agarrar una amoladora. Nunca habían usado un soldador ni tenían nada que ver con la industria naval. Ni siquiera tenían idea de cómo se llamaban las herramientas. Paola reconoce que no deja de pedir ayuda a sus compañeros de trabajo si la necesita; Leticia dice que se maneja sola la mayoría de las veces.

“Lo novedoso es que acá no se armaban barcazas sino que se reparaban. Este modelo que estamos armando entero lleva trabajo”, comenta Paola. Gira y señala unas barras de acero grises, apoyadas en el suelo del galpón donde trabajan cuando el tiempo está amenazante. Explica que las limpian, las juntan y después las sueldan. Las barras que formarán la estructura de la popa tienen seis u ocho metros de largo. Todavía no empezaron a armar la proa porque no ha llegado el contenedor con el material que la empresa compra en Italia (ver el recuadro “A lo tano”).

A lo tano

El material con el que se arma la barcaza llega a Uruguay en contenedores desde Italia. Cuando se consultó sobre ese aspecto al jefe del proyecto, José Luis Romero, comentó: “Yo me pregunto esto muchas veces. ¿Por qué estamos trabajando con acero de Italia? Por precios habría sido más conveniente hacerlo en nuestras propias instalaciones, cortaríamos el barco en pocas semanas, embarcaríamos todo en contenedores y haríamos el traslado. Hemos tenido que comprar material en el mercado local para no parar la producción, pero los precios se disparan. Nos encontramos con los angulares prácticamente al doble del costo, sin tratamiento en la superficie, y la chapa, sin tratamiento, sale 40% más cara. Todo este material nos cuesta un dólar y un poco más el kilo, cortado, chorreado y limado, listo para montar. Aquí los angulares nos costaron 1,68 dólares, sin limar ni cortar. La chapa, igual. En Europa nos sale 0,80 dólares el kilo y aquí, 1,50. Casi el doble que en Europa. Aunque tuvimos retrasos en la entrega del material, no dejamos de traerlo. Estuvimos en contacto con proveedores regionales de Brasil también. Si la industria se va acercando y los almacenes tienen stock, está claro que eso se prevé y los números bajan. Pero para este proyecto esto está determinado así”.

Por ahora, sólo se ve una estructura muy grande de metal, de color bordó. “Todo se pinta luego de estar pulido, baldeado con agua y bien seco”. Para eso se usan máquinas de baldeo y chupadoras, explica Leticia, y adelanta que la nave va a ser pintada de rojo, azul y blanco.

Las dos visten mamelucos verdes. Los hombres están de azul. “Es porque los uniformes que usamos son los más chicos. Sólo por eso tenemos colores distintos”, comentan. Además, usan cascos especiales con máscaras, guantes, botas y cinturones. El material de los mamelucos es de tela muy resistente a las altas temperaturas.

Suena una alarma. La grúa se mueve y se enciende una luz de alerta. Los operarios se acomodan para dar paso a la grúa y evitar posibles accidentes. La industria naval es considerada la tercera más peligrosa del mundo para los trabajadores, detrás de la minería y la extracción de petróleo.

Salir a flote

Las dos trabajadoras ya han tenido algunos problemas de salud. Paola, la soldadora, sufrió una lesión en los ojos debido a las chispas que provoca la acción de las herramientas sobre el metal. Leticia cuenta que los problemas más frecuentes para los pintores tienen que ver con las 
emanaciones de gases de las 
máquinas.

Ambas destacan que parte del aprendizaje del oficio es conocer la jerga. “Nos decían ‘andá a la popa’ y nosotras nos quedábamos mirando. Ni idea teníamos de para dónde arrancar”, comentan entre risas. Ahora les transmiten el conocimiento a los recién llegados, pero afrontan algunas complejidades cuando los jefes, que son españoles, se refieren a los materiales de trabajo con palabras que en Uruguay no se usan.

Paola es la primera en señalar que las dos producen a la par de los varones. “Es que tenemos que dar el ejemplo”, acota Leticia, y comenta, como quien recuerda un chiste, que cuando empezaron algunos habrán pensado: “Éstas no sirven pa nada. No van a aprobar el curso ni a durar dos días”.

Al despedirnos, las trabajadoras buscan una frase que englobe con coherencia algo de todo lo compartido durante la mañana en el astillero del Cerro. Se miran, se sonríen y mientras dejamos atrás la popa a medio armar, aún sin proa, dicen: “La mayor satisfacción será ver cuando baje al agua y constatar que flota. Eso da una emoción tremenda”.

BUENA NOTICIA!!!


Detectan tumores de alto nivel de letalidad utilizando el PAP

LETICIA COSTA DELGADO

El cáncer de ovario mata a más de la mitad de las mujeres que afecta y no hay forma de diagnosticarlo de forma temprana, o al menos no la había. Esta semana Science divulgó un estudio que detectó cuatro de cada diez casos a través de un PAP.

Sí, de un PAP, el mismo estudio que realizan a las mujeres de forma periódica para prevenir el cáncer de cuello de útero. Al practicarlo obtienen muestras de tejido y detectan alteraciones asociadas a la conformación de estructuras tumorales.

En otros tipos de cáncer femeninos altamente agresivos como en el de mama, la realización periódica de mamografìas puede ayudar a detectar la aparición de tumores de forma temprana y mejorar la reacción ante los tratamientos.

Pero en el caso de los ovarios no existe nada similar. “El cáncer de ovario suele asociarse a un mal pronóstico; es el tumor ginecológico con una mayor mortalidad, y por tanto sería muy importante encontrar un método fiable de detección precoz”, dijo a El País Andrés Redondo, oncólogo del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

Redondo, directivo del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Ovario, visitó Uruguay en 2012 para disertar acerca de estos tumores.

Pero ¿de qué se trata el estudio publicado en Science Translational Medicine? En recurrir a las muestras tomadas en los PAP y analizar su ADN en busca de mutaciones específicas.

Tanto desde la superficie de los tumores de endometrio como de los de ovarios, escribieron los investigadores de la Universidad Johns Hopkins, se desprenden células que se desplazan por el útero. Conociendo cuáles son las mutaciones genéticas que aparecen en los tumores es posible saber si una mujer los padece o no.

Sobre esta línea, los técnicos definieron una batería de alteraciones presentes en 12 genes y asociados a los tumores. Luego, diseñaron una pequeña plataforma de análisis genético capaz de analizar las muestras.

El estudio, realizado junto a científicos de Brasil, integró a 60 mujeres de las cuales 46 padecían cáncer y 14 eran sanas. En los casos de cáncer de endometrio, lograron detectarlos todos. En quienes pedecían cáncer de ovario, obtuvieron un 41% de efectividad.

“Esta es la primera vez que se realiza un estudio genético molecular sobre muestras de PAP para detectar el cáncer de ovario y el de endometrio”, dejó en claro a El País Luis Díaz, profesor de Oncología de la Universidad Johns Hopkins y autor principal del estudio.

Por otra parte, Díaz admitió que necesitan más estudios (ya reclutaron a 1.000 mujeres) para validar la técnica y mejorar su sensibilidad. El especialista estimó que esto podría llevar unos 10 años antes de que pasar a la práctica médica.

Así y todo su estudio rompe el hielo ya que antes las posibilidades de detección precoz en el cáncer de ovario eran iguales a cero. Para los tumores de endometrio, la presencia de sangrados vaginales puede resultar un signo de alarma.

Consultado sobre el estudio, el ginecólogo argentino Diego Habich, referente en cánceres ginecológicos, se mostró entusiasmado con los resultados. “El estudio es realmente interesante. Estos dos tumores no cuentan con estudios que permitan su detección precoz, con lo cual si el método se perfeccionara podría se una herramienta de gran utilidad”, aventuró.

Habich, jefe de la Sección de Patología del tracto genital inferior del Hospital Alemán de Buenos Aires, comentó que para aplicarlo en Argentina y Uruguay habría que adaptar la forma en que se hacen los PAP.

“En el estudio se utiliza la metodología de base liquida, que toma la muestra con un cepillo, el cual se agita en un liquido especial y se procesa”, ilustró. “Nosotros extendemos las celular en un vidrio, aplicamos una tinción y la miramos al microscopio. Para que se pudiera realizar habría que cambiar la técnica a citología (papanicolaou) en base líquida”.

Así y todo, coincidieron los expertos, se trata de un estudio por de más promisorio. Una de las posibilidades, según Redondo, sería combinar la técnica con otras para obtener mejores resultados. Cada año unas 230 mujeres uruguayas contraen cáncer de ovario.

Contra cáncer de ovario y endometrio

El cáncer de ovario y de endometrio matan anualmente a 200.000 mujeres. Este es el primer estudio prometedor en cuanto a su detección precoz.

El cuarto tumor que mata más mujeres

A nivel nacional es el cuarto tumor que más mujeres mata, detrás del de pulmón, el colorectal y el de mama.

El 55% muere en menos de cinco años

El cáncer de ovario, solo en Uruguay afecta a más de 200 personas cada año. El 55% fallece en los cinco años siguientes al diagnóstico porque se descubre tarde.

El País Digital
A %d blogueros les gusta esto: