Posts Tagged ‘la muerte’

LA CRIOPRESERVACIÓN


SALUD

Inmortalidad: ¿cómo busca la ciencia cumplir un sueño?

303439_20141109175417_criopreservacion-efe

Nadie sabe muy bien lo que podría pasar si la población empezara de pronto a vivir eternamente. Un fenómeno ansiado por la sociedad, pero absolutamente contrario a las normas de la vida, que provocaría un desafío demográfico difícil de administrar. Así lo retrató José Saramago en ‘Las intermitencias de la muerte’, una novela en la que un primero de año en un país imaginario, la Muerte deja temporalmente aparcada su guadaña y los humanos dejan de morir.

Según el científico alemán Klaus Sames, el sueño milenario de la inmortalidad, sobre el que Saramago reflexiona con humor y sarcasmo en su novela, se hará realidad en unos 150 años. En este tiempo, los investigadores encontrarán la forma de “revivir” células congeladas. Además, el científico, que ha estudiado el proceso, denominado “criopreservación”, durante 18 años, confía que los cuerpos serán devueltos a la vida sin fallos orgánicos.

Por increíble que parezca, la aspiración de Sames se traduce en un negocio multimillonario que amenaza con interferir en el avance normal de la ciencia. Aunque mientras tanto, los principales grupos de investigación en EE.UU. y Rusia se enzarzan en una polémica con tintes agrios sobre el verdadero sustento de este proceso, que hasta el momento promete beneficios no demostrados.

¿Ciencia-ficción?

Francisco Roldán, socio fundador del Instituto Europeo de Criopreservación (Iecrion), una sociedad limitada que tiene como objetivo crear en España el primer centro de investigación de criopreservación, así como el primer cementerio humano de cadáveres congelados, ha asegurado en una entrevista que hoy es “imposible” devolver a la vida a personas que han fallecido, pero considera que, con las “evidencias científicas” que existen, el día de mañana sí puede ser posible.

El método consiste en bajar la temperatura del cuerpo hasta los -130 grados, extraer la sangre e introducir en su lugar un líquido criogénico, “una especie de anticongelante”, aclara el socio fundador. Así, se evita que se formen cristales de hielo que rompan las “estructuras celulares”.

Finalmente, el cuerpo se introduce en una cápsula especial llena de nitrógeno líquido, donde queda vitrificado o “cristalizado” en tres dimensiones: “Una imagen mucho más agradable que un cadáver lleno de gusanos”, apunta Roldán.

Para ser criopreservado es imprescindible que el fallecimiento se produzca por muerte natural o por enfermedad, pues este procedimiento no es posible en caso de accidente grave, cuando el cuerpo queda muy dañado, o en aquellos casos en los que se requiera practicar una autopsia.

Porque, según el socio de Iecrion, las personas se “despertarán” en perfectas condiciones psicofísicas: “Si una persona ha fallecido con 90 años en la cama sin poder moverse, cuando se recupere, habrá rejuvenecido”.

Roldán, consciente de que lo que cuenta es casi “ciencia-ficción”, explica que los descubrimientos científicos siempre suenan utópicos hasta que son demostrados: “Si hace veinticinco años yo hubiera dicho que iba a existir un aparato como el iPhone 5, nadie me hubiera creído. La criopreservación es igual, pero nosotros consideramos que, si no probamos lo imposible, jamás sabremos a dónde llegan los límites de lo posible”.

“Los que creemos en la criopreservación -añade el socio de Iecrion- nos moriremos con la conciencia tranquila, sabiendo que vamos a tener una oportunidad; si no existiese la criónica, la oportunidad sería cero, según nosotros, que no seguimos ningún dogma religioso”.

Una alternativa a la muerte

Actualmente, existen solo tres organizaciones en todo el mundo que ofrezcan este servicio: el Cryonics Institute (CI) en el Estado norteamericano de Michigan, Alcor en Arizona y el KrioRus en Rusia.

En otros países, sí operan empresas privadas de criopreservación de tejidos, como los de los cordones umbilicales, pero no de cadáveres. En parte, porque las normativas que regulan la actividad funeraria no han normalizado todavía esta actividad.

El precio ronda los 150.000 mil euros (191.000 dólares), aunque esta cantidad varía en función de la edad de los usuarios, que deben tener entre 18 y 40 años. A pesar de su elevado coste, ya son 1.000 los cuerpos en EE.UU que se encuentran criopreservados, y 2.000 personas más han solicitado ser conservados cuando fallezcan. El interés por la criopreservación aumenta cada día, porque, aunque el proceso hoy en día es imposible, contribuye a superar el miedo a la muerte que comparten casi todos los seres humanos cuando alcanzan determinada edad.

Uno de los mitos más extendidos en el mundo es que Walt Disney fue una de estas personas, obsesionadas por prolongar ad infinítum la vida del cuerpo, ya que antes de fallecer manifestó su deseo por que hubieran practicado con él un proceso de criopreservación. Lo cierto es que la familia decidió que ese era un “capricho” tan infantil como sus dibujos animados y que lo que procedía era la cremación. Así lo explica Peter Stephan Jungk en una biografía novelada que narra los últimos meses de la vida del dibujante.

El miedo a la muerte y el interés por la ciencia también empujaron a Dalí a creer en la inmortalidad. Como su admirado Walt Disney, el pintor aspiraba conseguirlo manteniendo congelado su cadáver. EFE

 

 

Primera denuncia por ley penal empresarial es contra la IMM


Adeom sostiene que fue un accidente laboral y pide que se indague

El secretariado ejecutivo de la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (Adeom) resolvió por unanimidad denunciar penalmente a la Intendencia de Montevideo (IMM) por la muerte de José Bustabad, el mecánico jefe de la Usina 3 de la Unidad Región Montevideo Este, que se cayó mientras reparaba una luez de la parte superior de un camión y falleció horas después. Su familia está dispuesta a sumarse a la denuncia, informó la presidenta del gremio, Elena Lequio.

ana-olivera_265119

“Ellos (por la comuna) se basan en el tema médico y nosotros en la seguridad laboral. La Justicia determinará cuál fue la causa y cómo murió”, dijo Lequio a El Observador.
Será el juez penal el que determine si el caso entra o no dentro de la  ley penal del empleador y qué jerarca municipal deberá declarar sobre las normas de seguridad en la Usina 3.

La abogada María de la Fuente dijo que reclaman la investigación de los hechos. Si bien coincidió con los juristas que han señalado que el caso no se inserta en la norma porque sanciona la ausencia de normas de seguridad y no la muerte, “sí puede haber concurrencia de delitos, porque en una primera fase pudo haber ocurrido el delito de peligro pero al producirse una muerte se pueden imputar figuras ya existentes” en el Código Penal, indicó en relación al homicidio culposo.

La IMM aportará hoy más elementos en una conferencia de prensa que dará esta mañana, para reafirmar que murió por una patología vascular preexistente más una “aspiración aérea masiva” de diversos líquidos depositados en el interior de la canaleta a la que cayó. El director del Departamento de Desarrollo Ambiental, Juan Canessa, señaló, además,  que la altura de “dos metros” no puede considerarse como peligrosa.

Respecto a la altura, Lequio se refirió a que el ministro de Trabajo y Seguridad Social, José Bayardi, médico de profesión, le explicó al sindicato que un ser humano puede morir al caerse del equivalente de su propia altura. “Puede medir 1,50 metros y caerse de un escalón de 10 centímetros y desnucarse”, ilustró la dirigente.

El trabajador perdió el equilibrio cuando estaba encaramado a la parte trasera del vehículo sin que tuviera ningún elemento de sujeción a una altura aproximada de “tres metros”, según se lee en la resolución municipal que le encomienda a la Unidad Sumarios la realización de una investigación administrativa.
La denuncia será presentado hoy, según informó a El Observador la abogada del sindicato. También indicó que el trabajador no tenía ninguna enfermedad ni cardiaca ni vascular previa; en cambio, Bustabad practicaba deportes con regularidad y era profesor de karate.
Lequio agregó que la Inspección General del Trabajo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social sigue investigando el episodio bajo la carátula de accidente laboral aunque todavía no se tiene la información suficiente para determinar las causas de la caída.

En la resolución municipal del 28 de abril se lee que el funcionario sufrió una caída “desde una altura aproximada de tres metros” y que, a partir de que se conoció el hecho, el Servicio de Salud y Seguridad Ocupacional envió un técnico prevencionista para la realización de un primer informe. También se explica que el episodio fue registrado por las cámaras de seguridad sin que haya otros testigos.

Bustabad fue encontrado tendido “bocabajo sobre una de las canaletas existentes para pluviales” de la usina, según el comunicado oficial, entre 14 y 16 minutos después de su caída.
Si bien había trascendido que no estaban asegurados los votos de los seis miembros del Ejecutivo afiliados al Partido Comunista, más reacios a responsabilizar a la jefa departamental, también comunista, Lequio dijo a El Observador que esa presunción se debió a un “problema de información” entre todos los integrantes.

http://www.elobservador.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: