Posts Tagged ‘la familia’

La importancia de hablar de sexo con tus hijos


La vida cotidiana nos brinda muchas oportunidades para hablar de sexo con nuestros hijos. Como padres debemos marcar una diferencia. Al charlar constantemente con nuestros hijos podemos construir relaciones sólidas con ellos y fijarles expectativas y límites que les sean claros para asegurarnos de que lleven una vida sana y gratificante.

hablar-de-sexo-con-nuestros-hijos-750x377

La sexualidad es una faceta de la vida que está relacionada con nuestra forma de ser y de la manera en la que nos relacionamos con otras personas y con nosotros mismos. De acuerdo con Sigmund Freud, la sexualidad “rodea todo lo que somos, por esto la sexualidad no es una cosa que aparece de pronto en las personas adolescentes, jóvenes o adultas”, por lo tanto la familia, la crianza, la educación, así como la edad, entre otros aspectos, son factores que inciden directamente en cómo cada persona vive la sexualidad. Podemos hablar de sexo con nuestros hijos y ayudarlos a tratar temas relacionados desde que son pequeños y durante toda su vida.

Hablar con los niños sobre sexualidad puede resultar incómodo al principio. Existen muchas formas de iniciar conversaciones relacionadas al tema. Recuerdo que cuando mi hijo tenía 7 años, luego de ir por él al colegio me comentó que un compañero de clase había dicho una mala palabra: la “S Word” y “cuál es esa le pregunté”, me respondió: “SEX”.

Inmediatamente le hablé:

– Mami: “¿Quién te dijo que es una mala palabra? Sexo no es una mala palabra”.

– Hijo: “Bueno no es malo. Malo es lo que hacen”.

– Mami: “¿Y qué es lo que hacen?”

– Hijo: “Que los novios se vuelven como loquitos, se quitan la ropa y se besan…”

¡Sentí como si me hubiesen lanzado un balde de agua fría! Mi bebé, mi chiquito de 7 años, mi castorcito que a penas se le caen los dientes, hablándome ya de sexo. Jamás pensé que esta conversación llegaría tan rápido y tan casual. Respiré, mantuve la calma y traté de usar palabras de modo que él se sintiese cómodo a su nivel de entendimiento.

Le aclaré que no es malo, que tampoco es una grosería, pero que los niños no “hacen” sexo, solo los adultos. El sexo es la manera en que los adultos expresan mucho su amor y por lo tanto no puede ser nunca malo. Hasta ese momento no le contesté más allá de lo que me preguntó y al llegar a casa empece a bucar bibliografía, referencias, videos que me dieran más herramientas para poder explicarle mejor.

Si bien hoy en día vivimos en un mundo tan sexual, donde hay mensajes por todos lados (radio, TV, comiquitas, música) nuestros hijos no reciben mucha información útil al respecto. Los medios de comunicación, no distinguen la edad de su público. Somos los padres los que debemos ejercer el papel de filtro de las informaciones para nuestros hijos. Debemos crear un canal abierto de comunicación con ellos, vigilar de cerca el entorno y sus actividades para orientarlos cuando sea necesario.

Después que Fabio nos inició en el tema del sexo fui en la búsqueda de buenas literaturas para mejorar mi explicación. Y les confieso que fue difícil, pero a la final lo logré y encontré una serie de libros fantásticos bajo la autoría de Robie Harris, que explican junto con ilustraciones todo lo referente al nacimiento, bebés, el cuerpo humano, la familia y sobre educación sexual. Son, en definitiva, muy útiles para hablar de sexo con nuestros hijos.

Son 3 tomos y cada uno está diseñado para cada edad:

It’s Not the Stork! (No es la cigüeña) Una guía introductoria que responde a todas las interrogantes que los niños y las niñas se han hecho acerca de la natalidad, el amor, el sexo, la reproducción o la familia. Excelente para niños de 4 años en adelante.
I’t So Amazing! (Es alucinante) Para niños desde los 7 años en la que se explica con palabras más apropiadas a la edad sobre la preconcepción, la familia y otros temas de interés relacionados con la función del sexo y los mecanismos de la reproducción. Temas manejados con naturalidad y sencillez.
It’s Perfectly Normal! (Es perfectamente normal) Un encantador libro para los jóvenes adolescentes 10 años en adelante referente a lo relacionado con la pubertad.
Recomiendo estos libros 100%. Y si tienen otros títulos para compartir no dudes en escribir tus comentarios.

Fabiola Borges es una periodista venezolana que vive en Panamá. Sus intereses se orientan hacia los temas familiares y los desarrolla en su blog Mommy bitacora. @fabiborges

El síndrome de Diógenes en la capital


DEFENSOR DEL VECINO SOLO PUDO INTERVENIR EN 24 DE LOS 44 CASOS

SindromeDeDiogenes

Las dos terceras partes de los enfermos, tienen más de 60 años, indican los especialistas.

Se constataron 44 casos en Montevideo de personas que padecen el llamado síndrome de Diógenes, que consiste en la acumulación de residuos en los hogares. De esos casos, unos 24 fueron intervenidos por las autoridades sanitarias departamentales y nacionales, lo que terminó con 19 internaciones en el Hospital Vilardebó y una derivación a una institución privada.

Esa es una de las principales conclusiones de un estudio titulado “Síndrome de Diógenes: Impactos en el sujeto, la comunidad y los abordajes estatales”, presentado ayer.

El psicólogo Nicolás Bottinelli, a cargo del estudio, sostuvo que la enfermedad es un “fenómeno psicosocial complejo con impacto a distintos niveles”, que se caracteriza por la acumulación problemática de residuos orgánicos e inorgánicos, animales, el autoabandono de la persona y el aislamiento social progresivo.

Según el especialista, las dos teceras partes de los enfermos tiene más de 60 años, mientras que el resto oscila entre los 40 y los 60 años de edad.

Asimismo, informó que desde la detección del caso hasta la actuación de las autoridades puede haber seis o siete años.

En tanto, el defensor del vecino de Montevideo, Fernando Rodríguez, sostuvo que los equipos de salud deberían acompañar más los procesos de recuperación de los pacientes con la enfermedad.

A su entender, no hay seguimiento de los pacientes y ello implica que las personas reincidan en la acumulación de basura.

Asimismo, dijo que la intervención hospitalaria debe ser “la menor posible y como último recurso”.

“Se necesitan dispositivos terapéuticos y de orden de la vida cotidiana que se aproximen al hogar”, afirmó.

¿Qué es el síndrome de Diógenes?

El síndrome de Diógenes es un trastorno obsesivo derivado de un desorden psiquiátrico que se caracteriza, primordialmente por la acumulación compulsiva de basura y objetos de cualquier tipo. Este padecimiento afecta principalmente a personas de edad avanzada y que viven solas sin importar su condición social, quienes pierden la capacidad de tomar decisiones y diferenciar entre un objeto y otro, ya que no los consideran como desechos, sino como cosas que pueden servir o ser usadas nuevamente en el futuro saturando así su espacio con cosas inservibles.

Entre otros síntomas se encuentran el abandono del hogar y la higiene personal, la reclusión en el hogar por lo que rara vez sale a la calle y cuando llega a hacerlo es porque realmente tiene necesidad, así mismo este se acompaña de un asilamiento social y gusto excesivo por estar solo, además de rechazar ayuda externa.

Causas del síndrome de Diógenes

Las causas que pueden generar el síndrome de Diógenes dependen en gran medida de factores que se derivan del ritmo de vida de las personas, lo cual quiere decir que influye el estar pasando una crisis económica, el rechazo de la familia o la muerte de un pariente cercano, puede originarse a raíz de otros trastornos mentales debido a las patologías que producen los mismos o bien puede ser hereditario.

Aunque los primeros síntomas suelen aparecer entre los 20 a los 30 años de edad, esta enfermedad puede empezar a cualquier edad y en cualquier momento.

http://www.republica.com.uy

Cuidados Paliativos: “No nos han enseñado a usar la morfina”


La directora del Sistema Nacional de Cuidados Paliativos del MSP, Gabriela Píriz, afirmó que el fármaco se usa menos de lo que recomienda la OMS

Los datos oficiales revelan que solo el 18 % de los pacientes recibió los cuidados paliativos que necesitaba. ¿Por qué sucede esto?
hombre-con-dolores-de-parto_278931

Primero porque a pesar de que era una prestación obligatoria del sistema, nunca se efectivizó. Si no tienen la obligación, los prestadores no lo desarrollan. Además es una disciplina relativamente nueva. Es como todo lo nuevo. Cuando surgieron otras especialidades, costó un poco. Y esto también va a costar, pero va a salir y en unos años vamos a tener cuidados paliativos para todo el mundo. Hay que hacer un cambio cultural y hay que mostrar que los pacientes no se mueren con la mejor calidad de atención. Los médicos tratan a todos los pacientes; no es que los abandonan. Pero hay que darles otras herramientas e institucionalizar los cuidados paliativos.

¿Cuál es el cuidado ideal?

Que el paciente reciba la atención para todos los problemas físicos que tiene, para los problemas sociales, psicológicos, espirituales; que se atienda a la familia, que pueda morir en paz, preferentemente en su domicilio, que se puedan cumplir sus últimas voluntades. Y manejar el dolor, sobre todo en los pacientes con cáncer, que sufren dolor severo en 80 % de los casos.

Según los datos, la disponibilidad de morfina en las instituciones es buena. Sin embargo, no se les da a los pacientes. ¿Por qué?

Fundamentalmente es por falta de formación, por falsas creencias en torno a la morfina, y también en parte por todos los hechos que han sucedido y que han teñido al uso de la morfina de una situación más complicada. En lo personal pienso que lo básico es la falta de formación. En cuanto los profesionales se forman en los cuidados paliativos, el consumo de morfina empieza a subir y los pacientes empiezan a ser bien tratados.

¿Qué efectos adversos tiene la morfina?

Es un fármaco seguro que no tiene efectos secundarios, excepto el estreñimiento. Alguna vez puede dar vómitos al inicio, pero es muy ocasional. Y nada más.

¿Qué es, en definitiva, lo que no saben los médicos?

No nos han enseñado en la Facultad a manejar la morfina. Por suerte, eso se está revirtiendo ahora. Pero yo aprendí a usar la morfina 13 años después de recibida. Antes no la conocía. No es un fármaco de uso común.

¿Y es difícil aprender a usarla?

No, para nada. La insulina es más complicada, tiene más riesgos, pero todo el mundo la usa y nadie le tiene miedo. Ahora se generó una Unidad Docente Asistencial en ASSE y Facultad de Medicina. Vamos a empezar a trabajar en todos los hospitales donde hay estudiantes de pregrado: Maciel, Pasteur, Clínicas y Pereira Rossell. En la primera etapa vamos a trabajar en el Maciel y en el Hospital de Niños del Pereira Rossell, que es donde hay unidades ya formadas. Y estamos haciendo llamados a concurso para organizar las otras unidades. Van a hacer las dos cosas: asistir pacientes y enseñar cuidados paliativos.

La Organización Mundial de la Salud recomienda administrar 60 miligramos por día a los pacientes con cáncer terminal, pero en Uruguay reciben 9,5 miligramos. Esto deja al país en una posición bastante mala.

Si, por eso el plan nacional y toda la movida que estamos haciendo hace años. Estoy segura de que si el año que viene medimos el mismo indicador, va a haber aumentado. Porque en la medida que los profesionales vayan aprendiendo, va a aumentar el consumo de morfina y los pacientes van a estar mejor. Es automático. Cuando comenzamos en el Maciel no se consumía nada. Ahora se usa muchísimo, tanto que ni lo medimos. Si bien las cifras iniciales no son buenas, es lo que ha pasado en todo el mundo. La importancia que tienen es saber dónde estamos parados, y de ahí en adelante solo cabe mejorar. No hay forma de empeorar.

El plan está pensado en varias etapas. Hoy en día, ¿qué pueden pedir los usuarios?

Tienen que reclamar la asistencia. Que los vea algún médico o enfermero que conozca de esto. Si sus instituciones no tienen deberán contratar afuera. Pero en la mayoría de ellas hay alguien que sabe. Tendrían que tener esos recursos hace tiempo, pero bueno. Ahora estamos trabajando con los prestadores en los que no hay para ver cómo cubrimos la brecha. Va a ser un proceso. Lo bueno es que todos están ávidos por empezar a trabajar.

http://www.elobservador.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: