Posts Tagged ‘Instituto Nacional de Evaluación Educativa’

Uruguay acentúa el rezago educativo


CRISIS EDUCATIVA

Uruguay ha acentuado su rezago educativo en los últimos años. Además, en América Latina es de los países con mayor brecha entre estudiantes de contextos muy favorables y los de más bajos recursos.

B4XQXuv

El 80% de los liceales que abandona lo hace por aburrimiento. Foto: Archivo El País

Así surge del primer informe sobre el estado de la educación en Uruguay, que presentó ayer el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEEd), que subraya que el mayor presupuesto destinado a la educación en la última década no ha derivado en una mejora en la calidad de la enseñanza.

El informe recuerda que el gasto total en educación (tanto público como privado) alcanzó el 6,2% del PBI en 2012; en 2004 era del 4,5%. Sin embargo, considerando el total del gasto en educación con relación al PBI, Uruguay todavía se encuentra en un ratio inferior al de varios países de la región y del resto del mundo. En 2010 el gasto total en educación se situó en el 5,3% del PBI en Uruguay, mientras que en países como México, Chile y Argentina estuvo por encima del 6%.

La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) concentra el 69% del gasto público en educación. Este gasto se destina en un 81% a remuneraciones, 10% a funcionamiento y 9% a inversión. El gasto en remuneraciones en la educación pública aumentó un 123% en términos reales con respecto a 2004. El 61% de este aumento se explica por el crecimiento de los salarios, en tanto que el 39% obedece a la expansión de los servicios (más cargos y horas docentes). Los gastos de funcionamiento aumentaron en términos reales un 48,8% con respecto a 2004 y las inversiones un 76%.

“En la próxima década —dice el informe— el país deberá continuar incrementando la inversión en educación, pero deberá hacerlo de un modo cada vez más eficiente, analizando cuidadosamente la distribución de los recursos entre distintas alternativas de política educativa. Asimismo, debería vincular un esfuerzo sostenido de mejora salarial con reformas en la concepción y condiciones del trabajo docente”.

Logros insuficientes.

El INEEd indica que más allá de los avances registrados, persisten problemas tanto en materia de finalización de ciclos como de aprendizaje.

“Un primer problema crucial son las bajas tasas de finalización de la educación media, tanto básica como superior, que colocan a Uruguay en una posición rezagada con relación al resto de los países de la región. Esta situación, además, afecta en forma desigual a la población de distintos quintiles de ingreso, perjudicando a los de menores ingresos”, sostiene el informe.

El INEEd se apoya en los resultados de las pruebas PISA, que para Uruguay muestran que los desempeños académicos en matemáticas, ciencias y letras entre estudiantes de 15 años se divide casi a la mitad entre quienes cuentan con las competencias mínimas y quienes carecen de ellas.

En matemáticas el 44% de los estudiantes logra, al menos, llegar al nivel 2 (mínimo necesario en la escala PISA). En lectura lo logra el 53%, y en ciencias el 54%.

Solo el 7% alcanza a resolver correctamente ejercicios que implican mayores niveles de reflexión y complejidad, característicos de un nivel alto de desempeño (niveles 4, 5 y 6).

En todas las áreas la proporción de estudiantes que no alcanza el nivel 2 de desempeño aumentó entre 2003 y 2012, mientras la proporción de estudiantes con desempeños altos se mantuvo o descendió levemente según el área evaluada. En matemática, la proporción de estudiantes que no cuentan con las competencias mínimas establecidas por PISA aumentó 8 puntos porcentuales (48% en 2003 a 56% en 2012), y descendió la proporción de estudiantes con altos niveles de competencia matemática desde un 11% en 2003 a casi un 7% en 2012.

“De acuerdo con los resultados de la participación en PISA, el país no logró combinar un aumento de la cobertura con una mejora en los logros académicos, sino que tuvo un descenso en los desempeños y un aumento del rezago académico del estudiantado de 15 años en 2012”, dice el informe. Y agrega: “Si bien Uruguay no se destaca por ser de los países con mayor desigualdad social en la región, sí es de los países con mayor diferencia en los logros educativos según factores socioeconómicos y culturales de América Latina”.

En 2012, mientras el 14,1% de los estudiantes que asistía a centros con entorno sociocultural muy favorable no alcanzaba a resolver problemas con números enteros, interpretar literalmente los resultados o extraer información de una sola fuente —características del nivel 2 de competencia matemática de PISA—, este porcentaje ascendió al 87,1% entre los estudiantes que asistían a centros con entornos muy desfavorables.

El “aburrimiento” lleva al abandono

Pedro Ravela, director ejecutivo del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEEd), propuso hacer los programas “más pensados no en las materias sino en lo que el estudiante necesita aprender”.

Ravela presentó los desafíos que se abren para el sistema. Primero mencionó la modificación de la matriz curricular del sistema a través de una nueva forma de trabajar con los estudiantes de modo de retenerlos en el sistema.

Uno de los aspectos clave del informe es que aconseja definir mejor los aprendizajes. Los programas están “muy pensados” desde los temas a enseñar y no desde lo que los estudiantes quieren aprender. “Hay problemas para hacer que lo que se enseña sea relevante para los jóvenes”, remarcó. “Hay dificultades en los vínculos de los jóvenes con las instituciones educativas. Los alumnos son adolescentes y la principal motivación no es ir a aprender geografía, matemáticas o historia, sino ir para estar con sus pares. Para muchos jóvenes el liceo es el principal lugar para socializar”, analizó.

“El 80% de los jóvenes que dejan el sistema educativo no lo hacen tanto por problemas personales, sino por problemas de motivación y desinterés en lo que el sistema ofrece. Ahí hay un tema a resolver porque no alcanza con ir a buscar a los que se van, sino que hay que modificar lo que les ofrecemos dentro del sistema para que no se vayan”, dijo.

Acuerdos fallidos y falta de definiciones

Uno de los problemas centrales de la educación “deviene de la combinación de la escasa especialidad con respecto a quién es el responsable de definir las políticas educativas y dar cuenta de su implementación”, dice el informe de la INEEd. Esta situación, agrega, lo que hace es complicar acuerdos a largo plazo. “Durante estos 5 años se lograron algunos acuerdos interpartidarios de alcance limitados; se llevaron adelante instancias de negociación a nivel político-partidario por un lado y con los sindicatos por otro, que derivaron en líneas paralelas que nunca se encontraron; no se profundizó ni se continuó con la elaboración del Plan Nacional de Educación”, afirma el INEEd.

En segundo lugar, el informe agrega que la falta de avances “muestra debilidades para la conducción política y técnica de la educación, y pone de manifiesto la insuficiencia de espacios institucionales para el trabajo de cuadros calificados para la construcción y gestión de la política educativa”.

También plantea la necesidad de mecanismos más ágiles para la construcción de acuerdos que los seguidos hasta ahora. “Un Plan Nacional de Educación no puede ser elaborado en un congreso”, señala el informe.

Diez desafíos y preguntas para el debate

El INEEd plantea cinco grandes desafíos para la próxima década, para los cuales se requiere de una “fuerte voluntad política”. Estos son: la estructura, relevancia y sentidos de la educación media; las condiciones para el ejercicio de la profesión docente; la conducción y gestión de la educación; el fortalecimiento de los centros educativos; y la formulación y rendición de cuentas con relación a las políticas educativas.

“La cuestión que la política educativa debe abordar no es la modificación de los indicadores (bajar las tasas de reprobación y abandono o mejorar los resultados PISA), sino resolver los problemas de fondo que los generan y que están en la propia estructura del sistema educativo, en su régimen académico, en la concepción de los saberes que están instalados en este nivel de la educación y en el modo en que está organizado el trabajo docente y el funcionamiento de los centros educativos”, señala el INEEd.

Además plantea varias interrogantes: ¿Hay un exceso de tolerancia en Primaria? ¿Hay un exceso de exigencia en Educación Media con relación a contenidos poco relevantes? ¿Estamos evaluando a los estudiantes de manera apropiada, justa y con relación a saberes y capacidades relevantes? Estas preguntas dejan abiertos temas que deberían ingresar en el debate”, afirma.

http://www.elpais.com.uy/informacion/uruguay-acentua-rezago-educativo.html

Mitad de liceales sin habilidades en lectura


PISA 2012

Solo el 24% de los estudiantes se ubicaron en lectura entre los niveles básicos, ni uno en el nivel más alto

estudiantes_1386360618

Matemática no es la única área en la que los estudiantes uruguayos de educación media presentan dificultades. La prueba Pisa 2012 también dejó en evidencia los problemas de aprendizaje que existen en lectura, donde el 47% de los alumnos se ubicó por debajo del nivel 2, considerado como el umbral de competencias. Los estudiantes que se encuentran por debajo de este nivel son aquellos que no cuentan con las competencias mínimas para insertarse en la sociedad moderna.

En tanto, el 28% de los alumnos participantes se ubicó en el nivel 2. Se estima que estos estudiantes logran realizar un nivel básico de inferencias, comprenden relaciones, construyen significados y pueden reflexionar a partir del texto y los conocimientos previos.

Sin embargo, un artículo publicado por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed) señala que los jóvenes “con bajas habilidades en lectura seguramente tengan muchas dificultades para lograr culminar la enseñanza media y muchos de ellos abandonarán sus estudios”.

“Y, sobre todo, muchos tendrán dificultades para alcanzar algunos niveles de abstracción y comprensión del mundo en el que viven”, afirma.

En tanto, tan solo el 24% de los estudiantes que participaron de la evaluación lograron ubicarse en lectura entre el nivel 3 y 5. En el nivel 6 (el más alto) no se ubicó ningún alumno uruguayo.

Estas cifras contrastan con los resultados obtenidos por los países de la OCDE, donde solamente el 18% de los estudiantes se ubicó por debajo del nivel 2. El 23,5% lo hizo en el nivel 2, el 57,3% entre los niveles 3 y 5 y el 4,4% en el nivel 6.

La omisión y la actitud
La prueba Pisa 2012 focalizó la evaluación en Matemática, por lo que los datos que se puedan obtener sobre las destrezas en lectura no son tan pormenorizados. El indicador que hasta el momento se conoce es el de las omisiones, es decir, la cantidad de veces que los jóvenes no dieron respuesta a una pregunta.

Mary Sánchez, coordinadora nacional del programa ANEP – Pisa, dijo a El Observador que el porcentaje de omisiones en lectura es importante, al igual que lo fue en matemática.
En Pisa 2012 los registros de omisión de los estudiantes uruguayos son -en algunos casos- cinco veces mayores al del resto de los alumnos de los países de la OCDE.

Sánchez señaló que el porcentaje de omisión en los ejercicios abiertos, donde los alumnos deben producir una respuesta, es mayor que los ejercicios cerrados, donde los estudiantes deben elegir entre una serie de opciones ya dadas. “La omisión está relacionada con la actitud. Ante ejercicios que implican más trabajo, los alumnos no responden”.

 

 

La importancia de leer para aprender

 

El profesor de la Universidad de New Brunswick (Canadá), Douglas Willms ofreció días atrás una conferencia sobre las dificultades en la adquisición de las habilidades de lectura. Según el artículo del Ineed, Willms señaló que las habilidades de lectura son un resultado acumulativo de todo lo que sucede desde que el niño nace, incluso desde antes del nacimiento.

Explicó que el consumo de alcohol, el tabaco y las drogas por parte de la madre, como el nacimiento prematuro o embarazo con complicaciones son factores de riesgo.  En el correr de la vida también inciden el estilo de crianza de los padres, la existencia de depresión en la madre, el funcionamiento de la familia y el involucramiento con el hijo. El experto aseguró además que cuando los niños ingresan a educación inicial con un lenguaje y habilidades de comunicación desarrolladas, sus progresos en lecturas serán mayores.

Willms señaló la importancia de que en tercer año de escuela (a los 8 o 9 años), el niño pueda pasar de “aprender a leer” a “leer para aprender”. El experto afirmó que luego de esa edad al niño no se le va a enseñar cómo leer, sino que va a tener que aprender a partir de la lectura. Por lo tanto, aquel alumno que no sepa leer cada vez va a quedar más atrás que sus compañeros, va a obtener bajos resultados académicos y logrará un menor compromiso con la escuela.

El experto afirmó que la capacidad de comprender un texto escrito es vital para continuar avanzando en los ciclos educativos y apuntó que la detección precoz de los alumnos que presentan dificultades para adquirir las habilidades que requiere la lectura es  fundamental.

http://www.elobservador.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: