Posts Tagged ‘Instituto de Regulación y Control del Cannabis’

Marihuana: advierten de los riesgos en el negocio


RENTABILDAD: ACUSAN AL GOBIERNO DE NO OFRECER SEGURIDAD

La marihuana recreativa es considerada un negocio de riesgo. Mientras el gobierno exige una inversión elevada, no asegura una compra mínima. El prosecretario de Presidencia, Diego Cánepa, aseguró que el IRCCA es quien debe resolver.

5461516e9a65c

Cánepa aseguró que el IRCCA es quien debe resolver. Foto: Reuters.

“Hoy ya están en aplicación más de dos terceras partes de la ley. Lo que se está terminando es el decreto de la marihuana no medicinal y el decreto del cáñamo”, dijo Cánepa, quien adelantó que no maneja una fecha exacta para el inicio de la venta en farmacias.

El prosecretario de Presidencia y presidente de la Junta Nacional de Drogas aclaró que no es él quien está tratando el tema, sino el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA). “Yo entiendo que soy el presidente de la Junta Nacional de Drogas, pero la información que yo recibo es que quien tiene la responsabilidad por la ley que se votó en el Parlamento en diciembre pasado y luego reglamentamos, es el IRCCA”, aseguró.

El IRCCA, en tanto, mantiene una política de pocas palabras, cuestión criticada incluso por quienes participaron del llamado a cultivadores. Estos no son atendidos por el IRCCA ni han recibido ninguna indicación respecto a fechas o próximos pasos a seguir.

Riesgo.

Una fuente vinculada al proyecto aseguró a El País que existen otras preocupaciones, además de la fecha de venta de la marihuana en farmacias. “Para satisfacer la demanda del gobierno, hay que hacer una inversión importante de aproximadamente US$ 1,5 millones. Sin embargo, las instalaciones serán hechas en tierras del gobierno. En caso de que el proyecto no funcione, la inversión no es recuperable”, dijo esta fuente a El País.

El gobierno asignará un mínimo de una hectárea por productor y elegirá, de los 18 que pasaron la primera etapa, entre tres y cinco productores.

El predio no cuenta con agua corriente. El acceso al agua para riego y otros fines se prevé mediante la perforación de pozos. Cada licenciatario será responsable por las instalaciones eléctricas y el costo derivado de su uso dentro de su unidad productiva. No se prevén tarifas diferenciadas para los productores.

Otra de las preocupaciones ronda sobre la rentabilidad del negocio.

“El Estado no te garantiza la compra del producto. Entonces, vos hacés una inversión de un millón y medio de dólares, estás preparado para producir las dos toneladas que te piden y, si no te dan una garantía de que alguien te la va a comprar, te fundís en dos días”, dijo a El País. “No hay modo de tener certeza para realizar la inversión”, puntualizó.

Según el involucrado, es imposible estimar cuántas personas optarán por registrarse para comprar la droga.

Con el modelo actual, “recuperás tu inversión en unos cinco años. No es un buen negocio”, dijo.

Medicinal.

La misma fuente reveló a El País que la mayor parte de los oferentes se interesó en la marihuana recreativa como primer paso para ingresar en el mercado de la marihuana medicinal.

En este caso, la droga se vende a unos diez dólares en gramo, diez veces más que lo que se venderá la marihuana recreativa en las farmacias.

“Los costos de producción son parecidos. Es el precio lo que hace la diferencia”, dijo.

Según la fuente, hay interés de varios países en comprar. El gobierno mantuvo conversaciones con extranjeros interesados en producir marihuana medicinal en el país. Además, manifestó interés en ser un país exportador de la droga.

“Imposible vender antes de marzo”

Una fuente vinculada estrechamente con la venta de marihuana en farmacias dijo a El País que es imposible comenzar a vender la droga antes del mes de marzo.

Aunque se defina mañana quién cultivará la droga, “entre que se ponen los invernaderos, se planta y se termina todo el proceso es mucho tiempo. Es imposible llegar a las farmacias en marzo”, afirmó.

El plan actual del gobierno es llegar a vender la droga en las farmacias antes del cambio de gobierno. Los dos candidatos que se disputarán el balotaje mostraron objeciones a la regulación. Mientras Tabaré Vázquez objetó la venta en farmacias, Luis Lacalle Pou se opuso en general a la ley.

http://www.elpais.com.uy/informacion/marihuana-advierten-riesgos-negocio.html

Obligan a tener seguridad a clubes de marihuana


PROHIBIDO UBICARSE A MENOS DE 300 METROS DE LICEOS

El Instituto de Regulación y Control del Cannabis difundió la reglamentación a la que deberán ceñirse los clubes que pretendan incursiones en el autocultivo de marihuana, poniendo el énfasis en la seguridad interna.

Marihuana

La reglamentación establece que los responsables de los clubes deberán declarar días y horario de su actividad al momento de registrarse en el Instituto de Regulación y Control del Cannabis, pudiendo solicitar autorización en caso de necesitar una habilitación especial.

La sede del club no podrá estar instalada a menos de 300 metros de los centros de estudio con población menor a 18 años, ni de Centros de Atención y Tratamiento de Adicciones.

Se prohíbe la ocupación o uso del espacio público adyacente al local mediante sillas, mesas, toldos; manteniendo el exterior del mismo y sus inmediaciones en las debidas condiciones de higiene. También queda prohibido realizar cualquier actividad, salvo las de mantenimiento y limpieza del local, fuera del horario fijado para las actividades.

La reglamentación advierte que no podrá realizarse ninguna publicidad de la actividad, promoción o patrocinio en el exterior del local.

Los responsables de los clubes deberán presentar un plan de cultivo y sistema de entregas al momento de registrarse ante el Instituto de Regulación y Control del Cannabis.

Por otra parte, se establece que las plantas deberán estar ubicadas en lugares seguros, sin sobrepasar muros linderos, calles, veredas, evitando la accesibilidad a las mismas, todo en consonancia con el plan de cultivo que debe ser presentado a las autoridades.

Los locales deben contar con un sistema propio de seguridad que cubra todos los puntos de entrada y salida y aberturas perimetrales; debiendo comunicar al Ircca el detalle del sistema de seguridad a utilizar.

Los responsables de los clubes deben asegurar que todo el equipo de vigilancia se encuentre en “perfecto” funcionamiento como establece la reglamentación oficial.

Ademas, queda prohibido “sin excepción alguna” el ingreso de menores de 18 años a la sede del club. El acopio del producto deberá ser guardado en un espacio exclusivo para ese fin, en condiciones adecuadas de seguridad.

En cuanto a la infraestructura se sostiene que la actividad del cultivo deberá realizarse en el club en una zona delimitada y exclusiva para ese fin. El Ircca prohíbe la utilización de cartelería de cualquier tipo que identifique al club de cultivo de marihuana como tal.

http://www.elpais.com.uy/informacion/obligan-seguridad-clubes-marihuana.html

En Uruguay hay 50.000 cultivadores de marihuana, según clubes cannábicos


INFORME

Florecen los clubes de cultivo de marihuana aún sin la reglamentación de la ley

marihuana_306757

Hace una década, fumar cogollo, la flor de la marihuana, era un privilegio que se daban solo algunos uruguayos, los más atrevidos, los que se arriesgaban a terminar tras las rejas por plantar cannabis. El resto de los consumidores debía conformarse con el prensado paraguayo, una “porquería”, según los activistas. Pero la situación cambió. Los militantes consultados coinciden en que Uruguay tuvo este mes la cosecha de marihuana más abundante de su historia. El país vive su primavera cannábica: pululan cogollos y florecen los clubes de cultivo.

La Asociación de Estudios del Cannabis de Uruguay (AECU) formó en julio del año pasado el primer club de membresía, que ya dio dos cosechas. Dirigentes de Proderechos también formaron su club y prueban por estas horas los primeros frutos. Por su parte, la Federación de Cannabicultores cuenta con cinco cultivos colectivos, sembrados en Montevideo, Florida, Paysandú, Tacuarembó y Rivera. El presidente de la federación, Julio Rey, dijo a El Observador que conoce al menos diez cultivos colectivos o clubes de cannabis.

Laura Blanco y Juan Vaz, de AECU; Camilo Collazo, de Pro Derechos; y Rey, consideran que el aumento de cultivos es exponencial. “No tenemos una encuesta, pero yo calculo que tiene que haber más de 50.000 cultivadores en Uruguay, porque el año pasado calculamos unos 20.000 y creo que este año se duplicó o creció incluso más”, dijo Blanco a El Observador.

La marihuana se siembra en agosto o setiembre y se cosecha en abril. Este viernes, AECU celebrará la fiesta de la cosecha en el club Barracas, en la esquina de Vilardebó y Zapicán. A las plantaciones al aire libre o en invernaderos se suman los cultivos in door (dentro de los hogares), que permiten más de una cosecha al año, pero son más costosos.

Antes de la reglamentación de la ley que regula el mercado de la marihuana, aprobada el 10 de diciembre de 2013, los clubes plantaron sus semillas. La ley establece que los clubes de membresía “deberán ser autorizados por el Poder Ejecutivo de acuerdo a la legislación vigente, y en la forma y condiciones que establecerá la reglamentación que se dicte al respecto”.

El club organizado por AECU “es el prototipo de los clubes de membresía” comprendidos en la ley, dice Vaz. Tiene 45 socios y 99 plantas que crecen in door, “por una cuestión de seguridad”, explica el activista. El robo de plantas es un delito cada vez más extendido; la denuncia policial del robo, un problema para el cultivador.

La ley establece tres formas de acceder a la marihuana: el autocultivo, la compra en farmacias y los clubes de membresía. Fuentes del gobierno explicaron a El Observador que el decreto reglamentario que ya fue redactado y está a estudio del presidente José Mujica establece que las vías de acceso a la droga serán excluyentes: los usuarios deberán elegir solo un camino. Por lo tanto, quienes integran un club no podrán cultivar plantas en sus hogares ni comprar en farmacias. En cualquiera de las opciones, los usuarios deberán registrarse ante el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca), según la ley.

Vaz, que estuvo preso entre noviembre de 2007 a octubre de 2008 y cumplió parte de su pena en el Comcar por plantar marihuana, considera que a pesar de que aún no existe el Ircca, el cultivo individual o colectivo es un camino ya permitido por la ley. “Es más productivo que los 45 socios ensayen un sistema social de producción que dejar que contribuyan durante estos meses con el narcotráfico”, sostiene.

La organización de los clubes varía. Mientras algunos tienen una tasa fija de 500 pesos por mes, aproximadamente, otros que cuentan con una decena de integrantes son más flexibles y realizan colectas y jornadas de trabajo.

En todos los casos, los activistas coinciden en que el club no es una boca de drogas. Se trata, según Collazo, vocero de Pro Derechos, de “centros de ciudadanía” donde los usuarios defienden su libertad y derechos e intercambian conocimientos y experiencias. Rey coincide con esta visión: “Se trata de focos de ciudadanía más que de un simple cultivo colectivo donde pasas a buscar el faso una vez al mes y chau”.

Collazo explica que en su caso los socios aún no han definido el nombre del club. Las alternativas son Culc (Cultivando Libertad Uruguay Crece) o Generación P (por paraguayo). Collazo se siente integrante de la última generación que fumó el prensado del norte, al mismo tiempo que augura su muerte.

La demanda por adquirir conocimientos sobre la marihuana aumentó junto a las plantaciones. La Federación de Cannabicultores y AECU realizan periódicamente cursos sobre cultivo, secado y curado de plantas. Desde diciembre, la federación realizó cinco cursos, la mayoría en el interior del país, con un promedio de 50 participantes cada uno.

Por su parte, AECU cuenta con una sede y una biblioteca sobre marihuana y sus usos. El 12 de abril, AECU organizó junto a Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay (Ielsur) la Conferencia sobre pericias cannábicas en el Ministerio de Educación y Cultura. La conferencia, que contó con tres expositores, uno de ellos, Chris Conrad, perito de la justicia californiana especializado en marihuana, estuvo dirigida a jueces y fiscales uruguayos.

El aumento en los cultivos estuvo acompañado por cambios en el Poder Judicial. Desde 2011, ningún cultivador defendido por AECU fue procesado con prisión. Sin embargo, la Policía sigue deteniendo a los cultivadores y rompiendo sus cosechas. La última detención registrada por AECU fue el 15 de abril en Paso de la Arena. La Policía incautó cuatro plantas con una producción estimada en 3.500 gramos. El cultivador había registrado en AECU la cosecha con fines medicinales. Tras la defensa del abogado Martín Fernández, representante de la organización, la Justicia archivó la causa.

Para evitar las detenciones policiales, los activistas prefieren ocultar sus plantas. El secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Julio Calzada, dijo a El Observador que los cambios en el sistema serán “progresivos”, que “algunos jueces lo entenderán más que otros” y que “todo el mundo se tiene que formar”. Por esa formación ciudadana y judicial militan los activistas, quienes, contentos con la cosecha de abril, comparten los frutos de su lucha.

Copa sin clandestinidad

lll La Tercera Copa Cannábica de Uruguay se realizará entre el 18, 19 y 20 de julio en un lugar que, por primera vez, se difundirá públicamente. La Copa es un certamen en el que cultivadores comparten sus cosechas y experiencias y compiten para definir quién logró la mejor flor. En 2012, participaron 72 competidores; en 2013, 130. Los organizadores, Laura Blanco y Juan Vaz, dirigentes de la Asociación de Estudios Canábicos del Uruguay (AECU), esperan que este año aumente la cantidad de participantes. Las inscripciones para participar del evento se abrirán el 18 de junio y se cerrarán el 8 de julio. El año pasado costó $ 500 la inscripción. Este año, aún no está definido el monto. Durante las jornadas habrá charlas sobre cultivos.

http://www.elobservador.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: