Posts Tagged ‘Fondo Nacional de Recursos (FNR)’

Ministerio apoya al FNR; sindicato presentaría propuesta de cambio


SMU DEFINIRÁ LA ENTREGA DE UN PROYECTO AL MSP; EL PARLAMENTO TIENE LA PALABRA

El Ministerio de Salud Pública (MSP) salió ayer al cruce de las autoridades del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) y sostuvo que el Fondo Nacional de Recursos (FNR) “seguirá existiendo y brindando las prestaciones de forma ininterrumpida”.

52eb00c78fda7

En tanto, desde el sindicato, se sostuvo que el próximo martes se evaluará la presentación formal de un proyecto que ponga fin al FNR y cambie este por una Agencia de Evaluación para la Tecnología en Salud. Esta no dependería más del MSP.

La propuesta de las autoridades del SMU nace ante la ola de juicios a los que se enfrenta el FNR y a lo que la gremial consideran un “conflicto de intereses”, dado a que el Fondo además de evaluar qué práctica o medicamento es eficaz para un pacientes, al mismo tiempo es quien administra el dinero.

“Esta idea ya la presentamos en la opinión pública y ahora hay que presentarla formalmente”, dijo ayer a El País el vicepresidente del SMU, Gerardo Eguren. El pasado miércoles, el presidente del sindicato, Julio Trostchansky, había señalado que “va siendo hora de que el FNR desaparezca”.

La polémica se instaló tras publicarse en El País la historia de Javier Barboza, un hombre de 51 años con melanoma maligno con metástasis, que ya perdió en primera instancia un juicio contra el FNR y el MSP. Estos se niegan a pagar el tratamiento que su médico asegura que necesita.

Barboza debe tratarse con Vermurafenib, un fármaco que le cuesta 7.000 dólares por mes y que él no puede costear. Esta droga no está en el Formulario Terapéutico de Medicamentos (FTM) que el MSP actualiza una vez por año, para muchos médicos un tiempo demasiado prolongado considerando la velocidad en que se mueve la ciencia hoy. Otros, en tanto, advierten que algunos abogados y médicos a veces se mueven en virtud de sus lazos con la industria farmacéutica. (Ver entrevista a Homero Bagnulo).

Alarma.

El MSP sostuvo ayer que recibió “cientos” de llamadas debido a la alarma que generó la propuesta de Trostchansky y Eguren, apoyada también por el expresidente del SMU, Martín Rebella, y, según supo El País, por algunos dentro del propio FNR.

La cartera, que aseguró recibir una gran cantidad de llamadas de usuarios del FNR alarmados, exhortó a “todos los actores sociales, gremiales y políticos, a discutir por los canales correspondientes a las propuestas fundadas y con sustento técnico”.

El Ministerio invitó a “evitar generar incertidumbre y alarma en la población objetivo, la cual precisamente está altamente sensibilizada por un problema de salud”. Según el MSP, el Fondo brinda cobertura a 265.000 usuarios.

El vicepresidente del SMU, Eguren, recordó que el Fondo fue creado por ley, así que, pese a la propuesta, el estudio del tema queda en manos del Parlamento.

El presidente de la comisión de Salud del Senado, Alfredo Solari (Vamos Uruguay), señaló ayer a El País que en su opinión en “el FNR debe continuar funcionando, pero volviendo a su objetivo inicial: financiar la introducción de nueva y costosa tecnología hasta que se vuelva común su uso y pueda ser trasplantada a las instituciones prestadoras del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS)”.

Para esto, propone Solari, el Fondo debería “justificar periódicamente, cada cinco años, los procedimientos que ha cubierto hasta ese momento. Si esa justificación no existiere o si la misma no fuere aceptable, la cobertura de esos tratamientos deberá trasladarse, ajustando en lo necesario las cápitas que el Fondo Nacional de Salud (Fonasa) paga a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), a las mutualistas y a los demás prestadores”.

Solari sostiene que de esta manera disminuirían los juicios que se hacen contra el FNR. El año pasado se hicieron 70 amparos contra el Fondo, que ganó 57, perdió 12 y uno está aún pendiente de la sentencia.

En el mismo tono que Solari se expresó el diputado nacionalista Javier García, miembro de la comisión de Salud de la Cámara de Representantes, que dijo que “eliminar el FNR es un enorme retroceso” y que esto “aumentaría la desigualdad entre los que más tienen y la mayoría de los uruguayos que no puede acceder a alta tecnología y a alto costo”.

De todas formas, García señaló que el Fondo necesita cambios. “Lo que hay que hacer es eliminar las prácticas que se financian y que ya no son de alta tecnología. Hay que definir qué es alta tecnología hoy, no podemos tener los criterios de la década del 80”, sostuvo.

El diputado advirtió que hay prácticas como la diálisis y las prótesis que ya no son de alta tecnología y que estas deberían ser financiadas por los prestadores y no por el FNR.

El País también se comunicó ayer con el exsubsecretario del MSP, Miguel Fernández Galeano, que participó de la discusión sobre la desaparición del FNR en Twitter y allí hizo una fuere defensa del organismo, advirtiendo que “las decisiones de la Comisión Técnica Asesora del FNR se realizan con independencia técnica evitando conflicto de intereses”. De todas formas, señaló que no haría más declaraciones debido a que tiene un cargo en la OMS.

Otros que no quisieron opinar sobre el tema fueron los senadores Carlos Moreira (Alianza Nacional) y Luis Gallo (Asamblea Uruguay), ambos de la comisión de Salud del Senado, y el diputado frenteamplista, Carlos Gamou, de la comisión de Salud de Diputados.

Proceso en tela de juicio

El FNR financia aquellos medicamentos que están dentro del Formulario Terapéutico de Medicamentos (FTC). Este es actualizado una vez por año por el MSP, que tiene una comisión técnico asesora que le dice a la ministro de turno cuáles medicamentos sería conveniente incluir. Esta está integrada por: dos representantes del MSP, uno del FNR, uno de las mutualistas de Montevideo, uno de las mutualistas del interior y uno de ASSE. Por otra parte, hay un decreto del año 2010, del Poder Ejecutivo, que establece que el MSP para incluir cualquier medicamento en el FTM, debe esperar antes por una evaluación y una aceptación del impacto presupuestal que realiza el Fondo. O sea que, si bien es el MSP el que determina, en el caso del anexo del FNR tiene que haber un análisis previo. El MSP luego resuelve las condiciones en que se va a otorgar el medicamento, para qué patologías. Si de una mutualista o un hospital de ASSE solicitan el tratamiento con un medicamento, eso llega al FNR y se analiza por un ateneo médico. Lo que se revisa es si el diagnóstico justifica el tratamiento con ese fármaco.

http://www.elpais.com.uy

Paciente con cáncer se juega la vida en tribunal de apelaciones


MSP Y FNR NO LE SUMINISTRAN EL MEDICAMENTO QUE PRECISA

Javier Barboza tiene 51 años y un melanoma maligno con metástasis que lo pone al borde de la muerte. Necesita un medicamento que cuesta 7.000 dólares por mes, mucho más de lo que puede pagar, y el MSP y el FNR se niegan a suministrárselo.

52e8423995796

Se muestra tranquilo, esperanzado e incluso con ánimo. El único síntoma evidente de su enfermedad es su ropa, unos talles más grandes de los que permite su delgadez. Tiene cuatro hijos, dos menores, de siete meses y ocho años, y dos nietos. “Cuando ella quedó embarazada -dice y señala con la cabeza a su compañera- no sabía que iba a aparecer esto”.

A Barboza lo diagnosticaron en febrero del año pasado y desde ese entonces vive dentro de una pesadilla. Sin embargo, todo comenzó mucho antes, en 2004, cuando descubrió un lunar en una de sus axilas. Terminó siendo un melanoma maligno. Se lo extirparon y le recomendaron que se controlara durante los próximos cinco años. Sumamente cuidadoso, Barboza siguió haciéndose los exámenes pasado este tiempo. Nueve años después descubrió un lunar en el mismo sitio. Fue de inmediato al médico y resultó ser un melanoma maligno con metástasis.

Desde ese momento comenzó a tratarse. Quimioterapia, radioterapia y una lluvia de medicamentos que suelen agotarlo y hacerlo sentir impotente. “Hay días que me quedo acostado y digo `qué ganas de tener ganas`”, se lamenta y sonríe.

En el camino, también le encontraron metástasis en la vesícula y esta le fue extirpada. “Los médicos no se explican cómo no me agarró otros órganos, de todos modos sé que tarde o temprano eso va a pasar, por eso necesito el Vemurafenib”, advierte.

Este medicamento, una droga suministrada solo por el laboratorio Roche, tiene un costo de 3.500 dólares la caja, con pastillas suficientes para 15 días de tratamiento. Es exclusivo para pacientes con melanoma maligno metástico de la mutación BRAF V600E, o sea que sirve solo para el 5% de las personas que tienen este tipo de cáncer. Y adentro de este grupo está Barboza.

El juicio.

 

Este padre de familia, que recomienda a cada rato cuidarse del sol, al que apunta como el gran culpable de su enfermedad, se juega su próxima batalla a mediados de febrero, cuando luego de la feria judicial espera que el tribunal de apelaciones se expida e inste al Fondo Nacional de Recursos (FNR) o directamente al Ministerio de Salud Pública (MSP) a entregarle el medicamento.

La sentencia a primera instancia fue dictada el 4 de diciembre de 2013. Allí Barboza perdió tanto ante el FNR como ante el Ministerio. Un dato curioso: dos días después la Justicia falló ante un reclamo de una paciente con la misma enfermedad y obligó a la cartera a que le entregue el Vemurafenib. Lo mismo pasó en 2012 con el reclamo de otro joven.

“Esperamos que esta sentencia sea revocada por el tribunal de apelaciones”, dice enfática Carolina Rebagliati, abogada de Barboza que tiene vasta experiencia en defender a pacientes que reclaman por un medicamento caro.

Rebagliati tiene confianza en que “la Justicia va a hacer lo que debe” y, por eso, impulsa con Barboza una campaña de donación, a través de una cuenta en Abitab (N°39898), que permitirá a su cliente hacerse de las primeras dosis del Vemurafenib. Si se recauda más plata que la necesaria o se pierde el juicio y debido a su costo se decide no hacer el tratamiento -pues una vez que se empieza este no puede detenerse-, Barboza asegura que el dinero será donado a una institución que trate a pacientes con cáncer.

Negativa.

La razón que aducen el MSP y el FNR para no entregar el medicamento es que este no forma parte del Formulario Terapéutico de Medicamentos (FTM), que el propio Ministerio actualiza una vez por año.

En el recurso de apelación Rebagliati señala que la cartera recae en una contradicción al incluir el Vemurafenib en la lista de medicamentos permitidos para su uso, pero no agregarlo al FTM, y que se viola la Constitución por dejar a Barboza desprotegido de “derechos fundamentales del individuo” como lo son “la salud y la vida”.

Sobre la negativa del FNR, Rebagliati recuerda que la competencia de este, que fue creado “con la finalidad de responder a la problemática planteada por los medicamentos y tecnologías médicas de alto costo, en base a criterios de universalización y equidad”, fue fijada con anterioridad al decreto del Poder Ejecutivo que creo el FTM. Por esto, advierte, “mal podrían normas que son cronológicamente anteriores limitar la competencia del organismo”.

Única esperanza.

La manera de fijar la política de entrega de medicamentos enojan al oncólogo Eduardo Lasalvia, médico de Barboza, que sostiene que la actualización del FTM una vez por año es contraria a la velocidad en que hoy aparecen las nuevas soluciones para tratar enfermedades como el cáncer.

Lasalvia asegura que en el caso de Barboza ya se “han agotado todas las vías de tratamiento propuestas hasta el momento” y que el Vemurafenib es hoy “la única esperanza”.

El oncólogo reconoce que este medicamento no será la solución definitiva, pero al menos servirá para mejorar su calidad de vida y darle tiempo a la ciencia para que aparezca una nueva droga. “En materia de oncología se están inventando cosas todos los días”, advierte Lasalvia.

“Con Vemurafenib, Barboza va a vivir más y mejor. Esta realidad es incontrastable. Esto nos permite mayor tiempo de vida, mayor tiempo libre de síntomas y nos da tiempo para la eventual aparición de nuevas drogas o de nuevos procedimientos que nos permitan mejorar su pronóstico”, señala el oncólogo.

De hecho, el Vemurafenib, que ya fue autorizado por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos y por su equivalente en Europa, la EFSA, existe apenas desde 2012. Barboza sostiene que si esta hubiera sido su situación en 2004, quizá su destino habría sido incambiable. “Pero ahora tengo suerte, existe una solución”, señala.

“No lo paga el juez, lo pagamos todos”

Javier Barboza se siente disgustado por las declaraciones del director del Fondo Nacional de Recursos (FNR), Alarico Rodríguez, que días atrás dijo que “hay enfermedades raras que tienen un costo asumible, pero hay otras que son inasumibles para cualquier país”.

En este sentido, Barboza señaló que con el cáncer, igual que con las enfermedades raras, “hay quienes parecen creer que esto jamás les puede pasar”.

“La realidad es que a cualquiera le puede pasar de necesitar un medicamento caro. Incluso le puede pasar al juez que me dijo que no, que me dijo que no pese a estar mirándome cara a cara, y a haber escuchado a los peritos y a los médicos… Además, tampoco lo paga él, lo pagamos todos”, precisó.

Barboza, advirtió que por la actividad que desempeña -se dedica a la venta de terrenos- ha pagado “muchísimos impuestos”. Y que espera que de alguna manera el Estado hoy le devuelva esa plata salvándole la vida.

“No es que vengo de otro lado, de otro país a reclamar algo… Vengo a pedir lo que siento que me corresponde. Insisto en que el juez también puede necesitarlo; pero ojo, no le estoy deseando esta enfermedad a él ni a nadie, solo digo que hay que tener en cuenta que a cualquiera le puede pasar. Lamentablemente es así, es la vida”, concluyó.

http://www.elpais.com.uy

Médicos se enfrentan al director del FNR por enfermedades raras


RESPUESTA: “PACIENTES NO SON AVIONES”, DICEN TRAS COMPARACIÓN CON PLUNA

Médicos y pacientes que sufren enfermedades raras se reunirán hoy de forma “urgente” en el Sindicato Médico para leer una proclama en respuesta a las “infelices” declaraciones del director del Fondo Nacional de Recursos (FNR).

52df0b218cdb8

“Hay enfermedades que tienen un costo inadmisible para cualquier país. Estamos hablando de muchísimas `Plunas`”, advirtió el director del FNR, Alarico Rodríguez, en una entrevista publicada el domingo por El País. Los dichos del jerarca provocaron la indignación de médicos y pacientes, que hoy se darán cita para tratar el tema.

Ayer hubo una reunión preliminar, también en el SMU, en la que se plantearon los lineamientos del encuentro de hoy. Según dijeron a El País médicos que asistieron, se pudo ver que las declaraciones de Rodríguez “desataron la furia de muchos pacientes que viven una situación límite” y de quienes se encargan de sus tratamientos.

“Es un enfoque que un director del FNR no puede arriesgar de una manera tan soberbia. Y se lo digo lisa y llanamente: es hasta un estilo filonazi. Esta es una impresión mía. Es la sensación que tengo”, precisó a El País Luis Vilardo, doctor y presidente de la Asociación Uruguaya de Pacientes con Enfermedades Lisosomales (AUPEL), una de las tantas generadas por quienes padecen las llamadas enfermedades raras.

“Si uno lo lee fríamente, cuando se dice que esos costos son inadmisibles, lo que se está expresando es: `muchachos, ustedes que tienen enfermedades lisosomales, llámense a la realidad, no vengan a golpear las puertas del Fondo porque van a estar cerradas y muéranse`. Yo soy médico y me parece que desde el punto de vista ético no es muy conveniente decir eso”, añadió el especialista.

Según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), unas 200.000 personas padecen enfermedades raras en Uruguay. Sin embargo, algunos médicos advirtieron a El País que de estos son solo 600 los que están a la espera de una solución de carácter urgente.

La comparación de Rodríguez con las situación de Pluna, fue una de las cosas que más ha molestado a pacientes y doctores. La médica especialista en el síndrome de Telangiectasia Hemorrágica Hereditaria (HHT por sus siglas en inglés), Rossana Mezzano, precisó a El País que “el argumento de Alarico de que serían varias `Plunas` no se aplica en el individuo, porque acá no estamos hablando de aviones, estamos hablando de personas enfermas”.

 

“Yo le preguntaría a Alarico qué hacemos con esa gente. ¿Los dejamos morir?… Ah, son varias Plunas… ¿Entonces los dejamos morir? Porque esa gente se muere”, insistió Mezzano, que no participará hoy de la reunión del SMU por no encontrarse en Montevideo.

Sobre este punto, en tanto, Vilardo precisó que no le pareció “algo feliz”. Y añadió: “Lo de Pluna no tiene nada que ver. Ese fue un proceso, por lo que se dice, en el que hubo implicancias fraudulentas, y por el que debimos pagar todos. Esto es otra cosa”, señaló.

Costos.

En el artículo publicado por El País, Rodríguez sostenía que los tratamientos para algunos pacientes con enfermedades raras llegaban a costar hasta 100.000 dólares por mes.

“Hay enfermedades raras que tienen un costo asumible, pero hay otras que son inasumibles para cualquier país. Hay enfermedades raras que tienen un costo mensual de 100.000 dólares por paciente”, fueron sus palabras exactas.

Para Vilardo estos “costos de medicamentos no se ajustan con la realidad”. Y señaló, al igual que Mezzano, que la salud de los pacientes no se puede medir desde el punto de vista económico.

Mezzano, en tanto, fue un paso más allá y consideró que la sociedad pierde mucha más plata al no financiar estos tratamientos, debido a todo lo que implica atender a una persona que está enferma de gravedad. “Si lo quieren ver en costos, mirémoslo en costos”, se resigno Mezzano, antes de contar un caso que conoció bien de cerca: “Tuve una paciente con HHT de 40 años de edad. Estaba todo el día en su casa, pendiente del oxígeno, no podía trabajar, no podía encargarse de su familia; su marido tenía que faltar al trabajo para cuidarla, sus hijos tenían que faltar a estudiar para cuidarla. Esta mujer se hizo un tratamiento en Argentina y ahora está trabajando sin parar. Es empresaria y le está dando trabajo a muchísima gente”.

Mezzano, además, advirtió que el problema de costos tiene que ver con que muchos tratamientos son más caros en Uruguay que en otros países.

“Hay tratamientos que salen 6.000 dólares aquí y la mitad en un hospital de Buenos Aires”, comparó. Y sostuvo que lo que se debería hacer es armar un grupo de trabajo que evalúe todos estos casos, cuáles son los costos y plantee soluciones.

“Basta del argumento del dinero. Acá hay que ponerse a trabajar y poner a un equipo de gente que sepa del tema, se involucre con los pacientes y resuelva cuál es el tratamiento menos caro posible”, añadió. Rodríguez, en tanto, había señalado que no le parecía mal que el Estado se haga cargo de los pacientes que padecen enfermedades raras.

Sin embargo, manifestaba que en el momento en que “se decida empezar a cubrir estas enfermedades”, se debe tener la certeza de que va a haber una política de continuidad, “porque de nada sirve empezar a dar y dejar de dar cuando no hay más plata”.

Más reclamos.

Los pacientes con enfermedades raras y sus médicos no son los únicos que se enojaron por las declaraciones del director del FNR. La abogada Florencia Cornú, que ha librado varios juicios contra el Fondo, expresó a El País que varios pacientes se sintieron “indignados” y “horrorizados” por las declaraciones realizadas por Rodríguez.

Entre otras cosas, el director del FNR justificó la no financiación de “medicamentos paliativos”. Y entre ellos nombró el Cetuximab, reclamado por varios pacientes con cáncer de colon. “No es para curar. Prolonga la vida unos días, quizás un mes”, sostuvo.

70 juicios; el Fondo ganó 57

El año pasado hubo 70 amparos por medicamentos contra el Fondo Nacional de Recursos (FNR). De ellos, 57 (81%) los ganó el Fondo (46 sentencias son definitivas y 11 están en etapa de apelación) y en 12 (17%) los ganó el paciente (9 definitivas y 3 en apelación). En uno todavía no se pronunció la Justicia.

Este año el presupuesto del FNR será de 240 millones de dólares, 40 millones más que el año pasado. De todas formas, más allá de que aumente el presupuesto, el Fondo se sigue limitado a dar los medicamentos que están dentro del Formulario Terapéutico de Medicamentos, o sea los aceptados para su financiación por el MSP.

http://www.elpais.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: