Posts Tagged ‘emergencia’

El hospital Saint Bois tendrá una nueva Emergencia


EN 2013 SE EFECTUARON 4.373 CIRUGÍAS Y 36.227 CONSULTAS

LauraMolina

El centro hospitalario del Noroeste de Montevideo, Saint Bois, contará el próximo año con una nueva Emergencia. Así lo dijo a LA REPÚBLICA, la directora de este centro asistencial, Laura Molina.

“Este año, en términos generales, ha sido bueno. Pasamos en muy buenas condiciones el Plan Invierno, que es lo que siempre nos preocupa. Y estamos terminando de elaborar el proyecto para la nueva Emergencia que se va a licitar en los primeros meses del año próximo”, manifestó Molina

La directora del Saint Bois señaló que la población que se atiende en el hospital alcanza a los 22.000 usuarios.

Los usuarios que han elegido a este centro asistencial como su efector, son 26% niños y adolescentes, 29% son jóvenes y adultos entre 19 y 44 años, un 22% son adultos entre 45 y 64 años y 21% son adultos mayores de 64 años.

Provienen de los barrios Colón, Villa Colón, Lezica, Melilla, Pueblo Ferrocarril, Prado Norte, Sayago Oeste, Conciliación, Peñarol, entre otros de la región Noroeste del área metropolitana, así como también de todo el país al Centro Oftalmológico, más conocido como Hospital de Ojos “José Martí”.

“¿Qué hicimos en estos casi tres últimos años?”, se preguntó Molina, y reseña los temas abordados desde su administración.

“ Uno de ellos fue identificar los problemas que afectan la asistencia y definir las alternativas de solución con los recursos existentes”.

“Otro fue definir la política, la estrategia, las prioridades de acuerdo a los programas en ejecución en los servicios ambulatorios, en emergencia y en la hospitalización”.

“Un tercero fue el identificar las características de la población a la que se brindan los servicios , perfiles demográficos y epidemiológicos. Y por último, desarrollar el proyecto de gestión según el marco de referencia”.

Objetivo

A juicio de Molina, los objetivos trazados fueron la búsqueda permanente de la mejora de la calidad de atención.

“Nos hemos propuesto planificar, diseñar, gestionar y mejorar los procesos asistenciales hacia una cultura de la calidad, así como brindar servicios seguros, oportunos accesibles y equitativos”.

En ese marco, destacó el de organizar la atención del 2º Nivel en la región noroeste de Montevideo en las modalidades de atención ambulatoria, emergencia y hospitalización.

Fortalecer y potenciar el Centro Oftalmológico de referencia nacional del sistema público de salud.

Propiciar el desarrollo de un área de rehabilitación y recuperación de patología crónicas.

Desarrollar a nivel de ambos hospitales actividades de docencia e investigación en coordinación con la Universidad de la República.

Inducir al personal a trabajar en los procesos de mejora continua y en la gestión de calidad.

Camas y presupuesto

El Hospital General cuenta con 107 camas de cuidados moderados, y 6 de cuidados básicos.

El Centro Oftalmológico tiene 12 camas de cuidados moderados, y 10 de cuidados básicos.

En 2011 se realizaron 1.963 egresos con un promedio de estadía de 15 días, con un porcentaje de ocupación del 79,5%.

En 2012 egresaron 1.666 pacientes con un porcentaje ocupacional del 75,6%.

En el Centro Oftalmológico, desde febrero de 2008 a setiembre de 2013, se realizaron en total 38.745 intervenciones quirúrgicas.

De estas, 32.545 fueron cirugías de cataratas; de ellas, el 40% son usuarios de Montevideo y 60% son usuarios del Interior, encabezando Canelones con un 15%.

En 2013 se efectuaron 4.373 cirugías y 36.227 consultas.

Los gastos en recursos humanos alcanzaron en el año 2011, a 209.800.000 pesos; año 2012, 239.000.000 pesos.

El pasado año, por mes, se gastó un millón de dólares en salarios, y alrededor de 700 mil dólares, en gastos de funcionamiento.

http://www.republica.com.uy

“La hora de oro” entre la vida y la muerte


ENTREVISTA AL DR. ARIEL BENTANCUR, ESPECIALISTA EN TRAUMA

DoctorArielBentancur

“El tratamiento de un siniestro es como un concierto de ‘ensamble’ en el cual hay una variedad de instrumentos e instrumentistas”, aseguró el doctor uruguayo-israelí Ariel Bentancur, quien viene a contarnos sus experiencias en el tratamiento de los siniestrados y a “darnos una mano” para mejorar la calidad de vida de las víctimas.

Por estos días estará en Uruguay uno de sus hijos pródigos, que se formó en la Universidad de la República y con ese conocimiento fue a la tierra de sus ancestros a seguir creciendo, a especializarse para cumplir un rol de mayor relevancia dentro de la medicina. Pero esa experiencia adquirida no la quería solo para él, sino para poder ayudar a los demás. Allá en Israel trabaja en el más alto nivel en la atención de las emergencias y esas aptitudes lo han llevado por varias partes del mundo, esparciendo sus conocimientos en pro del otro.

En Uruguay brindará conferencias, charlas y talleres de la mano de la filial Shalom de la B´nai B´rith del Uruguay (la más antigua organización judía de servicio), y con el apoyo de la Unasev, al Departamento de Emergencias del Hospital de Clínicas, el Sistema Nacional de Emergencias y la Embajada de Israel en nuestro país. Bentancur afirma que “una mejoría del sistema de emergencias en general conllevará a una mejoría en el tratamiento de los siniestros en particular”, y hacia esa mejoría debemos ir entonces, se desprende de esta frase y del dialogo que LA REPÚBLICA tuvo con el experto, horas antes de que partiera hacia su (y nuestro) país.

¿Qué lo llevó a hacer una especialización en emergencia de siniestros?

No transcurrió mucho tiempo de mi arribo a Israel y el primer bautizo de fuego. Fue en el año 1984 que fue el primer estallido de una bomba en un ómnibus civil, y como interno que recientemente culminaba la Facultad de Medicina fue una de mis primeras experiencias afectivamente intensas. Estas experiencias te cambian la forma de pensar e influyen las elecciones de los profesionales de medicina.

La población no se percata cómo los pacientes o las situaciones afectan al personal de medicina o enfermería, o a los paramédicos. La vista de civiles con heridas penetrantes y quemaduras de grado severo influyó mi decisión de enfocar mis estudios en la Medicina de Emergencia. La decisión fue reforzada por los desarrollos mundiales que hacen de este problema, un problema global y no solo regional.

¿Hay diferentes tipos de emergencias?

El tratamiento de un siniestro es como un concierto de “ensamble” en el cual hay una variedad de instrumentos e instrumentistas. El coordinador es el líder del equipo y esto se establece por experiencia. Los instrumentistas son: el cirujano de Trauma que intervendrá quirúrgicamente al paciente si es que necesitara una operación; el anestesista que realizará la anestesia del paciente en el quirófano en el caso de que necesite operarse; el especialista de Emergencia que tiene experiencia en todas las acciones de las previas disciplinas pero solamente limitada al Departamento de Emergencia y Unidad de Trauma.

El especialista de Medicina de Emergencia tiene una visión panorámica del paciente, ya que su encare es holístico y si el accidentado tiene más de un problema el especialista tiene el conocimiento para manejar al paciente de acuerdo a sus necesidades. Ejemplos son una mujer en etapas avanzadas de embarazo que es herida en un accidente de tránsito y comienza el parto, o el conductor que tiene un infarto cardíaco y se estrella contra una columna.

¿Cómo es trabajar en la asistencia durante un siniestro en un país como Israel, donde todos sabemos que se dan casi a diario ataques con bombas?

Mi experiencia es tanto hospitalaria como pre-hospitalaria. El trabajo se realiza según protocolos preestablecidos tanto en la escena de la caída del proyectil, durante la evacuación y durante el tratamiento en la Unidad de Trauma y Resucitación del Departamento de Emergencia. Existe un orden de trabajo que claramente delinea cuatro etapas: recepción del herido, estabilización y tratamiento primario, despacho al quirófano o a la unidad de CTI, y por último el sumario de acontecimientos que es frecuentemente menospreciado en la educación de Trauma en muchos países y es clave.

En esta última etapa se realiza un sumario de los acontecimientos y se permite a los miembros del equipo proveer sus opiniones y vista de los hechos. Esta “catarsis” facilita la recuperación emocional del equipo y lo prepara para su próximo encuentro.

Ya que los hechos son frecuentes e intensos, nuestra experiencia es variada y amplia, con un interés muy grande de la comunidad médica mundial en nuestro encare en Trauma.

¿Qué aportes le puede hacer a nuestro país en la atención de este tipo de situaciones?

En el Uruguay existe un nivel profesional muy alto y lo que modestamente creo que puedo aportar es en tres campos: uno es el compartir nuestra experiencia y demostrar nuestro encare a problemas que nos son comunes; segundo es el despertar el discurso interno (debate) sobre cómo progresar al próximo nivel de funcionamiento; y finalmente es el introducir la tecnología de ultrasonido de Emergencia.

A pesar de que el ultrasonido se realiza en la mayoría del mundo desde hace décadas y de que en el Uruguay en particular hay grandes expertos en ultrasonido, se ha desarrollado una nueva doctrina a nivel mundial. Esta se basa en la necesidad de realizar decisiones inmediatamente en el lesionado en base a una serie de preguntas dicotómicas de ‘Sí, existe’ o ‘No, está ausente’.

Es esencial el realizar esta examinación: uno al lado de la camilla del paciente; inmediatamente que se requiere. La exigencia de realizar el ultrasonido inmediatamente llevó a la comunidad médica mundial a reconocer que el clínico debe recibir experiencias en el uso del ultrasonido. Esto no es en detrimento del ultrasonido como medio de diagnostico clásico en la mayoría de las situaciones no urgentes.

Este encare exige una colaboración entre disciplinas y el entendimiento que estos exámenes son imprescindibles para el manejo ilustrado del herido.

Uno de los problemas más grandes que tenemos en la actualidad en Uruguay es el enorme crecimiento en los accidentes de tránsito. Esa “pandemia” provoca muchas víctimas fatales y también deja muchas secuelas. Primeramente es un error mirar al problema que más nos duele y no tomar una vista general. Una mejoría del sistema de emergencias en general conllevará a una mejoría en el tratamiento de los siniestros en particular.

Debemos tratar de que el paciente no muera de una intoxicación, o un infarto cardíaco, como que no muera tras un accidente de tránsito. Lo que quiero decir es que el que quiere una mejoría en el tratamiento de heridos de Trauma debe desarrollar un sistema integral de emergencia que incluya el sistema pre-hospitalario, la disciplina de Medicina de Emergencia, la cirugía de Trauma, el intensivismo (medicina del CTI), un sistema de rehabilitación, y leyes sociales que apoyen al herido a reintegrarse a la fuerza laboral y a la sociedad.

Lo particular en el siniestro de tránsito es que una gran cantidad es prevenible. Con las apropiadas medidas muchos países han podido disminuir el número de accidentes significativamente.

¿Cuál es la importancia de atender lo más rápido posible a esas personas una vez sucedido el siniestro? ¿Qué es “la hora de oro”?

La causa más frecuente de muerte evitable es el sangrado incontrolable que si se prolonga más allá de una hora resultará en un shock casi irreversible y en la muerte del herido. Es importante educar a la población en la necesidad de asistir inmediatamente. De llamar al 911 y describir el accidente, el número de heridos, su situación (alerta, sangrando, tipos de heridas), y la ubicación exacta del accidente.

En cuanto al equipo médico, este debe reconocer rápidamente la situación y su gravedad, si está en su poder detener el sangrado y si no, transportar al herido lo más rápidamente posible a la sala de operaciones donde se detendrá el sangrado.

Tiene una vasta experiencia en varias partes del mundo, pero ¿cómo es aplicarla en su país y cómo es intentar ser “profeta en su tierra”?

Universalmente existe una resistencia al cambio. Es una cualidad humana basada en que nos atamos a lo conocido y tememos innovaciones. Mi visión es que en un período de tres años habrá por lo menos dos máquinas de ultrasonido en toda unidad de Trauma y Resucitación de los hospitales departamentales y en todos los departamentos de Emergencia montevideanos. Estas máquinas permitirán no solo tratar a las víctimas de siniestros pero también a pacientes críticos de otra causa y guiarán procedimientos que actualmente se realizan ciegamente en los departamentos de Emergencia.

Si me pregunta cuál es mi visión, pues este es el mejor paso costo-efectivo en medicina pública de intervención a nivel nacional.

¿Cuáles son y en dónde realizará las actividades que viene a hacer a Uruguay en esta visita?

Participaré en una jornada con colegas uruguayos en innovaciones en el encare del Trauma a nivel mundial, sistemas de Trauma y el papel del transporte aeromédico.

Conduciré tres talleres de ultrasonido en Trauma en el Hospital Maciel y en el Hospital de Clínicas. Esta visita es de trabajo, pero en el tiempo libre visitaré a mi familia y amigos, y disfrutaré una vez más el respirar el aire del Uruguay.

Perfil

El profesor doctor Ariel Bentancur es un médico uruguayo-israelí egresado de la Facultad de Medicina de la Udelar en 1982. Su especialización, maestría y desempeño académico lo llevó a cabo en la Universidad de Tel Aviv, Israel. Su experiencia lo ha llevado a ser instructor de servicios de Emergencia en múltiples centros de asistencia médica, al grado que previo a llegar a nuestro país está dictando talleres de capacitación en la ciudad de Melbourne, Australia.

http://www.republica.com.uy

En Artigas hay 55 nuevas viviendas de emergencia


Techo Uruguay

Familias de asentamientos de Bella Unión y Artigas, junto con 350 voluntarios de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, construyeron 55 viviendas de emergencia.

Con la organización de Techo Uruguay, las construcciones se realizaron en cuatro días en los asentamientos La Aguja y Cuareim de Bella Unión y en Cerro San Eugenio y Cerro Ejido de la capital departamental, señala un comunicado de la institución.

La tarea estuvo a cargo de cuadrillas compuestas por 350 jóvenes voluntarios junto con los integrantes de las familias beneficiadas. El quinto día fue utilizado para la realización de actividades comunitarias, que permitieron a los vecinos y voluntarios la instalación de pozos negros y basureros en Bella Unión, así como la construcción de una plaza y la refacción de otra en Artigas.

La actividad, denominada Construcción de Verano 2013, es la primera que Techo organiza en el departamento de Artigas. “Según los datos recabados durante el Catastro Nacional de Asentamientos 2010 de Techo, en el departamento de Artigas existen veinticuatro asentamientos y se observa la situación de emergencia habitacional que afrontan las familias. Debido a esta urgente realidad, decidimos trabajar en el lugar”, explicó Sebastián Brum, director regional de Techo Uruguay y responsable de coordinar las actividades de la organización fuera de Montevideo.

Por su parte, el director general de la organización, Tomás Villamayor, afirmó: “Los voluntarios y las familias se pronunciaron en Artigas en un llamado a toda la sociedad, con la convicción de que no hay fronteras cuando la lucha es por alcanzar una sociedad más justa y sin pobreza, y que esta causa es tan uruguaya como de toda Latinoamérica”.

diario la republica.

A %d blogueros les gusta esto: