Posts Tagged ‘el tiempo’

Histórica cirugía en el Clínicas con una donación


UN HOMBRE DE 84 AÑOS SALVÓ SU VIDA GRACIAS A UNA VÁLVULA DE US$ 25 MIL

Tenía una válvula del corazón tapada e iba a morir en un par de meses, como otras 20 personas al año que sufren la misma patología y no son aptos para la cirugía convencional. Pero tuvo suerte: en el Clínicas consiguieron una donación que lo salvó.

531a62cc90a63

El  procedimiento no es invasivo y requiere de una incisión de tres centímetros. Foto: Archivo

El 4 de diciembre se realizó en el Hospital de Clínicas una intervención cardiológica histórica, que no se había hecho antes en Uruguay: un paciente de 84 años, que por su edad y ciertas complicaciones renales no podía ser operado “a corazón abierto”, recibió una válvula especial que sustituyó con éxito la que él tenía tapada en la aorta.

El hombre es un montevideano que se atiende en ASSE. Hacía al menos dos años que se le había empezado a obstruir la aorta, impidiendo la salida de sangre de su corazón y limitándole la inhalación. Padecía una estenosis valvular aórtica y los médicos le habían comunicado que como no podrían operarlo, fallecería en dos o tres meses.

Pero su suerte cambió radicalmente. El cirujano cardíaco grado 5 Daniel Brusich consiguió que una empresa brasileña le donara la válvula de su salvación, que se llama aórtica transapical y cuesta US$ 25 mil. Cuando se enteró, lloró de agradecimiento, contó Brusich a El País. “Él pensaba que no se iba a hacer nada por él. Su reacción fue: Sí, quiero hacérmelo, porque así no puedo vivir”.

Como él, hay cerca de 20 uruguayos al año que necesitarían un cambio de válvula aórtica y que, sin embargo, no pueden someterse al riesgo quirúrgico. Del total de las cirugías cardíacas, el 30% son valvulares. Y de ese total, el 5% se descarta para cirugía, indicó Brusich. Esas personas hoy, sencillamente, se mueren.

El procedimiento de colocación no es invasivo. Requiere de una incisión de tan solo tres centímetros debajo de la mama izquierda por la que se coloca un catéter. Ingresa por la punta del corazón y transita unos 15 centímetros por la cavidad hasta que llega a la aorta. La válvula donada tiene la capacidad de comprimirse adentro de ese pequeño tubo y luego desplegarse cuando el cirujano la ubica en el lugar indicado. Esto último se logra mediante un sistema de rayos que permite apreciar el organismo como si fuera una radiografía normal, pero en movimiento.

De esta forma, el médico evita la apertura de 25 centímetros a la altura del esternón y los 10 días mínimos de internación. Con el procedimiento ensayado días atrás en el Clínicas, es posible recibir el alta a los dos días de la intervención.

El equipo que estuvo al frente del procedimiento fue liderado por Brusich y un instructor brasileño, el cirujano Honório Palma. Participaron unas 10 personas entre anestesistas, enfermeros, ecografistas y hemodinamistas. La operación tuvo lugar en una sala del Centro Cardiovascular Universitario que se equipó con material del block quirúrgico del hospital.

Programa.

La técnica empezó a desarrollarse en Francia en 2002, con lo cual es relativamente novedosa y aún no hay resultados a largo plazo que confirmen la durabilidad de la válvula. Las que se colocan por cirugía convencional acarrean entre 20 y 25 años de experiencia, explicó Brusich.

Aun así, en Estados Unidos y varios países de Europa la nueva válvula es financiada por el Estado, y la intención del cirujano es lograr algo similar en Uruguay. “La idea es iniciar un programa de colocación de válvulas”, afirmó, pero no quiso dar más información por el momento. Solo adelantó que, al igual que ciertos medicamentos de muy alto costo que no cubre el Fondo Nacional de Recursos, puede llegar a ser viable acceder a este procedimiento mediante un recurso de amparo que obligue al prestador en el que se atiende el paciente a financiarlo.

Brusich aclaró que actualmente en el mundo la técnica se aplica solo en pacientes de riesgo quirúrgico, ya que es muy costosa y no hay certezas en torno a sus resultados. Aun así, es esperable que con el tiempo se extienda al conjunto de los pacientes que requieren el cambio de válvula. “La medicina tiende a ser cada vez menos invasiva, y la cardiología también”, señaló el profesor.

Como antesala de este procedimiento, en los últimos dos años se probó instalar la misma válvula pero por otra vía. El camino se iniciaba con el catéter en la arteria femoral (en la ingle) e iba ascendiendo por el cuerpo hacia el corazón, en un largo trayecto que a menudo generaba complicaciones. En la búsqueda de una vía más corta y, por ende, menos riesgosa, fue que se resolvió ingresar en la punta inferior del corazón. Por ahora no se conocen casos en los que haya fallado.

La región ya la ha probado

n El cirujano Honório Palma, que ofició de instructor en el primer reemplazo de válvula aórtica transapical en Uruguay, lleva unas 300 válvulas implantadas en su país. De hecho, la válvula donada al Centro Cardiovascular del Hospital de Clínicas se fabricó en Brasil.

Esta técnica es conocida y aplicada en Estados Unidos y Europa. Países como Alemania van a la vanguardia con miles de procedimientos realizados.

En la región, además de Brasil, también se ha hecho en Chile y Argentina. De hecho, el país trasandino fue el primero en la región en intentar la técnica, en abril de 2011 en la Clínica Alemana, con una paciente de 94 años.

En Argentina se aplicó por primera vez en diciembre de 2012. Se intervino a tres pacientes de unos 80 años que tenían la válvula aórtica dañada por la edad. Fue en el Instituto de Medicina Cardiovascular del Hospital Italiano, referente en Buenos Aires.

Pasos de un procedimiento novedoso

Se realiza una incisión de tres centímetros debajo de la mama izquierda y se ingresa un catéter pinchando la punta del corazón sin que este deje de latir.

El catéter contiene una válvula comprimida que se abre en el lugar que la ubica el cirujano cardíaco.

El trayecto de entre 10 y 15 centímetros por la cavidad del corazón no conlleva complicaciones por ser un espacio hueco.

El posicionamiento en la válvula aórtica obstruida es posible gracias a un sistema de rayos llamado radioscopía, que es el mismo que se utiliza para la colocación de cateterismos cardíacos. Permite visualizar el organismo al igual que lo hace una radiografía normal, pero en movimiento.

Se quita la válvula original que padece estenosis y que, por tanto, no se abre y cierra adecuadamente. Se coloca la nueva, se retira el catéter y se cierra la incisión por la que ingresó.

Luego de un par de días la persona puede recibir el alta. La recuperación es mucho más rápida que en una cirugía convencional.

http://www.elpais.com.uy/informacion/historica-cirugia-clinicas-donacion.html

El impacto de las tablets en el cerebro es incierto


EXPERTOS ADMITEN QUE ENRIQUECE EL APRENDIZAJE

El uso de las tablets en la niñez no es positivo ni negativo, sino que dependerá de los contenidos y del tiempo que los pequeños estén expuestos a ellas. Los especialistas internacionales asemejan sus riesgos a los de la exposición a la TV.

547ce8bf51a27

En los primeros años puede generar ansiedad, irritabilidad, tics motores y mal sueño.

Mientras los niños de entre cinco y nueve años con acceso a Internet se cuentan por miles, el uso de dispositivos como tabletas y celulares inteligentes para conectarse sigue aumentando.

“Las tabletas se han instalado como medio de entretenimiento para todas las edades, y la cantidad de aplicaciones disponibles genera que se usen durante un tiempo impensable”, afirma Viviana Venegas, neuróloga pediátrica de la Clínica Alemana (Chile).

Sin embargo, no existe evidencia científica que ilumine cómo será esta generación de preescolares que está creciendo con las pantallas portátiles y táctiles de sus padres.

“El avance de la tecnología es tan vertiginoso que esta se instala antes de saber si es adecuado o no que sean utilizadas por niños, y es a sus manos que llega primero”, explica Valeria Rojas, neuróloga y presidenta del Comité de Medios de la sociedad de Pediatría.

Interacción.

Lo que sí se sabe es que mucho tiempo frente a cualquier pantalla está asociado con mayores problemas de conducta, de desarrollo intelectual y de funciones como la memoria.

Por esto, la Academia Americana de Pediatría desaconseja exponer a una pantalla “pasiva” a los niños menores de 2 años, y a no más de dos horas diarias a los de mayor edad.

Ambas especialistas están de acuerdo en que estas reglas también deben aplicarse a las tabletas. Sin embargo, estos dispositivos no son pasivos, la mayoría de sus aplicaciones son de tipo interactivo.

Un informe reciente del Millennium Cohort Study, un proyecto de investigación a largo plazo de la Universidad de Londres, que ha seguido la vida de 19 mil niños nacidos en 2000 y 2001, mostró que estos aprenden mejor a partir de los medios interactivos. Aunque siempre con límites.

“En ningún caso reemplaza el estímulo afectivo y emocional de las figuras de apego, como tampoco la actividad motriz relacionada con el juego”, dice la doctora de la Clínica Alemana.

Un grupo de pediatras británicos, liderados por Aric Sigman, advirtió el año pasado que el daño cerebral más grave producto de la obsesión de los niños por la TV, los computadoras y los videojuegos, se produce durante los tres primeros años de vida, momento en que más necesitan interactuar con sus padres y no con la pantalla.

Aquí, la señal de alerta es cuando la exposición a las tabletas genera en los niños síntomas de ansiedad, irritabilidad, tics motores o alteraciones del sueño.

Una encuesta de Nielsen mostró que los padres estadounidenses utilizan las tabletas para entretener a sus hijos mientras viajan, en los restaurantes o durante largas esperas para calmarlos.

Ese comportamiento, a juicio de las especialistas, es inadecuado. “Se desaprovechan instancias de conversación y convivencia que van contra el desarrollo del niño”, opina la neuróloga de la sociedad de Pediatría.

Con control, las tabletas pueden ser muy ventajosas para los niños, lo importante es utilizarlas correctamente. La sugerencia es descargar aplicaciones educativas y acordes con la edad del niño que los ayuden a reforzar el lenguaje, practicar la escritura y aumentar el vocabulario. Para aprovechar sus ventajas es fundamental la supervisión de los padres, que deben establecer límites claros, como por ejemplo que no jueguen más de una hora con ellas.

Al igual que con la televisión, debe ser una actividad acompañada, que enriquezca el diálogo y no lo anule, especialmente en lactantes y preescolares, donde el desarrollo verbal es un proceso muy activo, advierte la neuróloga de la Clínica Alemana.

Teléfonos.

La Academia Americana de Pediatría en su informe de 2011 mencionaba ya a los teléfonos inteligentes y a las “nuevas” tecnologías con pantallas táctiles como dispositivos a tener cuidado frente a la exposición y el consumo de los más pequeños de la casa.

“Los celulares y la TV son medios que por sí solos no son positivos ni negativos, sino que su efecto está relacionado con su uso y contenido”, subraya con énfasis a cerca de este tema la neuróloga Viviana Venegas, de la Clínica Alemana.

La recomendación es limitar el tiempo de uso de estos dispositivos y ofrecer medios educativos alternativos y formatos no electrónicos, tales como libros, periódicos y juegos de mesa para que los padres puedan guiar la experiencia de sus hijos en los medios de comunicación.

http://www.elpais.com.uy/informacion/impacto-tablets-cerebro-incierto.html

 

Científicos describen cómo reacciona el corazón tras un infarto


SALUD

Un equipo de especialistas del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) demostraron que el músculo sufre dos reacciones edematosas muy bien diferenciadas

5310bfe95c5dc

Hasta ahora se daba por hecho que tras un infarto, el corazón registraba una reacción edematosa (un aumento del contenido de células inflamatorias y de agua), una alteración que permanecía estable durante al menos una semana y que después iba desapareciendo lentamente.

Sin embargo, científicos de Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) de España demostraron que el corazón reacciona al infarto de una manera muy diferente a lo pensado hasta ahora, un hallazgo que puede tener implicaciones clínicas muy importantes ya que puede cambiar los tratamientos que se aplican tras un infarto.

El equipo del CNIC, liderado por los cardiólogos Borja Ibáñez y Valentín Fuster, demostraron que el corazón sufre dos reacciones edematosas muy bien diferenciadas y separadas en el tiempo.

Los científicos llegaron a esta conclusión fruto de las observaciones realizadas con la tecnología de imagen más avanzada.

Durante la realización de un proyecto experimental de imagen, el equipo investigador puso en marcha unas nuevas secuencias de resonancia magnética para visualizar el edema post-infarto.

Así, observaron que esta reacción inflamatoria era diferente según el día post-infarto en el que se hacía el estudio.

“Entonces atribuimos estas diferencias a problemas técnicos de la implementación de estas secuencias nuevas de resonancia magnética”, ya que “el dogma establecido de la reacción del corazón tras un infarto dictaba que ésta debía ser estable durante al menos diez días”, explicó el doctor Ibáñez.

Los investigadores del CNIC decidieron ignorar los dogmas establecidos y hacer una evaluación exhaustiva de este fenómeno.

De este modo, en un modelo experimental muy similar al humano, demostraron que el tejido miocárdico tiene una reacción muy exagerada aguda, caracterizada por el desarrollo inmediato de una reacción edematosa que hace que el tejido infartado duplique su volumen en pocos minutos.

Para Fernández-Jiménez, descubrir que hay dos reacciones diferencias y, posiblemente, de distinto origen, abre la puerta a nuevos tratamientos.

A juicio de Ibáñez, “se deberían aplicar terapias orientadas a bloquear selectivamente una u otra reacción edematosa/inflamatoria en momentos diferentes tras el infarto, algo contrario a lo que se realiza hoy en día, cuando los pacientes son tratados de manera similar durante todo el periodo post-infarto”, en línea con el desarrollo de medicina personalizada.

http://www.elpais.com.uy/vida-actual/cientificos-describen-reacciona-corazon-infarto.html

Pasar muchas horas sentado aumenta el riesgo de cáncer


Estudio

cancer

Pasar muchas horas al día sentado aumenta el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer, así como enfermedades cardiovasculares y diabetes, según un amplio estudio que publica este lunes la revista británica Journal of the National Cancer Institute.

Por cada dos horas adicionales de inactividad durante la jornada aumentan un 10% las posibilidades de desarrollar cáncer de endometrio (revestimiento del útero) en las mujeres, un 8% las de sufrir cáncer intestinal y un 6% pulmonar.

Los efectos de un patrón de comportamiento sedentario durante muchas horas al día no están relacionados con la cantidad de ejercicio que se practique durante el resto de la jornada, según el análisis elaborado por investigadores de la Universidad de Ratisbona, en Alemania.

Los científicos alcanzaron estas conclusiones a partir de 43 estudios en los que tomaron parte más de cuatro millones de personas, cerca de 70.000 de ellas pacientes de cáncer.

Los participantes en esas investigaciones proporcionaron datos detallados sobre sus hábitos de vida y actividad física, como el tiempo que pasan frente al televisor y sentados en la oficina.

La comparación del historial médico de las personas más sedentarias con las más activas reveló un incremento estadísticamente significativo del riesgo de ciertos tipos de cáncer cuando se pasan muchas horas al día sin actividad.

“El hecho de que los hábitos sedentarios tengan un impacto negativo en el cáncer, incluso entre las personas físicamente activas, implica que limitar el tiempo de inactividad puede jugar un papel importante en la prevención del cáncer”, señala el estudio, firmado por Daniel Schmid y Michael Leitzmann, del departamento de Epidemiología y Medicina Preventiva de la Universidad de Ratisbona.

Los investigadores subrayaron que aquellas personas que pasan muchas horas frente al televisor sufren un riesgo mayor de sufrir cáncer intestinal y de útero, probablemente porque sus hábitos sedentarios se combinan con una alimentación pobre.

Fuente: EFE.

 

A %d blogueros les gusta esto: