Posts Tagged ‘ejercicio’

Los errores más comunes antes y después de hacer ejercicio


Para obtener el máximo beneficio de cualquier actividad física es necesario eliminar los malos hábitos de la rutina diaria.

articulos2_46721

Los ejercicios forman parte de la vida misma. Lo que varía es la intensidad con que las personas los realizan, ya que incluso caminar al supermercado o al trabajo son actividades que contribuyen a la buena condición física.

El problema es que muchos de los beneficios que el ejercicio brinda al organismo quedan limitados por los hábitos de alimentación, sueño, inconstancia o simplemente desconocimiento.

En algunos casos estos beneficios pueden desaparecer del todo y en otros los ejercicios pueden llegar a ser incluso contraproducentes.

Pero ¿cuáles son esos errores más habituales que las personas cometen a la hora de hacer una actividad física? En BBC Mundo consultamos a Jesús Madrid Mateu, coordinador de fitness de Mocri, empresa que también trabaja con deportistas de élite en Fórmula Uno y golf.

Alimentación
“El error más frecuente es la creencia que para mejorar físicamente se debe dejar de comer”, dijo Madrid Mateu. “Lo que hay que cambiar es la composición corporal. No se trata sólo de reducir el consumo de calorías, es necesario mejorar la calidad y la cantidad de los alimentos”.

Mucha gente comienza a hacer ejercicios con el único fin de perder peso.

“Es muy importante la comida post y pre entreno, deben ser de calidad y ajustadas al tipo de actividad física”, explicó.

“En caso de ser un ejercicio aeróbico sería mejor una entrada más elevada de carbohidratos, pero si estamos hablando de hipertrofia tal vez se necesite buscar un nivel más alto de proteína. No cualquier cosa nos va en ese momento”.

Sueño
Para el coordinador de fitness de Mocri “el problema es que la sociedad nos lleva a tener distintos horarios que nos condiciona mucho el tema del descanso”.

Para lograr el mayor rendimiento es necesario descansar adecuadamente, en tiempo y comodidad.

Madrid Mateu resalta que “la gente llega cansada, muy estresada. Aquí en España, por ejemplo, se suele hacer gimnasia en la tarde o noche, cuando la gente sale de trabajar. Estamos hablando que ya llevan una jornada de siete, ocho, nueve, diez horas trabajando. Toda esa situación te la llevas a la cama”.

El problema de la falta de sueño es que afecta directamente en el rendimiento físico ya que el cuerpo necesita un mínimo de horas de
descanso.

“Piensa que por la noche se produce el proceso de regeneración de tejidos, tanto cerebral como físicos. Si no se produce un descanso no hay una recuperación correcta y eso afecta directamente al rendimiento, tanto físico como intelectual”.

Inconsistencia
Hoy sí, mañana no, pasado tal vez y así sucesivamente.

Establecer una rutina semanal es fundamental para alcanzar los resultados esperados.

Otros de los errores que se comete es la falta de una rutina a la hora de hacer ejercicio. La interacción entre el cuerpo y la mente es clave para el bienestar y ésta no se logra si no hay una frecuencia en la actividad que se practica.

No es lo mismo hacer dos horas de trabajo intenso un día que distribuir el tiempo a lo largo de la semana.

Lo primero te desgasta y atenta contra el físico que queda propenso a lesiones, mientras que lo segundo ayuda a regenerar el cuerpo, ya que se va adaptando poco a poco a la exigencia que se le está pidiendo.

Líquidos
La recomendación de que es necesario consumir líquidos para mantener hidratado el cuerpo durante la práctica de ejercicios no es algo nuevo, sin embargo Madrid Mateu alerta que “es algo que no estoy viendo que lo haga la gente. No se consume suficiente líquido y hay gente que apenas lo hace a lo largo del día”.

El preparador físico advierte que cuando se refiere a líquido se sugiere el agua.

“No se puede incluir ni refrescos, ni cerveza ni ninguna bebida que tenga algún grado de alcohol porque no tiene un absorción correcta del organismo”, lo que excluye esas bebidas que comúnmente se consumen durante algunas celebraciones o simplemente para recompensar el esfuerzo hecho.

Otro error es la creencia que sólo es necesario consumir líquido si se suda en exceso.

“La sudoración no está relacionada directamente con la ingesta de líquido, es el sistema por el cual el cuerpo regula la temperatura y hay gente que lo gestiona de una manera y hay gente que lo gestiona por otra”, explicó.

“Pero es indudable que esos dos o tres litros de agua al día deberían ser imprescindibles”.

Desconocimiento
Finalmente está el problema cuando los ejercicios se convierten en una moda o la recomendación generalizada que cualquier actividad es positiva.

Siempre es recomendable buscar asesoramiento para establecer una rutina de trabajo, sea en un gimnasio o al aire libre.

“La gente va a una tienda, se compra unas zapatillas, un pantalón corto y comienzan a correr dos, tres, cuatro, cinco kilómetros, y ahora es que estamos empezando a recibir el precio de eso en forma de lesiones, contusiones, rodillas desgastadas, problemas en la columna, en cervicales”.

Madrid Mateu aclaró que no busca criticar, pero considera que “todo necesita una preparación, hasta correr necesita una preparación y la gente debería antes que nada usar un preparador físico”.

Uno de los factores que más preocupa a los especialistas son los problemas cardiacos existentes que son indetectables para las personas.

Cada persona tiene características específicas y no todos los ejercicios son beneficiosos para todos.

“Es necesario hacer una prueba de esfuerzo para saber si hay algún problema cardiaco”.

“Está claro que no todo el mundo sirve para correr porque hacer dos, tres, cuatro kilómetros sobre asfalto es algo muy duro, de mucho impacto sobre el tema de articulaciones, rodilla, cadera, columna y cervicales”, alertó.

La recomendación en estos casos es conocer los beneficios que ofrecen las distintas actividades y elegir la que más se adapte a las condiciones o gusto de cada persona.

Montevideo, Uruguay
Unoticias
Fuente BBC
VA

 

Hacer ejercicio físico en contaminación urbana es mejor que la inactividad


Entre las preguntas que los médicos deportólogos se han hecho a lo largo de los últimos años, está la interrogante acerca de los efectos de la polución de las grandes ciudades en el organismo de quienes aspiran y espiran con mayor ímpetu y voracidad los humos tóxicos en las urbes: los deportistas.

Saber si ello beneficia o perjudica al cuerpo ha sido un debate constante, que ahora, un estudio llevado adelante en la Universidad Nacional de San Pablo, Brasil, y publicado en los cuadernos del Colegio Americano de Medicina del Deporte, parece haber quedado resuelto.

“Creíamos que la actividad física potenciaba los efectos nocivos, ya que el atleta, en cuanto corre y activa su circulación tiene una respiración más profunda y frecuente. Sin embargo el estudio demostró que el ejercicio tiene un efecto protector para los pulmones, en tanto inhibe parcialmente la inflamación de estos órganos y las alteraciones inducidas por la polución”, explicó el médico-jefe de la investigación, el paulista Rodolfo Vieira.

Las pruebas de laboratorio avalaron la hipótesis del beneficio

Los técnicos realizaron una serie de evaluaciones en animales de laboratorio y  separaron dos grupos, ambos sometidos a intensos gases del mismo origen y tenor al que sufren los humanos en el centro de una ciudad como San Pablo. La diferencia estuvo en que mientras un grupo era inducido a tener actividad física abundante, el otro lo era para permanecer quietos el mayor tiempo posible.

Finalmente los pulmones de los sedentarios sufrieron mucho peores consecuencias que la de los activos, no obstante lo cual ambos grupos resultaron afectados. “Es que todo parece tener un límite: el ejercicio ayuda a evitar la inflamación de las vías aéreas, pero eso tampoco resulta ilimitado: cuanto más poluído está el aire, más difícil es la defensa para el organismo”.

Los técnicos opinan que hay dietas que pueden regular mejor el metabolismo para enfrentar el problema de los poluentes y el ejercicio, e incluso refieren a la posibilidad de máscaras que impidan a las narinas acceder a los contaminantes más pesados.

“Incluso una mascarilla para cirugía puede disminuir la cantidad de material en partículas inhalado, lo cual es positivo”, insisten los especialistas.

Aunque todavía no se fija una tabla específica de recomendaciones se plantea mayor rigurosidad en el ejercicio durante el verano, ya que la contaminación tarda más en dispersarse. ¿El mejor momento? Después de cualquier lluvia o chaparrón, es cuando menos poluentes hay en el aire para salir a correr.

lr21.

A %d blogueros les gusta esto: