Posts Tagged ‘ciclo básico’

Escasa formación escolar y poca estima al liceo llevan a desertar


EXPERTOS SEÑALAN FACTORES QUE TERMINAN POR ALEJAR AL ESTUDIANTE DEL SISTEMA

Los alumnos salen de Primaria sin el nivel necesario y Secundaria les es hostil. Identificado como un nudo clave en la deserción, el Ciclo Básico no logra retener a los adolescentes que tienen intereses que trascienden la educación.

531bb62940c73

De los 55.000 estudiantes que mañana entrarán a primer año de liceo, 17.765 no aprobarán el Ciclo Básico (en base al porcentaje de no aprobación de 2012). Pero, ¿por qué los alumnos de liceo no logran aprobar los cursos o eligen abandonar el sistema? Algunos se sienten perdidos en un ambiente con códigos diferentes de los que rigen su vida cotidiana y donde se tratan cuestiones abstractas que distan de sus intereses. Y muchas veces estudiar no es la prioridad.

El cambio que significa pasar de un ambiente contenedor como la escuela a uno que les exige mayor independencia e interés como el liceo es complicado. Los jóvenes, acostumbrados al apoyo de su maestra, entran a una etapa en la que los profesores cuentan con sus “ganas de aprender”. Sin embargo, ellos tienen otras prioridades como sociabilizar o, incluso, trabajar. Es que muchos de ellos no le encuentran un sentido al liceo ni a lo que allí se les enseña. El formato “tradicional” que se utiliza para transmitir el conocimiento, donde un profesor le enseña a un grupo de jóvenes dista radicalmente del mundo del adolescente, donde la comunicación y las aspiraciones inmediatas priman (ver columna).

Además de que llegan con dificultades al liceo, entran en un circuito donde los profesores esperan que sus estudiantes quieran prestarles atención y hasta que sean conscientes de que estudiar es su derecho. Sin embargo, hacer sociales usando nuevas tecnologías o invertir el tiempo en actividades “útiles”, como trabajar, parece mucho más atractivo. Sobre todo teniendo en cuenta que los adolescentes tienen que seguir 12 materias, de diversos temas, muchos de ellos abstractos, que suelen funcionar con un profesor dictando el curso al lado de un pizarrón. Una dinámica completamente distinta de la que rige en la realidad social y en la virtual. Herramientas como Google, Facebook y los propios celulares son ejemplos de que los jóvenes están acostumbrados a recibir la información y el entretenimiento que quieren cuando la quieren y en formatos tan diversos como textos, videos, u otras plataformas multimedia.

En este sentido, Julio Fernández Techera, director del Departamento de Educación de la Universidad Católica y exdirector académico del Colegio Seminario, plantea que cabe preguntarse si tiene sentido “estar haciendo tanto hincapié en conocimientos que son tan accesibles en internet o con las nuevas tecnologías, y no estar dando otro tipo de educación”. Por eso afirma que hay una inadecuación muy fuerte entre la propuesta educativa y el mundo de hoy. “No calzan bien”, concluye.

Por su parte, Pablo Cayota, director del instituto Santa Elena, técnico y orientador del programa Promejora, explicó que hay investigaciones que muestran que el abandono tiene que ver con que los jóvenes no le encuentran sentido a permanecer en la educación. “El sistema no está siendo capaz de construir sentido para chicos de diferentes ambientes”, expresó.

“Los estudiantes se sienten perdidos dentro del sistema, no se sienten acogidos, entran en un mundo que les es hostil, quedan desorientados en muchísimas materias y no encuentran los apoyos para salir adelante”, resumió Cayota. Por eso el orientador del Promejora considera que la “culpa” de la deserción no es de los alumnos sino que toda la carga de la responsabilidad está en el propio sistema educativo.

“Más allá de que hay factores culturales y sociales, el que tiene que recuperar la iniciativa en esto es el propio sistema”, afirmó el docente.

Prioridades.

El orden de prioridades que tienen los alumnos, y el pensamiento de que completar los estudios no es menester son razones que los desmotivan y pueden llevarlos a desertar. Andrea Prieto, directora del liceo 70° del Cerro, considera que el abandono es multicausal y que los alumnos llegan con el temor de no poder lidiar con las exigencias que plantea el liceo y muestran, en muchos casos, intereses distintos al estudio.

“A veces les cuesta focalizar la educación como una prioridad”, explicó. “Estamos hablando de alumnos de 12 y 13 años, es natural que lleguen con temores e inseguridades por los cambios, y los docentes estamos para acompañarlos en esa transición”, precisó Prieto.

La psicopedagoga Analía Lapetra, que trabaja en el liceo gratuito de gestión privada Impulso, en Casavalle, opinó que en la adolescencia el estudio no se ve como “lo más importante, sino que lo clave es lo social: hacer amigos, gustarle al otro o salir a divertirse”. En este sentido, la psicopedagoga del liceo El Clemente y de la Escuela Integral Hebreo Uruguaya, Mónica Falcón, aclaró que hoy ya no es como antes que los jóvenes tenían pensado qué iban a hacer cuando fueran adultos en el liceo. “Los chiquilines tienen intereses más inmediatos, más del momento. Están interesados en cosas que tienen más que ver con el relacionamiento con ellos mismos, con la sexualidad y con las drogas”, contó.

Para Teresita Rey, directora de la revista “Quehacer educativo”, de la Federación Uruguaya de Magisterio y maestra directora en una escuela de Montevideo, los alumnos “no ven como una prioridad la educación, y todo está determinado por el hecho de pensar para qué me sirve esto”. “Parecería que no hay lugar para la frustración, que solo se puede hacer lo que `me gusta hacer` y que si no tengo ganas de estudiar no estudio”, reflexionó la docente. En igual medida, Rey afirmó que al hablar de educación “no se escucha demasiado a los alumnos”.

Cayota identificó varios motivos para explicar el abandono. Su experiencia le ha permitido observar que en contextos vulnerables, la mujeres de familias muy numerosas desertan para ser coeducadoras y ocuparse de sus hermanos mientras las madres salen a trabajar pero también nota que otros abandonan el liceo porque “están atraídos por trabajar”.

Al hecho de que los jóvenes no ven el estudio como una prioridad, se suman sus problemas de formación que traen desde Primaria y las capacidades que presentan los liceos para poder retener y acompañar a los estudiantes en su curso por la enseñanza secundaria.

“Hay un problema serio vinculado a lo pedagógico en Primaria que luego hace eclosión en Ciclo Básico, y refiere a los muy altos porcentajes de alumnos que están llegando al liceo sin las competencias básicas bien desarrolladas y adquiridas”, dijo Fernández Techera, director del Departamento de Educación de la Universidad Católica.

Según Fernández, las carencias en esos aspectos, que tienen que ver con el dominio de la lengua y el razonamiento matemático, “tienen una incidencia enorme en el fracaso que se produce en Ciclo Básico”.

“Si los chicos no saben leer con fluidez, si no tienen capacidad de comprensión, si no tienen un vocabulario desarrollado y llegan a Secundaria a enfrentarse con 12 materias, 12 profesores, 12 estilos distintos, 12 libros de texto, está claro que eso los supera completamente”, explicó Fernández.

La directora de Secundaria, Celsa Puente, se expresó en una línea similar. Al entender de la jerarca, los estudiantes pasan de la escuela que es muy contenedora, con la imagen de la maestra única, a una institución muy fragmentada como el liceo.

“Es un proceso difícil, que pone en juego la capacidad personal de resistir. En los jóvenes que tienen una familia bien constituida y un buen bagaje cultural se resiste de un buen modo, en los jóvenes que no tienen una familia muy presente, o muy estable, o sin ese bagaje cultural, a veces se da que se caigan del sistema. Quiere decir que en ese tránsito entre Primaria y Secundaria a veces los perdemos”, opinó Puente.

Sobre esa realidad se expresó la psicopedagoga Analía Lapetra, que trabaja en el liceo gratuito de gestión privada Impulso, en Casavalle. Según relató, los alumnos que llegan a ese centro, luego de terminar Primaria en una escuela de la zona, “tienen un nivel, en general, descendido en diferentes áreas, más que nada lectoescritura y razonamiento matemático. Hay chicos que llegan al liceo y uno se pregunta cómo salieron de la escuela”, afirmó.

La experiencia al trabajar con tales estudiantes es que “cuesta muchísimo” nivelar los aprendizajes para que sean los adecuados al curso en el que están. Además, explicó que un alumno que a esa edad, próxima a los 13 años, llega con tantas carencias a un liceo que no le da el apoyo necesario, va a encontrar mucho más difícil la posibilidad de avanzar en sus estudios.

Falta de apoyo.

Los especialistas en la materia consultados por El País utilizaron palabras tales como “desolados” y “desamparados” para explicar cómo se sienten los alumnos al entrar al liceo, incluso afirmaron que “no se sienten acogidos” y no encuentran “figuras” de apoyo.

Fabrizio Patritti, director del liceo Impulso, se refirió a este tema. “Hay una cantidad de elementos que van más allá de lo que pasa en los aprendizajes. El problema es si el liceo es un lugar que está preparado para sostener a un adolescente, porque hacerlo es absolutamente complejo”, dijo Patritti.

La realidad muestra que quienes tienen cierto respaldo social, familiar y cultural tendrán más posibilidades de permanecer en el sistema. Mientras, aquellos que pertenezcan a los sectores más vulnerables, estarán más expuestos a formar parte de los alarmantes indicadores del sistema educativo.

En cuanto al rol de los liceos, la psicopedagoga Lapetra manifestó que “están en deuda en el acompañamiento” de los estudiantes. Explicó que el apoyo de los profesores “hace que los alumnos puedan entender cuál es la importancia de estudiar”, aunque aclaró que “lamentablemente” esto no se brinda en todos los liceos.

“Es una carencia, los alumnos no saben por qué o para qué están aprendiendo, si les preguntás dicen que están en el liceo porque los obligan”, opinó la psicopedagoga.

Para Fernández Techera, “el acompañamiento es fundamental, porque en la edad en la que ingresan los alumnos al liceo necesitan tener en la institución referentes a los que puedan recurrir en cualquier momento”. En ocasiones se puede plantear que en los liceos es el adscripto el referente, pero no es esa su función”, dijo Fernández Techera al explicar la importancia de presentar modelos de orientación a los alumnos en Secundaria. Además, sostuvo que “el modelo de los liceos públicos (funcionar en base a los roles) de profesor y adscripto, es de hace 100 años. No es lo que necesitan los alumnos, la enseñanza secundaria se ha masificado pero no se ha adaptado el sistema a las nuevas realidades”, expresó.

Para el profesor Ernesto Egaña, director del Centro Educativo Espigas, es necesario lograr “un conocimiento profundo de cada alumno”. Así, destacó la importancia de los vínculos afectivos como forma de trabajar en el respeto y el interés por el estudio.

Nuevo liceo extraedad

En los próximos días comenzarán las clases en el liceo 75 de extraedad y condiciones laborales en Montevideo. Con un modelo similar al liceo 27 ubicado en el centro de Montevideo, el 75 cubrirá la zona Oeste y Norte de la capital. En una casa refaccionada, empezará a funcionar este centro educativo que cubre a mayores de 16 año para primero, de 17 para segundo y de 18 para tercero. Habrá 160 alumnos en cada uno de los tres turnos. Se seguirá recibiendo inscripciones en las próximas semanas. Según explicó su director, Julián Burgos, el liceo no llegará a iniciar los cursos mañana porque todavía faltan ciertos detalles de limpieza, acomodar equipamiento, que aún está embalado, y designar “algún” profesor.

La opinión de los expertos

Fernández: “Hay un problema pedagógico serio en la Primaria”

Director de Educación, Ucudal

“Hay un problema pedagógico serio en Primaria que hace eclosión en Ciclo Básico, son muy altos los porcentajes de alumnos que están llegando al liceo sin las competencias básicas bien desarrolladas y adquiridas. Esto tiene una incidencia enorme en el fracaso en los primeros años de Secundaria”.

Rey: “Ahora los alumnos no ven la educación como una prioridad”

Maestra directora

“Hoy los alumnos no ven la educación como una prioridad, todo está determinado por el hecho de pensar ‘para qué me sirve esto que estoy haciendo’. Parecería que no hay lugar para la frustración, que sólo se puede hacer ‘lo que me gusta hacer’. Tampoco se los escucha demasiado a los estudiantes”.

Lapetra: “Hay un nivel descendido en lectura y matemáticas”

Psicopedagoga en Liceo Impulso

“Hay alumnos que llegan al liceo y uno se pregunta cómo salieron de la escuela. Cuesta muchísimo en los primeros meses de Secundaria nivelar los aprendizajes. Los chicos que llegan de sexto año tienen un nivel, en general, descendido en varias áreas, más que nada lectoescritura y razonamiento”.

http://www.elpais.com.uy

En medio del caos, Secundaria reformula ciclo básico desde 2014


Propone que algunas materias sean semestrales; buscan mejorar resultados y bajar repetición

liceo-punta-de-rieles_274734

El Consejo de Educación Secundaria (CES) propuso una reestructura del programa que busca reformular el Ciclo Básico con el fin de atender “la situación comprometida de los aprendizajes vinculada a los resultados de procesos de inclusión”. La iniciativa se aplicará como plan piloto a partir del año que viene en algunos liceos.

El proyecto, que fue discutido ayer en la Asamblea Técnico Docente (ATD) de cada liceo del país y en octubre se discutirá en una ATD nacional, considera “oportuno instrumentar la semestralización” de algunas materias. Entre ellas se encuentran: Ciencias Físicas, Ciencias Biológicas, Dibujo, Educación Sonora, Historia y Ciencias Geográficas. Matemática, Lenguas, Educación Física, Inglés y Educación Informática mantendrían su duración anual.

Estos cambios que propone Secundaria se plantean en  un momento de caos en la educación. El sindicato de profesores rechazó la propuesta de las autoridades para dar clases durante las vacaciones de primavera como forma de recuperar parte de las clases perdidas  por los paros del mes pasado.

La propuesta
El documento preliminar del CES, Propuesta de Ajuste Curricular – Ciclo Básico 2014, que llegó a los docentes el 3 de setiembre, pretende trabajar también en “la permanencia de los jóvenes en el sistema y la acreditación de las trayectorias”.  La nueva propuesta implicará una revisión de la currícula, que incidirá en “los modos de enseñar y aprender”, dice el documento al que accedió El Observador. Entre otras cosas, se deberá organizar el trabajo formativo para promover la comprensión interdisciplinaria, sostiene.  “El tratamiento de temáticas complejas en el aula demanda la apelación a distintas disciplinas”, por lo que algunas materias comenzarán a dictarse de forma integrada. Un ejemplo son Historia y Ciencias Geográficas, que –según la propuesta– en primer y segundo año se dictarán de forma conjunta, con una duración semestral, de seis sesiones semanales de 45 minutos. En tercer año sucederá exactamente lo mismo con Física y Química (ver cuadros).

Los temas multifacéticos, agrega el documento, “implican el dominio preciso de los conocimientos y el modo de pensar de una disciplina pero no necesariamente absoluto. Por tanto, es condición que la comprensión disciplinar connote una selección estratégica de perspectiva y conocimientos para la comprensión del tema”.  A su vez, se señala que el trabajo interdisciplinario amplía la base teórico disciplinar de los alumnos, estimula en ellos la integración de nuevos conocimientos y les permite reflexionar sobre sus aprendizajes.

“La enseñanza que promueva la comprensión interdisciplinaria constituye una alternativa metodológica de aula. Debería considerársela como una tendencia hacia la cual se puede progresar más que como una prescripción curricular inmediata”, establece el texto. No obstante, se afirma  que la selección de los contenidos y los criterios “no debería quedar librada a la iniciativa de cada docente sino ser objeto de acuerdo entre todos los profesores de la institución”.

Los alumnos y el aprendizaje
Secundaria señala que la semestralización de algunas materias obligará a definir con claridad cuáles son los aprendizajes centrales a desarrollar. También implicará una reformulación de la evaluación de los estudiantes y la normativa que las rige.

La selección de los temas se deberá realizar en “función de cuáles son los ejes estructurantes que permitirán construir saberes futuros”.  Este trabajo se realizará entre el cuerpo inspectivo de asignaturas y las salas docentes, quienes deberán formular las adecuaciones curriculares e identificar los posibles ejes pedagógicos transversales. “Sin un cambio cualitativo del currículo, el tiempo reducido implica aprendizajes empobrecidos (…), lo que constituye una de las formas de exclusión educativa y promueve mayores índices de repetición”, se manifiesta en el documento.

Sin embargo, por otro lado, las autoridades destacan que el alumno tendrá menos asignaturas por semestre, favoreciendo así su interés y motivación. Hoy en día el alto número de materias es visto como un obstáculo a la hora de atraer a los jóvenes al sistema educativo. De allí, que la propuesta resalta que “el sostenimiento de esfuerzos y proyectos personales más acotados” puede resultar favorable.

El proyecto también recomienda “que a los efectos de dar mayor continuidad al vínculo pedagógico docente/grupo, se establezca que cada asignatura no se dicte más de 45 minutos por día”. Y agrega que se entiende conveniente eliminar los módulos de horas dobles.

La familia adquiere relevancia
La propuesta de Secundaria hace especial hincapié en el papel que debe jugar la familia del alumno para que este alcance buenos resultados. “Sus familias son los referentes con los que confrontan los conocimientos que aprenden en el liceo y cuando están fuera de él. (…) Los alumnos traen consigo los problemas de la familia y la comunidad al liceo”, se expresa. De allí que el centro educativo deba hacer esfuerzos para integrar de forma activa a la familia y propiciar su presencia, de forma que “se involucre como agente activo en el proceso permanente de los aprendizajes de sus hijos”.  En este sentido, se señala que se deberá constituir un trabajo conjunto entre la familia y la institución “para lograr mejores y mayores resultados en los aprendizajes”.

Entre las estrategias propuestas para fomentar este vínculo aparece la realización de actividades específicas para las familias, como clases abiertas y cursos de herramientas tecnológicas. Otra vía sería la puesta en marcha de talleres periódicos para padres  y visitas domiciliarias. “Algunas familias concurren escasamente a las institución, no se hacen presentes, o concurren para informar que sus hijos dejan el liceo”, señalan las autoridades en el documento.

La evaluación de los docentes

Docentes consultados por El Observador, y que ayer participaron de las ATD, señalaron que la propuesta tiene algunos aspectos confusos. En una de las asambleas evaluaron que no queda clara la forma de evaluación de las materias semestrales que se dictarán de forma conjunta. Allí se analizó el escaso margen disponible para poner en marcha la propuesta, dado que los llamados a cargos docentes se realizan en diciembre. Otros manifestaron la incertidumbre que genera comenzar un programa piloto en un año electoral, cuando no se sabe cuál va a ser el siguiente gobierno y, por lo tanto, si el proyecto perdurará. 

http://www.elobservador.com.uy

 

A MEJORAR ESTUDIANTES!!!


Repetición en liceos superó 29%, récord de los últimos 10 años

El gobierno sostuvo que el sistema retiene “a costo de peor rendimiento”

En educación media básica el sistema cada vez retiene más, pero al costo de un peor rendimiento”, admitió el gobierno en el Anuario Estadístico 2011 que presentará hoy el Ministerio de Educación y Cultura (MEC). El porcentaje de no aprobación en la educación media básica pública alcanzó el 29,6% durante el año pasado y fue el índice de repetición más alto en los últimos 10 años, según reveló el informe al cual accedió El Observador.

El porcentaje de repetidores creció 1,8% en el último año (en 2010 alcanzaba al 27,6%). Los alumnos matriculados entre primero y tercero en liceos públicos en 2011 fueron 132.944. Según el informe, los repetidores fueron 39.351 alumnos de esos alumnos.

El gobierno advierte que de continuar la tendencia, en 2012 la repetición habrá superado el 30% del total del alumnado del primer ciclo liceal.

El índice más bajo en los últimos 10 años para el ciclo básico se registró en 2003 y 2004 (21,3%). El Frente Amplio asumió en 2005 con una tasa de repetición de 23,1%, que creció dos puntos al año siguiente pero luego volvió a reducirse a 23,7% en 2007. Desde ese año el guarismo se incrementó hasta registrar su tope el año pasado.

Según la Encuesta Continua de Hogares 2011 del Instituto Nacional de Estadística, las personas de 21 y 22 años con el liceo completo fueron el 37,5% de esa franja. Las personas de 17 y 18 años con ciclo básico terminado representaron el 65 % entre los jóvenes de esa edad.

En las escuelas la tendencia es inversa a la que se da en los liceos. El porcentaje de no promovidos en toda Primaria fue de 6,1% el año pasado y en 2010 había sido de 6,2%. La tasa de repetición más alta de los últimos diez años ocurrió en 2002 (10,3%) y hace tres años el indicador se mantiene en el entorno del 6%. El mayor grado de no promovidos ocurrió en primer año (14,1%).

A pesar de los resultados con los escolares, el índice de repetición global del sistema educativo uruguayo es uno de los diez más elevados en el mundo.

Un estudio de Unicef con datos del año 2009 ubicó la tasa de repetición global de la Administración Nacional de Educación Pública en 19 %. El índice superó incluso al de los países del África subsahariana como Tanzania, Zambia, Camerún y Burkina Faso. En tanto, en los países de Europa occidental y Norteamérica la repetición es nula o inferior al 5 %.

Las políticas

“Habrá que esperar el efecto de los diferentes esfuerzos que vienen realizándose para combatir esta tendencia”, señaló el documento del gobierno.

Además de apoyos extracurriculares y de programas de apoyo para alumnos con riesgo de abandono, el gobierno plantea un debate sobre el uso que dan los docentes a la herramienta de la repetición.  El director de Educación del MEC, Luis Garibaldi, entiende que los docentes deben reducir su uso para permitir la continuidad de los alumnos en el sistema, y propone que las deficiencias sean cubiertas con clases de apoyo. La inclusión y la continuidad fue destacada por el MEC. El año pasado hubo 6 mil matriculados más que en 2002 y casi 900 más que en 2010.

En tanto, el índice de desvinculación en 2011 fue de 3,4 %. El indicador había alcanzado 5,2% en 2007 y 4,1% en 2010.

el observador.

A %d blogueros les gusta esto: