Posts Tagged ‘células madre’

Las nuevas terapias que buscan recuperar la audición


Salud

Se trata de la discapacidad sensorial más frecuente que existe: la pérdida de audición. Considera desde la sordera profunda hasta la pérdida progresiva que se va produciendo con el paso de los años.

5371631468531

SEBASTIÁN URBINAEL MERCURIO/GDAmar may 13 2014

Y como la vida humana se ha extendido notablemente, la cantidad de personas con algún grado de sordera ha ido en aumento.

Hoy se estima que 300 millones de individuos en el mundo están afectados por esta condición. Esta se ve favorecida por ambientes ruidosos, que actúan como verdaderos tóxicos para el oído. Para hacer frente a esta realidad, los científicos están investigando varias estrategias que buscan restablecer la audición, tanto en niños como en adultos. Una revisión de estos tratamientos se publica en la última edición de la revista Science.

Órgano complejo.

Una característica del oído es su alta complejidad, con partes muy ocultas y protegidas, que son difíciles de alcanzar por una terapia. Este es el caso del oído interno, en el cual se inician las vías nerviosas de la audición, las que se pueden dañar por infecciones, medicamentos, quimioterapia o exposición exagerada al ruido.

Tomás Labatut, otorrinolaringólogo de Clínica Las Condes, afirma que la medicina ha avanzado mucho en el tratamiento de la sordera, gracias al desarrollo de nuevas tecnologías.

Según dice, hoy existen terapias para las enfermedades de las distintas partes del oído.

“El oído interno, que era lo más complicado, en caso de daño hoy tiene el implante coclear, que estimula directamente el nervio auditivo, permitiendo a la persona escuchar casi con normalidad”, explica Labatut, quien tiene la subespecialidad de otología y enfermedades del oído.

Pero incluso, cuando ni siquiera existe este nervio, ahora hay un implante que se llama de “tronco cerebral”, que va directo al núcleo de la audición en el sistema nervioso. “Aunque sus resultados son inferiores al del implante coclear, siguen siendo buenos”, afirma.

Genética.

Katherine Walker Jara, otorrinolaringóloga, destaca las nuevas estrategias que se están probando.

“Por ejemplo, está la terapia génica, en que se usa un virus como vehículo que transporta un gen, el cual permite arreglar células que están defectuosas en el oído interno”, dice esta especialista.

Estos tratamientos genéticos se ven promisorios, e incluso la FDA dio luz verde este año para que se prueben en humanos.

Labatut considera que uno de los avances que estarían más próximos a aplicarse en pacientes es “el implante coclear recubierto con células madre o con algunas moléculas, para que este dispositivo funcione mejor. Algo parecido al stent (dispositivo) recubierto con fármacos que se coloca en las arterias del corazón”. Esta combinación permite que la persona que usa el implante pueda identificar mejor los distintos sonidos que percibe.

Otra alternativa es la de usar células madre, según explica Walker. Los estudios in vitro demuestran que estas células se pueden transformar en las llamadas `células ciliadas`, que son las que captan el sonido y lo transmiten por el nervio auditivo hacia el sistema nervioso. “En todo caso, falta mucho para regenerar el órgano de la audición completo”, advierte la especialista.

Labatut llama la atención de que después de usar estas tecnologías, lo más importante son los tratamientos posteriores para sacarles el máximo beneficio. “Son los equipos multidisciplinarios integrados por médicos, fonoaudiólogos, terapeutas ocupacionales y psicólogos quienes deben trabajar con estos pacientes para lograr un resultado óptimo”, concluye.

Se estima que unas 300 millones de personas en el mundo son sordas o tienen problemas de audición; y la cifra crece favorecida por los ambientes ruidosos que son verdaderamente tóxicos para el oído. Los científicos buscan soluciones y ahora investigan varias estrategias para restablecer la audición, tanto en niños como en adultos. Según los especialistas, entre las más prometedoras estan las terapias moleculares, las genéticas y de células madre. Una de las más próximas a aplicarse en pacientes es el implante coclear.

El bebé que recibió un implante coclear

Facundo tenía apenas 48 horas de vida cuando le diagnosticaron meningitis por neumococo. Se recuperó, pero como secuela, quedó con sordo de ambos oídos. La única chance que tenía para volver a escuchar era un implante coclear bilateral simultáneo, una operación no recomendada para bebés de menos de un año de edad. Médicos y padres pidieron una autorización especial para la intervención y, gracias a ello, Facundo volvió a oír y se transformó, a los seis meses, en el niño más pequeño en recibir un implante de esas características en Latinoamérica. Su mamá, Noelia Chávez, comparte la felicidad por la recuperación de su hijo con Tiempo Argentino. “Facundo está excelente. Ahora, el trabajo que hay que hacer es de estimulación, para que pueda hablar y escuchar en tiempo y forma, quizás con un retraso mínimo, o quizá ni se note”, explica la mamá de Facundo.

http://www.elpais.com.uy/

Las células madre se suman a la lucha para corregir el labio leporino


Con este método es el propio paciente el que va generando el hueso de forma “natural y espontánea” desde bebé, con lo que no queda recuerdo del proceso ni huella psicológica

celulas-madre_305875

Cada vez son más los “milagros científicos” protagonizados por las células madre que nos descubren impensados avances contra todo tipo de problemas de salud, una lista a la que se ha sumado el labio leporino, gracias a una técnica desarrollada por pioneros científicos argentinos.

La fisura de labio y paladar -conocida como labio leporino- es una malformación maxilofacial que se presenta en personas que nacen con una falta de tejidos, fundamentalmente óseos.

Los doctores argentinos Guillermo Trigo y Gustavo Moviglia, de la Universidad Maimónides, de Buenos Aires, han sido los primeros en investigar con éxito la posibilidad de recuperar los tejidos ausentes a través de células madre.

“La fisura labio alveolo palatina es bastante común. Se calcula, según las estadísticas, que un nacimiento de cada 1.200-1.300 nace con esta fisura en la cara”, explicó a Efe Trigo.

Esta malformación no supone solo un problema estético sino que afecta también a las funciones faciales, al derivar en problemas para hablar, para deglutir y para respirar, entre otros.

Los tratamientos tradicionales para corregir el labio leporino constan de varios procedimientos quirúrgicos complejos que completan los tejidos que faltan con injertos de hueso sacados de otras partes del cuerpo, generalmente de la cabeza o la cadera.

Trigo y Moviglia no solo han logrado reducir el número de operaciones, sino que, además, la utilización de las células madre del cordón umbilical permite una cicatrización y una recuperación natural del hueso con resultados mucho mejores a los de los habituales injertos.

“Estamos sustituyendo las cirugías que se hacían habitualmente con ingeniería de tejidos”, apuntó Trigo, quien abordó en su tesis doctoral la posibilidad de usar células madres para tratar las malformaciones maxilofaciales en niños.

“En 2007 hicimos el primer caso”, apuntó Trigo, quien explicó que aquel primer paciente era el hijo de un cirujano cuyo padre “tenía tanta confianza en el método” que les pidió que le operaran y le colocaran las células madre.

Los resultados no solo fueron buenos sino que dejaron sorprendidos a los propios médicos, quienes decidieron proseguir esta línea de investigación.

En los últimos años, se han aplicado las células madre a nueve pacientes, todos ellos en Argentina, pero Trigo y Moviglia buscan ahora difundir el procedimiento internacionalmente a través de convenios con otros centros de investigación, como la fundación estadounidense Smile, especializada en malformaciones faciales congénitas.

No todos los casos de labio leporino son susceptibles de ser tratados con este método, ya que de momento los investigadores solo la aplican a recién nacidos, siempre que se hayan conservado las células del cordón umbilical y no se hayan sometido a procedimientos quirúrgicos previos.

“Usamos una técnica precoz de un cirujano francés, que opera primero el paladar a los cuatro meses y a los seis meses el labio. Dentro de los seis primeros meses de vida se termina prácticamente con toda la cirugía primaria. A esa técnica le agregamos la ingeniería de tejidos”, detalló Trigo.

“La importancia reside en que es muy difícil reponer hueso cuando el niño tiene menos de un año y medio, porque poner un injerto en ese momento implicaría generar una fuerza tan grande que le deformaría, el paladar. Se espera muchas veces a los cinco años por este problema”, apuntó Moviglia.

Con las células madre es el propio paciente el que va generando el hueso de forma “natural y espontánea” desde bebé, con lo que no queda recuerdo del proceso ni huella psicológica por haber nacido con esta malformación, según precisó el especialista.

Moviglia señaló también que este es un avance “fabuloso” y que los primeros sorprendidos de los resultados fueron ellos mismos.

El especialista insiste en que hay que crear conciencia social de los beneficios de preservar las células madre del cordón umbilical de todos los recién nacidos, tanto para el tratar lesiones congénitas como para curar futuras enfermedades, ya que se ha demostrado que pueden conservar su viabilidad al menos durante 20 años.

http://www.elobservador.com.uy

Brasileños usan células madre para acelerar la cicatrización


SALUD

Científicos desarrollan una técnica con células adheridas a hilos sutura usados en cirugía.

51d592630e3b7

SAN PABLOEFElun oct 14 2013 03:00

Investigadores de la universidad brasileña de Campinas (Unicamp) desarrollaron una técnica inédita con células madre adheridas a hilos de sutura usados en cirugía, que puede revolucionar la medicina de regeneración de tejidos, destacó uno de los responsables del estudio.

“Las células madre, retiradas de los tejidos adiposos (grasas), fueron colocadas en un hilo de sutura común con pegamento de fibrina, un pegamento médico muy resistente y que modificamos para mantener las células vivas durante la aplicación”, explicó a Efe el biólogo Bruno Volpe, que desde hace tres años desarrolla el estudio.

Las pruebas hechas con el material consiguieron un 75% de cicatrización de heridas en tres días y de acuerdo con Volpe las células consiguieron sobrevivir siete días.

La cicatrización es una de las fases más preocupantes después de una cirugía, pues su proceso depende de las condiciones de salud de cada individuo.

La regeneración descubierta por la Facultad de Ciencias Médicas de la Unicamp fue a partir de una fístula intestinal y según Volpe el proceso puede ser realizado en cualquier tipo de heridas, como las que se dificultan para cicatrizar como consecuencia de la diabetes. La fístula del intestino fue escogida para la investigación por ser un tejido fácil de lesionarse y difícil de cicatrizar.

El proceso fue patentado por la Agencia de Innovación de Unicamp y el próximo paso, adelantó Volpe, es el de mejorar el tiempo de vida de las células madre hasta unos quince días, para poder exportar la técnica a otros países.

 

“Antes de eso, la expectativa es la hacer viable el uso del método en la red pública de salud de Brasil para disminuir el tiempo de internación de los pacientes, lo que significa un menor gasto público y una mayor calidad de vida al paciente”, resaltó el biólogo.

El proyecto busca asociaciones para financiar más inversiones y que la técnica consiga una mayor difusión, pues en la actualidad el procedimiento sólo es realizado en pacientes de la universidad.

Las pruebas iniciales fueron practicadas con ratones de laboratorio, en los que las células madre regeneraron casi todo el tejido del intestino de los roedores.

El tiempo de recuperación de las fístulas por medio del tratamiento convencional en los ratones es equivalente al organismo humano, con unas diez semanas.

Desde la década del setenta, cuando a medicina descubrió la existencia y la capacidad de las células madre, los investigadores buscan formas de aprovechar su potencial.

La aplicación directa de las células madre no da el mismo resultado “milagroso” que el hilo de sutura enriquecido, destacó Volpe. Una investigación española, usada como referencia por los brasileños, probó el efecto de las células madre directamente en la herida, pero sin los resultados de cicatrización conseguidos ahora con la nueva técnica que usó un hilo de treinta centímetros.

En Estados Unidos, en tanto, fueron ensayados otros tipos de hilos para ayudar en la cicatrización, pero no se tuvo en cuenta las células madre. El estudio indicó que el procedimiento no exige pruebas de compatibilidad para la adhesión de las células en los pacientes y no hay señales de inflamación o rechazo en el organismo en el que las células fueron aplicadas.

Esa línea de investigación de la Unicamp surgió en 2005 a partir de aulas de cirugía plástica, en las que el cirujano Ithamar Stocchero evaluó el uso de células madre en hilos de sutura.

“Esto muestra que Brasil tiene condiciones de producir ciencia igual o mejor que en otros países”, puntualizó Volpe.

Con células madre logran cerrar heridas


LA TERAPIA COMENZÓ A USARSE EN PERSONAS CON ENFERMEDAD DE CHRON

Para Andrea (41 años) pensar que dentro de unos meses podría volver a practicar deportes o salir de paseo con sus hijos en bicicleta es “espectacular”.

52536c9588c75

Cápsula de petri. Foto: Archivo El País.

En 2010 le diagnosticaron enfermedad de Chron, un trastorno autoinmune que causa inflamación del sistema digestivo y que en algunos pacientes, como Andrea, puede generar hemorragia rectal, fisuras y ulceraciones en esa zona muy difíciles de cicatrizar, con el consiguiente deterioro en su calidad de vida.

Luego de cerca de un año sin que las cirugías y tratamientos convencionales para cicatrizar heridas lograran resultados, en agosto pasado se sometió a una innovadora intervención con células madre extraídas de su propio tejido adiposo. “La evolución hasta ahora ha sido fantástica, estoy feliz”, dice Andrea.

La terapia, que recién comienza a aplicarse en Chile, ha logrado que en menos de dos meses las hemorragias hayan desaparecido, las ulceraciones estén casi completamente cicatrizadas, la piel esté retomando su normalidad y prácticamente no haya inflamación ni dolor.

En Chile hay entre 50 y 60 mil personas que padecen enfermedad de Chron, cuadro que la animadora Paulina Nin de Cardona ha ayudado a hacer más conocido entre la población.

“Alrededor de 40% de los pacientes presentarán a lo largo de su vida fisuras, abscesos y fístulas en la zona perianal. Aquellos en que los medicamentos y cirugías no dan resultado para lograr la curación, podrían beneficiarse con el uso de la terapia con células madre adultas”, explica el doctor Claudio Wainstein, director del Centro de Especialidades en Piso Pelviano de la Clínica Las Condes, quien realizó la intervención junto al gastroenterólogo Rodrigo Quera.

Las células madre derivadas del tejido graso tienen un gran efecto en la cicatrización y desinflamación de tejido, explica el doctor Wainstein.

El procedimiento para emplearlas en pacientes con enfermedad de Chron perianal consiste en realizar una pequeña lipoaspiración para extraer del mismo paciente el equivalente a media taza de grasa corporal. A través de un proceso en laboratorio se separan y multiplican las células madre hasta obtener varios millones de ellas en un plazo de 4 a 5 semanas. Luego se disuelven en suero y esta solución se inyecta en la zona afectada. “Las células madre junto a plasma rico en plaquetas actúan como un antiinflamatorio local y ayudan a cicatrizar y cerrar el tejido abierto, al generar células de buena calidad no inflamadas”, explica Wainstein.

Estudios sobre la efectividad de esta técnica -que se aplicó por primera vez en 2003 en España- indican que 70 a 80% de los pacientes se curan, cifra que duplica las terapias actualmente en uso. “A esto se suma que no hay riesgo de dañar el esfínter y que la curación duraría más tiempo, pero aún hacen falta más años de seguimiento para corroborarlo a largo plazo”, concluye el especialista.

http://www.elpais.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: