Posts Tagged ‘cáncer de piel’

Álvarez: “El protector debe aplicarse 30 minutos antes de la playa”


54b86782b3019

Mariela Álvarez es la presidenta electa de la Sociedad de Dermatología del Uruguay, profesora adjunta de la Cátedra de Dermatología de la Facultad de Medicina y directora del Centro de Tratamiento Dermatológico.

En diálogo con El País, explica los recaudos que hay que tener antes de exponerse al sol, no solo en la playa sino en todas las actividades al aire libre. Aborda los cuidados especiales que hay que tener con los niños, los protectores solares y los lentes truchos. Y las manchas, arrugas y el cáncer de piel que puede provocar el sol.

—¿Cuál es el horario “malo” o no aconsejable para exponerse al sol? ¿Sigue siendo entre las 12 y las 16 horas?

—La primera medida de protección es minimizar las horas de exposición solar. Lo que está pautado —porque eso se mide según la intensidad de la radiación ultravioleta, sobre todo la B, que es la que varía en el día—, es entre las 11 de la mañana y las 17 horas. Pero en realidad el sol de la mañana es más dañino en el sentido de que produce más quemaduras, porque es más intenso que el de la tardecita. Entonces, siempre tratamos, por lo menos en niños y personas que hacen deportes al aire libre o caminatas, que entre las 9:00 y las 11:00 tengan muchos recaudos, porque también hay quemadura solar.

—Hay que destacar también que el hecho de que esté nublado no quiere decir que el sol sea más benevolente. Uno se quema igual, o incluso peor, aunque corra una brisa o esté más fresco.

—Ese es un factor muy importante en el que también siempre insistimos, porque el hecho de no sentir calor, ese calor que uno a veces no tolera, nos hace exponernos con más satisfacción al sol. Realmente las nubes filtran el calor, la radiación infrarroja. Pero lo que es la radiación ultravioleta, en un día que está un poquito nublado, que sale el sol, que está fresco, solamente se puede llegar a filtrar un 20%; prácticamente es lo mismo. Ahí es cuando la persona se duerme al sol o se excede en el tiempo de exposición. Y lo agudo es la quemadura solar, que es muy importante y que tiene además otros efectos a mediano y largo plazo.

—Otro aspecto importante es que no solo nos quemamos en la playa. Hay que tener cuidado con la práctica de deportes o actividades al aire libre.

—En todo lo que sean actividades al aire libre en los meses de setiembre a mayo, cuando la radiación ultravioleta B aumenta mucho en su intensidad, hay que tener las mismas precauciones y aplicar las mismas medidas que si uno estuviese en la playa. Es como si vamos a la playa y nos tiramos a tomar sol de verdad. Hay que tomar conciencia de que a veces es más importante la radiación que recibimos porque se refracta también en las superficies, en el agua, en la arena, en el cemento. Y estamos recibiendo la que directamente nos impacta más.

En la nieve la reflejada es casi un 90% de la radiación que recibimos, por eso se genera mucha quemadura solar. Hay que concientizar que estas medidas no son solo para estar en la playa. Y no decir “cuando llego a la playa me pongo el protector”. Hay que cuidarse en todas las actividades al aire libre y sobre todo con el horario de exposición solar.

—¿Cuál es el factor de protector solar adecuado para estos tiempos?

—Si hay algo que se pregunta mucho es eso, pero lo que tenemos que entender es que si bien el protector solar es muy importante y nunca nos debe faltar, está en el último lugar de la lista de protección. Las primeras medidas, las más efectivas, son las físicas. Siempre hay que buscar la sombra, ya sea del techo, de la sombrilla, del ala del sombrero (no puede faltar el sombrero de ala ancha) y la ropa adecuada para los chicos, que además están mucho en el agua y el protector se les va. El protector se diluye con el baño de mar, más cuando a veces están muchas horas.

—¿Conviene esperar un poco antes del baño de mar para que la piel absorba el protector solar?

—Sí, siempre hay que aplicarlo 30 minutos antes de salir hacia la playa. No hay que aplicarlo cuando llegamos a la playa porque a veces en el camino ya nos estamos exponiendo demasiado al sol; vamos caminando y nos estamos quemando. A veces 5, 10 o 15 minutos en horas inadecuadas son fatales. A los niños, desnuditos, hay que aplicarles en toda la superficie corporal. Y siempre hay que replicarlo después del baño de mar o de piscina, o si se transpira mucho. Inclusive cada 2 o 3 horas se aconseja hacerlo, por ejemplo si están haciendo deportes en horas que no son las más adecuadas.

—¿Es necesario utilizar algún hidratante después de una exposición al sol prolongada?

—Sí, es importante hidratar la piel, porque tenemos que tener un contenido óptimo de agua. Los cambios que sufre la piel, la deshidratación y demás, hacen que quede mucho más vulnerable. Entonces, es muy bueno aplicar cremas hidratantes y también cremas reparadoras, que es un poquito más que el término “hidratante”.

—La aparición de pecas, que a veces surgen inmediatamente, ¿es un indicio negativo?

—La peca es el primer marcador de piel sensible, de sensibilidad aumentada a una exposición solar. Hay bebés que ya durante las primeras exposiciones hacen las pequitas. Es un marcador de la sensibilidad de la piel y de que esa piel tiene que ser muy cuidada.

—Los protectores solares que utilizamos a veces nos quedaron del verano pasado, o del anterior. ¿Hay que tener cuidado con eso?

—Sí, tienen vencimiento y siempre hay que seguir la indicación que está rotulada en la presentación. Obviamente que cuando la fecha expiró, el producto hay que descartarlo, no se puede usar ningún producto ya vencido.

—Para decirlo claramente, ¿cuáles son las enfermedades a la que se expone la persona que no toma los debidos recaudos?

—Tenemos lo que nombramos “efectos agudos” y luego los de mediano y largo plazo. Entre los efectos agudos el más importante es la quemadura. Está entre los factores de riesgo del cáncer de piel tipo melanoma, que es el cáncer más maligno de todos, por su rápida evolución y desenlace letal. Se habla de que tres o más quemaduras ya cuentan para que la persona pueda desarrollar un cáncer de piel de este tipo. La radiación ultravioleta es mala porque altera el ADN de las células y promueve el cáncer. Hay dos grandes tipos de cáncer en la piel: uno que si se quiere es “bueno”, porque no da metástasis si lo tratamos a tiempo, que es de muy lenta progresión y se llama carcinoma; pero en la otra punta tenemos al melanoma maligno, que es rápidamente evolutivo y biológicamente muy malo. Siempre se dice “no tomes tanto sol desde niño, porque se acumula”. Son daños que se van reparando en la mayoría de las veces, pero hay ciertos daños que se van acumulando y pueden desencadenar el desarrollo de un cáncer de piel. Eso es en lo agudo. En el mediano o largo plazo, tenemos el envejecimiento prematuro de la piel, los signos de vejez que en vez de ir con la cronología se adelantan por los efectos del sol, como pueden ser las arrugas, las manchas, distintos tipos de lesiones que si bien no son malignas son muy antiestéticas en algún momento. Si bien la gente se broncea porque le gusta ese color de piel, después de los 30 o 40 años no le gustan todos esos efectos adversos, de los que no es fácil volver atrás. A largo plazo, además, tenemos otro efecto muy importante sobre los ojos, que es el de las cataratas por la radiación ultravioleta. Por eso insistimos también en el uso de lentes con adecuada protección a la radiación ultravioleta A y B.

—¿Y los lentes “truchos”? ¿Qué pasa con ellos?

—Son más perjudiciales porque dilatan la pupila y eso hace que el daño sea mayor. Si no tienen un buen filtro, si no es óptima la calidad del lente, puede ser hasta peor que no usarlos. O sea que es muy importante que sean lentes certificados.

http://www.elpais.com.uy/vida-actual/mariela-alvarez-protector-debe-aplicarse.html

Descubren que rayos solares pueden provocar cáncer aún con cremas protectoras


Las cremas de protección solar no constituyen una protección total contra los efectos adversos para la salud de la luz ultravioleta, según un informe de la Universidad de Manchester.

rayos-solares-cancer-proteccion-e

Los británicos están fuertemente preocupados por la incidencia del cáncer de piel en su población, y realizan constantes evaluaciones de la protección que en ese sentido representan los productos que salen al mercado, máxime durante la presente temporada estival en el hemisferio norte.

Una investigación de los universitarios de Manchester revela ahora que la luz ultravioleta ha inducido tumores malignos en animales de laboratorio, más allá de los protectores solares usados. “Hemos tenido ejemplo de un modelo de ratón que demuestra que la luz ultravioleta puede producir el melanoma”, dijo el investigado Richard Marais, a la cadena local BBC.

Trabajando sobre pieles específicas con cierta predisposición

Si bien los científicos han estado trabajando con ratones cuya piel ya tenía predisposición al melanoma, encontraron que las protecciones propuestas no confirmaban total ausencia de efectos de radiación. Los animales que tenían la mutación, con niveles de radiación similares a los de una quemadura leve de piel en seres humanos, desarrollaban nuevas mutaciones que impulsaban la aparición de tumores, aunque en tiempos más lentos que los habituales.

Los especialistas de momento aconsejan, hasta que realicen nuevas investigaciones, mantener las estrategias más tradicionales, como usar sombrero, mangas largas y ropas que, aunque ligeras, protejan el cuerpo de los rayos solares. Particularmente entre las 12 y las 18 horas la permanencia a la sombra se hace obligatoria, agregan.

Aunque el melanoma está aumentando en todo el mundo, los países con población mayoritariamente de piel blanca no autóctona (Estados Unidos, Australia, Canadá, Nueva Zelanda), son los que están llevando la peor parte: los casos se han multiplicado por diez en los últimos veinte años, acorde a cifras preliminares.

http://www.lr21.com.uy/salud/1181077-descubren-que-rayos-solares-pueden-provocar-cancer-aun-con-cremas-protectoras

Los otros beneficios de tomar sol


Según un nuevo estudio, asolearse reduce la presión sanguínea, disminuyendo el riesgo de infarto y derrame cerebral

Beach-Sunbathing-580x360

Si bien limitar el tiempo de exposición al sol es vital para prevenir el cáncer de piel, una dosis adecuada de luz solar puede ser muy beneficiosa, dice un nuevo estudio llevado a cabo por las universidades de Southampton y Edinburgh, en Inglaterra. Según la investigación, tomar sol podría reducir la presión sanguínea y, en consecuencia, disminuir el riesgo de sufrir un paro cardíaco o un derrame cerebral.

Según recoge el sitio especializado Science Daily, la luz del sol altera los niveles de óxido nítrico en la piel y en la sangre, lo que reduce la presión sanguínea. Este elemento químico abunda en la piel y está implicado en la regulación de la presión sanguínea. “Cuando se la expone a la luz del sol, pequeñas cantidades de óxido nítrico son transferidas desde la piel a la circulación, bajando el tono de los vasos sanguíneos”, dijo el doctor Richard Weller, de la universidad de Edinburgh.

Estos resultados son significativos para el debate actual acerca de los potenciales beneficios de la luz del sol para la salud y el rol de la vitamina D en este proceso”, dijo Feelisch

Los investigadores analizaron la piel de 24 individuos saludables, a quienes expusieron a la luz ultravioleta de las lámparas de bronceado en dos sesiones de 20 minutos cada una. Los resultados sugieren que la exposición a esta luz dilata los vasos sanguíneos, bajando significativamente la presión de la sangre, sin cambiar los niveles de vitamina D.

A su vez, estos resultados guardan coherencia con estudios anteriores que relacionan la estación del año y la latitud con la variación de la presión sanguínea y el riesgo cardiovascular, recoge el Science Daily. En concreto, se ha observado que niveles más altos se asocian con el invierno y países más alejados del Ecuador, donde la radiación ultravioleta del sol es más baja.

“Estos resultados son significativos para el debate actual acerca de los potenciales beneficios de la luz del sol para la salud y el rol de la vitamina D en este proceso”, dijo Feelisch, y concluyó: “Tal vez sea un momento oportuno para evaluar los riesgos y beneficios de la luz solar para la salud humana y dar una nueva mirada a los consejos que actualmente se dan sobre salud pública”.

¿Cómo cuidar la piel del sol?


Los diagnósticos de lunares y manchas peligrosas, así como los casos de epiteliomas y carcinomas, se multiplican. Ante ellos, suele haber dos reacciones: importancia cero, con todo el riesgo de eso implica, y exceso de pánico al sol. Ni una ni la otra. Cómo seguir y cómo cuidarse.

articulos2_38190

El cáncer de piel es la forma más común de cáncer del ser humano. Detectado a tiempo, es curable en la mayoría de los casos.

El carcinoma espinocelular puede originarse sobre antiguas cicatrices de quemaduras o sobre lesiones premalignas, denominadas queratosis solares, que consisten en áreas rojizas y ásperas al tacto, localizadas generalmente en áreas mas expuestas al sol como la cabeza o los antebrazos. El melanoma puede originarse sobre un lunar o sobre la piel sana.

Los cánceres de piel se originan por predisposición genética y por factores externos, de los cuales la exposición exagerada a la radiación ultravioleta (RUV) es la causa más frecuente y la más fácil de prevenir.

Los principales factores de riesgo para el cáncer de piel incluyen:

* Tener piel muy clara, que se enrojece con el sol y no se broncea fácilmente.
* La exposición exagerada ala RUV.
* Las quemaduras solares importantes.
* Tener gran cantidad de nevos (lunares).
* Tener lunares llamados “displásicos o atípicos”.
* Algunas enfermedades genéticas que predisponen al cáncer.
* Antecedente personal o familiar de cáncer de piel.
* Antecedente personal o familiar de otros cánceres, como por ejemplo de páncreas.

Las personas que tienen o han tenido lesiones premalignas o cáncer de piel deben realizar controles periódicos con su dermatólogo, cuya frecuencia la determinará el mismo médico. Si no se tiene antecedentes, el control recomendado es una vez al año.

En algunos casos, el dermatólogo indicará la realización de estudios especiales, como la Dermatoscopía digital, que es de suma utilidad para la detección precoz de tumores de piel.

Además, deberá extremar las medidas de protección frente a las radiaciones ultravioletas:

* Evitar la exposición solar en horarios del mediodía, entre las 10 y las 16 hs.

* Utilizar protector solar de amplio espectro (que proteja contra rayos ultravioleta UVB y UVA), de marca confiable y con factor de protección 30 o mayor. Hay que colocarlo 20 a 30 minutos antes de exponerse al sol y renovar el mismo cada dos horas o luego de un baño o transpiración excesivas. No olvidar de colocarlo en lugares como manos, pies, orejas, cuello, labios y cuero cabelludo (en individuos calvos), etc, que son sitios que suelen pasarse por alto. Utilizar el mismo factor de protección para todo el cuerpo (no proteger menos algunas áreas) y no disminuir la protección por estar bronceado.

* Preferir la sombra y utilizar sombrillas de telas gruesas, oscuras y de tamaño amplio.

* Utilizar antojos oscuros con buena protección contra RUV para evitar el daño en ojos y parpados.

* Utilizar indumentaria adecuada que aumente la protección solar, como sombreros con ala ancha (no gorros, que solo tapan la frente y el cuero cabelludo), remeras y pantalones de trama cerrada y de colores oscuros.

* Aunque el día este nublado, las nubes dejan pasar el 85% de las RUV, por lo que hay que protegerse igual que si hubiera sol.

* Los vidrios (de autos, ventanales de las casas, etc) también dejan pasar la radiación UVA.

* El agua, la arena y la nieve reflejan los RUV y por lo tanto hay que reforzar la protección.

Uruguay Unoticias
Unoticias
AL
Fuente clarin

Verdades y mitos de los protectores solares


EXTREMAR LOS CUIDADOS

Sin importar el tipo de piel, ni el momento del día, el factor mínimo debe ser 30. La práctica de “tomar sol” no es saludable, por lo que se aconseja evitarla

punta-del-este_285169

Muchas personas están deseando que llegue el verano para pisar la arena, abrir una reposera o estirar un pareo y tirarse en la playa tomar sol. Hay quienes dicen que esta práctica les es adictiva, que la disfrutan, y otros a los que no les importa sentirse achicharrados bajo el sol con tal lograr ese tan preciado colorcito en la piel. Lo cierto es que esta actividad, en cualquiera de sus formas, lejos de ser sana, es poco saludable y los médicos recomiendan evitarla, sobre todo teniendo en cuenta que en Uruguay cada cuatro días muere una persona a causa del cáncer de piel.

El Director del Centro Especializado en el Tratamiento de Enfermedades de la Piel (CETEP) del  Hospital Pereira Rossell, Néstor Macedo, en conversación con El Observador, explicó cómo una persona debe exponerse correctamente al sol y en qué horarios, qué elementos hay que tener en cuenta a la hora de comprar un protector solar y qué debe hacer alguien que quiere estar bronceado.

Algunos consejos útiles 

Hoy en día, a la hora de comprar un protector solar, un requisito imprescindible es que debe tener nivel de protección frente a los rayos UVV (rayos de longitud de onda más corta) y también frente a los UVA (rayos de longitud de larga).

A nivel general, sin importar el tipo de piel y el momento del verano en que se esté, se recomienda que se utilice un factor 30, como mínimo. Este es un elemento que mide el nivel de protección que ofrece cada producto. Es decir, se mide determinando la dosis de eritema mínimo, o sea cuántas veces hay que aumentar la exposición para obtener el mismo eritema o enrojecimiento de la piel. Por ejemplo, con un factor 30: Hay que exponerse 30 veces más al sol para lograr el nivel de enrojecimiento que sufrió la piel durante una exposición al sol sin protector solar.

Para niños mayores de seis meses, individuos con piel muy blanca, con lunares o antecedentes familiares de cáncer de piel, carcinomas o melanomas, se sugiere utilizar factor 50.  Los bebés antes de los seis meses no pueden recibir ningún tipo de producto, se los debe cuidar manteniéndolos a la sombra natural y con vestimenta adecuada.

En Europa, el organismo que regula la producción y control de medicamentos no permite especificar factores mayores a 50  porque se estima que después de este nivel los cambios son poco significativos. Por este motivo es común ver en productos de origen europeo con factores 50 o 50+.  En Estados Unidos, por el contrario, se puede catalogar un producto con un factor mayor, por eso hay de 60 y 70 en adelante.

Según la marca de cosméticos Dermur, el producto debe ser “hipoalergénico, libre de perfume, no comedogénico, resistente al agua y de fácil aplicación”.  El doctor Macedo, indica que hay que aplicarlo de manera adecuada para que el efecto sea el correcto. Esto es: media hora antes de exponerse al sol, distribuir homogéneamente una capa fina pero consistente en toda la zona que será expuesta, renovarlo cada dos o tres horas y después de un baño o una actividad que implique una transpiración o sudoración importante.

“Siempre hay que tener presente que el uso del fotoprotector no autoriza a exponerse más al sol ni a horas indebidas. Más importante que el fotoprotector es el manejo cuidadoso de los horarios y el uso de ropa. La vestimenta es un elemento muy importante en la foto protección, el uso de sobreros, lentes y remeras, son elementos muy importantes”, indicó el doctor Macedo.

En este sentido, explicó que no es aconsejable estar expuesto al sol entre las 11 y las 16:00. “Hay que planificar las actividades al aire libre fuera de ese horario”.

¿Y si me quiero broncear?

Macedo explicó que los productos bronceadores no existen. “Se trata de protectores solares con bajo nivel de protección, 5, 15, 20, que son insuficientes para proteger cualquier tipo de piel”.

“No hay que buscar el bronceado, no es saludable y no se recomienda. El color es un signo de sufrimiento de la piel que se broncea tratando de defenderse de la acción nociva de los rayos ultravioletas. Buscar deliberadamente el bronceado es una práctica que hay que eliminar”, indicó.

Para lograr un color en la piel, el dermatólogo recomienda usar autobronceantes, que son productos cosméticos que no presentan efectos nocivos. “Son sustancias que producen una oxidación a nivel de la piel y dan una tonalidad amarronada. Es para tener artificialmente una coloración símil al bronceado”.

http://www.elobservador.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: