Archive for 3 03-03:00 agosto 03-03:00 2015

La importancia de la educación para tener una mejor salud


“LOS HIJOS NOS MIRAN VIVIR”

adolescentes

Por Marcelo Hernández

La especialista en adolescencia manifestó sobre la relación que encuentra entre su trabajo y el área de la educación, y la articulación que debe darse entre estos dos temas, que “desde mi trabajo con adolescentes y con las familias puedo asegurar que son dos áreas básicamente interrelacionadas.

Una parte importante de la salud de los adolescentes pasa por su capacidad de aprender, por su rendimiento académico, porque una de las tareas fundamentales del proceso adolescente es formarse para poder vivir en forma autónoma, es identificar su vocación y elaborar un proyecto de vida. Cuando eso no sucede, estamos frente a problemática seria, que alterará indudablemente el curso de vida del adolescente, extendiéndose a la juventud e incluso a su edad adulta”.

Batalla agregó que “eso hace que quienes nos dedicamos a la salud de esa franja, tengamos que estar atentos a los que sucede con su educación. Y por otra parte, los docentes, quienes están tan cercanos a los jóvenes, están en inmejorable situación para detectar problemática del área de la salud. Desde el punto de vista de la familia, estamos en un momento donde la relación familia-escuela no es la mejor. Y eso es sin duda un fenómeno nuevo también.

Que tiene múltiples causas, y para la cual tenemos la obligación de buscar soluciones, nuevos caminos que permitan que tanto la familia como las instituciones educativas, en la figura de sus docentes, sus educadores, sus direcciones, trabajen en forma conjunta, y que puedan poner a los chicos, y su futuro como objetivos fundamentales”.

Dar el ejemplo

Para terminar, al pedirle que le diera un consejo que los padres tomen para mejorar la crianza de sus hijos adolescentes, para que los jóvenes salgan con menos heridas de esta etapa de sus vidas, la doctora aseveró que “asuman su papel de progenitores. Que ejerzan autoridad cuando deban hacerlo, que no teman. Los adolescentes deben transgredir.

Es la forma que tienen de diferenciarse de sus adultos de referencia y crecer, volverse ellos mismos adultos autónomos. Y si no tiene límites, su trasgresión será cada vez hacia conductas más anómalas. Que los escuchen y que les dejen hacer las cosas de las que son capaces. Y fundamentalmente, que den ejemplo. Los hijos nos miran vivir”.

http://www.republica.com.uy/tener-una-mejor-salud/529480/

“La adolescencia es la etapa de la que deben emerger adultos, responsables y autónomos”


UNA ESPECIALISTA QUE SIGUIÓ EL CONSEJO DEL DR. CROTTOGINI Y DEDICÓ SU VIDA A LOS ADOLESCENTES

laurabatalla

Por Marcelo Hernández

La Dra. Laura Batalla es una de las referentes en todo los relacionado con una de las etapas más lindas, aunque más complicadas en la vida de las personas: la adolescencia.

Antes de abordar su óptica acerca de esta temática, LA REPÚBLICA quiso saber cómo fue su recorrido con las personas, que desembocó en lo que es hoy en día.

Haceme un pequeño recorrido sobre tu vida personal, profesional y cómo llegaste a especializarte en los adolescentes.

Sé que deseo ser médico desde que tengo memoria. Luego de idas y vueltas, ingresé Facultad de Medicina en el 80, y me llevó diez años la carrera. Allá por 1986, en un evento en la Embajada de Francia, un encuentro con el Dr. Juan José Crottogini puso el primer mojón para lo que sería mi rumbo definitivo: sugirió que me dedicara a los adolescentes, “los grandes olvidados” según sus palabras.

Finalicé la carrera y entré al postgrado de Ginecología en el Hospital de Clínicas. Participé en un congreso latinoamericano en diciembre de 1990, y ahí supe de la pasantía en el Hospital de Clínicas de Buenos Aires, en el Servicio Interdisciplinario de Adolescencia.

Hice esa pasantía en el helado invierno de 1991 y de ahí en más no tuve dudas: los adolescentes eran mi tema. Aquí no había, y sigue sin haber, postgrado ni diplomado en adolescencia.

Hice un curso de especialización de la Facultad de Medicina de la UBA, a distancia. “A distancia”, quería decir que todos los meses me enviaban un enorme sobre con el material del curso. Bastante distinto a lo actual. Luego vino el diseño y la instrumentación del Servicio de Adolescentes de la Asociación Española, en 1996, y en 2001 lo mismo en el Hospital Policial.

El trabajo en equipo, la interdisciplina, y la coordinación intersectorial e interinstitucional fueron los puntos fuertes de todos estos años. Y los miles de pacientes atendidos, con los más variados motivos de consulta.

Finalmente, la formación en Orientación Familiar, en el Postgrado de Psicología Sistémica y Familias, de la UCU, y la formación en Gestión de Calidad.

Ahora incursiono en el Enfoque Centrado en la Persona, por lo cual participé del Encuentro Mundial en 2014.

Con la experiencia, más el bagaje teórico, trabajo en Orientación Familiar en el Centro Clínico del Sur, donde trabajo con las familias de chicos con problemas de conducta, o con familias con dificultades en sus vínculos, y soy Directora Técnica y Orientadora Familiar en Choice Uruguay, trabajando con familias de personas con problemas de adicción a sustancias, o con trastornos alimentarios.

En lo referente a la docencia, he sido docente de formación continua de la Sociedad Uruguaya de Ginecología de la Infancia y la Adolescencia, y del Comité de Adolescencia de la Sociedad Uruguaya de Pediatría, en temas de adolescencia y nutrición. También desde 2010 soy tutora de los residentes de pediatría y de medicina familiar en la Asociación Española, en el Programa de la Escuela de Postgrados. También he trabajado en talleres de formación para educadores y para padres, así como de formación de líderes, en Fe y Alegría.

He participado en innumerables foros, cursos y congresos, tanto en el Uruguay como en el exterior.

Llevás muchos años trabajando con estos temas, pero como todos, tuviste tu etapa adolescente. De lo que viviste, ¿qué sacaste para los planteos que hacés sobre este tema? ¿Te han servido o las cosas evolucionan tanto y tan rápido que poco sirven?

Creo que los adolescentes son básicamente muy parecidos en todos los tiempos. Hay frases extraídas de textos de Antes de Cristo, que hablan de la rebeldía de los jóvenes. Persisto en mi convicción de que los adolescentes son seres maravillosos, inquietos, curiosos, rebeldes, solidarios, con gran sentido de justicia.

Mi adolescencia tuvo lugar en tiempos convulsionados: el rock, Woodstock, el movimiento hippie, mayo del ‘68, la revolución sexual. Cumplí 15 años en 1970. Comencé a fumar muy joven, con el sentido de “llevar la contra” a una familia donde nadie fumaba. Íbamos a los bailes de los liceos, y los cumpleaños de 15. Nos vestíamos de fiesta. Me ennovié a los 14 años, y lo original es que sigo casada con ese novio.

Y éramos rebeldes y contestatarios, fueron tiempos de militancia política, de huelgas y liderazgos. Y también eran tiempos peligrosos. Tuve que abandonar los estudios en 1º de Preparatorios (actual 5º de Bachillerato), por agresiones políticas. Como no existía la posibilidad de quedarse sin hacer nada, aprendí un montón de cosas, empecé secretariado, lo terminé, empecé a trabajar y me casé.

Reinicié mis estudios. A veces les cuento esto a mis pacientes, cuando pierden años, o cuando dudan sobre su vocación y temen tener que cambiar de orientación o de carrera. Y les digo que siempre se puede retomar el camino. Y quizás eso me permitió estar más segura aún de lo que quería hacer.

En la adolescencia, propiamente, fui bastante insoportable. Tuve muchos comportamientos que hoy decimos que constituyen el “síndrome de adolescencia normal”, y que si no está presente, nos hace pensar que ese adolescente no está transitando ese período en forma normal.

Ser capaz de recordar esos hechos me pone en mejores condiciones de entender a los chicos, y ser madre y abuela, en mejores condiciones de entender a los padres. Yo digo que quizás haber sido “insoportable”, y recordarlo, me hicieron seguir el consejo del Dr. Crottogini.

Un enfoque ecológico en educación y salud

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, los adolescentes representan el 20% de la población mundial. De acuerdo a la misma fuente, el 85% están en países pobres o de ingresos medios. Esto obliga a pensar en políticas para la adolescencia partiendo de un concepto de salud integral. “Salud” no implica solamente ausencia de enfermedad sino un estado de completo bienestar biopsicosocial.

Es necesario entonces un enfoque que nos permita poner al adolescente en su contexto familiar, institucional, social. etc., para construir desde allí abordajes interdisciplinarios e interinstitucionales, e intentar dar respuesta a la demanda existente en la órbita sanitaria, educativa y social.

Para hablar sobre estos temas, es que la docente y Dra. Laura Batalla, brindará el Seminario “Adolescencias, un enfoque ecológico para diseñar nuevos abordajes en educación y salud”.

El mismo tiene inscripciones abiertas y se llevará a cabo el próximo 4 de setiembre, de 8 a 17hs., en el Holliday Inn Montevideo, Hotel & Convention Center (Colonia 823, esq. Andes). El mismo fue declarado de interés por el Codicen de la ANEP, MEC, Mides y UdelaR.

Por informes e inscripciones: http://signo.org.uy

http://www.republica.com.uy/responsables-autonomos/529478/

Feria con sabor orgánico y medicinal


El LATU albergará la quinta edición de la muestra Camino Verde
camino verde

Somos lo que ingerimos. El enunciado forma parte de la filosofía detrás de Camino Verde, un proyecto que propone una mirada alternativa a las costumbres alimenticias y medicinales en Uruguay.

Entre sus actividades más visibles se encuentra Camino Verde Feria, evento que sea realizará el próximo fin de semana del 8 y 9 de agosto en el LATU. A través de la presentación de productos, talleres y conferencias, se buscará promover acciones de consumo responsable y la creación de hábitos saludables en la alimentación, según explicó la creadora de Camino Verde, Fiorella Mazuco.

Como responsable del portal y otras empresas adjuntas a Camino Verde –guías, recetas, desayunos empresariales y deliveries, entre otros–, Mazuco, una exsumiller aficionada a lagastronomía, nota un cambio en el acercamiento de los uruguayos a la hora de aproximarse a su dieta.

«(Camino Verde) surgió en la necesidad de las personas de informarse y conectar con la naturaleza a través de los alimentos. Hay personas que hoy quieren aprender a cultivar y hacer compostaje, y hace años ya había gente dedicada a eso. Hoy hay una necesidad de reeducar en estos hábitos para generar una alimentación diferente», señala en conversación con El Observador.

En su quinta edición, la feria procura que sus asistentes diversifiquen los productos que consumen día a día, así como generar conciencia sobre sus procesos de elaboración y composición. Ese elemento es fomentado por la presencia de diferentes productores de alimentos orgánicos y artesanales, que tendrán puestos de venta.

Entre las comidas que se podrán encontrar habrá aceites de oliva, panes artesanales, quesos de cabra, chocolate artesanales, galletitas de harinas orgánicas, productos orgánicos basados en coco, salchichas veganas, productos para celíacos, verduras y frutas, y cervezas artesanales. También estarán presente los restaurantes Alberta, Mercado Verde, La Molienda, Vegetare y La Fonda.

«El producto orgánico hoy está compitiendo con el transgénico. Y el uruguayo está cambiando el no poder concebir un plato de vegetales sin un pedazo de carne», dijo Mazuco.

Según dijo, este año Camino Verde Feria también apunta a adentrarse más en la medicina complementaria, en pos de mostrar a su público otras técnicas y alternativas a la medicina tradicional.

Entre las conferencias que se encuentran programadas para el fin de semana, habrá presentaciones sobre el beneficio de la práctica del arte marcial Tai Ji Quan, una conferencia sobre las mudras –práctica oriental conocida informalmente como el «yoga para las manos»– y una charla sobre la biocodificación de las enfermedades, una terapia que apunta a encontrar un origen emocional en los malestares.

Mazuco explicó: «La decisión de realizar este evento está centrada en la convicción de que nuclear esfuerzos es la única forma de promover acciones que fortalezcan las condiciones actuales de producción, de consumo y la creación de hábitos saludables».

Seis razones por las que las vacunas no son cosas de niños


Vacunarse durante la adultez es tan importante como hacerlo en la infancia
vacunarse

Recibir vacunas en la adultez es tan importante como durante la infancia. Vacunarse previene enfermedades como gripe, hepatitis A y B, tétanos, tos convulsa, sarampión y varicela, entre otras tantas. Según la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (Funcei) de Argentina, la vacunación «puede significar la diferencia entre la vida y la muerte». Su presidente, el argentino Daniel Stamboulian, participó de una jornada del Cono Sur sobre vacunas realizada el miércoles en Montevideo, donde el foco estuvo puesto en las vacunación para adultos y en romper mitos que se instalan con fuerza en la sociedad.

¿Por qué es necesario vacunarse en la adultez?

Las vacunas son clave para prevenir, durante toda la vida, diferentes patologías, algunas de ellas graves.

¿Qué pasa si un adulto deja de vacunarse?

Algunas enfermedades fueron prácticamente erradicadas gracias a la vacunación. Sin embargo, si los adultos dejan de aplicarse la vacuna o no completan las dosis necesarias pueden volver a propagarse.

¿Qué tipos de vacunas existen?

Funcei destaca que están las que utilizan el virus vivo, atenuado, como la que protege contra las paperas, la rubéola y el sarampión. También se encuentran las que usan el virus o bacteria intactos, pero muertos, como la antigripal. También existen las toxoides, vacunas que contienen una toxina inactivada que se produce por la bacteria e inmunizan todos los efectos de una infección. Tal es el caso de la antitetánica. Por último, se encuentran las biosintéticas que poseen sustancias que elabora el hombre y que simulan porciones de virus o bacterias.

¿Las vacunas debilitan el sistema inmune?

No porque utilizan versiones atenuadas de los virus o bacterias. El sistema inmune se ve reforzado para combatir diferentes enfermedades.

¿Por qué hay que vacunarse antes de los viajes?

Una persona que viaja debería vacunarse para evitar contraer infecciones que pueden provenir del consumo de agua y alimentos, picaduras de insectos, mordeduras y aglomeraciones de personas.

¿Por qué las embarazadas deben vacunarse?

Las embarazadas se consideran un grupo de riesgo, lo que significa que tienen más posibilidades de contraer determinadas enfermedades. Con la vacunación, la futura madre protege también a su hijo. Las embarazadas deberían vacunarse sí o sí contra la gripe.

http://www.elobservador.com.uy/seis-razones-las-que-las-vacunas-no-son-cosas-ninos-n665179

Una movida solidaria y ecológica


EN TODO EL PAÍS SE JUNTAN TAPAS PARA AYUDAR A PERSONAS Y ANIMALES

Desde hace algunos años en el país se está dando una movida solidaria con el reciclaje de tapas plásticas de refrescos y bidones de agua mineral. Pese a que no se paga mucho por ellas, organizaciones y personas las juntan para colaborar con una buena causa y de paso evitar que estas contaminen el medio ambiente.

ong

Más de 30 comercios son centros de recepción. Foto: Fernando Ponzetto

Comprar una silla de ruedas, colaborar con refugios de animales, con organizaciones no gubernamentales (ONG) o ayudar a alguna persona que precisa una intervención médica, se han convertido en razones para no tirar la tapa de la botella de refresco o de agua.

Un ejemplo de solidaridad es «Tapitas Oportunidades», un grupo de personas que decidieron trabajar juntas para ayudar a los animales, y si bien aclaran que no son una ONG trabajan como una, ya que cada integrante tiene asignada una tarea, tienen web, Facebook y Twitter.

Todo surgió en 2011 por la iniciativa de una joven de 22 años, que se vio desbordada porque muchas personas se sumaron a la recolección de tapas, pero ella no daba abasto para pasar a buscarlas casa por casa y luego clasificarlas por color y llevarlas al comprador.

Clasificarlas es muy importante porque tienen más valor. El kilo de tapitas clasificadas varía de $ 5 y $ 6 a $ 12; esto depende de si quien las compra trabaja en forma legal o ilegal, respectivamente. En un kilo entran 400 tapas, es decir que el trabajo de recolección es muy arduo y poco rentable.

Gabriela Gil escuchó a esa joven de 22 años en un programa de televisión y se contactó con ella, la ayudó durante un tiempo y cuando la creadora de la idea dio un paso al costado ella se hizo cargo del proyecto junto a otras dos mujeres. Gil aclara que ellas se encargan de la organización, pero que son cientos quienes colaboran.

Logística.

El sistema de recolección de tapas es mediante centros de recepción, son más de 30 los comercios de Montevideo y de seis departamentos del interior que las reciben.

De esos centros de recepción las tapitas deben llegar hasta la casa de Inés Coli, en Sayago, que es el lugar de acopio y donde se hacen las jornadas de clasificación para después venderlas a recicladores que les pagan $ 12 el kilo. En las primeras jornadas eran entre cuatro y seis personas y a la última fueron 50 voluntarios, que son convocados a través de las redes sociales. «Después que se hace la clasificación se guarda todo en lo que era la barbacoa de mi casa, que ahora es un depósito de tapas. Cuando tengo 1.000 kilos llamo y las vienen a retirar», indicó.

El traslado a la casa de Inés lo hacen voluntarios, ellas mismas y algunos de los centros de recolección. En Punta del Este hay una empresa de camiones que las lleva a Montevideo en forma gratuita; «pagar fletes es imposible», afirma Coli.

Para garantizar que el dinero de las tapas llegue a los animales, «Tapitas Oportunidades» no entrega efectivo sino que da lo que el refugio precisa: alimentos, medicamentos y materiales para la construcción de caniles.

Cuando comenzaron con la iniciativa lograron ayudar a entre seis y siete refugios, y este año alcanzaron un récord: colaboraron con 20 en el primer trimestre de 2015. «Entre enero, febrero y marzo pasado no llegamos a $ 40.000, pero en el trimestre abril, mayo y junio de este año juntamos $ 67.200», contó Coli. En todo 2014 juntaron $ 120.000. «Nuestra meta es duplicar. Si todo sigue así lo haremos», estima, ya que «hay más gente recolectando, cuidando el medio ambiente».

«Tapitas Oportunidades» también daba charlas en colegios sobre el medio ambiente y la tenencia responsable de animales. «En un principio íbamos personalmente y después nos desbordamos. Ahora estamos armando un material para que sea la maestra la que lo difunda», explicó Coli. El grupo llegó a visitar 15 colegios.

Teletón.

Entre 2010 y 2012 hubo un grupo de personas de todo el país que juntó tapitas para la Fundación Teletón que trabaja en la rehabilitación de niños y adolescentes con distintas enfermedades.

Ese grupo lo conformó una persona de Nueva Helvecia, Colonia, que pidió autorización a la Teletón para juntar las tapitas en nombre de la Fundación.

«Fue una campaña muy importante, que fue creciendo», contó María José Alonso, gerenta de Comunicación de Teletón.

Sin embargo, a principios de 2013 esa iniciativa dejó de funcionar debido a que las tapitas comenzaron a fabricarse con otro material, entonces había que clasificarlas de acuerdo a la composición y eso complicó la campaña, contó Alonso. Llegó un momento que «había una cantidad de tapitas y no había quién las comprara», dijo.

Palillos y escobas.

Las tapitas de refresco y agua que juntan con fines solidarios se reciclan y se transforman en palillos de ropa, palas, cepillos y en partes de las escobas.

Diana Piñeyro, gerente de la empresa Pedro Merla S.A., contó que la compañía compra las tapas de refresco ya procesadas a una empresa de reciclaje instalada en el Parque Tecnológico del Cerro (PTI) para fabricar palas, escobas y cepillos. Además, usan los restos de plástico que les sobran a otras empresas. Es por eso que Piñeyro cree que su empresa juega un papel muy importante en el reciclaje de plástico en Uruguay.

Juan Garré, dueño de la empresa de reciclaje de plástico Los Tornos del PTI, dice que no entiende por qué la gente junta tapas ya que no se paga bien, quizás es por un tema de conciencia ambiental, afirmó.

Hace unos años él dejó de comparar tapas plásticas en pocas cantidades, ahora solo compra más de 1.000 kilos, porque tuvo una «mala experiencia». Un hombre quiso venderle dos bolsas de papa llenas de tapas y él le pagó $ 500. El hombre se enojó por la cantidad de dinero que le dio, entonces Garré le dijo que se llevara las tapas y la paga y el vendedor siguió ofuscado. Garré explicó que no puede pagar más de $ 5 o $ 6 el kilo de tapas clasificadas porque él cumple con todos los requisitos legales y, si no, no le es rentable.

Gil, de «Tapitas Oportunidades», admite que es poco dinero, pero asegura que igual sirve para alimentar animales. Además, con la recolección de tapas de refrescos, indirectamente, también reciben donaciones de veterinarias que son centros de recepción.

Más de 30 comercios son centros de recepción.

En diferentes barrios de Montevideo y en ciudades de seis departamentos del interior del país (Canelones, Maldonado, Paysandú, Salto, San José y Soriano) hay centros de recepción de tapas de refrescos para el grupo «Tapitas Oportunidades», que las junta y colabora con refugios de animales de todo el país.

Uno de esos locales comerciales es La Molienda, ubicado en la calle Ejido de Montevideo, que desde enero, debajo de su vidriera, tiene dispuestos envases de agua mineral donde sus clientes, o quienes lo deseen, pueden depositar las tapas según el color (foto a la derecha).

Cómo clasificar.

– Las tapas que sirven para reciclar son las de plástico de refrescos o agua y de bidones. Las tapitas entregadas deben estar limpias. Si no están en buenas condiciones la recicladora no las acepta. No sirven las de metal ni las de otros materiales. Tampoco sirven las de aceite, de frascos, de champú, detergente, pasta dental, etc.

– Las tapitas deben ser vendidas clasificadas por color para obtener más dinero. Las que se venden mezcladas se pagan $ 6 el kilo, en tanto las separadas se cotizan al doble.

– La clasificación de tapas se hace en ocho grupos: verde; rojo y naranja; azul y celeste; negro; blanco; plateadas y grises; violetas y rosadas; de bidones y refrescos Gatorade. (Fuente: tapitasoportunidades.com)

– Las tapitas de refresco y agua que juntan con fines solidarios se reciclan y se transforman en palillos de ropa, palas, cepillos y en partes de las escobas.

– Todo surgió en 2011 por la iniciativa de una joven de 22 años, que se vio desbordada porque muchas personas se sumaron a la recolección de tapas, pero ella no daba abasto para pasar a buscarlas casa por casa y luego clasificarlas por color y llevarlas al comprador.

– Entre 2010 y 2012 hubo un grupo de personas de todo el país que juntó tapitas para la Fundación Teletón, que trabaja en la rehabilitación de niños y adolescentes con distintas enfermedades.

http://www.elpais.com.uy/informacion/movida-solidaria-ecologica-reciclaje-tapas.html

A %d blogueros les gusta esto: