Desidia patrimonial: desde hace 60 años se sabía de bóvedas del 1700

Si el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, en Uruguay esas piedras tienen el tamaño de un hallazgo arqueológico.
En mayo de 2014, mientras comenzaban las excavaciones para el estudio del suelo donde se contruye actualmente el edificio anexo de Torre Ejecutiva, se encontró un reservorio de agua que funcionaba enCiudad Vieja en el siglo XVIII. Pero casi 60 años antes, en 1955, cuando fueron demolidos los arcos de «La Pasiva» –ubicados donde era la casa de Elías Gil en el predio donde ahora está la Torre Ejecutiva– el arquitecto Carlos Pérez Montero había encontrado también bóbedas de aspecto similar a la del hallazgo en la Torre Ejecutiva. ¿Eran la misma cosa?
Consultada sobre las dos estructuras, desde la cátedra de historia de la Facultad de Arquitectura, se indicó a El Observador que aparentemente se trata del mismo lugar, aunque para comprobarlo se debería hacer un estudio específico. Para la arqueóloga a cargo de la investigación del reservorio hallado en 2014, Verónica De León, no se trataría de la misma pieza, aunque tampoco se puede afirmar que no lo sea. «No creo que corresponda a la misma estructura» pero «no se puede afirmar ni negar», dijo De León a El Observador. Esto se debe a que la fuente de agua encontrada «tenía edificaciones encima» que en el 1950 todavía estaban en pie, y también se encontraron objetos dentro que muestran que había sido reocupado, explicó De León. Que no se sepa si es la misma pieza, habla mucho del registro que se lleva en Uruguay de estos asuntos.

Se podía excavar

Aunque era conocida la existencia de las bóvedas halladas en 1955 en la misma zona, según los protocolos de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación, no se exige en esa zona de Ciudad Vieja la realización de un estudio de impacto arqueológico previo al comienzo de las obras. El arquitecto Javier Lascuada, uno de los que estuvo a cargo del proyecto aseguró que se contactaron con De León previo a comenzar los trabajos, y la arqueóloga consideró que no era necesario ya que la normativa no lo exige.
Según una resolución de la Comisión de Patrimonio que data de 2009, solo es necesario hacer un estudio arqueológico previo para los lugares declarados como Monumento Histórico Nacional, que se encuentren en la zona delimitada por el Río de la Plata, la Bahía de Montevideo, la calle Florida, la laza Independencia y la calle Ciudadela. Es entonces que al no ser un Monumento Histórico, la construcción en el anexo del Poder Ejecutivo no necesitaba de estudio previo, al igual que pasa con muchos lugares de Ciudad Vieja. Según afirmaron desde la Comisión de Patrimonio, actualmente se trabaja en otras dos obras también en el casco histórico donde luego de comenzar los trabajos se encontraron piezas con valor patrimonial.
Consultada por El Observador, la directora del Departamento de Arqueología de la Comisión de Patrimonio, Elianne Martínez, dijo que si bien existen registros que se consultan cuando va a realizarse una obra, hay cosas que no aparecen en los planos y se confirman con la evidencia empírica, es decir, cuando en medio de la obra se encuentra una pieza. De todos modos, afirmó que para ese departamento en Ciudad Vieja se debería exigir estudios arqueológicos, incluso antes de que la edificación esté proyectada, lo que sería «mucho más barato» y permitiría incluir la puesta en valor del hallazgo antes, y no tener que modificar luego el proyecto. La exigencia acerca de los monumentos históricos «fue el primer paso», dijo, y se debería ir hacia una hacia una zonificación con exigencia de estudios previos en más lugares.

Pieza singular

Según explicó De León a El Observador, el reservorio hallado en Torre Ejecutiva se conserva debido a su singularidad. Por su forma, el tipo de construcción y los materiales, la fuente de almacenamiento de agua se levantó previo a la realización de la muralla. «Si bien se han registrado estructuras con características similares, ya no disponemos de ellas debido a su desmantelamiento, por lo cual su carácter singular y excepcional», aseguró De León, que permite conocer aspectos de la vida cotidiana e historia de esa época.
A %d blogueros les gusta esto: