«Clases de impacto» en lengua y matemáticas a nuevos liceales

liceales

El Consejo de Educación Secundaria (CES) trabaja en el curriculum que implementará en el espacio de nivelación para los alumnos, que egresando de la escuela no estén preparados para ingresar a primero de liceo. También analiza el sistema de acreditación que tendrá este espacio, manifestó a El Observador el consejero de Secundaria, Javier Landoni.

Ayer El Observador informó que entre las líneas programáticas para el próximo quinquenio, el CES planifica un aula cero -según se denominó desde el sindicato de profesores- para derivar a aquellos alumnos de primer año con dificultades.

Landoni confirmó esa iniciativa, aunque negó que lleve el nombre aula cero. Advirtió que esa propuesta formará parte de lo que Secundaria institucionalizará como liceos de verano. De ser aprobado en el presupuesto, ese espacio funcionará desde marzo de 2016 en los primeros años de algunos liceos del país. No obstante, la meta es llegar al final del quinquenio con el programa implementado en los 255 centros de Ciclo Básico.

«Si (los alumnos) tienen dificultades no le podemos poner 13 materias, porque terminan yendose del liceo», indicó Landoni

El consejero explicó que la propuesta consiste en que aproximadamente durante dos semanas de marzo, todos los alumnos de primer año asistan a «clases de impacto de lengua y matemática». Al finalizar ese período, se realizará un diagnóstico de cada estudiante. A partir de allí, a aquellos alumnos que tengan alguna dificultad se los acompañará con apoyo especial, pero ingresarán a primer año. En tanto, a quienes no logren las habilidades mínimas, se los derivará a un espacio de nivelación (aula cero), donde tendrán solamente algunas materias y se los apoyará para que logren el nivel necesario.

Landoni manifestó que todavía se está trabajando en la definición del currículum y en el sistema de acreditación para ese nivel, ya que al ser una experiencia nueva esos criterios aún no están establecidos. Aseguró que matemática y lengua formarán parte de la currícula, pero el resto de las asignaturas todavía no están definidas.»Si tienen dificultades no le podemos poner 13 materias, porque terminan yendose del liceo», indicó.

La idea es que este nivel sea un «espacio de experimentación», «un acercamiento a la vida liceal y una propuesta de adaptación». Advirtió que los estudiantes permanecerán allí el tiempo que sea necesario. Puede ser un par de meses o un año, aclaró.

A su vez, Secundaria reimpulsará en Ciclo Básico la figura del profesor orientador pedagógico y la del profesor con 30 horas dedicadas a un solo liceo.

Bachillerato

Para Bachillerato, las autoridades tienen previsto institucionalizar el acompañamiento entre pares y de docentes a través de apoyaturas, adelantó Landoni. Señaló que para concretar el acompañamiento entre pares se apostará a dar mayor espacio al programa interinstitucional Compromiso Educativo. Se trata de un programa que ya se implementa en 80 centros de educación media (Secundaria y UTU) de 15 departamentos, en el que estudiantes terciarios y universitarios apoyan a alumnos de educación media en espacios que funcionan al menos una vez por semana.

Acompañamiento y repetición

Landoni señaló a El Observador que los programas de acompañamiento a los estudiantes están dando resultados positivos. Adelantó que en el liceo N° 70 del Cerro y en el N°74 de Colón, las cifras de repetición en 2014 bajaron entre 3 y 4%. El índice en 2013 se había ubicado en 48,8% y 34,7%, respectivamente. Aseguró que ese logro se debe también a la adecuación curricular que los centros realizaron para mejorar los aprendizajes.

http://www.elobservador.com.uy/clases-impacto-lengua-y-matematicas-nuevos-liceales-n659633

A %d blogueros les gusta esto: