Archive for 19/01/15

Un proyecto para solidarizarse con los no videntes


ESTILO

El proyecto Paseo a Ciegas busca crear conciencia sobre las dificultades a las que se enfrentan las personas no videntes

no-videntes_338608

Este proyecto sin fines de lucro fue ideado por Pablo Buela, también creador de otros de la misma índole como Graffiteo, que pretende embellecer la capital pintando murales en distintas superficies.

Paseo a Ciegas surgió una vez que caminaba por la rambla a la noche y pensé en lo difícil que sería hacer esto si no tuviera visión”, explicó el emprendedor. A partir de ahí comenzó a investigar y dio con la Unión Nacional de Ciegos del Uruguay (UNCU). Luego de varios intercambios, nació el proyecto.

“Son caminatas por la rambla en las cuales se les va a tapar los ojos a personas videntes con simuladores –mascarilla que no obstruye el 100% de la visión–, un bastón y, además, estará de la mano de una persona no vidente o de baja visión”, detalló Buela.

Si bien aún no está definido trayecto específico de la caminata, Buela dijo que seguramente sea de aproximadamente medio kilómetro. Debido a las características de la actividad, se estima que sea un proyecto que dure solamente por el verano. Las primeras caminatas se planean para principios de febrero.

La idea es darles a las personas videntes la experiencia de los desafíos que tienen las personas ciegas y las que tienen baja visión, pero que además sirva de difusión para UNCU. “A UNCU les interesa que se difunda la asociación y el tema en sí: no poner a las personas no videntes como víctimas, sino lograr que los otros entiendan más sobre el trato con ellos y que sepan cómo ayudarles, por ejemplo, a cruzar la calle”, apuntó.

La difusión de todos los detalles de la actividad, como el trayecto y las fechas, se comunicarán a través de las cuentas de Twitter y Facebook del proyecto Paseo a Ciegas.

Datos en Uruguay

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) relevados en el censo de 2011, 250.607 personas en Uruguay reconocieron que tienen alguna dificultad para ver, incluso con anteojos. De ellas, 57.100 dijeron tener mucha dificultad y 4.219 afirmaron que no pueden ver.

Entre otros datos recolectados, se halló que 93.123 personas tienen dificultades para oír, aún con audífonos, 134.836 personas tienen alguna dificultad para movilizarse, y 54.331 tienen dificultades para entender o aprender.

Crear conciencia

Varios proyectos se han llevado a cabo en Uruguay para concientizar sobre la realidad de las personas no videntes o de baja visibilidad, o para mejorar la inclusión de las mismas.

Uno de ellos fue la muestra de fotografías tomadas por personas no videntes que se realizó en la rotonda central del Shopping Tres Cruces en julio de 2013. Bajo el nombre de Con los ojos del alma y organizada por la embajada de Israel en Montevideo, la muestra pretendía demostrar que el mundo de las personas ciegas “tiene color y profundidad, momentos mágicos, imágenes vivas y sensaciones”. Además, dar la posibilidad a estas personas de mostrar lo que “ven” a través de una cámara.

El proyecto consistió en que ellos fueran acompañados por un fotógrafo profesional, y este retratara un momento importante de su vida diaria, luego de que se les brindara una detallada descripción del momento.

http://www.elobservador.com.uy/noticia/296123/caminar-sin-ver/

Las claves para no comprar productos vencidos


FECHAS DE VENCIMIENTO

El consumidor tiene un rol clave a la hora de elegir. La IMM realiza controles diarios a locales de venta de alimentos, pero de acuerdo a un “ranking de peligrosidad”

descarga

El único alimento que no tiene fecha de vencimiento es la sal”, aseguró a El Observador el director del Laboratorio de Bromatología de la Intendencia de Montevideo (IMM), Gustavo Lancibidad. Por eso, a la hora de comprar alimentos leer las etiquetas de sus envases y comprobar que están en buen estado es el primer paso para evitar consumir alimentos que no estén en condiciones. De todas formas, el consumidor no está libre de llevar a su hogar alimentos en mal estado, ya que no tiene todos los elementos para estar completamente seguro.

Periódicamente la IMM realiza controles en supermercados, comercios y empresas que venden comidas prontas. De hecho, las sanciones a esos lugares por incumplir las normas son, prácticamente, moneda corriente.

Una de las que más resonó en los últimos días fue a la empresa de helados Crufi. La comuna la multó con 26 unidades reajustables (unos $ 20 mil) por encontrar “elevado recuento de coliformes totales y Staphylococcus aureus (estafilococo), comprobado en las muestras de helado”, según consta en la resolución. La inspección se realizó en setiembre de 2014.

Otra empresa que tampoco se salvó fue la cadena de supermercados Disco. En abril de ese mismo año la IMM le inició una denuncia penal porque “colocó por encima de la etiqueta de origen otra, dándole mayor vida útil a los productos”, indicó la resolución de la intendencia. En enero de este año la empresa fue multada e intimada a cumplir con las normas bromatológicas, luego de detectar que en uno de sus locales varias fechas de vencimiento de productos habían sido alteradas. Según consta en la resolución municipal de fecha 2 de enero de 2015, se hallaron postres con información “dudosa”, además de alimentos “reetiquetados”.

La IMM posee un Servicio de Regulación Alimentaria que revisa los alimentos. Dentro de ese servicio se encuentra el Laboratorio de Bromatología. En ese laboratorio hay tres áreas: un laboratorio químico en el que trabajan unos 20 técnicos, uno microbiológico donde también trabajan unos 20 especialistas, y un área de muestreo con seis personas que analizan los productos alimenticios.

“Nosotros analizamos de acuerdo a un sistema de muestreo interno basado en el riesgo. Esto significa que como no tenemos oportunidad de controlar absolutamente todos los alimentos, porque son miles de productos, seleccionamos aquellos de acuerdo a un ranking que hicimos de peligrosidad”, explicó Lancibidad.

Ese “ranking” se arma a base de la frecuencia de consumo. Los más analizados son los productos panificados. “Allí buscamos los riesgos potenciales para la población, además de hacer estudios para ver que esos productos sean genuinos”, dijo el especialista.

Dentro del orden de prioridades también se encuentran en un primer nivel los alimentos para escolares por ser fabricados manualmente, en algunos casos, y por transportarse en bandejas, en otros.
En un segundo nivel se ubican las empresas de catering, “por la complejidad de los alimentos que elaboran y el proceso que comienza con su elaboración, hasta el traslado al lugar donde se va a consumir”, señaló Lancibidad.

Requisitos
En el grupo de muestreo del Laboratorio de Bromatología algunos especialistas se dedican específicamente a controlar las fechas de vencimiento y que no se trate de productos que no están registrados. Si un alimento es “genuino”, debe estar inscrito en el Registro de Bromatología que autoriza su venta. “Hay quienes inventan y otros que se adelantan, es decir, que presentan un registro pero el producto ya está a la venta en plaza”, sostuvo el director del laboratorio. La vida útil de los alimentos es establecida por el elaborador, y revisada por el Servicio de Regulación Alimentaria. En caso de que haya dudas sobre la vida útil establecida por el elaborador, se realiza un seguimiento técnico para confirmarlo, según indicaron desde el Servicio de Regulación Alimentaria a El Observador.

El gran problema que tiene la IMM es con los productos que se venden fraccionados en un supermercado. “Ahí no hay reglamentación específica. Originalmente no se permitía el fraccionamiento de ningún producto, todo se tenía que fraccionar a la vista del consumidor”, dijo Lancibidad. Sin embargo, desde hace algunos años es normal que productos como fiambres, quesos o dulces se vendan en envases elaborados por el propio comercio. En esos casos, la IMM no puede garantizar que las fechas de vencimiento sean las que marcan las etiquetas. La garantía la da la confianza que tenga el consumidor con la empresa que le vende el producto.

http://m.elobservador.com.uy//noticia/296191/para-intentar-comer-mejor/

El poder de los deberes


UN NUEVO INDICADOR

54baf4de138e1

Los deberes pueden ser una oportunidad de aprender, pero también pueden reforzar las disparidades entre alumnos, advierte la OCDE. Las horas que se dedican por semana a la tarea en casa es un nuevo indicador para medir el nivel educativo de un país. una vez más, Uruguay está en el promedio: a mitad de tabla para abajo.

En 2003 los estudiantes uruguayos hacían deberes siete horas por semana. Foto: AFP

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) analiza en su último informe “Focus” la función que cumple el “hacer los deberes” en el éxito del proceso educativo. El documento se difundió en diciembre y es el número 46 de una serie de reflexiones que la organización hace a partir de los resultados las pruebas PISA.

Las conclusiones principales son tres. Una es que las horas semanales que dedica cada país a la tarea educativa en casa disminuyó notoriamente entre 2003 y 2012. Otra es que en los países donde los niños dedican más horas a hacer los deberes, el nivel educativo es más alto. Y la última va acompañada de una incógnita: los deberes, en sí mismos, pueden reforzar las diferencias previas que existen entre los estudiantes por su estatus socioeconómico. Por ello, la OCDE se pregunta en el título de su informe: “¿Los deberes perpetúan las inequidades en la educación?”

En 2003, los quinceañeros uruguayos destinaban más de siete horas semanales a hacer sus deberes. En 2012, en cambio, dedicaban poco más de cuatro. El proceso se dio en forma muy similar a lo que ocurrió en el promedio de los países de la OCDE, cuyos estudiantes en 2003 hacían tareas en casa seis horas a la semana, y en 2012 bajaron a cuatro y fracción.

Si el indicador de los deberes se mira según nivel socioeconómico, y entonces el foco se pone sobre cuántas horas dedican los niños y adolescentes de entornos privilegiados y cuántas destinan los de contextos empobrecidos, la diferencia es poca, pero existe. En Uruguay los primeros hacen poco más de cinco horas por semana; los segundos, cuatro y media.

“Hay varias razones sólidas por las que los docentes asignan tareas extra-escolares”, dice el informe, y señala: “desde ayudar a los estudiantes con más dificultades a aprender el material dado en clase, hasta asegurar que el contenido sea incorporado a la memoria de los estudiantes, o incluso proveer estimulación adicional a quienes les va mejor”.

Sin embargo, pese a esos poderosos motivos para apostar a los deberes, se advierte que, justamente, las condiciones de vida del niño pueden arruinarlo todo. Si no tiene un lugar adecuado, si no tiene tiempo porque además de estudiar le corresponden otras responsabilidades, o si los padres no se sienten capaces de guiar, motivar y apoyar a sus niños, es posible que los deberes “acarreen como consecuencia no deseada una profundización de la brecha entre estudiantes de distintos contextos socioeconómicos”.

La advertencia viene al caso cuando las novedades en torno a la educación escolar uruguaya son poco auspiciosas. Una prueba realizada por la ANEP reveló que el 56% de los alumnos de 6° año de Primaria “no llega al umbral de competencia” en matemática y ciencia. Además, a fines de año el Informe sobre el estado de la educación puso de relieve que Uruguay es uno de los países con mayores diferencias en los logros educativos según factores socio-económicos y culturales dentro de América Latina.

“La institución y los docentes deberían buscar maneras de entusiasmar a los alumnos que están en desventaja para que completen sus deberes. Podrían, por ejemplo, ofrecer ayuda a los padres para que motiven a sus hijos y brindar facilidades de modo que tengan un espacio tranquilo si es que no lo tienen disponible en sus hogares”, se sugiere.

http://www.elpais.com.uy/informacion/revision-viejos-preconceptos-educacion-uruguaya.html

Los salteños apelan a la represa por ola de calor


LA CRECIDA DEL RÍO URUGUAY TAPÓ TODAS LAS PLAYAS DE SALTO

54bc5d18d96dc

Ante la falta de playas en las costas de la capital salteña producto de la crecida del Río Uruguay, centenares de personas se volcaron al embalse de la represa de Salto Grande en busca de alivio a una temperatura que ayer rondó en los 40 grados.

La temperatura en el departamento alcanzó ayer los 40° C. Foto: Luis Pérez

La única alternativa para los bañistas que no tienen acceso a clubes deportivos es la zona de la península municipal que está habilitada los fines de semana por parte de Prefectura Nacional Naval. Ésta cuenta con servicio de guarda vidas de la Intendencia salteña.

Distante a 15 kilómetros de la ciudad y aún no contando con servicio de transporte de pasajeros, igualmente en este verano el lugar se ha convertido en atracción para los bañistas y las condiciones en cuanto a la calidad de las aguas se vieron favorecidas por los abundantes caudales del Río Uruguay que han alejado la presencia de algas tóxicas que surgen precisamente por el calor y escasas corrientes.

Este lugar que se encuentra a poca distancia del complejo hidroeléctrico es además el preferido para los amantes de los deportes náuticos que en gran número también se dan cita en esta temporada veraniega.

El nivel del embalse de Salto Grande ayer se situó en los 35 metros y medio mientras que el Río Uruguay aguas abajo había descendido a los 9.80 metros y sus aguas se encaminan al cauce normal después de dos semanas de haber permanecido en los 12 metros y desalojado algunas familias.

Para que los salteños puedan disfrutar de la zona de playas en el Río Uruguay pasarán muchos días y su rehabilitación recién se concretará cuando sus aguas desciendan a los cuatro metros de profundidad.

Con los intensos calores que se han producido en lo que va de este verano, únicamente por una semana y en condiciones no muy favorables para el disfrute de los bañistas, estuvo habilitada la playa de Salto Chico situada en el extremo norte de la ciudad.

Esta nueva crecida del Río Uruguay no solo está postergando la temporada de playas, sino que también no ha permitido el avance de las obras de recuperación del muro de contención en Playa Las Cavas, lugar que está vallado y es un aporte que está haciendo la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande para reparar daños ocasionados por la erosión.

Como alternativa para paliar las altas temperaturas en este verano, tanto salteños como turistas acuden a Termas del Daymán y los parques acuáticos ante la imposibilidad de acceder a bañarse en las aguas del Río Uruguay. En Daymán y por el elevado nivel del río del mismo nombre, tampoco está habilitada la playa, por lo que las piscinas frías del complejo turístico municipal se ven desbordadas y las otras opciones son en complejos privados como Agua Clara y el Parque Acuático en el punto turístico mas cercano a la ciudad.

“Ahora está concurriendo mas público de Salto que turistas desde que no hay playas pero son familias chicas o en pequeños grupos los que ingresan porque la entrada acá cuesta $ 140 por persona por día”, dijo un funcionario de un complejo de piscinas privadas.

Las seis piscinas barriales municipales también son una alternativa al calor y sin costo para los niños. Las piscinas se enmarcan dentro un programa social de la Intendencia que extiende un carné sin costo para familias de bajos recursos económicos.

Denuncias.

En cuanto al comportamiento que ha tenido el Río Uruguay en estas últimas semanas, los controles sanitarios practicados por Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) en el embalse de la represa no han arrojado resultados negativos para la salud de las personas. Se aguarda para los próximos días los análisis que se practicarán aguas debajo de la represa en ciudades como Concordia, Salto, Paysandú y Colón. Los estudios se realizarán una vez que el río vuelva a la normalidad y culminen las tareas de limpieza de las costas. Luego se rehabilitarán los espacios para baños.

En estos últimos días en la ciudad de Colón de la Provincia de Entre Ríos se generó denuncias por parte de turistas que se bañaron en las aguas del Río Uruguay que sufrieron síntomas de vómitos, diarrea y fiebre. Los bañistas atribuyeron este percance a contaminación de la playa de este centro turístico y el caso adquirió notoriedad en la vecina orilla que llevó a la intervención y cruces de reproches entre las autoridades locales. El debate se suscitó a raíz de que un informe elaborado por CARU el verano pasado hablaba de “presencia de coliformes fecales y escherichia coli con valores superiores a los establecidos”, según dieron cuenta medios de prensa entrerrianos. Ese informe aconsejaba que se corrigiera el sistema de tratamiento de líquidos cloacales para evitar enfermedades para las personas que se bañen en las playas de Colón.

Arrancó el carnaval

El intendente salteño Germán Coutinho encabezó el viernes 16 la presentación oficial del Carnaval Internacional de Salto 2015 realizada en la costanera sur junto al Río Uruguay.

Coutinho dijo que, además de los grandes desfiles en el centro de la ciudad con asistencia de 40.000 personas y la participación de números internacionales cada noche, se llevó el carnaval a los barrios de la ciudad.

Recordó que se propuso mejorar todos los rubros del carnaval para que el departamento tuviera un nuevo atractivo turístico.

http://www.elpais.com.uy/informacion/saltenos-apelan-represa-ola-calor.html

Un manual da pautas de trato y atención al público para las personas con discapacidad


PUBLICACIÓN ABARCA DISCAPACIDADES MOTRICES, SENSORIALES E INTELECTUALES

Aquién hablar cuando una persona con discapacidad llega acompañada a una oficina, qué términos son los mejores para usar, cómo ayudar a una persona ciega a desplazarse o cual es el trato adecuado a una persona con limitaciones en el habla, son parte del Manual de buenas prácticas para el trato y la atención al público de personas con discapacidad.

El material fue editado por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) después de consultar a diferentes organizaciones sociales, fue repartido en oficinas públicas donde se realizaron talleres de sensibilización con funcionarios que atienden público.

El manual indica que, más allá de las especificidades a saber en cada tipo de discapacidad, es necesario en todo caso tener en cuenta que: Debe hablársele a la persona directamente, no a su acompañante. “No supongamos que la persona está ausente de ese acto de comunicación, más allá de que necesite apoyos para la comunicación y de que esté acompañada”, expresa la publicación.

Federico Rivero trabaja en el call center del Bandes. Foto: M. Bonjour

“En caso de ofrecer ayuda a una persona con discapacidad no la brinde hasta que ésta otorgue su acuerdo. No deberíamos dar por entendido que toda persona con discapacidad necesita ayuda en todo momento y en toda circunstancia”, señala el texto.

El manual da pautas de cómo se contribuye a reducir la situación de discapacidad motriz en la atención al público. Señala que lo mejor es usar el término persona con discapacidad motriz y no palabras como paralítico, lisiado, deforme o postrado. Indica que si no se sabe cómo manejar una silla de ruedas, se pregunte al usuario o al acompañante cómo hacerlo. A esto suma no apoyarse en la silla de ruedas de la persona ya que ésta es parte de su espacio temporal y dirigirse a la persona en silla de ruedas y no a su acompañante.

Para atender al público en situación de discapacidad de índole sensorial, el manual expresa que lo conveniente es referirse a ellos como persona sorda o persona ciega y no como sordomudo, mudo, cieguito o no vidente. Respecto al trato adecuado a personas con limitaciones en el habla sostiene que se trate de comprender “previendo que el tiempo, el ritmo y la pronunciación son distintos”. “Si no comprendemos lo que nos dice, debemos hacérselo saber para que lo repita o lo comunique de otra forma alternativa”. “Haga preguntas cortas, que requieran respuestas cortas”, agrega.

Rocío Marchetti también trabaja en el call center del Bandes. Foto: M. Bonjour

Además, recomienda dirijirse a la persona cuando esta de frente a uno, evitando hacerlo si está de espaldas. Atraer la atención de la persona tocándole el hombro o haciéndole una seña y, si se va a reunir con una persona sorda, en lo posible prevea la presencia de un intérprete de lengua de señas.

En cuanto a los apoyos necesarios de una personas ciega en entornos no accesibles, la publicación indica que si precisa de nuestra ayuda para ser guiada en la calle o dentro de un edificio, “ofrezcámosle el brazo. Ella le pedirá según su mano hábil, si prefiere tomarse del brazo izquierdo o derecho, la persona seguirá los movimientos de su cuerpo, caminando a su lado, ligeramente detrás de quien la guía”, A esto suma advertirle de posibles obstáculos que se encuentren a su paso explicitando de qué se trata y no expresándose diciendo “¡cuidado!”, sin especificar cuál es el motivo de esa señal.

El manual recomienda usar un lenguaje “sencillo” y actuar “con naturalidad” al atender a personas con discapacidad de indole intelectual o dificultades en la comprensión; manejar los tiempos necesarios, “los cuales pueden ser diferentes a los nuestros en lo que respecta a la comprensión”. “Si nos parece que la persona no nos entendió, debemos reiterar la pregunta” señala el texto y recomienda hacer preguntas breves y precisas.

Una Creencia que es errónea

“Existe la creencia errónea de que las personas en situación de discapacidad auditiva pueden escribir y leer con facilidad. Esto no es así para todos los casos. El castellano para muchas de las personas sordas es su segunda lengua. No tiene que ver con su capacidad de aprendizaje, sino con el manejo de la lengua secundaria”, indica este manual. Agrega que es deseable que alguien oficie de guía y le proporcione la información más relevante que requiera una persona con discapacidad visual del entorno si va a un lugar que desconoce o con personas que no conoce. Y no dejarla sola, sin advertírselo antes.

Talleres para los funcionarios que atiendan al público

El manual se realizó fundamentalmente orientado a las personas que atienden al público y fue acompañado con talleres de entre tres y cuatro horas trabajando en base a los contenidos de la publicación. Estos talleres abarcaron a unas 15 oficinas públicas en el año 2014. La intención es que este 2015 se sumen otras dependencias públicas y se extienda al sector privado, dijo la abogada Karen Sass, parte del equipo técnico de la Unidad de políticas de discapacidad del Mides.

“Terminamos aprendiendo todos con este manual”, dijo Sass con relación al proceso de realización de esta publicación en la interna del Mides. Consideró que vincularse con personas con algún tipo de discapacidad “puede ser complicado, genera miedo e intentamos derribar esa barrera”.

Tanto Rocío Marchetti como Federico Rivero —ambos son funcionarios del call center del banco Bandes y tienen discapacidades visuales— coincidieron en que falta información, mucha gente no se da cuenta de que una persona ciega necesita algo o no preguntan por temor a cómo reaccionará . “En general nos agrada que nos pregunte, cuanto más lo hagan nos facilita muchas cosas, por ejemplo movilizarnos en la calle o en medios de transporte. Por ejemplo, si me preguntan cómo cruzar la calle, les explico que nosotros tomamos del brazo y vamos un paso atrás. Nos ayudamos a nosotros mismos y es un aporte a la persona que lo pregunta”, dijo Rivero.

Recomendaciones de la publicación.

Tratar de acuerdo a cada edad

En casos de atención a una persona con discapacidad intelectual, tratarla de acuerdo a su edad y no a todos como si fueran niños. Limitar la ayuda a lo necesario, promoviendo la autonomía de la persona. Tener en cuenta si la persona tiene dificultades en el relacionamiento, y evitar situaciones que puedan generar discusiones o violencia. Fomentar el relacionamiento con las demás personas.

Preguntar dónde es mejor estar

Si se reúne con una persona con pérdida auditiva parcial, pregúntele donde sería mejor que usted se sentara. Si hay varias personas en la reunión es necesario que se sienten en semicírculo para que la persona sorda tenga visión de todas las personas y pueda saber quién está hablando. Si la persona realiza lectura labial mírela directamente y hable lento y claro. No todas las personas lo hacen.

Referencias concretas al informar

Cuando una persona ciega nos realice una consulta sobre una dirección o lugar al que desea concurrir, de no poder acompañarlo si él lo desea, tratemos de usar referencias concretas, expresadas en pasos, metros, cuadras, etcétera. Nunca realicemos indicaciones vagas, por ejemplo, usando términos como: “para allá o para acá”. Tampoco le dejemos sola, sin advertírselo antes.

El bastón es poderosa herramienta

El bastón constituye una poderosa herramienta, que permite a las personas en situación de discapacidad visual usarlo como si fueran sus ojos. Con el mismo detecta la condición del suelo, al golpearlo sobre el terreno, de derecha a izquierda, ella estará protegiendo su parte baja del cuerpo, por lo que no podrá detectar obstáculos que aparezcan por encima de su cintura.

http://www.elpais.com.uy/informacion/manual-pautas-trato-atencion-discapacitados.html

A %d blogueros les gusta esto: