Infección en el CTI pediátrico del Pereira; trasladaron a 10 niños

LICENCIADOS Y AUXILIARES ESTÁN EN CONFLICTO POR BAJAS DE SALARIOS

Diez niños fueron trasladados de urgencia por una infección intrahospitalaria en el CTI pediátrico del Pereira Rossell. El hecho, sucedido a fines del mes pasado, fue denunciado por el Sindicato Único de Licenciados de Enfermería (SULE).

5465586a2f447

Enfermeros advierten sobre sinfín de irregularidades en los CTI de bebés y niños.

El hospital debió, de apuro, armar en otra sala un CTI provisorio para llevar a los niños. La infección se habría generado, cree el personal de enfermería, debido a la manipulación de caños en el marco de una reforma edilicia que se realiza en el hospital. Dicha reestructura fue anunciada por el Ministerio de Salud Pública (MSP) hace ya dos años y medio, pero está llevando más tiempo que el previsto.

“Fueron diez niños los que tuvimos que trasladar. Por suerte movilizarlos no fue muy difícil, porque los que estaban con tubos no eran muchos”, señaló a El País la presidenta de SULE, Ana Montans. Los niños debieron ser llevados a una sala de cuidados intermedios.

Tras esto se debió trabajar en la desinfección del CTI pediátrico, y después se instaló en ese lugar un centro de cuidados intermedios para niños. “El trabajo se hizo bien porque después no apareció ningún otro caso”, dijo la líder sindical.

La infección intrahospitalaria que padecieron seis de los diez niños que estaban en el CTI se denomina pseudomona —es causada por bacterias muy resistentes sobre todos a ambientes húmedos; puede generar infecciones en sangre, huesos, válvulas cardíacas y pulmones, e incluso puede llegar a ser mortal en pacientes con un sistema inmunológico débil.

El personal de enfermería de los CTI pediátrico y neonatal del Pereira Rossell hizo una denuncia al MSP para advertir sobre la presencia de pseudomona en el centro. “Nos presentamos en el comité de infecciones del ministerio a presentar la queja, esperemos que se tomen medidas, porque el lugar donde está funcionando el CTI ahora tampoco es el mejor, queda bastante a trasmano”, advirtió Montans.

El diálogo entre licenciados y auxiliares de enfermería con la dirección del hospital, según la líder sindical, no es bueno, y esto también afecta el trabajo dentro de la institución. El País intentó comunicarse con la directora del Pereira Rossell, Ima León, pero no obtuvo una respuesta.

Falta de higiene.

A la obra que se realiza en el hospital, y que causa problemas de higiene, se suma la falta de auxiliares de servicio para llevar a cabo las tareas de limpieza.

“A veces las salas de CTI las limpian los propios padres, que se tiran al piso, abajo de las camas, para levantar lo que haya que levantar. Es complicado. Por suerte los padres colaboran lo más que pueden, porque ven que hay una carencia enorme”, explicó Montans.

“Hay que buscar una solución, primero esta reforma del CTI que no termina, y después que van a seguir con los centros de cuidados intermedios. Nos parece bien que se haga esto, pero se tiene que hacer con mayor velocidad. ¡Esto es un CTI para niños!”, criticó.

La sindicalista advirtió que hay veces que los padres se ponen nerviosos por la deficiencias en la limpieza, y también por la falta de personal que hay en el centro.

Poco personal.

Entre el CTI pediátrico y el neonatal se suma un total de 40 nurses y 120 auxiliares de enfermería. El hecho ya implica de por sí una irregularidad. SULE ha advertido en varias oportunidades que con esta cantidad de personal la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) viola el decreto 399/08 del MSP, que establece que “se deberá contar en las áreas de cuidado intensivo con un Licenciado en Enfermería por guardia” y uno “cada cuatro camas en total y no más allá de seis”.

Montans advirtió que la cantidad de nurses es escasa, considerando que no todos trabajan en todos los turnos y son pocos los que cubren las guardias. Por otra parte, señaló que “se dan, por lo menos, 14 faltas por día, de personal que se niega a trabajar en las condiciones actuales”.

Por falta de personal en el último año las camas en el CTI pediátrico pasaron de dieciséis a diez. En tanto, en el neonatal, de veinte camas fueron bloqueadas también seis.

Por la necesidad de camas para CTI neonatal ASSE contrató los servicios del Círculo Católico y el Servicio Médico Integral (SMI). Sobre esto, SULE advierte que quienes están trabajando con los bebés en estos centros no tienen preparación para atenderlos debidamente.

Por otra parte, Montans señaló que la cantidad de camas en el Pereira Rossell “es muy poca” y que se nota sobre todo en invierno, cuando surgen mayores infecciones respiratorias.

Conflicto.

En medio de todo esto, se desata un conflicto de los auxiliares de enfermería y de algunos licenciados que recibieron una drástica baja de salario en el último mes (del 50%), con ASSE (ver aparte).

Por otro lado, el sindicato de nurses denuncia que no se han dado pasos hacia adelante en lo que respecta a la formación de más personal, considerando la carencia de licenciados que hay en el país.

Uruguay firmó en 2012 un convenio con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y se comprometió a llegar a 2015 con un nurse por médico. Pero, mientras el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) señala que hay unos 13.197 doctores en Uruguay, el último censo (de este año) establece que la cantidad de licenciados es apenas de 3.946, lo que implica un déficit de 9.251.

Funcionarios le envían carta con quejas a Mujica

Trabajadores de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) le enviaron una carta al presidente José Mujica, a la que tuvo acceso El País, y en la que le reclaman por un largo listado de irregularidades en el Pereira Rossell.

“Le hacemos llegar esta información porque estamos seguros que la misma o no le llega, o le llega distorsionada o minimizada, y la mala administración repercute en la valoración de su propia gestión, como responsable del Poder Ejecutivo”, señala el escrito, firmado por “Personal de UCIN” y en el que se incluyen dos números de teléfono, seguramente incorporados con la esperanza de recibir una respuesta directa del mandatario.

La carta advierte que aunque hace tres años se anunció “una inversión millonaria para la construcción de un espacio donde se ampliaría el servicio (del CTI neonatal) en seis camas”, luego de terminada esta obra, las camas no fueron inauguradas debido a la falta de personal. Sin importar esto, en el Pereira Rossell se continuaron haciendo obras, ahora en el CTI pediátrico.

“La obra (en el neonatal) culminó, pero la misma nunca se pudo poner en funcionamiento ya que no se la dotó de recursos humanos, ni materiales. Actualmente funciona como depósito, como área administrativa y como cuarto/estar médico, ya que los mismos están clausurados hace meses por humedades”, advierte el escrito.

Los trabajadores señalan que estas deficiencias obligan a la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) a trasladar pacientes a instituciones privadas, soluciones, señalan, “que son costosas para el erario público” y peligrosas para los pacientes.

Los empleados, en la carta de tres carillas, también advierten sobre una serie de irregularidades en el pago de haberes, entre ellos el no pago de nocturnidad.

La escrito dice que, además de una falta de personal de enfermería, también hay carencia de “médicos en el tomógrafo, lo que lo mantiene inoperante varios días por semana”, lo que obliga a “trasladar a niños a instituciones privadas, con el riesgo de inestabilidad durante el traslado”. Sobre este punto, también señala que “la ambulancia especializada nunca puede funcionar por falta de médico, enfermero o chofer”.

CONFLICTO AFECTA EL TRABAJO

Auxiliares

Más de 2.000 auxiliares de enfermería y servicio, que pertenecen a la comisión de apoyo, y que trabajan en los CTI públicos de todo el país mantenían ayer la amenaza de renunciar en bloque, luego de que la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) les aplicara una baja drástica del salario.

Hoy ambas partes, la Asociación de Funcionarios de ASSE (Afasse) y ASSE, mantendrán una reunión en la Dirección Nacional del Trabajo (Dinatra).

La polémica medida fue tomada por la Administración luego de que el mes pasado se conociera un documento, firmado por la presidenta de ASSE, Beatriz Silva, el vicepresidente Enrique Soto, el vocal Marcelo Sosa, y el director en representación de los usuarios, Wilfredo López, que fijó sueldos de $ 15.847,68 nominales para auxiliares de enfermería y $ 13.938 para auxiliares de servicio que se desem- peñan en el CTI. A esto le sumó complementos del 50% en el primer caso ($ 7.923,84) y del 20% en el segundo ($ 2.787,60), por trabajar 36 horas semanales.

La resolución de ASSE, según el gremio, los puede perjudicar de tres maneras: 1) Se calcularán los aumentos solo por una parte del salario real, que es lo que se cobra sin contar el complemento. 2) La administración también tendrá la libertad de achicar el complemento y sacar de ahí los aumentos futuros, de manera que lo que llegue al bolsillo de los trabajadores no se vea modificado. 3) ASSE de esta manera tendrá la libertad de quitar esa compensación cuando lo entienda pertinente.

Licenciados

Licenciados en enfermería que trabajan en la comisión de apoyo también se han visto perjudicados, según lo que ha denunciado el Sindicato Único de Licenciados en Enfermería (SULE). Ana Montans, su presidenta, explicó que en este mes “al menos seis compañeros que trabajan en el Pereira”, en los CTI neonatal y pediátrico, y en block quirúrgico, y que también pertenecen a la comisión de apoyo, han visto reducido su sueldo en un 50%.

“Son trabajadores que desde hace más de 20 años cobran dos salarios, el normal y el que le paga la comisión de apoyo. Ganan esto porque cuando entraron había una gran falta de personal, entonces les dieron esto como incentivo. Pero ya pasaron más de dos décadas. Este es su salario. No se lo pueden quitar ahora”, señaló Montans.

Estos trabajadores, cercanos a la edad de jubilarse, han tenido que pasar a trabajar de seis a doce horas para mantener el mismo salario que cobraban hasta el mes pasado.

Por otra parte, Montans denunció que ASSE con la Facultad de Enfermería hizo un convenio para que licenciados recién recibidos vayan a trabajar al Pereira Rossell, pero que los jóvenes van a ganar el doble de los que están empleados hoy allí.

http://www.elpais.com.uy/informacion/infeccion-cti-pediatrico-trasladaron-ninos.html

One response to this post.

  1. Reblogueó esto en VOS en PLURAL.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: