Fertilización asistida: gratis solo en hospitales públicos

SE PODRÁ ACCEDER HASTA TRES INTENTOS A UN COSTO BONIFICADO

Las mujeres y parejas con problemas de fertilidad pueden acceder a los tratamientos básicos para inducir un embarazo a costos topeados. Mientras en Salud Pública son gratuitos, en las mutualistas se paga desde $ 5.000 a $ 18.000.

54595e3922271

Se considera tratamiento de baja complejidad cuando la fecundación es endógena.

El gobierno reglamentó los tratamientos de fertilización asistida de baja complejidad. Estos comprenden, por ejemplo, las inseminaciones artificiales y la estimulación de la ovulación, que ahora están comprendidas entre las prestaciones Incluidas de Atención en Salud (PIAS) y las mutualistas están obligadas a brindar.

Estos tratamientos, como hasta ahora, serán gratuitos para los usuarios de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), pero sí tendrán costo para los usuarios de la mutualistas. En ambos casos, el límite de la prestación son los tres intentos.

En las mutualistas se implementará un sistema de copagos. Las usuarias que presenten problemas de infertilidad podrán acceder a un primer tratamiento de baja complejidad mediante un pago de entre $ 4.000 y $ 5.000.

Si este tratamiento falla, podrán acceder a un segundo intento con un costo de entre $ 10.000 y $ 12.000. El tercero será el último y costará entre $ 17.000 y $ 18.000.

En la primer tentativa, el costo del tratamiento es menor al que se puede pagar en una institución privada, donde una inseminación básica ronda los $ 8.000. Sin embargo, explicó Gerardo Bossano, director del Centro Esterilidad Montevideo y asesor en la redacción de la reglamentación de la ley, a medida que un intento falla, el siguiente requiere medicación más especializada y de mayor costo. Esto explica también el aumento del precio del tercer intento de embarazo.

“En términos globales se logró disminuir un 50% los costos de los procedimientos de fertilización asistida”, insistió Briozzo en declaraciones al portal de la Presidencia de la República.

El viceministro de Salud Pública explicó que el copago es necesario para asegurar un servicio de calidad y seguro, incluso, en épocas de crisis.

“Se busca desestimular la reiteración de intentos para que las usuarias se hagan análisis clínicos y se estimule así la realización de otro tipo de tratamientos”, dijo Bossano.

Las posibilidades de lograr un embarazo bajan en función de la cantidad de intentos. Pasados los tres intentos se indica pasar a otro tipo de soluciones, muchas veces, de alta complejidad.

Procedimiento.

Cualquier mujer, con pareja o sola, que presente problemas de fertilidad debe concurrir primero a una consulta con su ginecólogo, para luego ser derivada a los equipos de referencia, que en cada mutualista y centro de salud le indicarán el método más idóneo.

Se considera que una mujer o una pareja es infértil cuando, después de tener relaciones sexuales durante un año con fines procreativos, no logra tener un hijo.

Para la concreción de los tratamientos se requiere la existencia de bancos de gametos, que funcionarán en la órbita de las clínicas autorizadas. Actualmente hay cuatro bancos funcionando. Estos recibirán los óvulos y los espermatozoides de los donantes.

Los donantes no recibirán ninguna retribución y podrán donar hasta el equivalente a 25 niños nacidos.

Los tratamientos de alta complejidad, como las fertilizaciones in vitro, todavía no están reglamentados. Bossano, que participa de la elaboración de este documento, estima que estará terminado a fin de año y se implementará mediante un sistema de franjas, en función de ingresos e intentos.

https://afusecsalud.wordpress.com/wp-admin/post-new.php

 

A %d blogueros les gusta esto: