Washington Lauría: “Los médicos que no tienen objeción de conciencia del aborto se van a sobrecargar”

CATEDRÁTICO DE GINECOLOGÍA

El especialista formó parte del grupo que presentó un recurso de nulidad ante el TCA

lauria_329763

El grupo de 100 médicos que solicitó el año pasado ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) la nulidad de del decreto que reglamenta la ley de Interrupción voluntaria del embarazo (IVE) y la suspensión de once artículos del mismo decreto tuvo casi un año después un fallo preliminar. Hace dos días se conoció que el TCA suspendió la ejecución de diez de los once artículos. El ginecólogo y profesor titular de la Clínica de Ginecotocología B del hospital de Clínicas, Wáshington Lauría, calificó la resolución como un “reconocimiento de la justicia uruguaya” y admitió que, sin la objeción de conciencia tal cual estaba planteada, el número de abortos realizados puede disminuir. A continuación, una síntesis de la entrevista con El Observador.

¿Todo ese grupo de médicos está en contra de la ley o solo de la reglamentación?

Dentro de los que impugnábamos la ley hay opiniones muy dispares. Algunos objetamos el IVE por lo que es el IVE en sí, y otros que lo objetaban porque la ley adolecía de un montón de fallas jurídicas, que fue lo que tuvo en cuenta el TCA. Se llegó a decir en ámbitos del Ministerio de Salud Pública que los jefes de servicio no podíamos tener objeción de conciencia. Después no se repitió más, pero en una reunión se dijo. Se habló también de regular la objeción de conciencia. Hasta se nos llegó a decir desde el MSP que corríamos el riesgo de ser denunciados por los pacientes si dejábamos en claro nuestra opinión. Después se habló también de regular la objeción de conciencia.

Si no todos estaban en contra de la ley en general, ¿qué buscaban con pedir la nulidad de algunos artículos?

Recuperar los derechos del médico en la consulta, que tengamos una objeción de conciencia real y que actuemos en la entrevista médica con el paciente de acuerdo a nuestro real saber y entender dentro de lo que marca la ética y la moral.

¿Le ha tocado derivar algún caso a otros médicos?

Sí, claro. Pero había un problema con eso y es uno de los artículos que objetamos: la objeción de conciencia estaba un poco dirigida. Si yo estoy en contra del IVE, ¿por qué tengo que pedirle la ecografía, el grupo sanguíneo, el RH y después derivar a un grupo? Yo me puedo negar perfectamente si estoy contra. Eso fue lo que tuvo en cuenta el tribunal.

Uno de los artículos que pidieron anular fue el de objetar por escrito. ¿Por qué consideraban que limitaba sus libertades?

Yo creo que los que estamos convencidos 100% no tenemos problema. El problema es que a lo largo de la carrera médica hay gente que se siente más presionada o menos presionada. Y lo que hacés por escrito, escrito queda. Es un documento que queda y se empiezan como a confeccionar listas de quién objetó y quién no.

¿Había miedo de que existieran presiones al dejarlo por escrito?

No a los que somos mayores, pero sí en los más jóvenes. Uno se puede negar a un hecho verbalmente; no hay por qué dejarlo por escrito, que es lo que ampara ahora una de las resoluciones del TCA.

¿Considera que esto va a bajar la cantidad de abortos que se practiquen?

Eso se puede dar, sí. Yo creo que muchas de las conductas del ser humano desde el punto de vista del cuidado de su salud dependen de la información que reciba. Si uno asesora correctamente ayuda a que se elija en un sentido o en el otro. Se va a sobrecargar a la gente que no tiene objeción de conciencia y que se dedica a hacer las interrupciones voluntarias del embarazo.

¿Cuánto puede influir su concepción sobre el aborto en la decisión de una paciente?

Depende cuán convencidos estemos. Tampoco hay que hacer un uso deshonesto del conocimiento para influir sobre esa persona.

¿Por qué solicitaron la nulidad del artículo sobre los casos en los que se puede practicar un aborto?

Porque es muy genérico.  Nosotros queremos casos más estrictos, más restringidos. Científicamente comprobables.

Cuando se comenzó a aplicar la ley, muchos médicos no la conocían. ¿Eso sigue pasando?

Sí. No tenemos que mentirnos, existe la comodidad del ser humano. Entonces,  si alguien no conoce puede pensar que es más fácil abstenerse que aplicarla.

¿La Facultad de Medicina se va a pronunciar sobre este tema?

De ninguna manera. Esto no es una posición de la cátedra, ni de la Facultad de Medicina. Son posiciones personales. Somos un grupo muy heterogéneo: hay algunos catedráticos y hay profesores.

Claves

Nulidad

El Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) suspendió la aplicación de once artículos del decreto que reglamenta la ley de Interrupción voluntaria del embarazo, relacionados con la objeción de conciencia.

Reclamo

El año pasado, un grupo de 100 médicos había presentado la solicitud de que los artículos se suspendieran. También impugnaron todo el decreto.

Preliminar

El fallo del TCA suspende la ejecución de diez artículos del decreto como medida cautelar. Aún falta que el TCA se pronuncie sobre la nulidad que puede hacer caer todo el decreto o puede restablecer estos artículos suspendidos.

Grave

 El TCA consideró que los artículos de objeción de conciencia generaban un daño “grave” a los profesionales.

Derivar

Los médicos que se opongan a realizar un aborto siguen estando obligados a derivar el caso, pero no tienen que participar en ningún paso del proceso.

Escrito

Con la derogación de los artículos la objeción de conciencia ya no debe constatarse por escrito.

Derecho

Según establece la sentencia del TCA, es un derecho “fundamental” que se reconozca la objeción de conciencia.

http://www.elobservador.com.uy/noticia/289995/washington-lauria-los-medicos-que-no-tienen-objecion-de-conciencia-del-aborto-se-van-a-sobrecargar/

One response to this post.

  1. Reblogueó esto en VOS en PLURAL.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: