Elevadores para sillas de ruedas en ómnibus desde 2015

TRANSPORTE

Ucot incorpora 10 unidades accesibles y Cutcsa otras 150; discapacitados reclaman mejor atención

omnibus_243513

Si Juan Carlos Álvarez no dependiera de una silla de ruedas para desplazarse por la ciudad, solo tardaría 15 minutos en ir de su casa al Centro pero la realidad es que “no sabe cuánto” insumirá el viaje cada vez que va hasta la parada del ómnibus. “No es lejos, pero no tengo ninguno directo que tenga piso bajo. Tengo que tomar dos, el 76 y el 79, y no sé cuándo van a pasar”, dijo a El Observador. Hoy solo hay 110 coches de piso bajo; solo el 7,4% del total de la flota de Montevideo. Son los únicos que permiten el ingreso de sillas de ruedas y facilitan el acceso de adultos mayores y niños. El inconveniente es que muy pocas líneas ofrecen el servicio.

Para fines de 2014 o principios de 2015, Cutcsa proyecta agregar entre 130 y 150 ómnibus accesibles; mientras que Ucot incorporará 10 unidades. Todos los vehículos nuevos contarán con una plataforma elevadora para sillas de ruedas, además del piso bajo. “Sigue siendo una parte menor (del parque) pero ya con el doble de unidades, cambia de forma importante las posibilidades de movilidad por la ciudad”, señaló Federico Lezama, coordinador ejecutivo de la Secretaría de Gestión Social para la Discapacidad de la Intendencia de Montevideo (IMM).

De acuerdo a una resolución municipal de 2013, las empresas de transporte colectivo deben modernizar su flota hasta llegar al 40% con el sistema de piso bajo y el 70% con plataformas elevadoras. La norma se extendió a los servicios locales y diferenciales. “Esto viene dando buenos resultados”, afirmó Lezama. La medida se tomó para “acelerar” el proceso de renovación (el elevador puede incorporarse a coches que ya están circulando), sin esperar por el recambio de vehículos, puesto que la sustitución de todo el parque llevaría al menos 10 años.

El jerarca apuntó que la plataforma estará disponible también para personas con movilidad reducida para evitar que tengan que escalar los escalones de las puertas. Pero Lezama sabe que éste es un punto de conflicto. “Tenemos que trabajar mucho con los trabajadores”, afirmó.

Mal servicio
La Secretaría de Gestión Social para la Discapacidad recibió 10 denuncias de ómnibus que no les pararon a usuarios de silla de ruedas este año. En 2012 se habían recibido 30. La IMM convocó a las empresas de transporte público a una mesa permanente de trabajo para tratar este “problema cultural”. La mayoría de las quejas se deben a actos de discriminación y mal servicio. Algunos funcionarios, por ejemplo, no se arriman al cordón de la vereda o, lo que es peor, les han dicho a los discapacitados que la rampa estaba rota para negarles el acceso. “Hay choferes que, por razones de seguridad, aducen que no pueden bajarse a poner la rampa. Capaz que es entendible. ¿Pero cómo nos enfrentamos a estas cosas? Nos dicen que tenemos que andar acompañados para que la persona baje la plataforma y nos ayude a subir. Y muchos andamos solos y nos gusta nuestra independencia”, expresó Álvarez, quien ha transitado 59 de sus 61 años de vida en silla de ruedas por las secuelas de la polio.

Ante esta situación, Lezama relató a El Observador que se acordará con las empresas para que las unidades con plataforma elevadora cuenten todas con guarda.

Además, se realizando un estudio de georreferenciación para conocer los orígenes y destinos más comunes de estos los pasajeros. Lezama explicó que la información servirá para determinar cuáles son las líneas de ómnibus que cubren esos recorridos para dotarlas de más coches accesibles y de mayor frecuencia de los servicios.

Si bien Álvarez, vicepresidente de la Organización Nacional Pro Laboral para Lisiados e integrante del grupo de trabajo con las empresas y la IMM, consideró que se ha avanzado en los últimos años, a su juicio todavía falta información muy sencilla de implementar como, por ejemplo, que todas las unidades lleven un logo (algunas tienen la figura de una silla de ruedas junto al destino) o se especifique si cuentan con la infraestructura en los servicios de información de horarios. “Desconocemos qué horario va a cumplir, o que día. A veces, los fines de semana desaparece el ómnibus y no se repone con otro de piso bajo. No escapamos a la realidad del Sistema de Transporte Metropolitano por el cual, en horas pico, se viaja realmente mal”, reflexionó Álvarez. Respecto a los ciegos, la IMM relanzará la traducción en braille de la información disponible en las paradas de ómnibus.

Taxis para todo público

De las 50 chapas para taxis que entregó la IMM este año, solo cuatro fueron destinadas a vehículos accesibles. Los mismos se incorporarán a la circulación en las próximas semanas. “El sector privado todavía no identifica las necesidades y las posibilidades de servicio”, dijo Federico Lezama, coordinador ejecutivo de la Secretaría de Gestión Social para la Discapacidad. La IMM ofrecía pagar las modificaciones. El objetivo de la comuna es ampliar la cobertura a 50 unidades en los próximos años. Estos coches cuentan con una rampa plegable, asientos traseros reclinables y anclajes para sillas de ruedas. Por ahora solo funciona un taxi “inglés”, propiedad de Radio Taxi 141, que presta el servicio de forma gratuita.

http://www.elobservador.com.uy/noticia/284787/elevadores-para-sillas-de-ruedas-en-omnibus-desde-2015/

One response to this post.

  1. Reblogueó esto en VOS en PLURAL.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: