Archive for 22/05/14

La música comprimida daña tus oídos


l ingeniero y fundador de la Semana del Sonido, Christian Hugonnet, explica por qué escuchar demasiado tiempo este tipo de música genera problemas auditivos y sociales

listening-to-music-on-the-couch-music-hd-wallpaper-1920x1080-4692-580x360

Cuando Los Beatles comenzaron a hacer música en la década de 1960, los técnicos de sonido se encontraron con un problema: la batería era demasiado fuerte como para mezclarla con las guitarras. Para equilibrar los instrumentos, decidieron tomar los niveles más bajos y “empujarlos” hacia arriba. Llamaron a esta técnica compresión dinámica, la cual se convirtió en una suerte de estándar del rock, sobre todo en Inglaterra. Hoy en día, formatos como el mp3 también comprimen la música aunque con otra técnica. No obstante, cualquiera sea el método, las consecuencias son siempre negativas para los oídos.

El concepto de música comprimida implica equilibrar los niveles más bajos con el más alto. Así, en lugar de tener varios niveles, se escucha siempre en el mayor. Pero con el tiempo no solo la música y los instrumentos se comprimieron, sino también las palabras y los avisos publicitarios, entre otros. Eso “es un gran problema”, dijo Christian Hugonnet, ingeniero en sonido y fundador de la Semana del Sonido en Francia. En su visita a Uruguay, en el marco del evento que por primera vez se celebró en el país, el experto dictó una conferencia sobre el impacto de la música comprimida en la salud humana.

Según explicó Hugonnet a El Observador, el problema de escuchar este tipo de música o sonido en general es que uno se termina acostumbrando a oír un nivel de sonido muy alto todo el tiempo. Entonces, “cuando escuches un sonido muy bajo, no lo entenderás”, explicó.

De hecho, cerca de 20% de las personas padecen una enfermedad auditiva por escuchar la música continuamente en un nivel alto. Esto mata a las células internas del sistema auditivo, las cuales “explotan y no son reemplazables”, advirtió Hugonnet, que recomendó cuidar la forma en que se escucha sonido en general, sobre todo en la juventud. “Un sonido alto no es tan duro para el sistema auditivo, siempre y cuando tengas un período de descanso”, resumió.

Al impacto negativo en la salud se le suma un problema cultural, dijo el ingeniero, quien se dedica a crear conciencia sobre la importancia del entorno sonoro en todos los aspectos de la vida humana. “Al estar acostumbrado a escuchar este tipo de música, cuando uno escucha música clásica o acústica, sin amplificación, no entiende o no le gusta. Es una lástima”, opinó Hugonnet.

Sin lugar para el silencio

La música comprimida también afecta el trabajo artístico del compositor, que deja de utilizar sutilezas dinámicas en sus obras, es decir, variedad de niveles. “Estas desaparecerán si la gente no las quiere”, dijo.

Otra consecuencia de esta oda a los niveles altos es la ausencia de silencio. “Una vez que comprimís dinámicamente, no hay tiempo para el silencio”, dijo el ingeniero, quien añadió que eso hace que “la gente se vuelva más boba”. Es que sin silencio, sin pausas, no hay tiempo para reflexionar o al menos entender lo que se escucha.

Creo que la gente debería saber cuándo la música está comprimida y cuándo no”, dice Hugonnet

Para afrontar el problema, el conocimiento es clave. El experto propone no solo educar sobre el impacto de la música comprimida en los oídos y la vida social, sino algo mucho más concreto: etiquetar los CD y demás productos musicales. “Creo que la gente debería saber cuándo la música está comprimida y cuándo no”, explicó.

“Hay que llevar esta consciencia al mundo”, y por eso traer la Semana del Sonido a Uruguay es algo “muy bueno”, dijo Hugonnet, quien pretende que el evento continúe expandiéndose a otros países. Francia, México, Canadá, Colombia, Argentina y Cuba, son algunos de los países que ya participan. Para el ingeniero, la idea es que el evento sea internacional por una simple razón: “Tu problema no es solo tuyo, es el problema de todos en esta Tierra”.

Los niveles de la voz humana

Hugonnet desciende de forma abrupta el volumen en el que está hablando y dice susurrando: “Los susurros son en 40 decibeles (dB)”. “Una forma de hablar templada sucede en unos 50 dB”, continúa, subiendo apenas el volumen. Y agrega aún más fuerte: “70 dB es esto. Es cuando querés ser escuchado, es el nivel que se usa por lo general en una conversación”. Al demostrar cómo son los 80 dB ya está gritando y los 90dB no los demuestra, pero son fáciles de imaginar. El sonido de ambiente de las ciudades suele ubicarse entre los 60 y los 80 dB, dice, por eso las personas suelen hablar a 60 o 70 dB.

http://www.cromo.com.uy

ONU pidió que los niños sirios vengan con sus familias


REFUGIADOS EN URUGUAY

El gobierno ofreció recibir a niños refugiados en Jordania y tuvo el apoyo de Acnur, organismo especializado en refugio

ninos-siria_284074

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) apoyó la iniciativa del presidente José Mujica de recibir a niños sirios que actualmente están en el campo de refugiados Zaatari, en Jordania. Pero aclaró que “la política” del organismo es “reasentar a familias y no niños solos”. Cuando se trata de niños solos “es una excepción”, explicó ayer la oficial regional senior de Acnur, Michelle Alfaro.

La funcionaria, que reside en Buenos Aires y que tiene experiencia en campos de refugiados de Medio Oriente, dijo a El Observador que se está en conversaciones con el gobierno uruguayo sobre las familias que llegarán desde Jordania y el número de los que vendrán que aún no fue determinado.

Acnur y el Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana (Sedhu) realizaron ayer una reunión con periodistas para explicar aspectos vinculados al refugio. Alfaro comentó que si bien hay 2.8 millones de personas que huyeron  de Siria por la guerra  –y hoy están en países de la región como Líbano, Irak, Turquía, Jordania y Egipto– Acnur planteó a la comunidad internacional la necesidad de reasentar con urgencia a 30 mil. En ese grupo, ya seleccionado en base a una serie de variables y vulnerabilidades, están los que vendrán a Uruguay.

La intención del Poder Ejecutivo es que lleguen antes de setiembre, según lo informó el ministro Luis Almagro (Relaciones Exteriores) en el programa Entrelíneas de Canal 20.

Alfaro narró ayer a periodistas uruguayos casos dramáticos que se dan con los refugiados sirios que escaparon a países vecinos.

En varios lugares a los que llegan están en campos de refugiados formales y en otros no. No se les da permiso para trabajar, pero igual lo hacen; hay explotación sexual de mujeres y niños; se dan matrimonios infantiles que duran dos semanas y luego dejan a los niños y niñas en las calles;  y además, de superadas esas situaciones, hay mujeres muertas por “crímenes de honor”, luego que sus familiares se enteran de lo que hicieron para sobrevivir.

Uruguay es el primer de América Latina que expresó interés en recibir sirios, según lo confirmó Acnur. También está el caso de Brasil que ofrece “visas humanitarias” que facilitó la llegada de unos 2.000 sirios. Alemania, por ejemplo, desarrolla un programa especial por el cual admitió a 5.000 sirios en 2013 y otro tanto, en este año.

Gabriela Cortina, coordinadora general del Sedhu, dijo que en Uruguay actualmente viven 204 refugiados y 36 personas que tramitan ese estatus. Del total de refugiados, hay 56 que fueron reasentados, es decir que estaban como refugiados en otros países y vinieron a Uruguay. En esa categoría llegarán los de Siria.

Hoy en Uruguay vive un sirio como refugiado. La mayoría de los refugiados que ahora viven en Uruguay (60%) provienen de Colombia y el segundo grupo más numeroso lo constituyen ciudadanos africanos que llegaron como pasajeros clandestinos en buques (ver página 3).
La idea

Cuando en abril trascendió la noticia de que Uruguay recibiría a niños de Siria, el canciller Luis Almagro dijo a El Observador que serían entre 50 y 70. Actualmente están en Zaatari, que es un campo de refugiados en Jordania donde viven 120.000 personas que huyeron de la guerra civil del vecino Siria.

Un porcentaje muy alto de los que viven en Zaatari son niños menores de ocho años, algunos están acompañados por su madre y otros son huérfanos, explicó Almagro.

El canciller, luego de un viaje por esa zona, le explicó la situación al presidente Mujica quien de inmediato impulsó  la idea de traer a un grupo de niños al país.

Luego, desde el gobierno se aseguró que llegará un centenar que serán ubicados en la estancia de Anchorena (Colonia) o en la Escuela Martirené del INAU, en Villa Ituzaingó(San José). El presidente Mujica comentó también que con los niños vendrá “alguna maestra” para ayudarlos en su adaptación.

A fines de abril, Mujica en su audición de radio Uruguay preguntó si cómo sociedad no se podrá hacer cargo de esos niños.

¿No tendremos voluntad de recoger a algún puñado de esos guríses y ofrecerle al mundo una mano que no significa coartar la identidad o tener hijos robados del dolor, sino sencillamente una práctica familiar de la solidaridad? ¿No valdrá la pena que nuestra sociedad levante un poco la cabeza y seamos capaces de intentar siquiera socorrer en algo a los niños por ahí abandonados que están quedando como costo de una formidable guerra que al parecer está muy lejos de tener solución?”.

Desde la oposición, entre ellos el candidato de Vamos Uruguay, Pedro Bordaberry, opinó que antes de preocuparse de los niños de Siria, el presidente debería ocuparse de los niños uruguayos que viven en las periferias en muy malas condiciones.

Los responsables de proteger a los refugiados son los Estados que los reciben. Los Estados deben asegurarles condiciones para accedan a un trabajo, rebiban educación y cuidados médicos. Los costos de traerlos también corre por cuenta de los Estados.

Para eso Mujica quiere pedirle un avión a Brasil lo que además involucrará a ese país en el tema. Mujica espera que el gesto solidario de Uruguay sea seguido por otras naciones.

El refugio se pide en el país que lo ofrece

El refugio debe ser solicitado en territorio del país que lo otorgará, según se explicó a El Observador desde Acnur y el Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana.
En el caso de los presos de Guantánamo, la base militar de EEUU en Cuba, que el gobierno de Mujica decidió aceptar que vengan a Uruguay, se manejó la posibilidad de recibirlos como refugiados -esa calidad la deberá otorgar la Comisión de Refugiados- o bajo la ley de migración. Desde el gobierno se habló de recibir al menos a seis prisioneros que aseguran son de baja peligrosidad. El tema fue analizado la semana pasada por los presidentes José Mujica y Barack Obama en Washington. Informes anteriores sobre esos reclusos los señalaban como peligrosos para la seguridad.

http://www.elobservador.com.uy

 

OSE descarta riesgo del agua pese a contaminación de ríos


MONITOREO

El ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro denunció la “gravísima” contaminación del río Negro y el integrante de CARU, Luis Hierro López anunció que el río Uruguay tiene en algunas zonas iguales grados de afectación.

agua

El presidente de OSE, Milton Machado, dijo a El País que la contaminación detectada en el río Negro y el río Uruguay “no representa un riesgo” para el consumo de agua.

“Hay que separar las fuentes de agua bruta de lo que es el agua potable. Nosotros tomamos el agua de ríos, arroyos, embalses, que son nuestras fuentes superficiales de agua y mediante un proceso de potabilización llega a la población”, dijo Machado. Por esto, “el agua que entregamos a la población cumple con toda la normativa nacional, regulado por la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua y bajo todas las organizaciones internacionales y la Organización Panamericana de la Salud”, aclaró.

“Para OSE no es novedad. No es que ayer nos enteramos. Esto no se da de un día para otro ni de un mes para otro”, afirmó Machado.
El presidente de OSE explicó que el organismo monitorea y supervisa la calidad del agua todos los días y que para eso se invirtieron US$ 5 millones en una red de laboratorios que realiza 50.000 análisis por año.

Asimismo dijo que se ha ampliado el acuerdo con la Facultad de Ciencias y que actualmente reciben “alertas tempranas” sobre el estado del agua bruta. “Si el agua viene más contaminada nosotros ya con anterioridad podemos tomar precauciones sobre cualquier bacteria”, explicó Machado.

El ministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro denunció la “gravísima” contaminación que existe sobre el río Negro y dijo que urge tomar medidas serias al respecto. Asimismo el integrante de la Comisión Administradora del Río Uruguay, Luis Hierro López confirmó a El País que el río Uruguay presenta zonas con igual grado de contaminación que el río Negro.

http://www.elpais.com.uy/

“Vamos a ver famosos muriendo de tuberculosis resistente en los países ricos”


Salud – ENTREVISTA A DOUGLAS YOUNG

El director del consorcio europeo para la vacuna contra la tuberculosis alerta de las nuevas amenazas de una enfermedad que mata a más personas que la malaria

tuberculosis_259894

En un tiempo no tan lejano, los países ricos vivían doblegados por una enfermedad incurable. Mataba hasta el 80% de las personas que la desarrollaban y 1 de cada 7 muertes en Europa y América era por su culpa. La incidencia era especialmente alta en las ciudades europeas, donde la pobreza, las malas viviendas y la mala higiene aumentaban su expansión. A finales del siglo XIX había ciudades en las que se llegaron a infectar el 100% de los habitantes.

Se trataba de la tuberculosis, a la que también se ha llamado la gran asesina de la humanidad. Solo en los últimos 200 años se ha cobrado 1.000 millones de vidas. Gracias a la investigación científica y la llegada de los antibióticos, aquella enfermedad fue primero controlada y después, injustamente olvidada. Naciones Unidas llegó a calcular que sería eliminada en 2025. Pero no fue así.

La tuberculosis es hoy una emergencia sanitaria  global, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta sigue matando a siete personas cada hora en Europa, y su impacto sigue siendo enorme en multitud de países donde aún hay millones de personas viviendo en las mismas condiciones de pobreza e insalubridad que los europeos del siglo XIX. Ambas realidades contribuyen a que esta enfermedad olvidada en occidente mate a más de 1,3 millones de personas cada año, más que la malaria y casi tanto como el VIH.

Ahora, la enfermedad ha conseguido desarrollar resistencia a muchos e incluso a todos los fármacos conocidos contra ella. Lo peor es que estas variantes resistentes ya se están expandiendo por todo el mundo, incluidos los países ricos de Europa. La propia OMS alertó hace poco de que existe el riesgo de que la tuberculosis y muchas otras infecciones vuelvan a ser incurables debido a la resistencia a antibióticos.

El británico Douglas Young trabaja cada día para que eso no ocurra. En la actualidad, este investigador en microbacterias es el director en funciones de la Iniciativa por la Vacuna contra Tuberculosis (TBVI), un consorcio internacional de centros de investigación, organizaciones no gubernamentales y empresas que está desarrollando varias candidatas de vacuna contra la tuberculosis.

Una de ellas es la MTBVAC, creada en España. Young visitó Madrid para participar en el Simposio Internacional de TBVI celebrado en la Fundación Ramón Areces de Madrid. En esta entrevista, el experto aporta su visión sobre las nuevas amenazas de esta enfermedad, el desarrollo de nuevos tratamientos y el papel de la industria farmacéutica para conseguirlos.

¿Diría que los fondos dedicados a luchar contra la tuberculosis son proporcionales a su incidencia en el mundo?
Creemos que en el mundo muere en torno a 1,3 millones por la tuberculosis y la malaria es probablemente menos de un millón, así que hay más gente muriendo de tuberculosis que de malaria. Sin embargo, siempre hemos tenido mucho menos dinero que los proyectos de malaria o VIH. Hay mucha más concienciación sobre la malaria. Esto se debe en parte a que la tuberculosis fue un gran problema para generaciones anteriores tanto en Europa como en EEUU y después [al reducirse drásticamente la incidencia en estas zonas] se asumió que la enfermedad simplemente había desaparecido. Eso fue un tremendo error, pensar que la tuberculosis ya no existía porque la habíamos controlado en los países industrializados. En realidad nunca se la controló en el resto del mundo.  Y aún así la gente sigue pensando que la tuberculosis es una enfermedad del siglo XIX, de la que morían los poetas románticos.

¿Supone un riesgo real para los países ricos?
En Europa tenemos muy poca tuberculosis. La incidencia es muchísimo menor en Madrid o Londres que en cualquier ciudad de Suráfrica, por ejemplo, pero es terrible que sigamos teniéndola. Ahora la preocupación es que regrese la enfermedad en su variante resistente a los medicamentos. Los casos normales se pueden tratar fácilmente con los fármacos disponibles, pero el gran temor es la llegada de estas nuevas formas, particularmente desde Europa del Este.

¿Cree que esa nueva amenaza acabará por concienciar a la gente de la situación?
Lo que despierte a la gente será ver morir a miembros de generaciones jóvenes de tuberculosis resistente. Habrá celebridades, gente famosa que muera de tuberculosis resistente. Creo que eso va a pasar.

¿Cuál es la próxima gran promesa en la lucha contra esta enfermedad?
Tenemos varias vacunas candidatas. Pero no sabemos cuál es mejor. Sabemos cuáles funcionan mejor con ratones o conejillos de indias, pero no si eso mismo sucede en humanos. La gente sigue pensando que la tuberculosis es una enfermedad del siglo XIX de la que morían los poetas románticos

Entre ellas está la MTBVAC, ¿le resulta prometedora?
Es tan buena como cualquiera de las otras y está ganando mucha inercia. Pero es un proceso complicado y lento. La mejor que tenemos ahora es la BCG, que se desarrolló en 1921. Tardamos unos 50 años en darnos cuenta de que no era tan efectiva como debería.

¿Cuál es el perfil típico del enfermo de tuberculosis?
Hay dos formas de tuberculosis. Los niños hasta cinco años pueden contraer una de esas formas, que pueden ser muy serias. Pero esta variante no se transmite. Por eso en las gráficas vemos un pico de incidencia entre los cero y cinco años y, después, los niños entre cinco y 15 no tienen tuberculosis nunca. No sabemos muy bien por qué. Luego, en la adolescencia, vuelven a tenerla y ahí es donde se da la segunda variante que sí se transmite por el aire con la tos. Así que debes decidir si vas a hacer un ensayo clínico en bebés o en adolescentes. Hay varias escuelas de pensamiento y nosotros tenemos ambos. El más grande que ha habido se hizo con niños y fue un fracaso. La tuberculosis se puede controlar e incluso erradicar, pero no estamos en el buen camino para lograrlo

¿Es posible erradicar la tuberculosis?
La OMS ha elaborado una estrategia para la eliminación, es decir, que haya un caso por cada millón de población. Ese es el objetivo para 2050. Podríamos controlarla e incluso erradicarla, pero no estamos en el buen camino para lograrlo. El problema es que hay riesgo. Es un gran desconocimiento y hace que las farmacéuticas se aparten. Hay una limitación científica además de presupuestaria.

¿Una vacuna no sería rentable económicamente?
Sí, hay suficiente mercado y de hecho se han hecho los cálculos. Hubo muchas críticas a las farmacéuticas por no estar desarrollando nuevos fármacos contra la tuberculosis porque no les interesaba. Pero creo que no es cierto. Se debe en realidad a que es muy difícil conseguirlos, hay mucho riesgo. Y cuando los accionistas ven las posibilidades, es evidente que no se muestran muy entusiastas. Aún así hay farmacéuticas que se interesan periódicamente en este campo. Por ejemplo Glaxo-Welcome estableció un programa de 10 años para conseguir nuevos fármacos. Novartis hizo un programa de cinco años. Ahora GSK ha vuelto a invertir mucho dinero en ello. Sí que siguen intentando y creo que lo hacen con buena intención, aunque también es cierto que no lo hacen con tanto interés como con el VIH.

¿Cuánto tiempo se tardará en conseguir una vacuna?
No menos de 10 años. Necesitamos algo que nos dé una nueva oportunidad, al menos una protección del 50%, un comienzo. Ahora tenemos 10 o 12 candidatos. Si uno de ellos lo logra, serán unos 10 años. Y por supuesto no hay dinero asegurado para los ensayos clínicos a gran escala que serían necesarios.

La tuberculosis resistente es parte del problema generalizado de la resistencia a antibióticos. ¿Cómo le parece de grave?
Los que trabajamos en este campo llevamos avisando de ello 10 o 20 años. Se debe al fracaso de las farmacéuticas de producir nuevos fármacos antibacterianos, y no porque no lo hayan intentado. Hace 10 o 20 años, con la llegada de la secuenciación genética, se asumió que con ella podríamos desarrollar nuevos fármacos contra las bacterias de forma mucho más fácil. Fue un fracaso, esa estrategia simplemente no funcionó. Nos muestra nuestro gran desconocimiento de la fisiología de una estúpida y diminuta bacteria, es embarazoso, pero es verdad.

¿Hay una alternativa para solucionar el problema?
Hay algunos antibióticos nuevos en fase de desarrollo. Pero no sabemos cuánto tiempo pasará hasta que aparezcan nuevas resistencias también a esos nuevos fármacos. Por eso deberíamos pensar más a largo plazo. Alguna otra forma de tratar el problema. Creo que debemos buscar formas de vivir con todos estos microbios. Hasta ahora nuestra estrategia ha sido matarlos a todos y es evidente que ya no funciona.

El movimiento antivacunas es un problema, tanto de los países en desarrollo como los desarrollados. ¿Hay alguna forma de pararlo?
Es totalmente irracional. Uno de los problemas con las vacunas es que necesitas que haya educación. Si tienes una enfermedad no tienes problema con que te inyecten un fármaco pero cuando estás sano es otra cosa. ¿Por qué debería pincharme o pinchar a mi hijo si está totalmente sano? Puedes entender que no tenga sentido aparente para algunos si no tienen la educación necesaria.

*Fuente: Materia

Douglas Young es director del departamento de micobacterias del Instituto Nacional de Investigación Médica (MRC) del Reino Unido y profesor de microbiología Médica del Imperial College. Tras acabar su doctorado y viajar a India, comenzó a investigar la lepra, una enfermedad causada por una bacteria similar a la de la tuberculosis. Desde hace tres décadas ha centrado su trabajo en la investigación de la tuberculosis. En la actualidad es director en funciones de la Iniciativa para la Vacuna contra la Tuberculosis, un proyecto liderado desde Europa en el que participan instituciones de más de 15 países.

http://www.elobservador.com.uy

 

Bacterias soportan vivas en aviones


Los vuelos internacionales han probado ser un vector en la dispersión de enfermedades epidémicas, pero también podrían serlo de bacterias capaces de producir peligrosas infecciones.

aviones

Un estudio presentado en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Infectología que se realiza en Boston reveló que algunos microbios pueden permanecer en las superficies de los objetos más comunes de los aviones durante días, e incluso una semana.

Una variedad de estafilococo dorado, que puede causar infecciones en la piel y enfermedades respiratorias, sobrevivió por 168 horas en un apoyabrazos, mientras que otra de Escherichia coli, causante de diarreas hemorrágicas y falla renal, estuvo por 96 horas en el bolsillo del respaldo.

“Muchos viajeros aéreos están preocupados por los riesgos de contraer una enfermedad de los demás pasajeros, dado el largo tiempo que se pasa en las cabinas compartiendo con mucha gente”, dijo Kiril Vaglenov, de la Universidad de Auburn, quien presentó los datos. “Este informe describe los resultados de nuestro primer paso en la investigación de este problema”.

Para su estudio consiguieron, de una aerolínea que no mencionaron, seis diferentes tipos de material: un posabrazos, una mesa de plástico, un botón de inodoro de metal, la cortina de una ventana, el bolsillo de un asiento y cuero del mismo. Le inocularon las bacterias y los expusieron a las condiciones típicas de un avión.

Descubrieron que el estafilococo dorado se mantuvo más tiempo. Estaba en el bolsillo de un respaldo 168 horas después. Esto supone un riesgo para los pasajeros, por su contacto con los gérmenes.

http://www.elpais.com.uy/

Tarjetas sociales: US$ 240 millones


Representa el 2% del presupuesto de todo el país

El ministro Daniel Olesker afirmó ayer que el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) destina unos US$ 240 millones en las tarjetas solidarias. “Representa apenas el 2% del presupuesto nacional”, justificó Olesker.

MidesEl Mides presentó un balance de los últimos tres años. Según Olesker, el Mides logró bajar en 20.000 el número de tarjetas “Uruguay Social” (de $ 720 a $ 1.500 para la franja más desfavorecida). Hoy se existen unas 60.000.

“Las tarjetas bajaron porque la población de riesgo fue necesitando menos las tarjetas. Las tarjetas de valor doble para el sector más crítico aumentaron y se mejoró su monto con la rebaja del IVA”, dijo.

“¿Dónde están las personas? Algunas están en el mercado de trabajo, otras están en cooperativas, otras están en emprendimientos, otros se insertaron en la educación. Todos salieron de la exclusión”, dijo Olesker.

El ministro aclaró que más del 80% de las personas que reciben ayudas también trabajan y sus mayores ingresos provienen de sus actividades laborales.

En total, el Mides destina unos US$ 60 millones a las tarjetas “Uruguay Social” y US$ 180 millones a las asignaciones familiares.

http://www.elpais.com.uy/

Alta a 13 de los 28 marinos africanos


No se presume “riesgo sanitario”, informó ayer ASSE

Trece de los 28 pescadores africanos que fueron internados el martes tras denunciar condiciones de esclavitud en un barco chino, fueron dados de alta y alojados en dependencias del Ministerio de Defensa. Otros 15 permanecen en estudio.

306_IEZT_KARIM-JOALASSE destacó que “no se ha confirmado ninguna presunción que suponga riesgo sanitario”. En una primera instancia se analizó la posibilidad de que algunos de los africanos tuvieran tuberculosis y malaria. Los informes realizados por ASSE serán presentados ante el juzgado penal competente.

En tanto, el juez penal Ricardo Míguez prevé interrogar hoy a algunos de los africanos que recibieron el alta médica y aguarda que Prefectura le envíe las declaraciones del capitán del barco chino denunciado. El magistrado también espera los informes forenses de los 28 africanos (24 de Sierra Leona y 4 de Ghana). Hasta ahora solo accedió a uno.

Debido a las condiciones climáticas, el personal de Prefectura no pudo traer al capitán del barco a puerto en una lancha e intentaba tomarle declaración en el propio buque, que no puede abandonar aguas jurisdiccionales uruguayas hasta que el caso se resuelva.

Hoy jueves en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra), comenzarán las instancias administrativas por las demandas laborales de los africanos, que son asesorados por abogados del sindicato de la pesca.

Fueron citados representantes de la agencia marítima y es probable que concurra algún representante de la empresa propietaria del barco, se informó.

En forma transitoria, el Ministerio de Defensa aloja a los ciudadanos en la Unidad de Apoyo de la Prefectura, ubicada en el Cerro de Montevideo.

El Ministerio de Desarrollo Social designó a un grupo multidisciplinario para atender a los pescadores africanos y les proporcionará alimentación en los próximos días.

http://www.elpais.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: