Huidobro advirtió que varios ríos están contaminados y es “peligrosísimo” bañarse

El ministro de la Defensa Nacional, Fernández Huidobro, se refirió a un montón de temas. Indicó que tiene datos de ocultamiento de informes sobre los ríos Negro y Santa Lucía. Además habló del prócer argentino Sarmiento al que calificó de “hijo de puta” por defender el exterminio de los gauchos.

articulos2_41666

Alertó sobre la crisis energética y alimenticia mundial, y sobre las guerras por el agua y el petróleo. Dijo que la carestía de los alimentos “llegó para quedarse”: “se acabó el mundo de los alimentos baratos en que nos criamos”, sostuvo.

También lamentó la hambruna que afecta a países a los que “nadie les da pelota”.En este punto, dijo que sólo escucha radios extranjeras porque las uruguayas informan “pavadas” para mantener a la gente “distraída”.

“Obviamente, no escucho radios uruguayas, escucho radios de otros países porque quiero escuchar la verdad. Quiero enterarme de lo que está pasando, no de las pavadas que se nos informa acá para mantenernos distraídos”, comentó el ministro que, entre otros cometidos, se encarga de adjudicar las ondas de radio estatales.

En su defensa de los recursos hídricos, advirtió sobre la contaminación con algas tóxicas en los ríos Negro y Santa Lucía. Aseguró que es “peligrosísima” y que tiene “en su despacho” datos de que se ocultaron informes y advertencias de biólogos sobre el tema.

“Descubrimos que la cuenca del Santa Lucía está contaminada por algas tóxicas peligrosísimas y que el río Negro es peligroso para bañarse en él y para los animales. Pienso en Las Cañas y Mercedes, pobre gente”, comentó.

Acto seguido sostuvo que “esto no se produjo bajo el gobierno del FA. Es por décadas de no invertir, de esconder en los cajones los planes alternativos; de esconder las denuncias hechas por los biólogos en los cajones, porque tengo las pruebas guardadas en mi despacho, para que nadie se enterara”.

Fernández Huidobro remarcó que la planta de Aguas Corrientes abastece a 1.750.000 personas e instó al público a preguntarse qué ocurriría si fallara. “Los militares consideran que ese es el punto más vulnerable y la tragedia más grande que podría tener Uruguay”, advirtió.

Opinó, por otra parte, que los ambientalistas que se oponen a forestar con eucaliptus por la cantidad de agua que consume esta especie deberían calcular cuánta más agua consumen los millones de ovinos y bovinos de exportación.

En otro pasaje de su discurso, a propósito del uso energético y la contaminación, sostuvo que los autos son mucho más nocivos que los cigarrillos.

“Acá se hacen unos escándalos bárbaros por la droga y los rapiñeros, pero un auto mata una persona cada 15 horas y es la principal causa de muerte. Los médicos no quieren que fume y me ponen (en las cajillas) unas cosas espantosas con gente que se está muriendo. Y los autos, que producen más daño, no dicen nada y todos nos fumamos los caños de escape”, reflexionó.

Por último, haciendo un repaso de la historia del concepto descentralizador en Uruguay, llegó a los “colorados unitarios argentinos” y los calificó como “una manga de sinvergüenzas”.

Luego se refirió a Domingo Faustino Sarmiento y aseguró que, además de haber fundado la escuela argentina, fue “un grandísimo hijo de puta” porque instó a “matar gauchos diciendo que eran buen abono para las pampas”. “La historia hay que darla completita”, comentó.

Admitió que la propuesta “que el FA levanta como una bandera es blanca como hueso de bagual” y que Wilson Ferreira Aldunate “pegó un alarido” por la descentralización cuando era ministro de Ganadería, en 1962. Sin embargo, cree que los blancos “no hicieron nada” para concretar esa descentralización y que debió llegar el FA al poder para que se aprobara la ley, en 2009.

El ministro cree que hay mucho para avanzar en esta materia porque “la descentralización está preñada de futuro”. “Tenemos planes de ordenamiento territorial pero no tenemos planes de ordenamiento poblacional. (…) La población tiene que tratar de estar cerca de los recursos vitales, cerca de donde hay agua y donde hay comida”.

Fernández abogó por repoblar el campo, que definió como “un desierto”.”No es lo mismo de la frontera para allá, que la estamos vigilando y la miramos desde arriba. Allá hay una política de población, una ley de frontera. Ojo, el vacío es peligroso. Si no lo llenás alguien lo va a llenar. Es un disparate tener esas miles y miles de hectáreas sin mujeres, niños ni familia”, concluyó.

Montevideo, Uruguay
UNoticias
Fuente FMGente
VA

 

One response to this post.

  1. Reblogueó esto en VOS en PLURAL.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: