Niegan destituir funcionarios con problemas de adicción a drogas

INTENDENCIA SOSTIENE QUE EL SEGURO MÉDICO CUBRE EL TRATAMIENTO

Ediles de la Junta Departamental rechazaron la destitución de tres funcionarios con problemas de adicción a drogas y reclaman a la IMM que desarrolle un protocolo que incluya el seguimiento de los empleados con estos problemas.

52b83b0c018ce

Desde la Intendencia Municipal de Montevideo se sostiene que los funcionarios tienen un seguro de salud -Casmu- y que es allí donde deben ser tratados los problemas de adicción.

En la Comisión de Legislación de la Junta Departamental capitalina, ediles del Frente Amplio, el Partido Colorado y el Partido Nacional coincidieron en rechazar las solicitudes de venia para destituir a tres funcionarios con reiteradas faltas a trabajar y serios problemas de adicción -dos por estupefacientes y uno por alcohol- y les queda otra por analizar.

Los curules recibieron días atrás a jerarcas de la IMM y el viernes pasado y decidieron no votar estas destituciones por considerar que se trata de personas con una enfermedad, que deben ser tratadas y no destituidas.

Opinaron además que la comuna debe implementar un protocolo para los funcionarios con problemas de adicción, que incluya un seguimiento de cada caso, los tratamientos indicados, su grado de cumplimiento y que en los casos graves de problemas laborales y con esa información incluida en los expedientes es que se podría solicitar la venia de destitución del empleado.

Enfermedades.

El edil nacionalista (lista 71) Miguel Di Ruocco dijo a El País que votó en contra de las destituciones porque considera que “las adicciones son una enfermedad y así debe ser considerado por la IMM”. “No se pueden plantear destituciones sin estudio médico previo que se informe en el expediente”, por eso un protocolo “debería establecer pautas médicas, registrar si el funcionario las cumple y así evitar la destitución. Si no cumple el protocolo sí se tramitará la destitución”, opinó el edil.

 

“Hay un problema atrás que hay que tratarlo y la Intendencia no lo hace. No alcanza con mandarlo a seguro de paro o de enfermedad. Hay que ayudar a esas personas, en general son buenos funcionarios, cuando no tienen problemas de drogas están muy bien y arrastran problemas familiares por la adicción”, agregó.

En tanto, la edila frenteamplista (lista 5005) y presidenta de la comisión de Legislación, Rosana Paredes, hizo hincapié en que el hecho generador de las solicitudes de destitución es que “incumplieron con el deber de asistir a trabajar, ese el hecho generador de la sanción y no la adicción”.

Agregó que el incumplimiento “debe ser gravísimo” y que las “formalidades jurídicas se cumplieron” en estos casos, pero que surgió la preocupación de los ediles, “lo que habla de la madurez del sistema político sobre un fenómeno social viendo cómo ayudamos dando garantías al ciudadano y que los recursos humanos de la intendencia sean bien gastados”.

El edil colorado (lista 2000) Mario Barbato, dijo que no se cuestiona el análisis normativo jurídico por el que se arribó a las solicitudes de destitución. “Pero de algún modo hay una causa humanitaria atrás que la administración no está pudiendo resolver. Encontramos un círculo vicioso en que las ausencias son producto de una enfermedad”, afirmó.

Tras escuchar las declaraciones de directores municipales, Barbato dijo que en estas situaciones “la IMM lo que expone como argumento es que los funcionarios tienen seguro de salud, que ese servicio lo da el Casmu, que es el que debe asumir estos casos”.

Consideró que los mandos medios “deben estar alerta ante estas situaciones, actitudes erráticas o falta de presentismo son indicativos de que algo que está ocurriendo”. “Hay mucho para avanzar en el sistema de salud ocupacional, los informes llegan a la Junta prácticamente sin informes médicos ni las causas de las licencias médicas”, sostuvo.

Seguro de salud.

El director del Departamento de Gestión Humana y Recursos Materiales de la IMM, Jorge Basso -quien fue uno de los jerarcas que concurrió a la Comisión de Legislación-, defendió la actuación de la comuna en estos casos.

“En la medida que se han incorporado muchos funcionarios, porque también se ha promovido el retiro incentivado de muchos otros, se ha renovado fuertemente el personal y la población ingresada tiene más o menos las mismas características que la población del país”, dijo Basso a El País.

Agregó que hay “una política que se ha consolidado a lo largo del tiempo”, la que establece “el seguimiento y atención a través del seguro de salud que la Intendencia tiene con una institución mutual, un ámbito donde son atendidas estas personas”. “Se hace seguimiento de que concurran y si tienen dificultades económicas hay mecanismos para ayudarles y no pierdan las consultas”, añadió.

Basso dijo que hay “casos marginales y raros de ver” en que las dificultades imposibilitan reinsertar a los funcionarios que previamente faltaron muchos días “y esos son los motivos por lo que se promovieron estas destituciones. Pero el grueso de la población que tiene este problema, con las dificultades que esta patología genera, logra un funcionamiento dentro de lo esperable”, acotó.

Destacó que IMM hace actividades preventivas y “cuando ocurren casos se intenta asegurar que sean atendidos”.

Causas de pedidos de destitución

En promedio, a la Comisión de Legislación de la Junta Departamental le llegan por año entre cinco y 10 solicitudes de venia de destitución de funcionarios municipales, según cálculos de algunos ediles consultados.

La mayoría son aprobadas por unanimidad o amplia mayoría de los ediles y refieren a causales graves, como la ineptitud moral para ejercer el cargo.

Uno de los casos se concretó en el año 2012 y tras un sumario administrativo que duró un año y medio -existiendo previamente un procesamiento judicial del año 2009- y refirió a un funcionario que “almacenaba” pornografía infantil.

En 2011, la Junta Departamental dio su venia para la destitución de un funcionario acusado de abusar de una persona aparentemente con discapacidad intelectual.

Declaraciones de unos cuantos

Jorge Basso

Gestión Humana de IMM

Hay “una política que se ha consolidado a lo largo del tiempo”, la que establece “el seguimiento y atención a través del seguro de salud que la Intendencia tiene con una institución mutual (Casmu). Ese es el “ámbito donde son atendidas estas personas”.

Miguel Di Ruocco Edil Partido Nacional

“Las adicciones son una enfermedad y así debe ser considerado por la IMM”. “No se pueden plantear destituciones sin estudio médico previo que se informe en el expediente”. Un protocolo “debería establecer pautas médicas”.

Mario Barbato

Edil Partido Colorado

“Hay una causa humanitaria atrás que la administración no está pudiendo resolver. Encontramos un círculo vicioso en que las ausencias son producto de una enfermedad. Hay mucho para avanzar en el sistema de salud ocupacional” de la Intendencia”.

Elena Lequio

Presidenta de ADEOM

“Para poder seguir atendiéndose no los pueden destituir. Es un reclamo pero no hemos tenido eco en la administración. Creemos que no hay irrecuperables, que pueden mejorar y en algunos casos reinsertarlos en otro lugar de trabajo”.

http://www.elpais.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: