Amplían cobertura de maestros comunitarios a los preescolares

PRIMARIA

Hasta ahora, solo cinco jardines en todo el país contaban con este apoyo

jardin-jardinera-educacion-inicial_308835

A partir de este año, aproximadamente unos 15 jardines de infantes del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) reciben el apoyo de al menos un maestro comunitario, destinado a mejorar el vínculo de la escuela con la familia y a partir de esto mejorar los resultados educativos de los niños, informó a El Observador el director general de Primaria, Héctor Florit.

Hasta el año pasado, los jardines que contaban con este tipo de docentes eran tan solo cinco en todo el país.

La iniciativa implica una ampliación del Programa Maestros Comunitarios (PMC) del CEIP, que tiene como objetivo trabajar más tempranamente en las dificultades que presentan los niños provenientes de contexto crítico.

El PMC nació en 2005 y desde entonces ha trabajado con las escuelas Aprender (escuelas urbanas de contexto crítico) focalizadas en poblaciones de los dos quintiles más bajos de la sociedad, lo que equivale al 40% de las escuelas urbanas.

La labor de los maestros comunitarios está integrada al trabajo del colectivo docente de cada escuela. En cada una de ellas trabaja con el 20% de los alumnos, es decir, con aquellos que se considera que integran el “núcleo más duro” de repetición escolar, asiduidad y deficiencia de capital académico de los padres y de ellos mismos. Su objetivo no solo es trabajar con los niños, sino también con sus familias, de modo de lograr alianzas pedagógicas con ellos, que despierten el interés por aprender y la valoración de la educación.

Actualmente existen 540 maestros comunitarios, que trabajan en 319 escuelas de todo el país y atienden a un total de 16.200 niños.

 

Mejores resultados

La decisión de extender el programa a más jardines de infantes de los barrios de contexto crítico tiene que ver con los buenos resultados que arrojó este programa en cuanto a repetición y asistencia escolar, explicó Florit.

Según cifras del CEIP, los jardines con maestros comunitarios han logrado bajar la inasistencia y el abandono intermitente de 29% a 27%.

Los 15 jardines que este año comenzarán a tener el apoyo de maestros comunitarios están destinados a sectores de la población  pertenecientes al primer quintil.

Sin embargo, la realización del programa se realizará sin aumentar el número de maestros comunitarios. Florit expresó que esto se debe a que en los últimos años varias escuelas Aprender se han transformado en escuelas de tiempo completo, donde la labor del maestro comunitario no es necesaria porque esa tarea la realiza el maestro que está todo el día en  el centro educativo.

A partir de esto, se pudo realizar una “reubicación” de algunos maestros comunitarios y trasladarlos a los jardines de infantes de contextos más críticos. Esta decisión del CEIP beneficia a unos 17 mil alumnos aproximadamente.

 

Cambiar pautas culturales

El director de Primaria explicó que con esta iniciativa se pretende comenzar a trabajar más tempranamente en las escuelas de contexto crítico de forma de lograr mejores resultados en el recorrido educativo de los niños.

“Antes de que naciera Maestros Comunitarios, el fracaso escolar estaba muy focalizado en escuelas de contexto crítico. Con el programa, logramos bajar la repetición”, señaló. Al respecto, Florit manifestó que si bien el PMC no es el único factor que contribuyó a bajar el índice de repetición, sí tuvo una incidencia importante.

Según cifras del CEIP, en 2005, cuando empezó el PMC, había un total de 25 mil repetidores por año; hoy la cifra cayó a 14 mil. “La evolución de la repetición muestra que el programa funciona”, agregó.

Con esta medida “estamos entrando en el núcleo más duro de forma más temprana. Es allí donde están los mayores niveles de indigencia y de falta de capital académico en las familias, que no valoran la escolarización”, señaló el jerarca. El propósito, según explicó, es fortalecer el vínculo con las familias, de forma que estas tengan una alta valoración de la escolarización. “Que entiendan que es importante que el niño vaya todos los días a la escuela”, afirmó.

En este sentido, explicó que parte del desafío del maestro comunitario es lograr “cambiar pautas culturales en las familias, que no valoran la asiduidad, la puntualidad y el cuidado de los vínculos en la comunidad y en los espacios colectivos”.

http://www.elobservador.com.uy

One response to this post.

  1. Reblogueó esto en VOS en PLURAL.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: