Alerta por invasión de mosquitos para que no surja el Aedes Aegypti

OCURREN DOS O TRES VECES AL AÑO

En los últimos días se constata una invasión de mosquitos Aedes Albifasciatus que, más allá de sus molestas picaduras y perturbación de las horas de sueño, no representan riesgo alguno para la salud de la población.

Mosquito

De todas formas se aconseja protegerse con repelentes y no dejar agua estancada. Por su parte la directora de la Unidad de Zoonosis del MSP, Gabriela Willat, había explicado que estas invasiones de mosquitos ocurren normalmente dos o tres veces al año. En este momento los calores que aún se mantienen, más la humedad de los últimos días, favorecen su reproducción. Este tipo de mosquito afecta más a las personas alérgicas pero el cuidado mayor está a la hora de evitar el desarrollo del Aedes Aegypti transmisor del dengue.

En este sentido se recomienda no acumular agua en recipientes, si están fuera de la casa darlos vuelta para que junten agua. Otra forma es guardar bajo techo, no dejando a la intemperie, las cubiertas de automóviles y todo tipo de recipiente en el que se pueda acumular el agua de lluvia.

También usar repelente pero evitar el abuso de insecticidas.

El virus del dengue es de una variedad única que tiene al ser humano como único receptáculo, y es necesario que un mosquito pique a una persona infectada para transmitirse a otras personas.

En cuanto a los síntomas del dengue la forma leve, que es la más frecuente, es similar a una gripe. Se inicia bruscamente con fiebre, dolores de cabeza, dolores musculares y articulares. También hay una forma grave que puede ser mortal. Ante la mínima duda hay que consultar a un médico. Una medida importante es en los primeros 15 días de iniciados los síntomas, aislar a quien se haya contagiado para evitar que sea nuevamente picado por otros mosquitos, aumentando así los vectores que transmiten la enfermedad.

La primera referencia de un caso de dengue aparece en una enciclopedia médica china publicada en la dinastía Jin (265–420), formalmente editada durante la Dinastía Tang en el año 610, y publicada nuevamente durante la Dinastía Song del norte, el año 992, que describe una especie de “agua envenenada” asociada a insectos voladores, que tras su picadura provocaban unas fiebres muy elevadas. El dengue se extendió fuera de África entre los siglos XV y XIX, debido al desarrollo de la marina mercante y la creciente migración de personas, especialmente en los siglos XVIII y XIX.

http://www.republica.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: