Ministerio apoya al FNR; sindicato presentaría propuesta de cambio

SMU DEFINIRÁ LA ENTREGA DE UN PROYECTO AL MSP; EL PARLAMENTO TIENE LA PALABRA

El Ministerio de Salud Pública (MSP) salió ayer al cruce de las autoridades del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) y sostuvo que el Fondo Nacional de Recursos (FNR) “seguirá existiendo y brindando las prestaciones de forma ininterrumpida”.

52eb00c78fda7

En tanto, desde el sindicato, se sostuvo que el próximo martes se evaluará la presentación formal de un proyecto que ponga fin al FNR y cambie este por una Agencia de Evaluación para la Tecnología en Salud. Esta no dependería más del MSP.

La propuesta de las autoridades del SMU nace ante la ola de juicios a los que se enfrenta el FNR y a lo que la gremial consideran un “conflicto de intereses”, dado a que el Fondo además de evaluar qué práctica o medicamento es eficaz para un pacientes, al mismo tiempo es quien administra el dinero.

“Esta idea ya la presentamos en la opinión pública y ahora hay que presentarla formalmente”, dijo ayer a El País el vicepresidente del SMU, Gerardo Eguren. El pasado miércoles, el presidente del sindicato, Julio Trostchansky, había señalado que “va siendo hora de que el FNR desaparezca”.

La polémica se instaló tras publicarse en El País la historia de Javier Barboza, un hombre de 51 años con melanoma maligno con metástasis, que ya perdió en primera instancia un juicio contra el FNR y el MSP. Estos se niegan a pagar el tratamiento que su médico asegura que necesita.

Barboza debe tratarse con Vermurafenib, un fármaco que le cuesta 7.000 dólares por mes y que él no puede costear. Esta droga no está en el Formulario Terapéutico de Medicamentos (FTM) que el MSP actualiza una vez por año, para muchos médicos un tiempo demasiado prolongado considerando la velocidad en que se mueve la ciencia hoy. Otros, en tanto, advierten que algunos abogados y médicos a veces se mueven en virtud de sus lazos con la industria farmacéutica. (Ver entrevista a Homero Bagnulo).

Alarma.

El MSP sostuvo ayer que recibió “cientos” de llamadas debido a la alarma que generó la propuesta de Trostchansky y Eguren, apoyada también por el expresidente del SMU, Martín Rebella, y, según supo El País, por algunos dentro del propio FNR.

La cartera, que aseguró recibir una gran cantidad de llamadas de usuarios del FNR alarmados, exhortó a “todos los actores sociales, gremiales y políticos, a discutir por los canales correspondientes a las propuestas fundadas y con sustento técnico”.

El Ministerio invitó a “evitar generar incertidumbre y alarma en la población objetivo, la cual precisamente está altamente sensibilizada por un problema de salud”. Según el MSP, el Fondo brinda cobertura a 265.000 usuarios.

El vicepresidente del SMU, Eguren, recordó que el Fondo fue creado por ley, así que, pese a la propuesta, el estudio del tema queda en manos del Parlamento.

El presidente de la comisión de Salud del Senado, Alfredo Solari (Vamos Uruguay), señaló ayer a El País que en su opinión en “el FNR debe continuar funcionando, pero volviendo a su objetivo inicial: financiar la introducción de nueva y costosa tecnología hasta que se vuelva común su uso y pueda ser trasplantada a las instituciones prestadoras del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS)”.

Para esto, propone Solari, el Fondo debería “justificar periódicamente, cada cinco años, los procedimientos que ha cubierto hasta ese momento. Si esa justificación no existiere o si la misma no fuere aceptable, la cobertura de esos tratamientos deberá trasladarse, ajustando en lo necesario las cápitas que el Fondo Nacional de Salud (Fonasa) paga a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), a las mutualistas y a los demás prestadores”.

Solari sostiene que de esta manera disminuirían los juicios que se hacen contra el FNR. El año pasado se hicieron 70 amparos contra el Fondo, que ganó 57, perdió 12 y uno está aún pendiente de la sentencia.

En el mismo tono que Solari se expresó el diputado nacionalista Javier García, miembro de la comisión de Salud de la Cámara de Representantes, que dijo que “eliminar el FNR es un enorme retroceso” y que esto “aumentaría la desigualdad entre los que más tienen y la mayoría de los uruguayos que no puede acceder a alta tecnología y a alto costo”.

De todas formas, García señaló que el Fondo necesita cambios. “Lo que hay que hacer es eliminar las prácticas que se financian y que ya no son de alta tecnología. Hay que definir qué es alta tecnología hoy, no podemos tener los criterios de la década del 80”, sostuvo.

El diputado advirtió que hay prácticas como la diálisis y las prótesis que ya no son de alta tecnología y que estas deberían ser financiadas por los prestadores y no por el FNR.

El País también se comunicó ayer con el exsubsecretario del MSP, Miguel Fernández Galeano, que participó de la discusión sobre la desaparición del FNR en Twitter y allí hizo una fuere defensa del organismo, advirtiendo que “las decisiones de la Comisión Técnica Asesora del FNR se realizan con independencia técnica evitando conflicto de intereses”. De todas formas, señaló que no haría más declaraciones debido a que tiene un cargo en la OMS.

Otros que no quisieron opinar sobre el tema fueron los senadores Carlos Moreira (Alianza Nacional) y Luis Gallo (Asamblea Uruguay), ambos de la comisión de Salud del Senado, y el diputado frenteamplista, Carlos Gamou, de la comisión de Salud de Diputados.

Proceso en tela de juicio

El FNR financia aquellos medicamentos que están dentro del Formulario Terapéutico de Medicamentos (FTC). Este es actualizado una vez por año por el MSP, que tiene una comisión técnico asesora que le dice a la ministro de turno cuáles medicamentos sería conveniente incluir. Esta está integrada por: dos representantes del MSP, uno del FNR, uno de las mutualistas de Montevideo, uno de las mutualistas del interior y uno de ASSE. Por otra parte, hay un decreto del año 2010, del Poder Ejecutivo, que establece que el MSP para incluir cualquier medicamento en el FTM, debe esperar antes por una evaluación y una aceptación del impacto presupuestal que realiza el Fondo. O sea que, si bien es el MSP el que determina, en el caso del anexo del FNR tiene que haber un análisis previo. El MSP luego resuelve las condiciones en que se va a otorgar el medicamento, para qué patologías. Si de una mutualista o un hospital de ASSE solicitan el tratamiento con un medicamento, eso llega al FNR y se analiza por un ateneo médico. Lo que se revisa es si el diagnóstico justifica el tratamiento con ese fármaco.

http://www.elpais.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: