Una terapia prometedora

SALUD

México desarrolla un tratamiento único en el mundo capaz de eliminar el cáncer de huesos mediante el uso de calor

cancer_300923

El Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) de México desarrolló una técnica única en el mundo para erradicar el cáncer de hueso consistente en aplicar calor a las partes afectadas, que ya ha sido usada con éxito en más de 200 pacientes, indicó el médico que ideó el procedimiento.

“Funciona a través del calor que obtenemos del agua que se evapora y lo aplicamos al hueso. Lo que hace el calor es quemar las células tumorales, que tienen problemas para regular el calor y mueren” expresó el doctor Gerardo Rico Martínez.
Rico Martínez, jefe del Servicio de Tumores Óseos del INR, señala que hay tres formas de llevar a cabo el procedimiento, dependiendo de las condiciones en que se presente el problema en el paciente.

Cuando es una lesión pequeña, se hace in situ (en el lugar): se practica una penetración en el hueso del paciente y allí se inyecta el calor, tratando de proteger el resto de tejidos de los efectos térmicos.

En lesiones más grandes, el proceso es el mismo, sólo que es necesario desarticular el hueso afectado, que entonces es introducido en agua a 60°C por un periodo de 15 minutos y después colocado de nuevo en su sitio.
El tercer método que consiste en cortar el hueso afectado y llevar a cabo el procedimiento anterior, para posteriormente colocarlo mediante osteosíntesis de vuelta en el cuerpo, usando placas o clavos, explicó el doctor.

Si se trata de un tumor benigno, basta con aplicar la técnica al paciente, pero si se trata de un tumor maligno, “primero le damos quimioterapia, lo operamos con la técnica, dejamos que descanse tres semanas o un mes, y retomamos la quimioterapia”.
Hasta el momento el tratamiento, llamado hipertermia hídrica controlada, ha sido probado con eficacia en más de 200 pacientes con cáncer de hueso que eran candidatos a amputación.

Rico Martínez afirma que esta técnica se viene llevando a cabo en el INR desde 1990 y que el Instituto, adscrito a la Secretaría de Salud el único en usar actualmente el método para eliminar tumores óseos.

“Las únicas personas que están trabajando con un método parecido son los japoneses, pero ellos hacen lo opuesto: utilizan nitrógeno líquido para bajar la temperatura y congelar los tejidos; eso provoca también la muerte de las células tumorales”, agregó.
Según la definición del

Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, el cáncer de hueso es un tumor óseo maligno (canceroso) que destruye el tejido normal del hueso.
Los tumores malignos que empiezan en el tejido óseo se denominan cáncer óseo primario. El cáncer que se metastatiza (disemina) a los huesos desde otras partes del cuerpo, como de los senos, de los pulmones y de la próstata se denomina cáncer metastático y recibe el nombre del órgano o tejido en el cual se originó.

El cáncer óseo primario es mucho menos común que el cáncer que se disemina a los huesos. Los tipos comunes de cáncer óseo primario incluyen: Osteosarcoma, el cual se origina del tejido osteoide en el hueso; Condrosarcoma, el cual se origina en el tejido cartilaginoso.
Otros tipos de cáncer que se originan en el tejido blando se denominan sarcomas de tejido blando. (EFE)

http://www.elobservador.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: