Paysandú: aumentaron los casos de una enfermedad transmitida por los loros

Esta patología poco conocida se llama psitacosis y es transmitida por las aves psitácidas, como los loros y las cotorras. Hay varios casos de pacientes internados que tienen en común el haber comprado loros en la vía pública.

articulos2_38972

El director departamental de salud, Juan Gorosterrazú reconoció que los casos registrados “son un poco más de lo esperado, por eso queremos llamar a la responsabilidad tanto de quienes venden loros o palomas, así como de quienes los adquieren”.

El jerarca también dijo que se habló con la Dirección de Higiene de la Intendencia “para que vigilaran la venta callejera o en las ferias porque es una enfermedad que se puede tratar. Los pacientes internados evolucionan satisfactoriamente, pero puede complicarse si se presentan con un cuadro de EPOC, por ejemplo”. 

Gorosterrazú subrayó que existe “una población de riesgo, por eso se recomienda llevar a las aves a un control veterinario porque a veces no cuentan con la sintomatología pero pueden estar enfermas”, señaló. La dirección departamental realizó gestiones ante “la División Vigilancia en Salud y con el área de Zoonosis para lanzar una recomendación a nivel nacional ante el aumento de los casos”.

La División de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública informó que la bacteria denominada Chlamydia psitacci se transmite al ser humano por contacto estrecho con loros y cotorras y con menor frecuencia por palomas o aves de corral.

La enfermedad se manifiesta a través de fiebre o escalofríos, dolor de cabeza, erupciones, dolores musculares, tos seca, fatiga y dificultad para respirar.

Las autoridades sostienen que “las aves que transmiten esta enfermedad, pueden o no presentar signos de enfermedad. De presentarlos, puede encontrarse pérdida de apetito, plumaje arrugado, deshidratación, decaimiento y conjuntivitis”, y a pesar de presentar un aspecto saludable, estas especies pueden transmitir la enfermedad.

“La psitacosis puede determinar una insuficiencia respiratoria grave, la que puede incluso causar la muerte de la persona. En el mundo se estima que –de no recibir tratamiento– una a cuatro de cada 10 personas que adquieren la enfermedad fallecen como consecuencia de la misma. Con un tratamiento adecuado, esta cifra desciende entre 1 y 5% de los casos”.

De acuerdo a las autoridades ministeriales, las embarazadas, propietarios de estas aves, veterinarios y otros trabajadores en contacto con aves domésticas o de corral, tales como empleados de tiendas de mascotas, personas de plantas de procesamiento de carne de ave o de zoológicos, entre otros, presentan un riesgo mayor de contraer esta enfermedad.

Se recomienda la población consultar a un veterinario al adquirir una de estas aves.

Montevideo, Uruguay
Unoticias
Fuente El Telégrafo
VA

One response to this post.

  1. Reblogueó esto en VOS en PLURAL.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: