ROCHA

El alcohol y la playa, una mezcla que carga de trabajo a guardavidas

En La Pedrera, de tres rescates efectuados el sábado, dos fueron de personas alcoholizadas

guardavidas_256323

Los guardavidas acá no paran, están trabajando muchísimo”, comentó un turista de La Pedrera. Es que el fin de semana largo y un mar más peligroso de lo normal hicieron que el primer fin de semana del año en La Pedrera estuviera marcado por varios rescates de guardavidas. Solo en la playa Del Barco de ese balneario, se registraron siete rescates, según Chero Carámbula, uno de los cuatro guardavidas que trabaja allí. “El sábado y domingo hubo mucho mar de fondo, que es la fuerza del mar medida por la altura de las olas y el período de cada una”, explicó. Los períodos normales de las olas van de 6 a 8, mientras que este fin de semana se registraron períodos de entre 12 y 15 de cada ola, que medían casi tres metros para los bañistas y de uno y medio en términos “surfistas”.

En el Desplayado, también en La Pedrera, la cantidad de gente fue tal entre el 4 y el 6 de enero debieron pasar de seis a siete guardavidas. Por su parte, el coordinador de guardavidas de la zona de Punta del Diablo, Arenton Silvera, dijo a El Observador que, si bien hay un gran número de veraneantes, especialmente jóvenes, los rescates que han tenido que realizar no han sido significativos, e incluso son inferiores a los del mismo período de la temporada anterior.

Pero más allá de la fuerza de las olas y de la cantidad de personas que visitaron las costas de Rocha, el alcohol también tuvo que ver en varios de los rescates. “Es muy común para los guardavidas de toda la costa sentir aliento a alcohol. Llegamos a la playa y comentamos con nuestros compañeros lo mal que están algunas personas”, dijo Carámbula y señaló que el sábado rescataron a tres jóvenes de entre 25 y 30 años, de las cuales dos estaban alcoholizados. Aunque el alcohol es casi el protagonista de las playas rochenses, los guardavidas no cuentan con una preparación específica para rescatar personas alcoholizadas. “Nuestra tarea se remite a la educación, prevención y rescate”, explicó el guardavidas. Aunque los guardavidas pueden actuar en la arena si determinada situación lo amerita, cualquier problema que exista con personas borrachas dentro de las platas debe ser manejado por Prefectura, explicó el coordinador de las zonas de La Paloma y La Pedrera, Horacio Speroni.

Ya sea por la cantidad de gente o por el consumo de alcohol en las playas, los guardavidas han aumentado sus tareas de prevención. Banderas rojas en la orilla señalizan las zonas no aptas para el baño, que cada día cambian dependiendo de las corrientes de retorno, es decir, donde el agua “tira para adentro”. “Nosotros lo único que podemos hacer es pedirle a la gente que no se bañe en esas zonas”, dijo Speroni. Siguiendo con ese razonamiento, Carámbula opinó que no pueden obligar a nadie a no meterser al agua, por más alcoholizado que esté o peligroso que esté el mar. “Si vemos a una persona borracha que va a meterse al agua podemos recomendarle no hacerlo, pero no más que eso”, dijo.

Sobre este tema,  la Junta Nacional de Drogas lanzó la campaña “Cuidándote vos, disfrutamos todos”, en seis departamentos.  Jóvenes entregarán a otros jóvenes que se encuentren en playas, campings y fiestas  folletos informativos sobre los cuidados a tener en cuenta a la hora de consumir y bolsas con agua para una buena hidratación, informó el portal de Presidencia.

 

Las playas de Rocha cuentan con el servicio de guardavidas por un horario bastante acotado: desde las 11 a las 19 horas. Los propios trabajadores han reclamado ante la Intendencia que el horario se extienda y se creen dos turnos, uno de 8 a 14 y otro de 14 a 20, como sucede en Montevideo. Los guardavidas propusieron aumentar un 30% la plantilla de personal,  pero la Intendencia, aunque ha mostrado preocupación, no les ha respondido.  También reclaman el aumento de retenes.

El primer ahogado

El 2013 se despidió con el primer, y por ahora único, ahogado de la temporada rochense. Un brasilero de 35 años se ahogó el 31 de diciembre en aguas de Santa Teresa, en una zona que no estáhabilitada para el baño y que no cuenta con servicio de Guardavidas. Sobre las 16 horas unos bañistas alertaron a los guardavidas de la playa La Moza, también de Santa Teresa,  sobre una persona que se estaba ahogando. Con la ayuda de  motos de agua  fueron a rescatarlo, pero ya había fallecido.

http://www.elobservador.com.uy

One response to this post.

  1. Reblogueó esto en VOS en PLURAL.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: