Aprender a soltar

Retener y soltar van de la mano, y son la clave de tu aprendizaje.

nudo-426x360

flickr.com/photos/capitansponch/

Por Ps. Carolina Autino

No solo retenemos líquidos, dinero, papeles, facturas, cosas que no usamos… también retenemos relaciones y situaciones que obstaculizan nuestro camino.

Cuesta soltar, cuesta delegar, cuesta dar un paso al costado cuando algo ya no funciona.

¿Cuándo hay que soltar?

– Cuando algo no te hace feliz.

– Cuando te sentís sola pero estás en pareja.

– Cuando la persona que tenés a tu lado no es la persona que querés.

– Cuando tus amistades te dan más angustias que momentos felices.

– Cuando mantenés vínculos nocivos que no te reconfortan.

– Cuando no tenés tiempo para vos.

– Cuando realizás una actividad por costumbre, y te trae más problemas que satisfacciones.

– Cuando dejás de ser auténtica.

– Cuando dejás de reconocerte a vos misma.

Soltar, soltar y soltar. Esa es la clave.

Soltar manos, juicios, críticas, autoexigencias, ataduras, obstáculos, relaciones insanas… soltar para atarte a lo que verdaderamente querés. Esa es la clave, en la teoría y en la práctica. Que no quede en meras palabras depende sólo de vos.

Esto es posible solo cuando tu objetivo es crecer, conocerte y avanzar. En este camino se pierden muchas cosas, para ganar otras.

¿Por qué? Porque estás eligiendo, porque estás seleccionando y quedándote con lo que verdaderamente querés y te hace feliz.

Reconocer que merecés ser feliz es un primer gran paso. Tu vida está plagada de decisiones, de elecciones y de opciones. ¡Trazá tu propio camino!

Cada pérdida, cada cosa o persona que sale de tu vida provoca cambios, y crecimientos.

Seguí avanzando y confiá que lo realmente bueno no es lo que te ata, es lo que te acompaña, es aquello que va a tu lado.

¿Qué o a quién vas a soltar hoy?

Por Ps. Carolina Autino

Licenciada en Psicología

lic.carolina.autino@gmail.com

http://www.om.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: