Entre grutas y quebradas, pero en el corazón de la Ciudad Vieja

LOS MURCIÉLAGOS SON LAS VEDETTES EN UNA CUEVA CON CASCADA

El diorama o maqueta gigante que representa una gruta y se instaló en el Museo de Historia Natural, fue armado en treinta días, pero antes hubo cuatro meses de trabajo.

52cc89c65177e

Animales de la colección del museo, rocas recreadas y otras originales. Foto: archivo El País

Más allá de las sucesivas mudanzas, en el Museo de Historia Natural se continuó investigando, conservando e incrementando el acervo durante años, pero hace tiempo que no se cumple con el mandato de exhibir al público sus colecciones científicas, que reúnen más de 400.000 ejemplares, sumando las áreas de botánica, paleontología y zoología, esta última compuesta por mamíferos, reptiles, peces, aves, anfibios y moluscos.

Sólo entre los ejemplares tipo o de referencia a nivel internacional, es decir únicos en el mundo, en la casona de 25 de Mayo 582, se custodia a cerca de mil ejemplares.

Una forma de mitigar la deuda confesa ha sido la reciente inauguración de un diorama -o maqueta gigante- que recrea una gruta de las tantas existentes en Uruguay, y en donde el centro es ocupado por murciélagos, mientras otros animales, como una garza, un hurón, un zorro enmascarado o mano pelada, una rata o una comadreja, “reposan” o “merodean” cerca de una cascada de tres metros de altura, y de una pareja de investigadores que hace su recorrida.

Esta obra, que incluye flora nativa de las sierras, en parte donada por el Jardín Botánico, contó con el asesoramiento de técnicos del museo y la ejecución del taxidermista y dioramista Daniel Cóppola, quien explicó a El País los detalles de la construcción.

Flora y fauna.

La cueva recreada tiene ocho metros de largo por cinco de profundidad, y puede apreciarse desde la vereda. Aunque ya muchos turistas han pulsado el timbre, con intención de caminar entre las rocas, el diorama ha sido pensado como la decoración de una vidriera comercial, para ser apreciado desde el exterior, desde las 8:00 horas hasta las 23:00, ya que cuenta con iluminación especial que aumenta los efectos visuales durante la noche, y con energía eléctrica que alimenta el motor de la bomba de agua de la cascada y permite difundir un audiovisual temático hecho para el programa Ciencia Salvaje, de la Televisión Nacional.

 

De 23 especies de murciélagos que hay en Uruguay, los ejemplares que pueden observarse en la gruta pertenecen a 3 especies capturadas en el puente viejo de Paso Pache, hoy casi derruido, en la ruta 5.

Las estructuras que imitan las paredes rocosas, se realizaron con mallas de alambre sobre las cuales se colocó arpillera y luego se trabajó con arena y portland hasta obtener la textura y los tonos adecuados. Pero las piedras que alfombran el piso son verdaderas y se recogieron en las Sierras de Mahoma, de San José.

En la cascada, confeccionada con fibra de vidrio, circulan 10.000 litros de agua por hora, y unos 300 son los que se ven en el depósito del suelo. “El punto focal de la exposición son los murciélagos; quisimos hacerla en octubre, que es el Mes Internacional de los murciélagos, pero no llegamos, aunque al fin salió mejor de lo que esperábamos. La idea era conseguir también una integración a un ambiente de sierras y quebradas, con fauna asociada que pertenece a las colecciones del museo”, dijo a El País el actual director interino Javier González.

“Ninguna piedra, ni troncos, orquídeas o líquenes se tiraron al azar. Hasta la vestimenta de los exploradores es ropa usada en trabajos de campo por científicos del museo. Sólo resta colocar un blindex para aumentar la seguridad”, agregó Cóppola.

http://www.elpais.com.uy

One response to this post.

  1. Reblogueó esto en VOS en PLURAL.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: