¿Cómo cuidar la piel del sol?

Los diagnósticos de lunares y manchas peligrosas, así como los casos de epiteliomas y carcinomas, se multiplican. Ante ellos, suele haber dos reacciones: importancia cero, con todo el riesgo de eso implica, y exceso de pánico al sol. Ni una ni la otra. Cómo seguir y cómo cuidarse.

articulos2_38190

El cáncer de piel es la forma más común de cáncer del ser humano. Detectado a tiempo, es curable en la mayoría de los casos.

El carcinoma espinocelular puede originarse sobre antiguas cicatrices de quemaduras o sobre lesiones premalignas, denominadas queratosis solares, que consisten en áreas rojizas y ásperas al tacto, localizadas generalmente en áreas mas expuestas al sol como la cabeza o los antebrazos. El melanoma puede originarse sobre un lunar o sobre la piel sana.

Los cánceres de piel se originan por predisposición genética y por factores externos, de los cuales la exposición exagerada a la radiación ultravioleta (RUV) es la causa más frecuente y la más fácil de prevenir.

Los principales factores de riesgo para el cáncer de piel incluyen:

* Tener piel muy clara, que se enrojece con el sol y no se broncea fácilmente.
* La exposición exagerada ala RUV.
* Las quemaduras solares importantes.
* Tener gran cantidad de nevos (lunares).
* Tener lunares llamados “displásicos o atípicos”.
* Algunas enfermedades genéticas que predisponen al cáncer.
* Antecedente personal o familiar de cáncer de piel.
* Antecedente personal o familiar de otros cánceres, como por ejemplo de páncreas.

Las personas que tienen o han tenido lesiones premalignas o cáncer de piel deben realizar controles periódicos con su dermatólogo, cuya frecuencia la determinará el mismo médico. Si no se tiene antecedentes, el control recomendado es una vez al año.

En algunos casos, el dermatólogo indicará la realización de estudios especiales, como la Dermatoscopía digital, que es de suma utilidad para la detección precoz de tumores de piel.

Además, deberá extremar las medidas de protección frente a las radiaciones ultravioletas:

* Evitar la exposición solar en horarios del mediodía, entre las 10 y las 16 hs.

* Utilizar protector solar de amplio espectro (que proteja contra rayos ultravioleta UVB y UVA), de marca confiable y con factor de protección 30 o mayor. Hay que colocarlo 20 a 30 minutos antes de exponerse al sol y renovar el mismo cada dos horas o luego de un baño o transpiración excesivas. No olvidar de colocarlo en lugares como manos, pies, orejas, cuello, labios y cuero cabelludo (en individuos calvos), etc, que son sitios que suelen pasarse por alto. Utilizar el mismo factor de protección para todo el cuerpo (no proteger menos algunas áreas) y no disminuir la protección por estar bronceado.

* Preferir la sombra y utilizar sombrillas de telas gruesas, oscuras y de tamaño amplio.

* Utilizar antojos oscuros con buena protección contra RUV para evitar el daño en ojos y parpados.

* Utilizar indumentaria adecuada que aumente la protección solar, como sombreros con ala ancha (no gorros, que solo tapan la frente y el cuero cabelludo), remeras y pantalones de trama cerrada y de colores oscuros.

* Aunque el día este nublado, las nubes dejan pasar el 85% de las RUV, por lo que hay que protegerse igual que si hubiera sol.

* Los vidrios (de autos, ventanales de las casas, etc) también dejan pasar la radiación UVA.

* El agua, la arena y la nieve reflejan los RUV y por lo tanto hay que reforzar la protección.

Uruguay Unoticias
Unoticias
AL
Fuente clarin

A %d blogueros les gusta esto: