Pueblos olvidados hasta para cobrarles impuestos

CRUZAN EN BALSA EL RÍO NEGRO PARA PAGAR FACTURAS

Pagar impuestos o facturas de empresas del Estado puede ser una verdadera odisea para los vecinos de los pueblos alejados de las ciudades más pobladas. A veces deben recorrer cientos de kilómetros para cumplir con las obligaciones fiscales.

52798e1109b27

Como sucedía en el siglo XIX, pero ya entrado el XXI, en el noreste del departamento de Durazno no hay reparticiones estatales que se encarguen de cobrar los impuestos nacionales. Sin embargo, los intereses y moras corren del mismo modo que si los contribuyentes vivieran en el centro de Montevideo.

En centros poblados como La Mazamorra, La Alegría, Cuchilla de Ramírez, Paso de Ramírez, distantes a unos 250 kilómetros de la capital departamental, los vecinos tienen dos caminos: hacer 35 kilómetros al pueblo La Paloma (Durazno) o trasladarse en balsa cruzando el Río Negro hasta San Gregorio de Polanco, Tacuarembó.

Desde allí deberán atravesar siete kilómetros de carretera intransitable. Todo para pagar las facturas estatales.

La Mazamorra es un rancherío con construcciones de barro y paja, quedan tres familias (hasta el mes pasado había cuatro). Allí no hay energía eléctrica ni telefonía fija; hay agua potable a bomba de succión con panel solar y telefonía celular.

A La Alegría llegó el Ruralcel. En la zona habitan unas quin-ce familias. A esto se agrega que entre Cuchilla de Ramírez y Paso Ramírez la población aumenta a poco más de 30 familias, según dijo a El País Virginia Temesio, encargada de la oficina de Durazno Integra que funciona con apoyo de la Intendencia duraznense.

Las intenciones de pago de los clientes de organismos públicos contrastan con la casi nula posibilidad de efectivizarlo, dado que en la mayoría de los casos hay redes de cobranza o bancos a 35, 80 y hasta a 120 kilómetros de distancia.

“Si llegamos tarde o está cerrado, como ha ocurrido en algunas ocasiones, el gasto y la pérdida de tiempo es mayor, tenemos que `agarrar` para Blanquillo y Sarandí del Yi (a 120 kilómetros)”, contó a El País un vecino de la localidad.

Desde hace algunos años, en algunas localidades pequeñas existen los denominados Centros de Atención Ciudadana (CAC) pero aún no llegaron a La Mazamorra, La Alegría, Cuchilla de Ramírez o Paso de Ramírez. Para ellos el más cercano está en la Paloma (Durazno).

Planteo.

En este marco, el diputado blanco Carmelo Vidalín realizó un planteo formal en la Cámara de Representantes con el fin de solucionar la problemática. Al respecto, el legislador estableció que “a lo largo y ancho del país hay decenas de poblaciones cuyos habitantes se ven perjudicados ya que no tienen lugares donde abonar sus facturas”.

Vidalín señaló que “debería realizarse una coordinación a nivel gubernamental entre los diferentes entes para que esta cobranza pudiera efectuarse como en los grandes centros poblados, en las ciudades o villas importantes que cuentan con locales adecuados”.

El legislador y exintendente nacionalista afirmó que la falta de lugares de cobro se produce en poblaciones alejadas, de entre 100 y 2.000 habitantes, que no cuentan con los CAC que impulsó el gobierno.

Por otro lado, el legislador planteó que las empresas y organismos del Estado exploren otras alternativas. “Hay diferentes soluciones para enmendar esta dificultad porque esta tarea la podrían hacer comercios o empresas importantes de cada localidad”, sugirió el legislador nacionalista.

http://www.elpais.com.uy

One response to this post.

  1. Reblogueó esto en VOS en PLURALy comentado:
    PATRIA PA TODOS …… ¿DONDE QUEDÓ? EN ¿ARATIRÍ? , EN ¿PEURTO DE AGUAS PROFUNDAS? , TAL VEZ ¿REGASIFICADORA? …… O ¡¡LA GUARDAMOS EN EL CAJÓN DE UN ESCRITORIO!!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: