NUEVA LEY DE ADOPCIÓN

Niños abandonados deberán ser integrados a un hogar en 24 horas

El proceso de adopción puede insumir un año y puede extenderse hasta 5 años, según jerarca del INAU
padres-e-hijos_1343680209
Cuando un niño sea abandonado, o no pueda seguir viviendo con su familia, el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) tiene 24 horas para integrarlo a un hogar sustituto. Ese hogar deberá ser en primera instancia el de un integrante de su familia biológica, también una familia seleccionada del Registro Único de Aspirantes por el INAU o una familia de acogida. En último término se dispondrá la internación provisional.Así lo establece la ley 19.092 que modificó los artículos del Código de la Niñez y la Adolescencia vinculados a la adopción y que fue promulgada el 17 de junio pasado.Ese texto fija al juez de Familia la obligación de resolver la situación de niños abandonados en un plazo de 45 días en el caso de los menores de 2 años y de 90 días para los de más edad, para “integrar” el menor a otro hogar. “Antes no había un plazo estipulado para que el juez decidiera si el menor se separaba de su familia biológica o no. El trámite se demoraba porque a veces se tenía que ubicar a la familia y verificar el abandono”, explicó el presidente del INAU, Javier Salsamendi. A partir de los cambios a la ley 17.823, el juez tendrá un plazo máximo de 90 días para pronunciarse.Por otra parte, la ley modifica el trámite de la adopción, que se inicia cuando la Justicia recibe el caso de un niño cuya familia de origen no puede o no quiere criar. Antes de darlo en adopción, el juez debe confirmar la procedencia del menor y verificar, a través de un informe psicológico y social, que el niño debe ser asignado a una nueva familia.Si el juez ratifica la condición de adoptable, comienza un segundo proceso en el que se establece la ruptura del vínculo del menor con su familia biológica.Un tercer trámite es el que completa el procedimiento, cuando la nueva familia se pronuncia interesada en registrar al menor como su hijo legal, siempre y cuando ningún otro integrante de su familia de origen esté dispuesto a recibirlo. El proceso total puede insumir “como mínimo un año, y puede extenderse hasta cinco años. Depende de la situación, del juzgado y de la historia del niño. Hay historias más complejas que otras y el juez necesita más tiempo”, dijo a El Observador la directora de Adopciones, Beatriz Scarone.Adoptantes tienen prioridadOtro cambio que establece la ley es que, luego de los plazos estipulados, el niño podrá convivir de forma transitoria con los padres adoptivos. “Se invierte el orden. Antes esta posibilidad no existía, y el menor iba con una familia sustituta o se quedaba en un hogar del INAU hasta que se cumpliera la separación definitiva de los padres biológicos. Ahora la prioridad la tiene la familia adoptante”, manifestó Salsamendi.Sin embargo, esto no significa que la adopción sea definitiva, sino que los posibles padres adoptivos podrán convivir con el niño mientras dure el proceso. “Es un desafío para la Justicia y para el instituto también. Tendremos que ver cómo funciona en la práctica”, expresó el jerarca.Durante el embarazoLa ley introduce también la posibilidad de que la madre pueda decidir, desde el momento en que queda embarazada, si desea dar a su hijo en adopción. En este caso, el texto expresa que el servicio de salud atenderá a los padres para que puedan quedarse con el niño en “condiciones de dignidad” y evitar así que se vean obligados a darlo en adopción.En caso de que el menor no pueda vivir con su familia de origen se verificará la condición de adoptable. Aunque se haya cumplido el proceso de separación definitiva del niño con su familia biológica, sus padres de origen deberán ratificar su deseo de darlo en adopción luego de los 30 días del nacimiento. De todas formas, que los padres puedan decidir dar a su hijo en adopción no los habilita a elegir cuál será la nueva familia.Familias AmigasEl programa Familias Amigas, que funciona desde 2012, brinda la posibilidad de que el niño pueda tener un hogar mientras está en trámite el proceso de adopción. La psicóloga Mariana Silvera, quien trabaja en el Plan Nacional de Acogimiento Familiar del INAU, dijo a El Observador que “la condición para formar parte del programa es que solo pueden quedarse con el menor de forma transitoria”.En la actualidad, el INAU cuenta con 160 familias amigas encargadas de cuidar de los niños mientras dura el proceso de adopción. Estas tienen bajo tutela a más de 260 menores.El plan cuenta con diferentes modalidades. Quien quiere tener a cargo a un niño puede elegir hacerlo únicamente a tiempo parcial (los fines de semana o algún día puntual) o a tiempo completo.Niños esperando una familiaEl INAU cuenta con 25 niños esperando para ser adoptados. Sin embargo, en el Registro Único de Aspirantes a la Adopción hay anotadas 83 familias, pero ninguna de ellas está dispuesta a recibirlos.La directora de Adopciones del INAU explicó que los motivos por los que las familias no quieren hacerse cargo de estos niños varían: “O vienen de historias complejas, maltrato, abuso, o tienen vínculos con hermanos más grandes y (las familias adoptantes) no quieren asumir esa responsabilidad. A partir de los 5 años del niñito se vuelve más complicado que lo adopten. Qué difícil que es creer que la gente se quejaba por las demoras en los trámites judiciales”. Padres, 15 años mayor que el niño Según establece la ley, el niño puede ser adoptado luego de que se haya separado definitivamente de su familia de origen. Además, el menor tiene que haber convivido al menos un año con la familia adoptante y que las condiciones hayan sido favorables para su desarrollo. Por otra parte, el niño (o su defensor, en caso de que el menor no sea capaz de hacerse entender) debe estar de acuerdo en vivir con su nueva familia. Por último, los padres adoptantes deben tener más de 25 años y ser 15 años mayores que el niño que desean adoptar. Adopciones internacionales La nueva norma permite también las adopciones internacionales. En ese caso deberán actuar los jueces de Familia del domicilio del adoptado. Los solicitantes deberán comparecer a la audiencia única de forma personal. En caso de que los futuros padres adoptivos no puedan presentarse ante el juzgado, el juez podrá fijar otra audiencia, pero no permitirá la representación por apoderado. Para salir del país, la ley establece que el niño podrá viajar acompañado por al menos uno de quienes solicitan la adopción, siempre que el juez lo autorice.

http://www.elobservador.com.uy

One response to this post.

  1. Reblogueó esto en VOS en PLURAL.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: