Condena a laboratorio por no advertir los riesgos de piojicida

RESARCIÓ A FAMILIA CON US$ 32 MIL

Un laboratorio tuvo que resarcir con US$ 32 mil a un niño y su familia por no advertir en la caja de un piojicida que el producto era inflamable. Cuando le estaba siendo aplicado, al menor se la prendió fuego la cabeza.

piojos

Pablo Meléndrez

La pediculosis es un problema para los niños en edad escolar. Patricia combatía los piojos en su hijo Agustín de 10 años utilizando un piojicida.

El 30 de diciembre de 2009 la mujer aplicaba el producto en la cabeza del niño como lo hacía habitualmente, cuando la casa se quedó sin luz. Para terminar la tarea, Patricia llevó a Agustín al baño y encendió una vela. En ese momento la nuca y los hombros del niño se prendieron fuego, lo que luego motivó que tuviera que ser sometido a injertos de piel, razón por la que debió ser intervenido en cuatro ocasiones.

Patricia revisó la caja del piojicida y confirmó que no incluía ninguna advertencia respecto a que era inflamable. Por ese motivo la familia del niño presentó una demanda civil contra el laboratorio que vende el producto, cuyo nombre comercial es “Piojisar”.

En primera instancia, la jueza Teresita Macció hizo lugar al reclamo y condenó al laboratorio a indemnizar a Agustín, a sus padres y también a su hermana menor, por el daño moral sufrido y también por los gastos que causó el incidente.

La parte demandada apeló la resolución. En el recurso alegó que existió un mal uso del producto por parte de la madre del niño y también que la información que en ese momento contenía la caja del piojicida era la que establecía el Ministerio de Salud Pública (MSP).

Tras rever el caso, el Tribunal de Apelaciones Civil de 2° Turno, confirmó la condena contra el laboratorio Caillon & Hamonet, aunque bajó el monto total del resarcimiento, que quedó establecido en US$ 32 mil, tomando en cuenta los reajustes y el interés generado.

 

El abogado demandante, Alfredo Taullard, del estudio Hughes & Hughes, dijo a El País que la resolución de segunda instancia -con la que se dio por terminado el juicio, ya que el caso no admite recurso de casación ante la Suprema Corte de Justicia- es “positiva” porque resalta el derecho de los consumidores, que en reclamos de estas características normalmente tienden a ser la parte “más débil” del proceso.

Taullard dijo que tras un reclamo administrativo de sus clientes ante el MSP, la secretaría de Estado obligó a Caillon & Hamonet a advertir en la caja en la que se vende el piojicida su riesgo de inflamabilidad porque contiene alcohol.

La sentencia del Tribunal de Apelaciones Civil de 2° Turno, firmada por los ministros Álvaro França, Tabaré Sosa y John Pérez, se basa en lo que prevé la ley de Defensa del Consumidor, vigente desde agosto de 2000.

“El vendedor está obligado a advertir al comprador de los riesgos de uso del producto que se vende cuando es peligroso, máxime como en la especie que se trata de un producto farmacéutico que compromete la salud y la seguridad de los consumidores”, expresa el fallo.

La resolución sostiene que la ausencia de esa información “fue la que determinó en definitiva que se produjera la combustión” que motivó el juicio contra el laboratorio.

Sin culpa.

Por su parte, el abogado Gustavo Ordoqui, representante legal del laboratorio, comentó a El País que la jueza de primera instancia descartó la existencia de culpa de la empresa y remarcó que una pericia desestimó que haya existido una explosión, porque el riesgo de combustión “es totalmente inexistente”.

Ordoqui dijo que en casi 30 años de venta de “Piojisar” el laboratorio nunca tuvo un reclamo de este tipo, a la vez que subrayó que el producto se sigue ofreciendo normalmente.

http://www.elpais.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: