Hollywood se suma a una iniciativa por salud mental

SALUD

Hoy, Glenn Close no hubiera abordado el papel de Alex Foster, la vengativa protagonista de «Atracción fatal», de la misma manera. El diagnóstico de su hermana y su sobrina con trastorno bipolar y desorden esquizoafectivo, respectivamente, ha cambiado su forma de enfrentarse y de tratar con los enfermos mentales. 

51b69584127e6

Eva Saiz|El País de Madrid

Por el contrario, el papel de joven bipolar en «El lado luminoso de la vida», por el que Bradley Cooper ganó una nominación al Oscar como mejor actor, ha despertado en él su compromiso para erradicar el aislamiento y la incomprensión que rodea a quienes padecen este tipo de trastornos. Ambos son las estrellas que abanderan la iniciativa del gobierno de Estados Unidos para ayudar a la prevención y el diagnóstico de estas enfermedades y acabar con el estigma que rodea a quienes lo sufren.

Los dos actores demostraron esa implicación la semana pasada durante la Conferencia sobre Salud Mental que se desarrolló en la Casa Blanca. Allí, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, señaló que su propósito era que los afectados por trastornos mentales sepan que `no están solos`.

El evento se enmarca dentro de la lucha del mandatario por incrementar el control de las armas de fuego a lo que se ha dedicado desde la matanza de Newtown, el pasado 14 de noviembre, perpetrada por Adam Lanza, de 20 años, diagnosticado con trastorno bipolar.

Close y Cooper no son los únicos miembros de Hollywood que apoyan el programa de la Casa Blanca. Demi Lovato y Cher se encuentran entre las estrellas que han grabado mensajes de video contando su relación con las enfermedades mentales en la página web mentalhealth.gov.

Cooper ya visitó la Casa Blanca para abordar el asunto de los trastornos psiquiátricos a principios de año. Entonces, se reunió con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y contestó a las preguntas de varios veteranos de guerra con enfermedades mentales. El actor denunció la incomprensión que rodea a las personas con bipolaridad.

«Están muy estigmatizados. No es algo fácil de tratar. Se trata de una condición que si no se diagnostica a tiempo es complicada, por eso espero que una película como esta pueda hacer que se pueda hablar de manera más abierta de esta enfermedad», dijo el intérprete. El papel de Cooper en esa película le hizo ser consciente del aislamiento social de los enfermos mentales.

Por su parte, desde 2009 Glenn Close está al frente de su fundación, Bring Change 2 Mind, una ONG dedicada a erradicar la discriminación asociada a los que padecen trastornos psiquiátricos. Close también es la narradora del documental de la televisión pública estadounidense que acaba de estrenarse, «Un cambio de mentalidad: Terminando con el estigma de la enfermedad», que se estrenó hace unas semanas.

«El mundo del entretenimiento debe asumir la responsabilidad de transmitir con precisión y de manera adecuada este problema», declaró la actriz a The Daily News.

Close se reprocha que en «Atracción fatal» no se abordara a su personaje como el de una mujer con un trastorno psiquiátrico. Su proclama ha sido recogida por Hollywood. El Consejo de Industrias del Entretenimiento (EIC), junto con los Servicios de Salud Mental de California, han organizado talleres para ilustrar a actores, guionistas, productores, estudios de cine y TV y ejecutivos sobre cómo tratar adecuadamente el tema de los trastornos psiquiátricos.

Los actores Glenn Close y Bradley Cooper abanderan la iniciativa del gobierno de EE.UU. para ayudar a prevenir y diagnosticar la enfermedad mental y terminar con el estigma que rodea a quienes la padecen. Close dijo que esa enfermedad es «un asunto de familia» y recordó que su hermana Jessie fue diagnosticada con desorden bipolar a los 51 años y su sobrina con esquizofrenia a los 19. Cooper, por su parte, quiere concientizar sobre la enfermedad mental luego de personificar a un bipolar en la película «El lado luminoso de la vida»

http://www.elpais.com.uy

 

A %d blogueros les gusta esto: